Results tagged ‘ philip humber ’

Listos para la segunda mitad

Chicago.- A partir de hoy comienza la segunda mitad de la temporada y para sorpresa de muchos ahora los Medias Blancas son los que tienen cartel de sólidos aspirante a ganar la División Central de la Liga Americana, la cual lideran en estos momentos.

Los Sox han sido el conjunto más consistente de su llave esta campaña y han demostrado ser un equipo, no una novena de individualidades. Eso ha permitido que no se dependa de nadie y que en la primera mitad se registraran cuatro distinciones a miembros del conjunto: Philip Humber, Paul Konerko (dos veces) y Kevin Youkilis.

Los cuatro premios son la mayor cantidad para un equipo de la Liga Americana en lo que va temporada.

Los Medias Blancas han contado con buen pitcheo, liderado por Chris Sale y Jake Peavy -quien despejó las dudas acerca de sus condiciones físicas y su talento-, por eso ambos lanzadores representaron a la novena en el Juego de Estrellas.

Sale tomó el testigo de Peavy, luego de que éste fuera el mejor abridor del equipo durante el primer mes de la campaña, en el que ganó el premio al Lanzador de Abril del joven circuito, con registro de tres victorias y una derrota y efectividad de 1.67. Desde mayo y hasta la pausa del Juego de Estrellas el zurdo ganó ocho de juegos en los que trabajó, además tuvo efectividad de 1.89 en 76.2 entradas.

Chris Sale fue el mejor lanzador de los Medias Blancas durante la primera parte de la temporada, al registrar marca de 10-2 y 2.19 de efectividad.

En buena medida ellos hicieron que el staff de iniciadores de los Sox fuera el cuarto mejor de la Liga Americana, en cuando a efectividad se refiere (3.96). Eso sin contar que los abridores de los Medias Blancas fueron los que le permitieron a los bateadores el promedio más bajo (.240).

Pero también hay que darle crédito a Gavin Floyd, quien como de costumbre fue intraficable en sus buenos momentos y maltratado en sus malo. No hay que olvidar al colombiano José Quintana, la sorpresa más agradable de los Sox, ya que no se contaba con él al inicio de la temporada, pero las inconsistencias de John Danks y de Philip Humber, aunado a sus lesiones le abrieron las puertas a Grandes Ligas donde se ha mostrado como un pitcher efectivo, que cada vez que está sobre la lomita compite y le da la oportunidad de ganar al equipo.

En ocho encuentros como iniciador, Quintana tiene récord de cuatro victorias y una derrota, con un registro de 2.29 carreras limpias permitidas por cada nueve innings de labor. Ese es el segundo mejor dentro del equipo, detrás del que posee Sale.

El buen trabajo global de los abridores le ha facilitado el trabajo al bullpen de los Sox, que desde que inicio la temporada se señaló como la parte más sólida de la novena, pero que sin embargo ha tenido algunos inconvenientes, por lo que en estos momentos con miras a la parte final de la campaña es uno de los aspectos en los que se debe tener más consistencia y efectividad.
Brazos y talento hay de sobra en el bullpen de los Medias Blancas, con Addison Reed, Nate Jones, Jesse Crain –lesionado-, Matt Thornton, Brian Bruney –lesionado-, Héctor Santiago, Leyson Séptimo, Brian Omogrosso y Dylan Axelrod.

Ofensiva
Quizás sea esta el área que mayor sorpresa haya generado dentro de los Sox durante la primera parte de la campaña, pero que para la segunda se mantendrá como uno de los puntos fuertes del equipo, especialmente con el aporte que le brinda Youkilis.

Antes de iniciar la temporada las mayores dudas del equipo estaban cernidas en el bate, por el nefasto rendimiento que se tuvo en el 2011, especialmente con la improductividad de Adam Dunn, Alex Ríos y Gordon Beckham.

Alex Ríos ha sido una de las claves de los Medias Blancas esta temporada, en la que ha retomado su ritmo y nivel ofensivo, con promedio de .318, 36 extrañases y 13 bases robadas, además de 49 carreras remolcadas.

Sin embargo, siempre se dijo que si ellos tres respondían y tenía una buena campaña este año las opciones de la novena iban a incrementar, y así ha sido. Por eso, en buena medida, los Medias Blancas terminaron en el primer lugar la primera mitad y parten la segunda con una etiqueta mayor para ganar la división.

Dunn ha estado haciendo lo que de él se esperaba cuando se le firmó antes del 2011. En 84 juegos ya tiene 25 jonrones 61 carreras impulsadas, ambas cifras topes para los Medias Blancas.

