Results tagged ‘ paul konerko ’

Una semana de pesadilla

Chicago.- El inicio de un nuevo día siempre nos da la oportunidad de hacer las cosas mejor y de lograr eso que ayer no alcanzamos.  Para los Medias Blancas de Chicago este nuevo día, con el que arranca la semana 23 de la temporada, más que el chance de alcanzar las cosas que se dejaron de hacer en las últimas 24 horas, es una bendición, un alivio.

Luego de salir de Detroit barridos, por segunda ocasión en la campaña, el llegar a casa es un bálsamo para el equipo.

Los Sox vienen de registrar su peor semana en lo que va de 2012, al perder seis de siete juegos, mostrando su cara más fea de la contienda, al ser improductivos ofensivamente e inefectivos desde la lomita.

El bateo de los Medias Blancas apenas y produjo 23 carreras en siete encuentros, de ellas ocho fueron en el único que juego que lograron ganar, ese frente a los Orioles de Baltimore. Quitando esa producción en la victoria que lograron diríamos que el equipo tan solo hizo 15 anotaciones en seis juegos, estamos hablando de un poco más de dos por cotejo. Esa cifra por sí sola es un chiste aún para el conjunto que tenga el mejor staff de pitcheo.

Los maderos de los Sox terminaron el fin de semana con dos hits en 25 turnos al bate con hombres en posición anotadora, reflejando los problemas del conjunto para producir y ser oportunos.

Ante esa situación no se podía esperar menos que registrar una semana negativa, repito, la peor del equipo en lo que va de campaña.

De esa escasez en la ofensiva de lo que quizás más preocupe son los turnos que estuvo tomando la parte media de la alineación, comenzando por Kevin Youkilis, Adam Dunn –quien terminó la semana sin ver acción, por molestias en su costado derecho-, Paul Konerko, Alex Ríos y A.J. Pierzynski. Ellos en la gira, de forma combinada, ligaron para  .167, con ocho carreras remolcadas.

Konerko, el capitán del equipo, fue quien más oportunidades para producir desperdició, incluso tomando turnos de muy poca calidad, lo que no es costumbre en él, quien se ha caracterizado por ser uno de los mejores hombres en el home plate, aún fallando. Pero en esta ocasión no fue así, ya que deslució repetidamente haciendo swing a pitcheos fuera de la zona y buscando ser agresivo en conteos desfavorables.

Es normal que en una campaña tan larga como esta los slumps ocurran, incluso para los mejores bateadores del equipo, pero que se presenten de esta forma no es para nada alentador.

La ofensiva de los Sox tiene cómo levantarse y responder, ahí hay hombre de muchísima experiencia y calidad, que saben lo que tienen que hacer para encender de nuevo la chispa. Solo que a la altura en la que está el campeonato y en la situación que atraviesa el equipo lo tienen que hacer ya, porque seguir en este mal momento puede costar el eventual pase a la postemporada.

Sin embargo, como ya habíamos mencionado anteriormente, no todo es culpa de la ofensiva. El pitcheo de los Medias Blancas también falló en la última semana, específicamente en los apartados de efectividad y el control.

Los lanzadores de los Medias Blancas dieron más bases por bolas que en cualquier otro momento de la campaña, al otorgar un total de 36 bases por bolas en 64 entradas de labor, además aceptaron 35 carreras limpias y una efectividad de 4.92.

El principal fallo vino de los abridores que dieron 23 boletos, de ellos 15 el fin de semana en los tres encuentros ante los Tigres.

Esa pérdida de control de los iniciadores terminó de generar el colapso del equipo. Es por ello que no solo se necesita un repunte de los bateadores sino también de los lanzadores.

Comenzar a buscar la fórmula para reactivar todas las líneas del equipo desde hoy, cuando se inicia una estadía de diez juegos en casa, es la mejor forma para arrancar esta nueva semana y dejar todo atrás.

Hoy se presenta un buen chance para volver a la senda de la victoria y transitarla por lo que resta de campaña, en la que aún hay que disputar 29 encuentros más.

