Results tagged ‘ Jake Peavy ’

Avisail García da una muestra de su futuro

El sistema de ligas menores de los Medias Blancas de Chicago no ha generado un bateador de alto impacto para el equipo de Grandes Ligas desde 1999, cuando salió Magglio Ordóñez.

 

En los últimos años la novena ha tratado de suplir esa deficiencia con la adquisición de peloteros de otras organizaciones, a través de cambios, o contratando a agentes libres.

 

En esta temporada, sin embargo, la nueva directiva de los Sox ha dado un cambio en sus planes y en medio del decepcionante desempeño del equipo decidieron renovar sus granjas, con jugadores jóvenes capaces de tener un impacto importante en el máximo nivel a corto plazo. Fue así como el equipo consiguió hacer una transacción de tres bandas, en la que se desprendieron del lanzador Jake Peavy para adquirir al prospecto de los Tigres de Detroit, Avisail García.

 

La llegada del jardinero venezolano ha causado gran sensación dentro de los Medias Blancas, por considerar que por primera vez en mucho tiempo tienen a un legítimo slugger, a un bateador que cuando termine de desarrollar todo su talento podrá ser tan bueno como lo fue Ordóñez.

 

Así lo han vendido a los aficionados y a los medios de la ciudad, que desde la llegada de García han estado expectante por ver todo eso que tiene la nueva promesa de la organización, quien debutó en las mayores en el 2012, con los Tigres, a los que representó en la postemporada.

 

Todas esas expectativas pudieran crear un ambiente negativo alrededor de cualquier pelotero, especialmente de uno de 22 años de edad, como el venezolano. Él, sin embargo, ha tomado la situación como si no fuera con él.

 

“No le he prestado mucha atención a las expectativas ni a todas esas cosas que han dicho, yo sé el tipo de jugador que soy y sé lo que puedo dar. Eso es lo único que uno puede controlar, el jugar duro y el tratar de hacer las cosas bien” dijo García.

 

En las dos primeras semanas que tiene con los Medias Blancas, en Grandes Ligas, el jardinero ha jugado en 16 encuentros y registra promedio al bate de .310, con tres dobles, un triple y cinco carreras remolcadas.

 

Esa actuación ha pagado el interés que por García despertaron los aficionados desde el momento que los Sox lo adquirieron el 30 de julio y a la vez ha elevado las expectativas por verlo conectar jonrones, algo que todavía no llega y por lo que él no se preocupa.

 

“Eso –el dar cuadrangulares- no está en mi mente, porque eso sale solo. Si me pongo a buscar jonrón me voy a ponchar y a ponchar, me voy a ponchar cuatro veces por juegos. Ningún pelotero, a menos que sea alguien increíble puede subir –a Grandes Ligas- y dar 60 o 70 jonrones. Todas las estrellas que están ahorita comenzaron poco a poco, lo que pasa es que la gente es así”, expresó García, quien en la campaña solo tiene dos vuelacercas, los únicos dos en su carrera en el máximo nivel.

 

Los scouts han evaluado al venezolano como un pelotero capaz de hacerlo todo en el beisbol, ya que puede batear para alto promedio al bate, puede conectar jonrones, su velocidad es sobre el promedio –no es explosiva desde el arranque de su carrera pero la desarrolla a medida que se va desplazando-, su defensa es segura en los jardines y su brazo es potente.

 

“Sin duda estamos hablando de un jugador con las cinco herramientas que es capaz de darnos todo lo que nosotros esperamos y lo que esperamos es que él se mantenga jugando fuerte como lo ha venido haciendo durante su carrera. Cuando tu consigues a un jugador como él te siente afortunado, porque no hay muchos peloteros así afuera”, dijo Rick Hahn, el gerente general de los Medias Blancas.

 

Tras los primeros tres encuentros, en los que todavía estaba tratando de sentirse en ambiente y de encajar en los Medias Blancas, García ha hecho lucir el juego como algo fácil.

 

En los últimos 11 juegos en los que ha visto acción –sin contar el de ayer en el que salió lesionado- ha conectado al menos un indiscutible, logrando así la cadena más larga de su incipiente carrera en las mayores.

