Archive for the ‘ Dailies ’ Category

El valor y el handicap de A.J. Pierzynski

Chicago.- A algunas personas y aficionados
puede que no les guste A.J. Pierzynski, el receptor de los Medias Blancas de
Chicago. Incluso muchos llegan a odiarlo.

Pero hay unos
tantos más que lo aman, que ven en él todos sus defectos, pero también todas
sus virtudes y de allí su identificación con el careta de 34 años de edad.

A.J. es un
jugador que puede despertar cualquier tipo de pasiones a favor y contra, pero
del que nunca se puede ni se podrá dudar su esfuerzo y trabajo para ser cada
día mejor y para entregarle hasta la última gota de sudor a su equipo.

Siendo un
catcher de limitadas condiciones defensivas, pero que sabe llamar bien los
juegos y lograr que los lanzadores confíen en él, A.J. se ha convertido en uno
de los peloteros más inteligentes y aguerridos de los Medias Blancas.

Pierzynski es
uno de los hombres que maneja el ánimo interno de los ChiSox, que impulsa a sus
compañeros a dar el máximo como él lo hace, que defiende la camiseta y no deja
que nadie la ofenda sin antes vérselas con él.

Eso ha hecho
de A.J. uno de los jugadores más querido por la afición de los Medias Blancas,
que solo ve lo que él hace dentro del terreno de juego durante las dos horas y
media de los encuentros.

Nosotros
hemos tenido la oportunidad de observarlo mucho más, de ver cómo luego de una
nefasta jornada defensiva regresa al estadio al día siguiente y es el primero
en salir terreno para trabajar en los bloqueos de pitcheos contra el suelo y
así evitar wildpitch; también para corregir la posición de sus pies y la
velocidad en sus movimientos a la hora de intentar sacar outs a los corredores
que le salen al robo de una base.

Ese trabajo
no se ve en los juegos, en buena parte porque no se refleja en la actuación de
Pierzynski, quien sí, repetimos, es quizás uno de los receptores más limitados
en esos aspectos.

Este año solo
ha logrado retirar a tres de los 28 hombres que le han tratado de estafar una
almohadilla. Su porcentaje en ese apartado del juego es el peor entre los
caretas de la Liga Americana, con porcentaje de .107, en base a mil.

Tal situación
no es nada buena ni para él ni para los Medias Blancas de Chicago. A.J. lo sabe
y por eso trata cada días más de corregirla.

Sin embargo,
y más allá de ese esfuerzo diario para ser mejor detrás del home, A.J. compensa
esas deficiencias con un buen llamado de los juegos. Cuando él está catcheando
los lanzadores de los ChiSox registran efectividad colectiva de 3.95, la sexta
mejor entre los 14 conjuntos del joven circuito.

También cubre
sus deficiencias detrás del home con un buen trabajo ofensivo, sin llegar a ser
un bateador sobresaliente, pero él sabe mover a los corredores, sabe sacarle
pitcheos a los contrarios, sabe cómo hacer contacto con la bola, sabe tocar la
bola exitosamente y, por lo general, sus conexiones son oportunas.

Esta campaña
con hombres en las bases su promedio al bate es de .360, el mejor para un
bateador de la novena. Con corredores en posición anotadora es de .323, el
tercero más elevado del equipo solo detrás de Juan Pierre (.333) y Paulo
Konerko (.324).

En esos dos
renglones entre los receptores de la Liga Americana está ubicado en el primer y
segundo lugar, respectivamente. Con hombre en posición anotadora solo lo supera
Matt Wieters, de los Orioles de Baltimore, con promedio de .571.

Pero quizás
ni sus llamados ni su ofensiva sea tan valioso como su motivación dentro del
clubhouse, en el dugout y en el terreno de juego.

A.J. es de
esos peloteros que siempre sabe qué decirle a sus compañeros para
incentivarlos, para exigirles esfuerzo y compromiso, para alentarlos.

Él es uno de
los hombres más positivos del conjunto, a quien no le gusta perder ni fallar,
por eso siempre se le puede ver molestos luego de cualquiera de esas dos
situaciones. Por ese ímpetu es respetado y amado por sus compañeros y los
fanáticos. Por esa misma actitud es odiado por los rivales.