Listos para la segunda mitad

Chicago.- A partir de hoy comienza la segunda mitad de la temporada y para sorpresa de muchos ahora los Medias Blancas son los que tienen cartel de sólidos aspirante a ganar la División Central de la Liga Americana, la cual lideran en estos momentos.

Los Sox han sido el conjunto más consistente de su llave esta campaña y han demostrado ser un equipo, no una novena de individualidades. Eso ha permitido que no se dependa de nadie y que en la primera mitad se registraran cuatro distinciones a miembros del conjunto: Philip Humber, Paul Konerko (dos veces) y Kevin Youkilis.

Los cuatro premios son la mayor cantidad para un equipo de la Liga Americana en lo que va temporada.

Los Medias Blancas han contado con buen pitcheo, liderado por Chris Sale y Jake Peavy -quien despejó las dudas acerca de sus condiciones físicas y su talento-, por eso ambos lanzadores representaron a la novena en el Juego de Estrellas.

Sale tomó el testigo de Peavy, luego de que éste fuera el mejor abridor del equipo durante el primer mes de la campaña, en el que ganó el premio al Lanzador de Abril del joven circuito, con registro de tres victorias y una derrota y efectividad de 1.67. Desde mayo y hasta la pausa del Juego de Estrellas el zurdo ganó ocho de juegos en los que trabajó, además tuvo efectividad de 1.89 en 76.2 entradas.

Chris Sale fue el mejor lanzador de los Medias Blancas durante la primera parte de la temporada, al registrar marca de 10-2 y 2.19 de efectividad.

En buena medida ellos hicieron que el staff de iniciadores de los Sox fuera el cuarto mejor de la Liga Americana, en cuando a efectividad se refiere (3.96). Eso sin contar que los abridores de los Medias Blancas fueron los que le permitieron a los bateadores el promedio más bajo (.240).

Pero también hay que darle crédito a Gavin Floyd, quien como de costumbre fue intraficable en sus buenos momentos y maltratado en sus malo. No hay que olvidar al colombiano José Quintana, la sorpresa más agradable de los Sox, ya que no se contaba con él al inicio de la temporada, pero las inconsistencias de John Danks y de Philip Humber, aunado a sus lesiones le abrieron las puertas a Grandes Ligas donde se ha mostrado como un pitcher efectivo, que cada vez que está sobre la lomita compite y le da la oportunidad de ganar al equipo.

En ocho encuentros como iniciador, Quintana tiene récord de cuatro victorias y una derrota, con un registro de 2.29 carreras limpias permitidas por cada nueve innings de labor. Ese es el segundo mejor dentro del equipo, detrás del que posee Sale.

El buen trabajo global de los abridores le ha facilitado el trabajo al bullpen de los Sox, que desde que inicio la temporada se señaló como la parte más sólida de la novena, pero que sin embargo ha tenido algunos inconvenientes, por lo que en estos momentos con miras a la parte final de la campaña es uno de los aspectos en los que se debe tener más consistencia y efectividad.
Brazos y talento hay de sobra en el bullpen de los Medias Blancas, con Addison Reed, Nate Jones, Jesse Crain –lesionado-, Matt Thornton, Brian Bruney –lesionado-, Héctor Santiago, Leyson Séptimo, Brian Omogrosso y Dylan Axelrod.

Ofensiva
Quizás sea esta el área que mayor sorpresa haya generado dentro de los Sox durante la primera parte de la campaña, pero que para la segunda se mantendrá como uno de los puntos fuertes del equipo, especialmente con el aporte que le brinda Youkilis.

Antes de iniciar la temporada las mayores dudas del equipo estaban cernidas en el bate, por el nefasto rendimiento que se tuvo en el 2011, especialmente con la improductividad de Adam Dunn, Alex Ríos y Gordon Beckham.

Alex Ríos ha sido una de las claves de los Medias Blancas esta temporada, en la que ha retomado su ritmo y nivel ofensivo, con promedio de .318, 36 extrañases y 13 bases robadas, además de 49 carreras remolcadas.