 

Ese buen arranque que ha tenido con los Sox le ha ayudado también ha sentirse con mayor confianza, permitiéndole además tener mejor control de las expectativas externas que se tienen con él.

 

“Mientras vaya jugando y las cosas vayan saliendo bien voy agarrando más confianza. Ellos (los Medias Blancas) tienen muchas ganas de ayudarme y yo también tengo muchas ganas de trabajar, por eso seguiremos aquí trabajando y procurando mejorar todos los días”, expresó.

 

Para García el tiempo de acción que queda en esta campaña es perfecto para él mostrar lo que puede traer en el 2014, cuando tenga la oportunidad de estar la temporada completa en las mayores.

 

“Creo que sí, que lo que haga esta temporada es para mostrar lo que puedo hacer en la próxima, para la que espero prepararme bien para mejorar, porque esa es siempre mi meta. Si bateo .300 un año, al siguiente quiero batear .330 y así siempre han sido mis metas. Ojalá y Dios me dé salud, sabiduría e inteligencia para guiarme por el camino del bien y estar saludable que es lo más importante para poner buenos números el año que viene”, dijo García.

 

Hay que recordar que en el jardinero está plasmada la influencia de Miguel Cabrera, quien lo acobijo bajo su brazo durante el tiempo que pasaron juntos en los Tigres de Detroit y en el que le dio un sinfín de consejos.

 

“El mejor fue que pasara lo que pasara nunca le bajara la cabeza a nadie, que siempre siga adelante y trabajando fuerte. Él tiene muchísima razón, porque mucha gente piensa que esto es fácil y no lo es”, dijo García quien agregó: “Uno más o menos tiene la idea, pero si te lo dice un tipo tan grande como Miguel es diferente. Muchas estrellas no son así, él es bastante humilde y tremenda persona”.

Sin sorpresas, Chris Sale lanzará en el Opening Day

Suprise, Arizona.- En el post anterior ya lo habíamos asomado, no debía haber sorpresa en la designación de Chris Sale como el abridor de los Medias Blancas de Chicago en el juego inaugural de la campaña, el primero de abril, frente a los Reales de Kansas City, en el U.S. Cellular Field.

Ayer en la tarde, y luego de la presentación del zurdo ante los Atléticos de Oakland, el manager, Robin Ventura, hizo el anuncio oficial: “Chris Sale será el abridor del Opening Day”.

No podía ser de otra manera, Sale es el mejor lanzador actualmente de los Medias Blancas, viene de una temporada sólida, en la que ganó 17 juegos, tuvo efectividad de 3.05 y ponchó a 192 hombres en 192 entradas de labor. Todo eso en su primera campaña a tiempo completo como abridor en las mayores.

Desde que los ChiSox lo tomaron en el draft universitario del 2010 lo había proyectado como el líder futuro de su rotación de abridores, y ese futuro ya es hoy presente, por lo que no había razón para que Sale no fuera el designado para iniciar el juego del Opening Day y de una vez asuma la responsabilidad de comandar al staff de abridores del equipo, que tras de él tiene a buenos escuderos en Jake Peavy, Gavin Floyd, José Quintana y probablemente Héctor Santiago en lugar de John Danks para el arranque de la temporada.

Durante este spring training, en el que hemos tenido la oportunidad de ver lanzar a Sale en dos de sus tres apertura lo hemos visto en ritmo, en forma, no en vano luego de su última actuación dijo que ya se sentía casi listo para comenzar la campaña, pese a que todavía faltan dos semanas y dos aperturas más para que termine su proceso de preparación en la pretemporada.

 

Arrancamos el spring y … ¿Será Chris Sale el pitcher del Opening Day?

Glendale, Arizona.- ¿Qué tal amigos? Llegó el momento de quitarnos el frío y de comenzar a entrar en calor para lo que será la temporada 2013 de los Medias Blancas de Chicago.

 

A partir de hoy, iniciamos nuestra tercera campaña llevándoles las informaciones, datos, detalles, estadísticas, análisis y anécdotas de los ChiSox.

 

Y qué mejor sitio para arrancar con esto que aquí en Glendale, Arizona, desde el corazón del complejo primaveral de los Medias Blancas, que como toda primavera se refugian en el Camelback Ranch, para comenzar la temporada a todo dar.