Ríos ha vuelto a su nivel, al registrar promedio la bate de .318, con 49 carreras impulsadas, 36 extrabases y 101 hits conectados. Tanto en extrabases como en hits es el líder de la novena. Además tiene 13 bases robadas.

Beckham, pese a un discreto average ofensivo (.243), ha producido con nueve jonrones y 37 remolcadas.

No hay razón para pensar que ellos se caerán en la segunda mitad de la temporada, así como tampoco hay motivos para creer que Alexei Ramírez vaya a estar por debajo de los números que cosechó en el primer lapso, sino todo lo contrario, en esta parte final están todas las condiciones dadas para que el campocorto cubano arrase con su bate.

No hay que olvidar que Paul Konerko continúa en una sólida campaña ofensiva, demostrando por qué es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas. En estos momentos tiene .329 de promedio, con 14 jonrones y 42 impulsadas.

Tampoco podemos obviar el aporte que le han dado a los Sox tanto Alejandro De Aza, como primer bate, siendo la bujía que enciendo la ofensiva, y Dayán Viciedo, en la parte media baja del line up.

De Aza tiene un promedio de embasado de .351 y 15 bases robadas. Mientras que Viciedo tiene 14 cuadrangulares y 39 carreras impulsadas.

Fuero ellos lo que impulsaron al equipo en la primera mitad, en la que la novena fue la quinta que más carreras anotó (409) y la cuarta con más cuadrangulares (103). Para la fase que se inicia hoy contarán desde el arranque con Youkilis, quien viene de ser el jugador de la última semana y quien como dijimos cuando lo Medias Blancas lo consiguieron en el cambio con los Medias Rojas, será una pieza clave, por su experiencia, calidad, su energía y ese conocimiento que tiene para triunfar y ganar.

Así se presentan los Sox para la segunda parte de la temporada, en la que salir bien de lo que resta de julio será un gran paso, ya que 15 de los 18 juegos serán fuera de casa y contra los Reales de Kansas City (3), los Medias Rojas de Boston (4), los Tigres de Detroit (3), los Rangers de Texas (3) y los Mellizos de Minnesota (2).

El dulce momento de Peavy, Ríos y Dunn

Chicago.- Que bueno es ver jugando a los Medias Blancas de la forma en la que lo han estado haciendo y, más aún, ver cómo jugadores como Jake Peavy, Alex Ríos y Adam Dunn han estado rindiendo para la causa de Chicago.

Desde antes de iniciar la temporada les habíamos mencionado la importancia que esos tres hombres iban a tener para el equipo en este 2012, y pese a que todavía falta mucho camino por recorrer es positivo y alentador verlos contribuyendo de la forma en la que lo han estado haciendo en cada una de las áreas del juego.

Peavy, repetimos, es el lanzador que debe encargarse de comandar el staff de abridores, porque es quien tiene la jerarquía y las credenciales para hacerlo, además de la actitud.

Ha sido eso justamente lo que ha estado haciendo el derecho, que por primera vez en mucho tiempo está completamente sano, de allí los resultados positivos que ha estado obteniendo en el inicio de esta campaña, en la que ya lleva tres victorias en cuatro presentaciones, todas de calidad y de buen nivel para el equipo, que ha ganado todos los encuentros en los que él ha lanzado.

Peavy ha sido el mejor iniciador de los Medias Blancas en lo que va de temporada, sin contar el juego perfecto que lanzo Philip Humber claro, y eso se ha visto en la lomita y se comprueba con los números que ha dejado en sus cuatro presentaciones, en las que acumula ya 28 entradas y dos tercios de labor, en los que ha ponchado a 26 hombres y ha dado cuatro bases por bolas, solo ha aceptado seis carreras y su efectividad es de 1.88.

El derecho, quien está en su último año de contrato con los Medias Blancas, se encuentra entre los líderes de triunfos (empatado en el primero con tres), de efectividad (cuarto, con 1.88), ponches (quinto, con 26), primero en whip (0.73) y primero en aperturas de calidad (4); además es tan solo uno de dos pitchers que este año han logrado juegos completos con blanqueadas, él lo hizo anoche ante los Atléticos de Oakland. El otro es, obviamente, Humber.

Eso es lo que se ha requerido de Peavy desde que llegó al equipo en el 2009 y finalmente lo estamos viendo. Eso, sin duda, le da un impulso grande a los Medias Blancas en este inicio.

Ojalá y ese ritmo, esa forma en la que se ha mostrado Peavy se pueda mantener durante toda la temporada, con sus variante claro. De ser así, todas las expectativas de las cosas buenas que pueden pasar en este 2012 aumentarán todavía más.

 Los casos de Ríos y Dunn

De la misma forma en la que ha lucido bien desde el montículo Peavy, lo han hecho Alex Ríos y Adam Dunn en su trabajo ofensivo, especialmente en la última semana.