Sin embargo, siempre se dijo que si ellos tres respondían y tenía una buena campaña este año las opciones de la novena iban a incrementar, y así ha sido. Por eso, en buena medida, los Medias Blancas terminaron en el primer lugar la primera mitad y parten la segunda con una etiqueta mayor para ganar la división.

Dunn ha estado haciendo lo que de él se esperaba cuando se le firmó antes del 2011. En 84 juegos ya tiene 25 jonrones 61 carreras impulsadas, ambas cifras topes para los Medias Blancas.

Ríos ha vuelto a su nivel, al registrar promedio la bate de .318, con 49 carreras impulsadas, 36 extrabases y 101 hits conectados. Tanto en extrabases como en hits es el líder de la novena. Además tiene 13 bases robadas.

Beckham, pese a un discreto average ofensivo (.243), ha producido con nueve jonrones y 37 remolcadas.

No hay razón para pensar que ellos se caerán en la segunda mitad de la temporada, así como tampoco hay motivos para creer que Alexei Ramírez vaya a estar por debajo de los números que cosechó en el primer lapso, sino todo lo contrario, en esta parte final están todas las condiciones dadas para que el campocorto cubano arrase con su bate.

No hay que olvidar que Paul Konerko continúa en una sólida campaña ofensiva, demostrando por qué es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas. En estos momentos tiene .329 de promedio, con 14 jonrones y 42 impulsadas.

Tampoco podemos obviar el aporte que le han dado a los Sox tanto Alejandro De Aza, como primer bate, siendo la bujía que enciendo la ofensiva, y Dayán Viciedo, en la parte media baja del line up.

De Aza tiene un promedio de embasado de .351 y 15 bases robadas. Mientras que Viciedo tiene 14 cuadrangulares y 39 carreras impulsadas.

Fuero ellos lo que impulsaron al equipo en la primera mitad, en la que la novena fue la quinta que más carreras anotó (409) y la cuarta con más cuadrangulares (103). Para la fase que se inicia hoy contarán desde el arranque con Youkilis, quien viene de ser el jugador de la última semana y quien como dijimos cuando lo Medias Blancas lo consiguieron en el cambio con los Medias Rojas, será una pieza clave, por su experiencia, calidad, su energía y ese conocimiento que tiene para triunfar y ganar.

Así se presentan los Sox para la segunda parte de la temporada, en la que salir bien de lo que resta de julio será un gran paso, ya que 15 de los 18 juegos serán fuera de casa y contra los Reales de Kansas City (3), los Medias Rojas de Boston (4), los Tigres de Detroit (3), los Rangers de Texas (3) y los Mellizos de Minnesota (2).

Una dura serie ante Boston

Chicago.- Fue dura esta serie en casa, contra los Medias Rojas de Boston, no hubo respuestas para ese equipo en los dos primeros juegos, en los que su ofensiva fue muy superior y en el tercero nuestros maderos no pudieron ante Jon Lester, pese a lo que se necesitaba para ganar era lo mínimo, por el gran trabajo de Jake Peavy, pero que va, no se pudo.

Sin embargo, hoy, en el último encuentro de la serie Gavin Floyd se lució con su mejor presentación de la temporada y una de las más sólidas de su carreras, al completar seis entradas sin hits ni carreras, por primera vez en sus nueve años en Grandes Ligas.

Ese trabajo de Floyd salvó que los Medias Blancas fueran barridos ante los Medias Rojas, que llegaron a Chicago encendido, inspirados por primera vez en la temporada, luego de ese mal arranque de campaña.

Lo importante de la labor del derecho de los Medias Blancas fue que sirvió para reivindicar el pitcheo del equipo, así como el día anterior lo hizo Peavy, solo que en esta ocasión sí contó con el apoyo de los bateadores, que hicieron lo mínimo para respaldarlo y enrumbar la victoria de la novena, que tenía cinco derrotas en fila, su cadena más larga de la temporada.

La misión no era fácil para los muchachos de Robin Ventura, porque nada les había salido en esta serie y, además, no contaron con el mejor bateador del equipo, Paul Konerko, quien presentó molestias en el cuello.