 

Para no distraerlos muchos iniciemos de una vez hablando del equipo.

 

Durante el tiempo que hemos tenido aquí en Arizona hemos tenido la oportunidad de ver a todos los muchachos de la novena, que como de costumbres en esta época del año andan relajados, confiados y alegres.

 

Quizás la mayor interrogante en estos momentos es saber quién será el pitcher designado por el manager, Robin Ventura, para abrir el encuentro inaugural, el primero de abril, en Chicago, frente a los Reales de Kansas City.

 

Aunque Robin todavía no ha anunciado su decisión, la cual seguramente ya tiene tomada, pero que no quiere revelar esperando a que todas sus piezas encajen en su sitio, no creemos que haya mayor sorpresa. Debe ser Chris Sale el hombre designado por el estratega para ese partido del Opening Day.

 

El zurdo ha estado trabajando en buen ritmo y de manera consistente durante este spring training, en el que el pasado lunes se convirtió en el primer iniciador del equipo en completar cinco entradas. Sus pitcheos han estado efectivos y ha tenido control de ellos, más allá de que hoy haya sido bateado por la ofensiva de los Atléticos de Oakland, que le conectaron siete hits y le fabricaron cinco carreras.

 

No debe haber discusión en cuanto a que es Sale el as de la rotación de los Medias Blancas, secundado por Jake Peavy, a quien también hemos visto bien, y Gavin Floyd. Es por ello que consideramos debe ser él quien tenga el honor de iniciar la temporada por los Medias Blancas.

 

De todas maneras todavía queda tiempo. Mientras tanto no creo que Sale se esté preocupando mucho, por eso, lo importante es que tenga una buena campaña.

 

Por cierto, en este spring training el zurdo ha estado ocupando su tiempo libre en montar una pequeña motocicleta roja, identificada con el logo del equipo. Créanme que es una imagen muy graciosa verlo sobre ella, ya que es tan pequeña que sus rodillas le llegan al pecho.

Listos para la segunda mitad

Chicago.- A partir de hoy comienza la segunda mitad de la temporada y para sorpresa de muchos ahora los Medias Blancas son los que tienen cartel de sólidos aspirante a ganar la División Central de la Liga Americana, la cual lideran en estos momentos.

Los Sox han sido el conjunto más consistente de su llave esta campaña y han demostrado ser un equipo, no una novena de individualidades. Eso ha permitido que no se dependa de nadie y que en la primera mitad se registraran cuatro distinciones a miembros del conjunto: Philip Humber, Paul Konerko (dos veces) y Kevin Youkilis.

Los cuatro premios son la mayor cantidad para un equipo de la Liga Americana en lo que va temporada.

Los Medias Blancas han contado con buen pitcheo, liderado por Chris Sale y Jake Peavy -quien despejó las dudas acerca de sus condiciones físicas y su talento-, por eso ambos lanzadores representaron a la novena en el Juego de Estrellas.

Sale tomó el testigo de Peavy, luego de que éste fuera el mejor abridor del equipo durante el primer mes de la campaña, en el que ganó el premio al Lanzador de Abril del joven circuito, con registro de tres victorias y una derrota y efectividad de 1.67. Desde mayo y hasta la pausa del Juego de Estrellas el zurdo ganó ocho de juegos en los que trabajó, además tuvo efectividad de 1.89 en 76.2 entradas.

Chris Sale fue el mejor lanzador de los Medias Blancas durante la primera parte de la temporada, al registrar marca de 10-2 y 2.19 de efectividad.

En buena medida ellos hicieron que el staff de iniciadores de los Sox fuera el cuarto mejor de la Liga Americana, en cuando a efectividad se refiere (3.96). Eso sin contar que los abridores de los Medias Blancas fueron los que le permitieron a los bateadores el promedio más bajo (.240).

Pero también hay que darle crédito a Gavin Floyd, quien como de costumbre fue intraficable en sus buenos momentos y maltratado en sus malo. No hay que olvidar al colombiano José Quintana, la sorpresa más agradable de los Sox, ya que no se contaba con él al inicio de la temporada, pero las inconsistencias de John Danks y de Philip Humber, aunado a sus lesiones le abrieron las puertas a Grandes Ligas donde se ha mostrado como un pitcher efectivo, que cada vez que está sobre la lomita compite y le da la oportunidad de ganar al equipo.

