Results tagged ‘ Medias Blancas ’

Seis lesiones en menos de un mes

Para las lesiones nunca hay buenos momento, pero el que en el primer mes de la temporada los Medias Blancas registren seis peloteros en la lista de lesionados y dos estén actuando con molestias físicas, hace que este momento sea el peor.

La última novedad es la lesión sufrida por Chris Sale, en su músculo flexor de su antebrazo izquierdo.

Las molestias del Sale se originaron luego de su última presentación, cuando enfrentó a los Medias Rojas de Boston e hizo 127 pitcheos -la mayor cantidad en un juego durante su carrera en Grandes Ligas.

Quizás con Sale se abusó un poco en esa última presentación, especialmente conociendo los riesgos que con él se tienen y de los que el equipo se ha estado cuidando casi desde el momento en el que lo firmaron, en el 2010. Esto porque en los movimientos de su mecánica genera mucha presión en su codo izquierdo.

Recordemos incluso que en las dos últimas campañas el equipo le ha dado al zurdo descanso de una o dos semanas durante la campaña, descanso que surgieron siempre alrededor de la mitad de la campaña.

Con esos antecedentes parece extraño que en apenas en su cuarta presentación de la temporada lo hayan dejado lanzar tanto, dejando de lado esos cuidados y consideraciones que siempre se han tenido con él.

Sin embargo, cuando las lesiones llegan, llegan. Bien pudo haber sido en una actuación de 20 envíos o en esa de 127 ante los Medias Rojas.

Lo cierto es que ahora los Medias Blancas se quedan sin su mejor lanzador por al menos dos semanas, tomando como alivio el que en las resonancias magnéticas no salió ningún daño estructural en el codo izquierdo.

Sale se une a la lista de incapacitados que tiene ya Chicago y en la que están Gordon Beckahm (oblicuo izquierdo), Jeff Keppinger (hombro derecho), Nate Jones (cadera izquierda), Avisail García (hombro izquierdo) y Felipe Paulino (manguito rotador del hombro derecho).

Sin contar que Adam Eaton está lidiando con un pequeño tirón en el tendón de la corva izquierda y Conor Gillaspie tiene ciertas molestias en la mano derecha.

La salida de Sale deja otro hueco en la rotación de los Medias Blancas, donde ya el fin de semana se había perdido a Paulino, quien era el número dos.

Ahora el equipo no tiene ni al número uno ni al número dos de la rotación. Eso hace que la situación no se vea bien, pero viendo el vaso medio lleno, esto genera una oportunidad para que Charlie Leesman y Andre Rienzo den un paso adelante y ganen más confianza dentro del equipo. Ojalá y así sea.

 

Una semana dura

Los Medias Blancas de Chicago dejaron atrás lo que hasta el momento ha sido su peor semana de la temporada, al registrar solo dos victorias en seis encuentros.

Lo positivo es que al final hubo varias cosas para destacar en una semana en la que por primera vez en la campaña el bateo pudo ser contenido por los rivales.

El domingo y luego de perder cuatro encuentros en fila, de los que bien se pudieron haber ganado al menos dos, el bateo del equipo hizo explosión con 16 carreras, luego de solo haber anotado ocho en los previos cuatro encuentros.

Los Medias Blancas necesitaban un encuentro como ese para reafirmar su confianza ofensiva y dejar atrás esa pequeña sequía que se tuvo.

En ese reaccionar ofensivos hay que destacar a José Abreu, quien había tenido dificultad para registrar buenos turnos, pero en los dos últimos juegos los ajustes que hizo le dieron resultados y bateó de 9-5, con dos dobles y jonrón -su quinto de la temporada-, además impulsó tres carreras.

Dayán Viciedo se ha mantenido dándole bien a la bola y también se vieron buenos resultados en la serie ante los Rangers. De hecho ayer ligó su primer jonrón de la temporada.

Esa mejoría ofensiva es importante para los Medias Blancas especialmente cuando hoy comienzan una serie de cuatro encuentros ante los Tigres de Detroit, sus acérrimos rivales en la División Central de la Liga Americana y de los que están en estos momentos a dos juegos en la clasificación.

En la última semana también falló el pitcheo, especialmente en la serie ante los Rangers de Texas. Fallaron tanto los abridores como los relevistas, quienes han sido el área de mayor inconsistencia y preocupación en el equipo en este primer mes de temporada.

Los abridores fueron castigados con 17 carreras en 13 entradas y dos tercios, por la ofensiva de Texas. El mejor librado fue Erik Johnson, quien continúa con problemas para ser consistente, sin embargo, contó con suerte y pudo llevarse la victoria pese a otorgar cinco bases por bolas.

En el relevo en los últimos juegos se ha visto mejoría especialmente por parte de Ronald Belisario que es una pieza de suma importancia en el futuro del equipo. Ya el derecho venezolano tiene dos de sus últimas tres presentaciones sin aceptar carreras ni hits.

Ahora falta que hombres como Scott Downs llegue al nivel por el cual los Medias Blancas le dieron cuatro millones de dólares para esta temporada. Si principal problema ha sido el control ante los zurdos, los hombres a los que se supone debe retirar. A ellos les ha dado cuatro de las seis bases por bolas que ha otorgado en la temporada.