Pero ante a ausencia de Konerko, Alex Ríos y Adam Dunn se hicieron cargo de la ofensiva del equipo para ligar en los momentos oportunos y con la mínima producción fabricar las carreras suficientes –cuatro- para obtener esta victoria y volver a colocar el récord del equipo en .500, luego de haber quedado por debajo de ese porcentaje tras la derrota del sábado.

El pitcheo, pese a sus variantes, que han sido pocas en este primer mes de campaña, se ha mantenido como el principal soporte de los Medias Blancas y se espera que así sea, pero se necesita que la ofensiva produzca un poco más, quizás no en cantidad sino en calidad, que ligue cuando hay corredores en las almohadillas y, especialmente, en posición anotadora. Ese ha sido el principal inconveniente hasta estos y recuerden, que aún así, todavía el equipo está luchando por el primer puesto de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas pueden asaltar nuevamente el comando de la división ganándole la próxima serie que disputarán aquí en casa, en el U.S. Cellular Field, ante los Indios de Cleveland, en estos momentos los punteros de la llave, por un juego de diferencia. Así que con todo ante ellos.

Gira positiva

Chicago.- Esta gira por el Oeste dejó un saldo positivo para los Medias Blancas, pero cerró con un amargo sabor de boca.

El equipo no jugó buena pelota hoy, en el tercer y último juego de la serie ante los Atléticos de Oakland y aún así se batalló y se tuvo la oportunidad de ganar.

Durante 13 entradas los lanzadores de los Medias Blancas nos dieron la oportunidad de lograr el triunfo, reduciendo los problemas causados por la improductividad ofensiva, así como las fallas en los fundamentos del juego y los malos corridos de bases. Siempre se tuvo el chance de salir hoy de Oakland con una victoria más. Pero no se pudo.

En ocasiones el béisbol castiga su mala práctica y ejecución, quizás por eso no fue sino hasta la entrada 14, cuando el equipo tomó el mando por primera vez, con el doble impulsor de dos carreras de Alexei Ramírez, que se pagó todo eso.

No se le puede echar la culpa a Héctor Santiago, pese a ser el lanzador que desperdició la victoria faltando solo dos outs. Y es que el equipo tuvo el chance de acabar el juego antes de ese momento, pero no pudo.

Esa es la razón de este mal sabor de boca que tenemos, pese a haber salido con marca de cuatro victorias y dos derrotas de esta gira por el Oeste. Sin duda pudo haber sido mejor y celebrar en grande la conquista de Paul Konerko, con el jonrón 400 de su carrera, que lo conectó hoy para empatar el encuentro en el noveno inning y enviarlo a entradas extras.

Ahora solo hay que pensar en venir a casa y ganar las próximas dos series que serán frente a los Medias Rojas de Boston y los Indios de Cleveland. Así se nos quitará ese amargo sabor.

Así se ve el roster para el Opening Day

Chicago.- Esta tarde los Medias Blancas de Chicago hicieron seis movimientos en su roster y ya se pudiera decir que los 25 hombres que quedaron en el equipo serán los que estén disponibles en Texas, el próximo viernes, en el primer juego de la temporada.

Los lanzadores Dylan Axelrod, Leyson Septimo, Eric Stults y Brian Bruney, junto al receptor venezolano, Héctor Giménez, el utility, también venezolano, Rainer Olmedo fueron enviados hoy a ligas menores.

Esos movimientos realizados por los Medias Blancas deja al equipo de la siguiente forma:

Pitchers: Jesse Crain, Matt Thornton, Chris Sale, Gavin Floyd, Jake Peavy, Addison Reed, Philip Humber, John Danks, Nathan Jones, Will Ohman, Héctor Santiago, Zach Stewart.

Catchers: A.J. Pierzynski y Tyler Flowers.

 Infielder: Paul Konerko, Gordon Beckham, Alexei Ramírez, Brent Morel, Eduardo Escobar, Brent Lillibridge y Adam Dunn.

Outfielder: Alejandro de Aza, Alex Ríos, Dayán Viciedo y Kosuke Fukudome.