En ocho encuentros como iniciador, Quintana tiene récord de cuatro victorias y una derrota, con un registro de 2.29 carreras limpias permitidas por cada nueve innings de labor. Ese es el segundo mejor dentro del equipo, detrás del que posee Sale.

El buen trabajo global de los abridores le ha facilitado el trabajo al bullpen de los Sox, que desde que inicio la temporada se señaló como la parte más sólida de la novena, pero que sin embargo ha tenido algunos inconvenientes, por lo que en estos momentos con miras a la parte final de la campaña es uno de los aspectos en los que se debe tener más consistencia y efectividad.
Brazos y talento hay de sobra en el bullpen de los Medias Blancas, con Addison Reed, Nate Jones, Jesse Crain –lesionado-, Matt Thornton, Brian Bruney –lesionado-, Héctor Santiago, Leyson Séptimo, Brian Omogrosso y Dylan Axelrod.

Ofensiva
Quizás sea esta el área que mayor sorpresa haya generado dentro de los Sox durante la primera parte de la campaña, pero que para la segunda se mantendrá como uno de los puntos fuertes del equipo, especialmente con el aporte que le brinda Youkilis.

Antes de iniciar la temporada las mayores dudas del equipo estaban cernidas en el bate, por el nefasto rendimiento que se tuvo en el 2011, especialmente con la improductividad de Adam Dunn, Alex Ríos y Gordon Beckham.

Alex Ríos ha sido una de las claves de los Medias Blancas esta temporada, en la que ha retomado su ritmo y nivel ofensivo, con promedio de .318, 36 extrañases y 13 bases robadas, además de 49 carreras remolcadas.

Sin embargo, siempre se dijo que si ellos tres respondían y tenía una buena campaña este año las opciones de la novena iban a incrementar, y así ha sido. Por eso, en buena medida, los Medias Blancas terminaron en el primer lugar la primera mitad y parten la segunda con una etiqueta mayor para ganar la división.

Dunn ha estado haciendo lo que de él se esperaba cuando se le firmó antes del 2011. En 84 juegos ya tiene 25 jonrones 61 carreras impulsadas, ambas cifras topes para los Medias Blancas.

Ríos ha vuelto a su nivel, al registrar promedio la bate de .318, con 49 carreras impulsadas, 36 extrabases y 101 hits conectados. Tanto en extrabases como en hits es el líder de la novena. Además tiene 13 bases robadas.

Beckham, pese a un discreto average ofensivo (.243), ha producido con nueve jonrones y 37 remolcadas.

No hay razón para pensar que ellos se caerán en la segunda mitad de la temporada, así como tampoco hay motivos para creer que Alexei Ramírez vaya a estar por debajo de los números que cosechó en el primer lapso, sino todo lo contrario, en esta parte final están todas las condiciones dadas para que el campocorto cubano arrase con su bate.

No hay que olvidar que Paul Konerko continúa en una sólida campaña ofensiva, demostrando por qué es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas. En estos momentos tiene .329 de promedio, con 14 jonrones y 42 impulsadas.

Tampoco podemos obviar el aporte que le han dado a los Sox tanto Alejandro De Aza, como primer bate, siendo la bujía que enciendo la ofensiva, y Dayán Viciedo, en la parte media baja del line up.

De Aza tiene un promedio de embasado de .351 y 15 bases robadas. Mientras que Viciedo tiene 14 cuadrangulares y 39 carreras impulsadas.

Fuero ellos lo que impulsaron al equipo en la primera mitad, en la que la novena fue la quinta que más carreras anotó (409) y la cuarta con más cuadrangulares (103). Para la fase que se inicia hoy contarán desde el arranque con Youkilis, quien viene de ser el jugador de la última semana y quien como dijimos cuando lo Medias Blancas lo consiguieron en el cambio con los Medias Rojas, será una pieza clave, por su experiencia, calidad, su energía y ese conocimiento que tiene para triunfar y ganar.