Hacer los ajustes necesarios para ser constantes y efectivos en el pitcheo, tanto en el abridor como en el relevo -que es el peor de la liga, con efectividad de 5.72 y 45 bases por bolas- es necesario para que los Medias Blancas pueden ser regulares en su juego y enfrentar exitosa y satisfactoriamente esta nueva semana, en la que además de enfrentar en cuatro encuentro a los Tigres se medirán en tres, pero en casa, a los Rays de Tampa Bay.

Será una semana de mucha intensidad y lucha, pero en la cual se podrá medir el pulso ante los equipos favoritos.

 

La redención de Alexei Ramírez

En las primeras dos semanas de la temporada no ha habido un bateador más caliente en Grandes Ligas que el campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

El cubano ha tenido el mejor inicio de campaña en su carrera en las mayores y eso desde luego ha sido un motivo de satisfacción para él, quien es uno de los peloteros que más siente y padece las victorias y derrotas del conjunto, sin mencionar que es uno de esos hombres que día a día se exige perfección.

Para Alexei no ha habido una fórmula secreta para el desempeño que lo tiene en este momento en el mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .420 -líder-, porcentaje de embasado de .463 -el segundo más elevado del circuito- slugging de .680 -líder- y OPS de 1.143 -líder.

“Creo que simplemente las cosas me han salido bien desde el primer día y antes no era así”, dijo Ramírez, quien agregó: “Esto ha sido algo muy bueno, porque le da a uno más confianza. Lo mejor es que todo eso ha servido para ayudar al equipo a ganar”.

Y vaya que esa actuación del campocorto cubano ha servido para que los Medias Blancas tengan récord positivo (7-6) tras las dos primeras semanas de la campaña.

Ramírez decidió el triunfo (4-3) del pasado domingo, ante los Indios de Cleveland, con un cuadrangular productor de dos carreras en el noveno inning.

Ese fue el tercer jonrón que conectó en la campaña. Esta es apenas la segunda vez en su carrera que dispara tres cuadrangulares en los primeros 11 juegos del equipo, la primera había sido en el 2011. Los tres vuelacercas que tiene el cubano ahorita representan la mitad del total que dio en el 2013.

Ramírez además tiene viva una cadena de 13 juegos con hits, al conectar al menos un indiscutible en cada uno de los encuentros del equipo en el arranque de la campaña. En estos momentos se encuentra a dos del récord del equipo, que lo tiene Frank Thomas, al disparar incomibles en los primeros 15 partidos del equipo en la temporada.

Entre las estadísticas que ha acumulado el campocorto de los Medias Blancas en este 2014 están 21 hits -tope en la Liga Americana- 12 carreras remolcadas y 11 anotadas -ambas cifras lo colocan tercero en esos departamentos en el joven circuito-, cuatro dobles -séptimo en la liga-.

Este arranque de Ramírez es una gran noticia y una gran ayuda para los Medias Blancas, por eso hay que disfrutar del momento y alegrarse y celebrar por el cubano, quien hace un año tuvo una difícil campaña en medio de la debacle del equipo.

 

 

La primera impresión siempre cuenta

El primer día de la temporada siempre genera emociones, por ser el día en el que se inicia el béisbol y el día en el que todos los equipos están igualados y todos aspiran a tener un gran año. Precisamente por esto último es que para muchos es importante aprovechar el ambiente de ese día inaugural para mostrar parte de lo que se verá en el camino de los 162 juegos que cubren la ronda regular.

En el caso de los Medias Blancas esa primera impresión fue buena y mostró lo que esperábamos y esperamos se mantenga durante esta temporada, un equipo dinámico, con Adam Eaton imprimiéndole energía al juego, con su velocidad, su capacidad para embasarse y para poner la bola en juego.

También estuvo presente el sello que José Abreu, quien también exhibió lo que se puede esperar de él y más. El cubano bateó de 4-2 en su estreno. En su primer turno al bate conectó un doble al jardín derecho. Luego, con corredor en posición de anotar, ligó un sencillo al bosque izquierdo con el que consiguió su primera remolcada en las mayores.

El trabajo que hacen y el cuidado que infunden los hombres que estarán en la parte media de la alineación (Abreu, Adam Dunn/Paul Konerko y Avisail García) fue aprovechado por Alejandro De Aza, quien por primera vez en su carrera conectó dos jonrones en un encuentro y en el de ayer esos dos cuadrangulares marcaron la diferencia.

Esto último, el provecho que saquen los bateadores que estén alrededor del núcleo ofensivo en la parte media será importante en la producción de los Medias Blancas, porque mientras mayor ventaja tomen ellos (Conor Gillaspie, De Aza/Dayán Viciedo y Alexei Ramírez) mayor será la productividad del equipo. Ayer se dio una muestra.

El pitcheo, con Chris Sale al mando, estuvo a la altura, incluyendo el trabajo del bullpen, que no permitió libertades.

Los Medias Blancas dieron una muestra fiel de lo que podemos ver de ellos en los próximo 161 juegos que restan en la campaña.

Será emocionante.

Preparados para una temporada de emociones

Tras el largo y frío invierno nos reactivamos para continuar informando de los Medias Blancas de Chicago, por una temporada más, una temporada en la que el equipo promete emocionarnos y aspirar a un buen porvenir.