Por todo
ello, es que A.J. Pierzynski sin tener estatus de estrella y mucho menos de
súper estrella ha logrado mantenerse como una de las figuras de los Medias
Blancas, pese a sus deficiencias.

Pero al final
nadie es perfecto, lo que importa es tu actitud, el trabajo y el esfuerzo que
hagas para ser cada día mejor y hacer mejor a los que están contigo, y eso es
lo que hace A.J. dentro de los Medias Blancas.

Regresa Jake Peavy

Chicago.- Finalmente amigos, hoy, se consumará
el regreso de Jake Peavy al montículo, con el equipo de Grandes Ligas de los
Medias Blancas de Chicago.

Luego de una cirugía
experimental para corregirle y pegarle el musculo dorsal posterior derecho, que
se le desprendió el seis de julio de 2010, en un encuentro contra los Angelinos
de Los Ángeles; y de un par de recaídas en su proceso de rehabilitación, Peavy
se unirá a la rotación de la novena de Ozzie Guillén, para hacerla más profunda
y sólida.

El lanzador
derecho, que en el 2007 fue el ganador del Cy Young en la Liga Nacional, cuando
jugaba con los Padres de San Diego, estará realizando esta noche su primera
apertura de la temporada y para ella se tiene estipulado que haga entre 90 y
100 pitcheos como máximo.

El coach de
lanzadores de la novena, Don Cooper, así como el manager, Ozzie Guillén,
llevarán con cuidado a Peavy durante sus primeras presentaciones, para evitar
que se vuelva a lesionar.

Recuerden que
si bien él ya está apto para pitchear en Grandes Ligas, porque viene de
realizar cinco presentaciones en las menores, las últimas dos sin contratiempos
luego de sentir dolor en la zona de la que fue operado en el pasado mes de
julio, la exigencia de este nivel es mayor y nadie quiere que por su esfuerzo e
intensidad tenga una recaída.

Estamos
hablando de alguien en quien el equipo tiene muchas esperanzas y expectativas y
que sobre de la lomita es realmente un perro bravo, que constantemente está
batallando y esforzándose para dar lo mejor de sí y ganar.

El regreso de
Peavy, además de reforzar la confianza del equipo, por hacerlo sentir completo,
no solo dentro del terreno sino fuera de él, debido a su aguerrida y
contagiante actitud, hará aún más interesante la estrategia de Guillén y Cooper
al implementar una rotación de seis hombres.

En ese staff estarán,
como desde el principio de la temporada lo han estado: Mark Buehrle, Edwin
Jackson, John Danks, Gavin Floyd y Phil Humber, el causante de que se adopte
esta medida, debido a su trabajo y desempeño, el mejor entre los iniciadores de
la novena.

En uno de los
últimos post que publicamos (¿Rotación de seis?) explicamos los pros y los
contras que puede tener la nueva estrategia del equipo, aquí les colocamos el
link para que lo revisen: http://bit.ly/lhiubh

Tras la buena
noticia que significa el regreso de Peavy ha pasado desapercibido el movimiento
que hizo el equipo para inscribirlo en el roster de 25.

Los Medias
Blancas tuvieron que enviar a ligas menores a Jeff Gray, uno de sus relevista
intermedio y de los hombres que mejor lo venía haciendo en el bullpen (2.70 de
efectividad en 113 entradas y un tercio de labor acumulados en seis encuentros).

El descenso
de Gray no representa ningún problema -por lo menos en apariencia- y mucho
menos si lo haces para agregar a Peavy, pero significa que el equipo tendrá un
hombre menos en el bullpen, en ese relevo largo, que ahora tendrá que ser
asumido por Tony Peña, quien ha venido desempeñando esa función durante los
últimos años de su carrera, y por Chris Sale.

Eso deja a
Will Ohman en su puesto de zurdo situacional, a Matt Thorton como el setup y a
Sergio Santos como el cerrador.

Todos estos
roles los asumimos por la forma en la que Ozzie ha venido utilizando a estos
lanzadores durante la temporada, porque recuerden que él aún no ha dado ninguna
oficialización, más allá de la de Peña y Ohman.