Así se presentan los Sox para la segunda parte de la temporada, en la que salir bien de lo que resta de julio será un gran paso, ya que 15 de los 18 juegos serán fuera de casa y contra los Reales de Kansas City (3), los Medias Rojas de Boston (4), los Tigres de Detroit (3), los Rangers de Texas (3) y los Mellizos de Minnesota (2).

Una dura serie ante Boston

Chicago.- Fue dura esta serie en casa, contra los Medias Rojas de Boston, no hubo respuestas para ese equipo en los dos primeros juegos, en los que su ofensiva fue muy superior y en el tercero nuestros maderos no pudieron ante Jon Lester, pese a lo que se necesitaba para ganar era lo mínimo, por el gran trabajo de Jake Peavy, pero que va, no se pudo.

Sin embargo, hoy, en el último encuentro de la serie Gavin Floyd se lució con su mejor presentación de la temporada y una de las más sólidas de su carreras, al completar seis entradas sin hits ni carreras, por primera vez en sus nueve años en Grandes Ligas.

Ese trabajo de Floyd salvó que los Medias Blancas fueran barridos ante los Medias Rojas, que llegaron a Chicago encendido, inspirados por primera vez en la temporada, luego de ese mal arranque de campaña.

Lo importante de la labor del derecho de los Medias Blancas fue que sirvió para reivindicar el pitcheo del equipo, así como el día anterior lo hizo Peavy, solo que en esta ocasión sí contó con el apoyo de los bateadores, que hicieron lo mínimo para respaldarlo y enrumbar la victoria de la novena, que tenía cinco derrotas en fila, su cadena más larga de la temporada.

La misión no era fácil para los muchachos de Robin Ventura, porque nada les había salido en esta serie y, además, no contaron con el mejor bateador del equipo, Paul Konerko, quien presentó molestias en el cuello.

Pero ante a ausencia de Konerko, Alex Ríos y Adam Dunn se hicieron cargo de la ofensiva del equipo para ligar en los momentos oportunos y con la mínima producción fabricar las carreras suficientes –cuatro- para obtener esta victoria y volver a colocar el récord del equipo en .500, luego de haber quedado por debajo de ese porcentaje tras la derrota del sábado.

El pitcheo, pese a sus variantes, que han sido pocas en este primer mes de campaña, se ha mantenido como el principal soporte de los Medias Blancas y se espera que así sea, pero se necesita que la ofensiva produzca un poco más, quizás no en cantidad sino en calidad, que ligue cuando hay corredores en las almohadillas y, especialmente, en posición anotadora. Ese ha sido el principal inconveniente hasta estos y recuerden, que aún así, todavía el equipo está luchando por el primer puesto de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas pueden asaltar nuevamente el comando de la división ganándole la próxima serie que disputarán aquí en casa, en el U.S. Cellular Field, ante los Indios de Cleveland, en estos momentos los punteros de la llave, por un juego de diferencia. Así que con todo ante ellos.

El dulce momento de Peavy, Ríos y Dunn

Chicago.- Que bueno es ver jugando a los Medias Blancas de la forma en la que lo han estado haciendo y, más aún, ver cómo jugadores como Jake Peavy, Alex Ríos y Adam Dunn han estado rindiendo para la causa de Chicago.

Desde antes de iniciar la temporada les habíamos mencionado la importancia que esos tres hombres iban a tener para el equipo en este 2012, y pese a que todavía falta mucho camino por recorrer es positivo y alentador verlos contribuyendo de la forma en la que lo han estado haciendo en cada una de las áreas del juego.

Peavy, repetimos, es el lanzador que debe encargarse de comandar el staff de abridores, porque es quien tiene la jerarquía y las credenciales para hacerlo, además de la actitud.

Ha sido eso justamente lo que ha estado haciendo el derecho, que por primera vez en mucho tiempo está completamente sano, de allí los resultados positivos que ha estado obteniendo en el inicio de esta campaña, en la que ya lleva tres victorias en cuatro presentaciones, todas de calidad y de buen nivel para el equipo, que ha ganado todos los encuentros en los que él ha lanzado.