Luego de un mes y medio de preparación, los Medias Blancas dejaron esta tarde el cálido y confortable clima de Arizona, ya listos para comenzar su andar en la campaña del 2014, que levantará su telón el próximo lunes, 31 de marzo, en el U.S. Cellular Field.

Pero antes de llegar a Chicago harán una pausa en Birmingham, para enfrentarse a la filial doble de la organización, en un juego de exhibición, el último previo al inicio de la temporada.

Durante este spring training vimos a un equipo distinto al de los años anteriores, no solo por las obvias razones del personal nuevo con el que cuentan, sino por el ambiente y la estructura que tiene.

Recordemos que para esta campaña los Medias Blancas adquirieron a Adam Eaton, un jugador realmente emocionante, uno de esos peloteros por los cuales uno se va de un juego satisfecho solo por ver su entrega en el terreno de juego. Él será una de las claves más importantes en el conjunto de Robin Ventura este año, ya que con su cualidades puede cambiar el destino de un encuentro, en cualquier momento, ya que se embasa bastante y tiene buena velocidad, muy por encima del promedio.

Junto a Eaton, Chicago registró la llegada del cubano, José Abreu, un hombre que hará diferencia en el medio de la alineación, con su visión y entendimiento de la ofensiva, de los turnos que consume y de las situaciones que se le presentan.

Para él, sin duda, habrán ciertos obstáculos propios del proceso de adaptación que está haciendo, tras haber jugado toda su vida en Cuba. Sin embargo, en el spring training ya mostró su capacidad de ajuste y su gran ética de trabajo, cualidad que lo ha colocado en una posición ideal para sortear satisfactoriamente todos los obstáculos que se le atraviesen en su primer año.

Entre ellos, Eaton y Abreu, en cuanto a importancia y valía para el equipo en lo que será la temporada del 2014 está el venezolano, Avisail García, un pelotero que tuvimos oportunidad de ver en la parte final del 2013, luego de que el equipo lo adquiriera en el cambio que realzaron con los Medias Rojas de Boston, a los que enviaron a Jake Peavy, y los Tigres de Detroit, de donde recibieron al jardinero.

García combina un poco de todo, velocidad y poder, por eso decimos que está en el medio entre Eaton y Abreu. Los tres se vieron a gusto en el spring training, etapa en la que, sin embargo, no pudieron combinar su explosión ofensiva en un mismo juego, pero eso mejor lo esperamos para la temporada, donde de verdad cuenta y para la cual se pusieron a tono.

Este tridente ofensivo es el que nos da la confianza para pensar en una temporada llena de emoción para el equipo, que para corresponder con esa atención pues también necesita de la ayuda de todos sus peloteros, especialmente de los que ya tienen más tiempo en el equipo, como es el caso de Dayán Viciedo -trabajó en su ofensiva, en recortar su swing y en tener más responsabilidad en sus turnos-, Adam Dunn -quien está en su último año de contrato-, Gordon Beckham -quien lamentablemente comenzará la temporada en la lista de lesionados, por molestias en un músculo oblicuo-, Alexei Ramírez -quien aspira volver a su alto nivel defensivo, tras cometer 22 errores en el 2013-, Alejandro De Aza -quien ya sin la responsabilidad de ser primer bate pude aportar mucho más y se le pueda sacar mayor provecho a su juego-, Conor Gillaspie -quien debe mantener la producción del año pasado, viendo cualquier incremento como un plus-  y Tyler Flowers, de quien se necesita consistencia detrás del home y una producción ajustada a las expectativas, sin que sean nada sensacionales.

A Paul Konerko, el capitán, lo dedicamos un párrafo aparte porque este será su último año y lo aceptó para ayudar y orientar a la nueva ola de jóvenes peloteros que ha llegada al equipo. Su presencia va a ser importante en ese rol orientador. él recibirá oportunidades para colaborar también en el terreno y ese aporte pudiera servir vital para que el equipo rompa con los pronósticos. Veremos.

En ellos, principalmente, estarán compartidas las responsabilidades ofensivas y defensivas de los Medias Blancas, que el año pasado fueron el hazme reír de Grandes Ligas en ambos aspectos. Eso, confiamos, no pasará este año.

El pitcheo, nuevamente comandado por Chris Sale, y José Quintana, quien esta semana firmó una extensión de contrato, por 26.5 millones de dólares, será la punta de lanza del equipo.

A ellos se les unió para esta temporada el venezolano, Felipe Paulino, y Erik Johnson, quien si bien es cierto debutó el año pasado en este 2014 tendrá la gran oportunidad de estar desde el arranque en la rotación del equipo.

La experiencia la pondrá nuevamente John Danks, quien ahora podrá marcar el ritmo de su campaña estando saludable desde el inicio. Su trabajo, de ser regular a exitoso, incrementará la fuerza del equipo.

El bullpen tiene caras nuevas, con Ronald Belisario y Scotts Down, y hombres con nuevas responsabilidades, como Nate Jone, quien puede ser el cerrador tras la salida de Addison Reed, quien fue cambiado a los Cascabeles de Arizona, por el prospecto de la tercera base, Matt Davidson. Matt Lindstrom también estará a la orden para cerrar juegos.

Entre esos cinco apagafuegos reposa la mayor responsabilidad en el staff de revelo del equipo, que nuevamente luce blindado.