De este roster de 25, que muy probablemente sea el final para el Opening Day, salvo alguna lesión o baja de última hora, son agradables sorpresas el venezolano Eduardo Escobar, Héctor Santiago y Nathan Jones, quienes se ganaron su permanencia en el equipo por lo mostrado en los entrenamientos de primavera a los que llegaron sin cupo seguro.

Eduardo Escobar en buena posición

Chicago.- Eduardo Escobar se ha convertido en una de las agradables sorpresas de los Medias Blancas de Chicago en este spring training, en el que llegó para competir por un puesto en el roster de 25.

El infielder venezolano, quien debutó en Grandes Ligas la temporada pasada, en la que disputó nueve encuentros –ninguno de ellos como titular- ha sido uno de los mejores bateadores del equipo que más ha bateado durante los juegos de exhibición, sumando méritos para ser incluido en la nómina de inicio de la temporada por parte del manager, Robin Ventura, su coaching staff y la directiva.

Escobar ha conectado 16 hits –la segunda mayor cantidad detrás de los 19 de Paul Konerko- en 33 turnos al bate, para registrar un promedio de .421. Además ha conectado dos dobles, un jonrón y ha remolcado seis carreras –la cuarta mayor cifra en estos momentos-.

Ciertamente esos números en la pretemporada cuentan de poco, pero en la situación en la que está el venezolano, quien en los últimos tres años ha sido considerado por Baseball América como el mejor defensor de infield de la organización, valen mucho por esa batalla en la que está por hacer el equipo.

Hasta el momento su esfuerzo y producción han sido tomados en cuenta, por ello ha pasado los tres cortes que ha hecho la novena, quedando prácticamente a las puertas de lograr su objetivo, al ver que sus principales rivales, Dan Johnson y Osvaldo Martínez, fueron descendidos.

Escobar es un pelotero que puede llegar a ocupar con éxito el rol de utility de infield de los Medias Blancas, por el desarrollo que ha ido teniendo de su defensiva, jugando en el shortstop, segunda y tercera base; así como por el despertar de su ofensiva y el provecho que le puede sacar a su velocidad. Todo esto además de imprimirle alegría y ánimo al club, tal como lo hizo Alejandro De Aza, en el 2011 y se espera que lo haga en esta campaña.

Solo falta esperar el anuncio oficial, pero hasta el momento el venezolano está en buena posición para estar con el equipo el seis de abril, en el Rangers Ballpark de Texas, donde comienza la campaña para los Medias Blancas.

La locura de marzo

Glendale.- En medio de la “locura de marzo”, que tiene contagiado el clubhouse de los Medias Blancas de Chicago, por el torneo del básquet universitario, ocurren cosas que terminan de reforzar el sobrenombre del tercer mes del año.

Uno de esos hechos fue el cuadrangular dentro del campo que conectó A.J. Pierzynski, uno de los corredores más lentos del equipo junto a Paul Konerko, en el encuentro ante los Angelinos de Los Ángeles.

No cabe duda que ver corriendo a A.J. de la forma en la que lo hizo en medio de ese encuentro primaveral fue un gusto, pero lo fue aún más el recibimiento que le dieron sus compañeros en el dugout, donde no pararon de gastarles bromas.

Eso es parte de este ambiente que se vive en la sede de entrenamiento de los Medias Blancas, en el Camelback Ranch, de Glendale, Arizona.

Tenemos que decir también que A.J. logró convertir esa conexión que dio hacia el jardín central, en un jonrón , por la fortuna que le brindó el rebote de la bola, luego de impactar en el acolchado de la pared de centerfield. Tras chocar contra lo más alto de la valla, la bola salió disparada, casi con la misma potencia con la que salió del bate, hacia el bosque derecho, a territorio muy lejano para todos los fildeadores.

Ese hecho fue factor importante para que el receptor del equipo consiguiera su tercer cuadrangular del spring training y con él corroborara el hecho de la “locura de marzo”, aunque no precisamente en el campeonato del básquet universitario.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.