Peavy ha sido el mejor iniciador de los Medias Blancas en lo que va de temporada, sin contar el juego perfecto que lanzo Philip Humber claro, y eso se ha visto en la lomita y se comprueba con los números que ha dejado en sus cuatro presentaciones, en las que acumula ya 28 entradas y dos tercios de labor, en los que ha ponchado a 26 hombres y ha dado cuatro bases por bolas, solo ha aceptado seis carreras y su efectividad es de 1.88.

El derecho, quien está en su último año de contrato con los Medias Blancas, se encuentra entre los líderes de triunfos (empatado en el primero con tres), de efectividad (cuarto, con 1.88), ponches (quinto, con 26), primero en whip (0.73) y primero en aperturas de calidad (4); además es tan solo uno de dos pitchers que este año han logrado juegos completos con blanqueadas, él lo hizo anoche ante los Atléticos de Oakland. El otro es, obviamente, Humber.

Eso es lo que se ha requerido de Peavy desde que llegó al equipo en el 2009 y finalmente lo estamos viendo. Eso, sin duda, le da un impulso grande a los Medias Blancas en este inicio.

Ojalá y ese ritmo, esa forma en la que se ha mostrado Peavy se pueda mantener durante toda la temporada, con sus variante claro. De ser así, todas las expectativas de las cosas buenas que pueden pasar en este 2012 aumentarán todavía más.

 Los casos de Ríos y Dunn

De la misma forma en la que ha lucido bien desde el montículo Peavy, lo han hecho Alex Ríos y Adam Dunn en su trabajo ofensivo, especialmente en la última semana.

Ríos está viviendo su mejor momento dentro del terreo de juego en más de un año. Sí, el jardinero derecho de los Medias Blancas no atravesó por una racha como la que está viviendo ahora en todo el 2011.

El puertorriqueño es el bateador de Chicago con la cadena de juegos con al menos un hit más larga en el 2012, es de 11 y se mantiene viva.

Ríos le ha estado dando bien a la bola, ha estado siendo oportuno y eso se ha visto en la ayuda que le ha brindado al equipo. Además se nota que está disfrutando de este buen momento, su lenguaje corporal y su actitud emanan confianza, seguridad.

El jardinero es el sexto mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .360. Es la primera vez desde el tres de agosto del 2010, que coloca su average por encima de .300.

Ríos además tiene dos encuentros seguidos conectando al menos tres incogibles, primera vez que lo logra desde el 2008, cuando aún pertenecía a los Azulejos de Toronto.

Dunn poco a poco ha ido retomando su nivel, trayendo al home plate a todos los compañeros que se ha estado encontrando en las almohadillas. También le han comenzado a salir los cuadrangulares.

Este es, sin duda, el Adam Dunn que se esperaba el año pasado, en el que registró su peor campaña en las mayores. Es este el Adam Dunn que se quería ver para esta campaña y que hasta el momento ha cumplido con el compromiso.

Es Dunn el quinto mejor impulsador de la campaña, con 14; es séptimo en dobles, con seis, noveno en jonrones, con cuatro, y tercero en extrabases, con diez. Ah, también es líder en ponches, por eso al igual que los cuadrangulares, las carreras impulsadas y las bases por bolas han sido parte de su juego durante su carrera.

El Gigantón de los Medias Blancas no llegó a alcanzar todos esos registros en el 2011, sino hasta el juego 31. En este 2012 lo ha hecho en apenas 15 partidos.

Lo ideal sería que todos estos hombres mantuvieran su nivel, sin alteraciones durante toda la temporada, pero eso no será así, lo importante es que puedan ser consistentes en su producción y que la confianza que han ganado con este buen inicio la conserven a lo largo de los 145 juegos que aún faltan.

Se cumplió en la apertura en casa

Chicago.- Respondieron. Los Medias Blancas respondieron hoy al compromiso de inaugurar la temporada en su casa, el U.S. Cellular Field, con una victoria, que no fue cualquier victoria, fue una ante los Tigres de Detroit.

Los muchachos que comanda Robin Ventura, se contagiaron del ambiente en el estadio, del apoyo de su afición y de ese buen momento que vienen registrando desde el primer día de la campaña.