Si todo marcha bien en la temporada y las lesiones se mantienen alejadas, los Medias Blancas nos llenarán de emociones y hasta pudieran hacernos soñar con una postemporada, que es el objetivo grande, desde luego.

Solo falta escuchar la voz de play ball y ver a los ChiSox correr con la rápidez de Eaton, batear con la inteligencia de Abreu y la potencia de Avisail García, ponchar con la saña de Sale, se consistente como el metódico y perseverante esfuerzo de Quintana. Todo eso con la orientación de Konerko y la guía del Robin Ventura.

 

 

Gira positiva

Chicago.- Esta gira por el Oeste dejó un saldo positivo para los Medias Blancas, pero cerró con un amargo sabor de boca.

El equipo no jugó buena pelota hoy, en el tercer y último juego de la serie ante los Atléticos de Oakland y aún así se batalló y se tuvo la oportunidad de ganar.

Durante 13 entradas los lanzadores de los Medias Blancas nos dieron la oportunidad de lograr el triunfo, reduciendo los problemas causados por la improductividad ofensiva, así como las fallas en los fundamentos del juego y los malos corridos de bases. Siempre se tuvo el chance de salir hoy de Oakland con una victoria más. Pero no se pudo.

En ocasiones el béisbol castiga su mala práctica y ejecución, quizás por eso no fue sino hasta la entrada 14, cuando el equipo tomó el mando por primera vez, con el doble impulsor de dos carreras de Alexei Ramírez, que se pagó todo eso.

No se le puede echar la culpa a Héctor Santiago, pese a ser el lanzador que desperdició la victoria faltando solo dos outs. Y es que el equipo tuvo el chance de acabar el juego antes de ese momento, pero no pudo.

Esa es la razón de este mal sabor de boca que tenemos, pese a haber salido con marca de cuatro victorias y dos derrotas de esta gira por el Oeste. Sin duda pudo haber sido mejor y celebrar en grande la conquista de Paul Konerko, con el jonrón 400 de su carrera, que lo conectó hoy para empatar el encuentro en el noveno inning y enviarlo a entradas extras.

Ahora solo hay que pensar en venir a casa y ganar las próximas dos series que serán frente a los Medias Rojas de Boston y los Indios de Cleveland. Así se nos quitará ese amargo sabor.

¡Enhorabuena Philip!

Chicago.- Los Juegos Perfectos siempre están rodeados de un aura especial y el que lanzó hoy Philip Humber no fue la excepción.

El lanzador de los Medias Blancas de Chicago, quien esta tarde puso a vibrar a todo el equipo y a toda la afición, que lo acompañó durante el recorrido de las nueve entradas y los 27 outs que realizó de forma perfecta ante la ofensiva de los Marineros de Seattle, estuvo sencillamente bendito en su actuación.

Humber llegó al encuentro de esta tarde con un matchup en teoría favorable para él, al enfrentar a una ofensiva con innumerables deficiencias, pero que en ella cuenta con uno de los bateadores que más contacto hace con la bola en el beisbol y que en diez de sus once campañas en las mayores ha dado más de 200 hits, sin contar que ha sido el hombre que más inatrapables ha dado en las mayores desde su debut en el 2001; obviamente estamos hablando de Ichiro Suzuki.

Todo eso, sin embargo, no importó, porque Humber siempre apacible, calmado, callado, enfocado en el plan de juego que tenía para enfrentar a los Marineros fue dominando uno a uno a los bateadores que se paraban frente a él en el home play.

El derecho tuvo control de la escena en todo momento, trabajando en un ritmo cómodo, rápido y engañando de forma constante a sus oponentes, especialmente con su curva, que fue con el envío que generó la mayoría de los 13 batazos por el aire que le conectó la ofensiva de Seattle.

A medida que iba tejiendo el manto dorado con el que se cubrió de gloria luego de su gesta, Humber, al igual que todos sus compañeros y todos los asistentes en el Safeco Field, así como todas las personas que estábamos describiendo y comentado el juego, fue notando lo mágico y significativo del trabajo que estaba realizando. Fue por ello que en el sexto inning, cuando Munenori Kawasaki, le tocó la bola de frente a él, sonrió y movió la cabeza como preguntándose ¿Y qué están haciendo? ¿Así quieren dañar mi trabajo?

Luego de cada inning que retiraba, el abridor de los Medias Blancas, de 29 años de edad y nativo de Texas, se sentaba en el mismo lugar, en el medio del dugout, al lado izquierdo de los termos anaranjados de Gatorade, que realmente tienen agua. Durante las primeras ocho entradas siempre tuvo a su lado a compañeros, entre ellos al venezolano Eduardo Escobar, al dominicano Alejandro De Aza y a los cubanos Alexei Ramírez y Dayán Viciedo. Ellos, sin embargo, poco se comunicaron con él, incluso antes de comenzar a sentir el aura especial de lo que se estaba viviendo.

Tras retirar la octava entrada y colocarse a solo tres outs de algo que en la historia de Grandes Ligas solo habían logrado 20 hombres, dos de ellos con el uniforme de los Medias Blancas (Charles Robertson, el 30 de abril de 1922, ante Detroit, y Mark Buehrle, el 23 de julio de 2009, frente a los Rays de Tampa Bay), Humber volvió a sentarse en el mismo sitio, pero esta vez sin nadie al lado, nadie quería acercársele ni interferir en la joya que estaba puliendo y que ya estaba a punto de terminar.