Ríos está viviendo su mejor momento dentro del terreo de juego en más de un año. Sí, el jardinero derecho de los Medias Blancas no atravesó por una racha como la que está viviendo ahora en todo el 2011.

El puertorriqueño es el bateador de Chicago con la cadena de juegos con al menos un hit más larga en el 2012, es de 11 y se mantiene viva.

Ríos le ha estado dando bien a la bola, ha estado siendo oportuno y eso se ha visto en la ayuda que le ha brindado al equipo. Además se nota que está disfrutando de este buen momento, su lenguaje corporal y su actitud emanan confianza, seguridad.

El jardinero es el sexto mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .360. Es la primera vez desde el tres de agosto del 2010, que coloca su average por encima de .300.

Ríos además tiene dos encuentros seguidos conectando al menos tres incogibles, primera vez que lo logra desde el 2008, cuando aún pertenecía a los Azulejos de Toronto.

Dunn poco a poco ha ido retomando su nivel, trayendo al home plate a todos los compañeros que se ha estado encontrando en las almohadillas. También le han comenzado a salir los cuadrangulares.

Este es, sin duda, el Adam Dunn que se esperaba el año pasado, en el que registró su peor campaña en las mayores. Es este el Adam Dunn que se quería ver para esta campaña y que hasta el momento ha cumplido con el compromiso.

Es Dunn el quinto mejor impulsador de la campaña, con 14; es séptimo en dobles, con seis, noveno en jonrones, con cuatro, y tercero en extrabases, con diez. Ah, también es líder en ponches, por eso al igual que los cuadrangulares, las carreras impulsadas y las bases por bolas han sido parte de su juego durante su carrera.

El Gigantón de los Medias Blancas no llegó a alcanzar todos esos registros en el 2011, sino hasta el juego 31. En este 2012 lo ha hecho en apenas 15 partidos.

Lo ideal sería que todos estos hombres mantuvieran su nivel, sin alteraciones durante toda la temporada, pero eso no será así, lo importante es que puedan ser consistentes en su producción y que la confianza que han ganado con este buen inicio la conserven a lo largo de los 145 juegos que aún faltan.

¡Enhorabuena Philip!

Chicago.- Los Juegos Perfectos siempre están rodeados de un aura especial y el que lanzó hoy Philip Humber no fue la excepción.

El lanzador de los Medias Blancas de Chicago, quien esta tarde puso a vibrar a todo el equipo y a toda la afición, que lo acompañó durante el recorrido de las nueve entradas y los 27 outs que realizó de forma perfecta ante la ofensiva de los Marineros de Seattle, estuvo sencillamente bendito en su actuación.

Humber llegó al encuentro de esta tarde con un matchup en teoría favorable para él, al enfrentar a una ofensiva con innumerables deficiencias, pero que en ella cuenta con uno de los bateadores que más contacto hace con la bola en el beisbol y que en diez de sus once campañas en las mayores ha dado más de 200 hits, sin contar que ha sido el hombre que más inatrapables ha dado en las mayores desde su debut en el 2001; obviamente estamos hablando de Ichiro Suzuki.

Todo eso, sin embargo, no importó, porque Humber siempre apacible, calmado, callado, enfocado en el plan de juego que tenía para enfrentar a los Marineros fue dominando uno a uno a los bateadores que se paraban frente a él en el home play.

El derecho tuvo control de la escena en todo momento, trabajando en un ritmo cómodo, rápido y engañando de forma constante a sus oponentes, especialmente con su curva, que fue con el envío que generó la mayoría de los 13 batazos por el aire que le conectó la ofensiva de Seattle.

A medida que iba tejiendo el manto dorado con el que se cubrió de gloria luego de su gesta, Humber, al igual que todos sus compañeros y todos los asistentes en el Safeco Field, así como todas las personas que estábamos describiendo y comentado el juego, fue notando lo mágico y significativo del trabajo que estaba realizando. Fue por ello que en el sexto inning, cuando Munenori Kawasaki, le tocó la bola de frente a él, sonrió y movió la cabeza como preguntándose ¿Y qué están haciendo? ¿Así quieren dañar mi trabajo?

Luego de cada inning que retiraba, el abridor de los Medias Blancas, de 29 años de edad y nativo de Texas, se sentaba en el mismo lugar, en el medio del dugout, al lado izquierdo de los termos anaranjados de Gatorade, que realmente tienen agua. Durante las primeras ocho entradas siempre tuvo a su lado a compañeros, entre ellos al venezolano Eduardo Escobar, al dominicano Alejandro De Aza y a los cubanos Alexei Ramírez y Dayán Viciedo. Ellos, sin embargo, poco se comunicaron con él, incluso antes de comenzar a sentir el aura especial de lo que se estaba viviendo.