Desde la mañana la atmósfera en el parque era de alegría, de fiesta, por ello se le veía a los jugadores contentos y al propio manager, Ventura, sonriendo a cada momento durante la rueda de prensa, en la que estuvieron 32 periodistas.

Todo ese buen ambiente, en el que incluso hubo conversaciones amenas entre Robin y Jim Leyland, el manager de los Tigres, se desenvolvieron los Medias Blancas, sin importar que el rival que tenían al frente para abrir la temporada en su casa era ese temible equipo supuesto a liderar la división y que el año pasado nos hizo añicos.

Jake Peavy se montó en la lomita y se comportó como un as, como el que se espera que sea esta campaña, no se intimidó ante sus rivales ni se desconcentró ante la viveza de éstos, principalmente de Miguel Cabrera, quien en el primer inning y luego de que el derecho ponchó a los dos primeros bateadores, mandó a revisar la caja de bateo, que no estaba alineada con el home plate.

Esa situación, sin embargo, no afectó a Peavy, quien retiró a los primeros diez rivales que enfrentó, lo que le puso más sabor al ambiente de fiesta en el U.S. Cellular Field.

Pero fue Dayán Viciedo quien le puso la pimienta al juego, el punto de sazón exacto para terminar el día con la celebración que se debía.
El cubano bateó el jonrón que abrió el marcador y luego hizo la atrapada que preservó la victoria y que quedó grabada en la memoria de todos. Si esa atrapada de cabeza en el jardín izquierdo, en el séptimo inning era por la que se celebraba y por la que los aficionados le daban gracias a Dayán.

Y es que esa es la manera para comenzar una temporada en casa, con entrega y buen beisbol. Esos mismos ingredientes que mostraron hoy los Medias Blancas, que ya tienen tres victorias consecutivas y cuatro en seis juegos.
Los muchachos de Robin cumplieron.

Apostamos a Danks

Glendale.- Una de las interrogantes con las que comienzan todos los años el spring training es la de quién será el pitcher que abrirá la temporada por el equipo.

En el pasado esa pregunta se podía responder fácilmente al tener a Mark Buehrle, pero este año fue distinto, porque para esta temporada el zurdo no estará con los Medias Blancas.

Por ello la incertidumbre y la expectativa por el anuncio del pitcher abridor del Opening Day era mayor.

Muchos se rumoreó acerca de que si sería Jake Peavy, Gavin Floyd o John Danks, quien finalmente fue el elegido por el manager, Robin Ventura, con quien celebramos su elección.

Danks ha sido uno de los lanzadores más consistentes y dominantes de los Medias Blancas en los últimos años –sacando el anterior, en el que sus números se vieron afectado por un poco de mala fortuna, al no contar con el respaldo de sus compañeros, tanto a la ofensiva como a la defensiva, en muchos encuentros-.

Esa forma en la que se había venido desarrollando el zurdo, nativo de Austin Texas, lo colocaba como el lógico candidato para iniciar la temporada por el equipo y ser el hombre encargado de comandar a la rotación.

El zurdo está en Grandes Ligas desde el 2007 y desde ese año ha lanzado en 150 juegos, en los que ha acumulado 917 entradas y ha dejado récord de 54 victorias y 56 derrotas. Su efectividad ha sido de 4.03.

Quizás con esos registros Danks no deslumbre, pero hay un factor que no se ve en los números, y es la garra y entrega que tiene por la camiseta de los Medias Blancas cuando está sobre la lomita y tiene la bola en su mano.

Esos aspectos junto a la extensión de contrato que la organización le dio (5 años y 65 millones de dólares) eran suficientes para pensar que era él quien debía comenzar la temporada por el equipo y así será.

Confiamos en que Danks hará un gran trabajo, no solo el día inaugural, el seis de abril ante los Rangers de Texas, en Arlington, sino como el caballo de batalla y guía de los Medias Blancas en esta temporada. Por ese celebramos que designación.

Buen momento

Chicago.- Bueno amigos ya estamos de vuelta. Luego de unos días en los que nuestros blog estuvo en mantenimiento, debido a unos cambios que estaba realizando Major League Baseball a su plataforma web, volvemos.