Hubo quienes se desesperaron cuando vieron que la ofensiva de Chicago extendió la parte alta de la novena entrada, en la que hicieron una carrera, luego de haber estado en cero desde el segundo inning, y de haber sido retirada en fila y sin alteraciones desde el cuarto y hasta ese último acto.

“Vamos no lo vayan a sacar de ritmo ahora”, se llegó a escuchar en la caseta radial, donde estábamos transmitiendo la entrada al libro histórico de récords y hazañas de las Grandes Ligas de Philip Humber.

Pero nada de eso pasó, porque cuando le tocó el turno, Humber salió a la lomita del Safeco Field para completar su faena, que acabó de una de las formas más extrañas de las que se ha sellado un Juego Perfecto, con un ponche a Bredan Ryan, pero que se completó con un disparo a la inicial de A.J. Pierzynski, quien perdió momentáneamente el pitcheo en curva de le hizo el hombre de la tarde y quien desesperadamente le gritaba que lanzara a la inicial.

Lo demás fue fiesta, celebración y gloria, porque Philip Humber dejó su nombre escrito en la cofradía histórica de los ahora 21 pitchers que han lanzado un Juego Perfecto en Grandes Ligas.

Hoy amigos, fanáticos y seguidores de los Medias Blancas se debe celebrar.

¡Enhorabuena Philip!

 Datos

-       Philip Humber sacó 13 outs con batazos por al aire, nueve con ponches y cinco con conexiones por el piso.

-       Cuatro jugadores latinos participaron y contribuyeron en el logro de Phil Humber, ellos fueron: Alex Ríos, quien en el cuarto inning capturó el batazo más difícil y duro que le dieron al abridor, fue una conexión en línea hacia el jardín derecho; tuvo que correr hacia atrás y hacia su derecha para atrapar la bola en la carrera. Dayán Viciedo realizó cuatro outs en el jardín izquierdo. Alejandro De Aza impulsó una carrera y realizó un out en el centerfield. Alexei Ramírez elaboró tres outs en la defensa del campocorto.

-       Alexei Ramírez fue el único latino que estuvo en el Juego Perfecto de Mark Buehrle y que participó en este de Philip Humber.

- Los Medias Blancas de Chicago igualaron a los Yanquis de Nueva York como los únicos equipos en la historia de Grandes Ligas con tres juegos perfectos.

Se cumplió en la apertura en casa

Chicago.- Respondieron. Los Medias Blancas respondieron hoy al compromiso de inaugurar la temporada en su casa, el U.S. Cellular Field, con una victoria, que no fue cualquier victoria, fue una ante los Tigres de Detroit.

Los muchachos que comanda Robin Ventura, se contagiaron del ambiente en el estadio, del apoyo de su afición y de ese buen momento que vienen registrando desde el primer día de la campaña.

Desde la mañana la atmósfera en el parque era de alegría, de fiesta, por ello se le veía a los jugadores contentos y al propio manager, Ventura, sonriendo a cada momento durante la rueda de prensa, en la que estuvieron 32 periodistas.

Todo ese buen ambiente, en el que incluso hubo conversaciones amenas entre Robin y Jim Leyland, el manager de los Tigres, se desenvolvieron los Medias Blancas, sin importar que el rival que tenían al frente para abrir la temporada en su casa era ese temible equipo supuesto a liderar la división y que el año pasado nos hizo añicos.

Jake Peavy se montó en la lomita y se comportó como un as, como el que se espera que sea esta campaña, no se intimidó ante sus rivales ni se desconcentró ante la viveza de éstos, principalmente de Miguel Cabrera, quien en el primer inning y luego de que el derecho ponchó a los dos primeros bateadores, mandó a revisar la caja de bateo, que no estaba alineada con el home plate.

Esa situación, sin embargo, no afectó a Peavy, quien retiró a los primeros diez rivales que enfrentó, lo que le puso más sabor al ambiente de fiesta en el U.S. Cellular Field.

Pero fue Dayán Viciedo quien le puso la pimienta al juego, el punto de sazón exacto para terminar el día con la celebración que se debía.
El cubano bateó el jonrón que abrió el marcador y luego hizo la atrapada que preservó la victoria y que quedó grabada en la memoria de todos. Si esa atrapada de cabeza en el jardín izquierdo, en el séptimo inning era por la que se celebraba y por la que los aficionados le daban gracias a Dayán.

Y es que esa es la manera para comenzar una temporada en casa, con entrega y buen beisbol. Esos mismos ingredientes que mostraron hoy los Medias Blancas, que ya tienen tres victorias consecutivas y cuatro en seis juegos.
Los muchachos de Robin cumplieron.

Buen momento

Chicago.- Bueno amigos ya estamos de vuelta. Luego de unos días en los que nuestros blog estuvo en mantenimiento, debido a unos cambios que estaba realizando Major League Baseball a su plataforma web, volvemos.

Y la verdad es que no hay mejor forma para regresar que esta, con los Medias Blancas de Chicago viviendo su mejor momento de la temporada.