Tras retirar la octava entrada y colocarse a solo tres outs de algo que en la historia de Grandes Ligas solo habían logrado 20 hombres, dos de ellos con el uniforme de los Medias Blancas (Charles Robertson, el 30 de abril de 1922, ante Detroit, y Mark Buehrle, el 23 de julio de 2009, frente a los Rays de Tampa Bay), Humber volvió a sentarse en el mismo sitio, pero esta vez sin nadie al lado, nadie quería acercársele ni interferir en la joya que estaba puliendo y que ya estaba a punto de terminar.

Hubo quienes se desesperaron cuando vieron que la ofensiva de Chicago extendió la parte alta de la novena entrada, en la que hicieron una carrera, luego de haber estado en cero desde el segundo inning, y de haber sido retirada en fila y sin alteraciones desde el cuarto y hasta ese último acto.

“Vamos no lo vayan a sacar de ritmo ahora”, se llegó a escuchar en la caseta radial, donde estábamos transmitiendo la entrada al libro histórico de récords y hazañas de las Grandes Ligas de Philip Humber.

Pero nada de eso pasó, porque cuando le tocó el turno, Humber salió a la lomita del Safeco Field para completar su faena, que acabó de una de las formas más extrañas de las que se ha sellado un Juego Perfecto, con un ponche a Bredan Ryan, pero que se completó con un disparo a la inicial de A.J. Pierzynski, quien perdió momentáneamente el pitcheo en curva de le hizo el hombre de la tarde y quien desesperadamente le gritaba que lanzara a la inicial.

Lo demás fue fiesta, celebración y gloria, porque Philip Humber dejó su nombre escrito en la cofradía histórica de los ahora 21 pitchers que han lanzado un Juego Perfecto en Grandes Ligas.

Hoy amigos, fanáticos y seguidores de los Medias Blancas se debe celebrar.

¡Enhorabuena Philip!

 Datos

-       Philip Humber sacó 13 outs con batazos por al aire, nueve con ponches y cinco con conexiones por el piso.

-       Cuatro jugadores latinos participaron y contribuyeron en el logro de Phil Humber, ellos fueron: Alex Ríos, quien en el cuarto inning capturó el batazo más difícil y duro que le dieron al abridor, fue una conexión en línea hacia el jardín derecho; tuvo que correr hacia atrás y hacia su derecha para atrapar la bola en la carrera. Dayán Viciedo realizó cuatro outs en el jardín izquierdo. Alejandro De Aza impulsó una carrera y realizó un out en el centerfield. Alexei Ramírez elaboró tres outs en la defensa del campocorto.

-       Alexei Ramírez fue el único latino que estuvo en el Juego Perfecto de Mark Buehrle y que participó en este de Philip Humber.

- Los Medias Blancas de Chicago igualaron a los Yanquis de Nueva York como los únicos equipos en la historia de Grandes Ligas con tres juegos perfectos.

Así se ve el roster para el Opening Day

Chicago.- Esta tarde los Medias Blancas de Chicago hicieron seis movimientos en su roster y ya se pudiera decir que los 25 hombres que quedaron en el equipo serán los que estén disponibles en Texas, el próximo viernes, en el primer juego de la temporada.

Los lanzadores Dylan Axelrod, Leyson Septimo, Eric Stults y Brian Bruney, junto al receptor venezolano, Héctor Giménez, el utility, también venezolano, Rainer Olmedo fueron enviados hoy a ligas menores.

Esos movimientos realizados por los Medias Blancas deja al equipo de la siguiente forma:

Pitchers: Jesse Crain, Matt Thornton, Chris Sale, Gavin Floyd, Jake Peavy, Addison Reed, Philip Humber, John Danks, Nathan Jones, Will Ohman, Héctor Santiago, Zach Stewart.

Catchers: A.J. Pierzynski y Tyler Flowers.

 Infielder: Paul Konerko, Gordon Beckham, Alexei Ramírez, Brent Morel, Eduardo Escobar, Brent Lillibridge y Adam Dunn.

Outfielder: Alejandro de Aza, Alex Ríos, Dayán Viciedo y Kosuke Fukudome.

De este roster de 25, que muy probablemente sea el final para el Opening Day, salvo alguna lesión o baja de última hora, son agradables sorpresas el venezolano Eduardo Escobar, Héctor Santiago y Nathan Jones, quienes se ganaron su permanencia en el equipo por lo mostrado en los entrenamientos de primavera a los que llegaron sin cupo seguro.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.