Y la verdad es que no hay mejor forma para regresar que esta, con los Medias Blancas de Chicago viviendo su mejor momento de la temporada.

Sí amigos, fanáticos, seguidores y amantes de los ChiSox, el equipo está jugando su mejor pelota en lo que va de campaña y eso se ha reflejado en nueve victorias en los últimos 12 encuentros.

Los Medias Blancas finalmente se sacudieron esa nube negra que tuvieron encima casi todo el primer mes de temporada y ahora han comenzado a subir en la tabla de posiciones. Ya están a ocho juegos del primer lugar y a tres del segundo.

El conjunto que dirige Ozzie Guillén viene de hacer su trabajo ante los Indios de Cleveland, los líderes de la División Central de la Liga Americana, al barrerlos en la serie de dos encuentros que sostuvieron entre miércoles y jueves en el U.S. Cellular Field.

Esas dos victorias, por la forma en las que ocurrieron tienen un valor importante; además de que fueron contra un rival directo en su división.

El primer triunfo fue con gran trabajo de Jake Peavy, quien lanzó nueve innings en blanco, en los que aceptó tres hits y ponchó a siete hombres. El segundo fue producto de la buena producción de la ofensiva que fabricó ocho carreras, por primera vez desde el nueve de mayo.

Eso es lo que se espera de los Medias Blancas esta campaña, que los lanzadores realicen una sólida y destacada labor, como bien lo han venido haciendo, y que la ofensiva produzca carreras en cantidad y de forma consistente, así como lo ha hecho desde la semana pasada.

Y es que sí amigos, el despertar de los Ozzie Boys comenzó en la última gira que hicieron por el Oeste y en la que visitaron a Seattle, Anaheim y Oakland. Contra los equipos de esas ciudades se ganaron seis de los nueve juegos que se disputaron.

Ahí se prendió todo, producto también de los movimientos que realizó el manager Ozzie Guillén en la alineación y entre los que está la inclusión de Omar Vizquel, quien le ha dado esa chispa, esa dinamismo que el conjunto necesitaba.

Que ¿cómo lo ha hecho? Pues bien, jugando inteligente, para el equipo, tomando turnos de calidad, moviendo a los corredores, tocando la bola y anticipando las jugadas. Eso solamente lo da la experiencia.

Pero es verdad, Vizquel no ha sido la única causa de este despertar, hay que darle crédito también a A.J. Pierzynski, el bateador más caliente, a Paul Konerko, quien ha mantenido su buen ritmo ofensivo, a Adam Dunn, quien ha ido ajustando su swing, y a Alexei Ramírez, quien ha ligado batazos importantes y decisivos.

Además en conjunto todos han comenzado a producir con hombres en las bases, con hombres en posición anotadora, que es lo más importante. Eso no se estaba haciendo antes. De ahí los resultados actuales y aún falta que se prenda realmente Dunn y se activen Juan Pierre y Alex Ríos.

Sin embargo, no todo se debe a la ofensiva, aunque en ella obviamente ha estado el mayor cambio. El pitcheo si antes había estado bien, ahora ha funcionado mucho mejor.

El bullpen llegó a lanzar 23 entradas y un tercio sin aceptar carreras, antes de que ayer Tony Peña recibiera un jonrón en el noveno inning.

En esa buena labor del staff de relevo destaca Sergio Santos, el mejor relevista de Grandes Ligas en lo que va de temporada, no en vano su efectividad es de 0.00; pero también hay que darles crédito a Jesse Crain y a Matt Thornton, quien luego de haber ajustado su brazo para corregir el nefasto inicio de campaña que registró, se ha visto sólido.

También hay que señalar a los abridores y a un hombre que cuando regreso señalamos (aquí pueden chequear el post: http://bit.ly/jRKOHU ) como una gran influencia para el equipo, hablamos de Jake Peavy, quien en su última presentación registró el mejor trabajo realizado por un iniciador de los Medias Blancas en este 2011.

No hay que olvidar a Phil Humber, quien ha sido el más consistente abridor de la novena, ni a Mark Buehrle ni a Gavin Floyd, solo falta que John Danks consiga respaldo ofensivo y ajustes unas piezas y que Edwin Jackson sea más constante y regular en sus trabajos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.