Sí amigos, fanáticos, seguidores y amantes de los ChiSox, el equipo está jugando su mejor pelota en lo que va de campaña y eso se ha reflejado en nueve victorias en los últimos 12 encuentros.

Los Medias Blancas finalmente se sacudieron esa nube negra que tuvieron encima casi todo el primer mes de temporada y ahora han comenzado a subir en la tabla de posiciones. Ya están a ocho juegos del primer lugar y a tres del segundo.

El conjunto que dirige Ozzie Guillén viene de hacer su trabajo ante los Indios de Cleveland, los líderes de la División Central de la Liga Americana, al barrerlos en la serie de dos encuentros que sostuvieron entre miércoles y jueves en el U.S. Cellular Field.

Esas dos victorias, por la forma en las que ocurrieron tienen un valor importante; además de que fueron contra un rival directo en su división.

El primer triunfo fue con gran trabajo de Jake Peavy, quien lanzó nueve innings en blanco, en los que aceptó tres hits y ponchó a siete hombres. El segundo fue producto de la buena producción de la ofensiva que fabricó ocho carreras, por primera vez desde el nueve de mayo.

Eso es lo que se espera de los Medias Blancas esta campaña, que los lanzadores realicen una sólida y destacada labor, como bien lo han venido haciendo, y que la ofensiva produzca carreras en cantidad y de forma consistente, así como lo ha hecho desde la semana pasada.

Y es que sí amigos, el despertar de los Ozzie Boys comenzó en la última gira que hicieron por el Oeste y en la que visitaron a Seattle, Anaheim y Oakland. Contra los equipos de esas ciudades se ganaron seis de los nueve juegos que se disputaron.

Ahí se prendió todo, producto también de los movimientos que realizó el manager Ozzie Guillén en la alineación y entre los que está la inclusión de Omar Vizquel, quien le ha dado esa chispa, esa dinamismo que el conjunto necesitaba.

Que ¿cómo lo ha hecho? Pues bien, jugando inteligente, para el equipo, tomando turnos de calidad, moviendo a los corredores, tocando la bola y anticipando las jugadas. Eso solamente lo da la experiencia.

Pero es verdad, Vizquel no ha sido la única causa de este despertar, hay que darle crédito también a A.J. Pierzynski, el bateador más caliente, a Paul Konerko, quien ha mantenido su buen ritmo ofensivo, a Adam Dunn, quien ha ido ajustando su swing, y a Alexei Ramírez, quien ha ligado batazos importantes y decisivos.

Además en conjunto todos han comenzado a producir con hombres en las bases, con hombres en posición anotadora, que es lo más importante. Eso no se estaba haciendo antes. De ahí los resultados actuales y aún falta que se prenda realmente Dunn y se activen Juan Pierre y Alex Ríos.

Sin embargo, no todo se debe a la ofensiva, aunque en ella obviamente ha estado el mayor cambio. El pitcheo si antes había estado bien, ahora ha funcionado mucho mejor.

El bullpen llegó a lanzar 23 entradas y un tercio sin aceptar carreras, antes de que ayer Tony Peña recibiera un jonrón en el noveno inning.

En esa buena labor del staff de relevo destaca Sergio Santos, el mejor relevista de Grandes Ligas en lo que va de temporada, no en vano su efectividad es de 0.00; pero también hay que darles crédito a Jesse Crain y a Matt Thornton, quien luego de haber ajustado su brazo para corregir el nefasto inicio de campaña que registró, se ha visto sólido.

También hay que señalar a los abridores y a un hombre que cuando regreso señalamos (aquí pueden chequear el post: http://bit.ly/jRKOHU ) como una gran influencia para el equipo, hablamos de Jake Peavy, quien en su última presentación registró el mejor trabajo realizado por un iniciador de los Medias Blancas en este 2011.

No hay que olvidar a Phil Humber, quien ha sido el más consistente abridor de la novena, ni a Mark Buehrle ni a Gavin Floyd, solo falta que John Danks consiga respaldo ofensivo y ajustes unas piezas y que Edwin Jackson sea más constante y regular en sus trabajos.

¡…Y ARRANCAMOS!

¡Play Ball! Amigos
de los Medias Blancas de Chicago.

Hoy comienza una
nueva temporada y junto a ella arrancamos este blog “Medias Blancas con
Orgullo”, p
ara llevarles durante los seis meses de acción del beisbol de
Grandes Ligas las mejores informaciones, análisis, detalles, curiosidades y
anécdotas de los
 South Siders.

Este será nuestro
enlace para juntos disfrutar y comprender la actuación y rendimiento de los
muchachos de Ozzie Guillén. Por eso de una vez les extiendo la invitación para
escribirnos cada vez que lo desean y así puedan preguntar acerca del equipo y
demás actividades que se relación con él.

guillen-blog.jpg






Para iniciar de
buena forma y de una vez adentrarnos a los Medias Blancas de este 2011, para
los que verdaderamente no veo mayores rivales que ellos mismo en la División
Central de la Liga Americana, vamos a analizar cada una de las partes de este
elenco.

El Pitcheo

La profundidad que
presenta el pitcheo de los Medias Blancas para esta temporada es, sin duda, una
de las grandes fortalezas de esta novena, y vaya que tiene unas cuantas.

Mark Buehrle, el
lanzador de hoy, estará encabezando la rotación de abridores, sin que eso
quiera decir que él sea el líder o el hombre que tendrá que cargar con ella,
no. Con su experiencia -está en su año número 12 en las mayores- el zurdo sabrá
como enredar a los contrarios y por lo menos les arrancará diez victorias. Eso
es lo que ha hecho en los últimos diez años, al igual que acumular más de 200
innings.

john danks-blog.jpg

Junto a Buehrle
estarán Edwin Jackson, John Danks y Gavin Floyd, un trío de lujo para cualquier
equipo y por eso son ellos los que tienen que comandar la rotación de los
Medias Blancas esta campaña. Todos tienen condiciones y argumentos para cumplir
con esa misión.

Jackson es un
lanzador agresivo que cuando llegó el año pasado al equipo, a través de un
cambio con los Cascabeles de Arizona, demostró ser una pieza valiosa para la
rotación. Es un hombre que consigue muchos outs con ponches y que si logra
mantener el control de sus envíos puede llegar a ser imbateable.

Su forma física y
la manera en la que actuó durante el spring training muestran que está listo
para un gran año.

En cuanto a Danks,
sabemos que es un pitcher que siempre quiere la bola, que sabe cómo emplear y
dónde colocar sus pitcheos para dominar a los bateadores. Además de asumir cada
compromiso como si fuese decisivo.

Danks ha ido
subiendo poco a poco como el líder de la rotación de los Medias Blancas, no
solo por su desempeño desde la lomita sino también por su actitud, dentro y
fuera de ella.

Su principal virtud
es el obligar a los bateadores a conectar la bola por la tierra, así como el
tener un buen control de la zona de strike. Eso es lo que se le pide para esta
campaña y no debería ser un mayor requerimiento para él. Las victorias vendrán
y en buena cantidad.

Floyd es un pitcher
con todas las herramientas para ganar un premio Cy Young, solo basta con que
las junte y logre la consistencia que le ha faltado en los últimos años, en los
que lo hemos visto con largos periodos de inefectividad y otros en los que
realmente luce fenomenal, pasando a los bateadores con su recta y engañándolos
con su slider, su gran curva y el cambio de velocidad.

Sabemos que en eso
-en la consistencia- ha estado trabajando el derecho, en lograr el ritmo que le
permita ser dominante a lo largo de toda la temporada. De lograrlo en este
2011, los números que ha puesto en el pasado serán infinitamente superados en
esta campaña.

Si este tridente
responde y logra sus objetivos, mientras Buehrle alcanza los suyos en octubre
estaremos hablando de aspiraciones más grandes y reales.

No crean que nos
hemos olvidado de Jake Peavy, solo que lo dejamos para cerrar el capítulo de
los abridores, porque está lesionado y su regreso, aunque podría ser para
finales de mes, aún es una incertidumbre. Además él viene de una operación
delicada. Lo que pueda hacer Peavy luego de que regrese será un plus para los
Medias Blancas. Ojalá y estemos hablando de más de diez victorias y al menos
180 innings, objetivos alcanzables para un pitcher como él.

Pasando ahora al
staff de relevo, que se reforzó para esta campaña con la adición del derecho
Jesse Crain y del zurdo Will Ohman, les decimos que también luce sólido. Sin
embargo, hay una serie de interrogantes que se deben ir despejando a medida que
pase la temporada.

Matt Thornton
tendrá la responsabilidad de ser el cerrador del equipo, un rol en el que
estará por primera vez en su carrera a tiempo completo.

El zurdo fue uno de
los mejores setup de las Grandes Ligas en las últimas canpañas, en las que de
forma ocasional llegó a salvar uno que otro encuentro (17 en su carrera de
siete años).

Aunque la temporada
anterior rescató siete encuentros, en este 2011 Thornton, quien posee todo el
arsenal de un buen cerrador, tiene que demostrar que está preparado para la
responsabilidad de asegurar las victorias de los Medias Blancas, ya que en este
rol hay mayor presión que en el de setup y por ende la actitud debe ser más
firme y templada a la hora se sellar los encuentros.

El manager, Ozzie
Guillén, y el coach de pitcheo, Don Cooper, confían en él y esperan que haga un
buen trabajo. Thornton tendrá que responder al compromiso. Insistimos en que
tiene todas las herramientas para cumplir.

Los escuderos de
Thornton, los hombres que le estarán preparando el camino serán Crain, Chris
Sale y Sergio Santos.

Crain ha sido uno
de los relevistas más efectivos en los últimos años, junto a Thornton. El
derecho, ex de los Mellizos de Minnesota, es un lanzador agresivo en el
montículo, que ataca a los bateadores y tiende a tener mucho éxito, éste basado
en su recta y su slider.

La situación para
Sale y Santos esta campaña cambia en relación a la anterior, en la que
irrumpieron de gran forma en Grandes Ligas.

En su segundo año
en las mayores Sale debe demostrar consistencia para ser efectivo. Ya los
bateadores lo conocerán un poco más y él debe hacer los ajustes para seguir
sorprendiéndolos y hacer el trabajo.

El plan es que sea
empleado en situaciones de juego favorables, al principio de la temporada, y
luego, cuando esté realmente preparado y curtido, echarlo a la candela, en los
momentos grandes y de presión. Recuerden que sigue siendo un joven, que el año
pasado aún estaba en la universidad. Nadie duda de su talento, pero hay que
llevarlo poco a poco para sacarle el máximo provecho.

En cuanto a Santos,
sabemos que se preparó muy bien para este año, que estuvo bajo la guía de
Thornton en los entrenamientos de primavera y que aprendió un poco más acerca
del arte de lanzar. Eso, sin embargo, lo tiene que llevar al terreno esta
temporada y demostrar que el mal momento al final de la temporada anterior fue
solo casualidad y una enseñanza para ser mejor en este 2011.

En la primera mitad
del 2010 Santos fue una sensación en el relevo de los Medias Blancas, dejando
efectividad de 1.93. Pero en la segunda parte fue castigado y permitió un
promedio de 4.18.

Este es un joven
con mucho talento, que puede lanzar su recta cerca de las cien millas por horas
y combinarla con una genial slider. Solo tienen que lograr esa efectiva
consistencia durante todo el año.

Antes de Crain,
Sale y Santos, quienes se alternarán los innings siete y ocho, estarán Tony
Peña, Phil Humber, Will Ohman, quienes serán los enlaces entre los abridores y
los relevistas de finales de juego.

Peña viene de su
mejor temporada en las mayores, aun cuando su récord y su efectividad no lo
demuestren. El derecho dominicano cumplió una gran labor en el relevo largo e
incluso iniciando algunos juegos (3). Su función primaria este año será la
apagafuegos largo.

Así con esta
profundidad en el pitcheo los Medias Blancas lucen en buena posición para ser
el equipo a vencer en la División Central de la Liga Americana, pero aún falta
hablar de la fortalecida ofensiva.

 El bateo

La gerencia del
equipo logró contratar a Adam Dunn, uno de los zurdos más temido del beisbol en
este momento, para darle más poder a la alineación que contará una vez más con
Paul Konerko y A.J. Pierzynski, quienes renovaron contrato con el equipo.

Junto a ellos
también estarán Juan Pierre, Gordon Beckham, Alex Ríos, Carlos Quentin, Alexei
Ramírez y Brent Morel.

Si Dunn logra hacer
esta temporada lo que ha hecho en las pasadas (un promedio de 40 jonrones y de
100 carreras remolcadas) esta ofensiva producirá muchas carreras. No quiere
decir esto que el poderoso zurdo será un mesías, pero su presencia en la
alineación ayudará a que sus compañeros vean mejores pitcheos y eso obviamente
incrementará las posibilidades de hacer mejores conexiones y así fabricar más
anotaciones.

Pero en la
alineación de los Medias Blancas no solo habrá poder, que estará como ya lo
dijimos en el bate de Dunn junto al de Konerko -quien viene de dar 39 jonrones
y de remolcar 111 carreras. También hay habilidad y oportunidad en Ríos,
Quentin y Ramírez, quienes tanto pueden sacar la bola del parque, como ligar
hacia los callejones, dar elevados de sacrificio o simplemente rodar la bola
para mover a los corredores o para hacer carreras.

Además hay
velocidad con Pierre -el líder en bases robadas en el 2010, con 68-, Beckham,
Ríos y Ramírez, estos dos últimos quizás los bateadores más completo de la
alineación de los Medias Blancas.

La clave para que
todas estas piezas engranen, hagan carreras y los Medias Blancas no vuelvan a
ser el segundo equipo que más hombres deja en las bases, está en que Dunn, como
lo dijimos, haga lo mismo que ha hecho en el pasado, que Pierre siga siendo un
primer bate de lujo, que Beckham rebote con su madero y que Quentin sea
consistente y evite los largos slumps de los dos últimos años.

Así luce la
ofensiva de los Medias Blancas para este 2011. Sólida como el pitcheo, ¿verdad?

La defensiva

Pero aún no lo es
todo para este equipo, que también presenta una buena defensiva, con Pierzynski
en la receptoría, Konerko en la inicial, Beckham en segunda, el novato Morel
-quien lo mejor de su juego es su guante-, Ramírez en el campocorto, Pierre en el
leftfield, Ríos en el centro y Quentin en el rightfield.

Cubriendo a los
estelares en caso de lesión, fatiga o para diversas situaciones de juego a las
que se le puedan sacar provecho, los Medias Blancas cuentan en la reserva con
Omar Vizquel, el mejor defensor de infield que tiene el equipo en estos
momentos; Brent Lillibridge y Lastings Milledge para emplearlos en los jardines
y como corredores emergentes; Mark Teahen para entrar como bateador emergente y
dar grandes batazos; y Ramón Castro, quien será el escudero de Pierzynski,
cuando éste no pueda actuar.

Intangibles

Todo esto amigos
complementado con un buen ambiente dentro del clubhouses y ese liderazgo que
infunde Ozzie Guillén al mando es lo que hace de los Medias Blancas de Chicago
una novena blindada en la carrera por el banderín de la División Central de la
Liga Americana. Ellos son sus propios enemigos.

Así que amigos hay
material para apoyar y seguir este año, así como para estar esperanzados en que
grandes objetivos se pueden lograr. Por eso hay que comenzar a ligar y a sacar
el Orgullo Sox.

Recuerden estar en
contacto, enviarnos sus preguntas, inquietudes e interrogantes y seguirnos a
través del twitter: @mediasblancas
  

(más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.