Post juego:

  • Jave Peavy tuvo un buen regreso a Grandes Ligas, al trabajar seis entradas, en las que aceptó siete hits y cuatro carreras; ponchó a cuatro hombres y no dio boletos. Realizó 87 pitcheos de los cuales 64 fueron en strike. Sin embargo, no tuvo decisión.
  • El derecho mostró buena velocidad en su recta, que estuvo rondando las 90 millas por horas. También mostró buen control de la zona de strike y dominio de sus pitcheos. Su apertura fue muy positiva.
  • Adam Dunn consiguió su primer juego de la temporada con más de dos incogibles, logró cuatro igualando la mayor cantidad para un encuentro en su carrera. Uno de los incogibles fue su cuarto jonrón con el uniforme de los Medias Blancas.
  • Con su cuadrangular Dunn igualó a Yogi Berra en el puesto 74 de todos los tiempos del beisbol de Grandes Ligas, con 358.
  • Omar Vizquel avanzó al puesto 95 en la lista de los jugadores con más dobles en la historia de Grandes Ligas, con 446. El venezolano logró su conexión de dos bases en el octavo inning, en el que impulsó a Alex Ríos para la segunda carrera del equipo.
  • A.J. Pierzynski aceptó tres robos de bases y en lo que va de temporada solo ha podido sacar a tres de los 28 corredores que le han salido al robo.
  • Sergio Santos llegó a 17 innings sin permitir carreras en la temporada, al trabajar dos entradas ante los Angelinos. Fue el ganador del juego.
  • Primera vez en la temporada que los Medias Blancas ganan dos serie de forma consecutiva.
  • Matt Thornton logró su primer juego salvado de la campaña en cinco chances.
  • Los Medias Blancas dejaron su récord en 4-3 en juegos terminados en extra innings.

Llegan las victorias

Chicago.- Hace algunos días escribimos que
ningún equipo se ve tan mal como cuando pierde ni tan bien como cuando gana.

Cuando
colocamos esa máxima del beisbol, los Medias Blancas atravesaban por su peor
momento de la temporada. Ahora, con tres victorias de forma consecutiva, por
primera vez en la campaña, el equipo comienza a mostrar un rostro diferente.

Los
resultados positivos para el conjunto que dirige Ozzie Guillén han comenzado a
salir, por lo menos ha sido así en los últimos días, y debieran seguir produciéndose
ya de manera más consistente y seguida en lo que resta de temporada. Recuerden
que los Medias Blancas tienen la calidad y el talento de sobra para pensar en
logros grandes e importantes. Pero todo a su tiempo, demos un paso a la vez.

Las tres
victorias en fila que han hilvanado los South
Siders
han servido para ganar parte de la confianza perdida y propiamente cuestionada
durante las últimas semanas, y para ratificar lo que veníamos diciendo desde
hace algunos días (aquí el post http://bit.ly/mIZvhT), en relación a la mejoría
que veníamos apreciando en el aspecto ofensivo del equipo, que fue la gran
deficiencia que se tuvo en el pasado reciente.

No hay duda
de que ha habido un encendido por parte de los bateadores de los Medias Blancas
y, como lo esperábamos, por lo que habíamos apreciado, ha sido en cadena. Alex
Ríos, Gordon Beckham, Brent Morel y Adam Dunn han comenzado a producir y a unirse
a Paul Konerko y Carlos Quentin, los únicos dos que han tenido un alto desempeño
desde el inicio de la campaña.

Ahora hay que
mantener el momento y lograr regularidad y consistencia. Ese es el próximo paso.

Ya todos
dentro del equipo saben lo bajo que pueden caer, ya tocaron fondo. Ahora es el
momento de que la maquinaria, engranada, comience a andar y recuperar parte del
terreno perdido.

Lo importante
es que la confianza está de vuelta, que los triunfos han empezado a llegar y
las sonrisas vuelven a mostrarse con mayor naturalidad.

Es hora de comenzar a saborear victorias.

Post juego:

  • Los Medias
    Blancas lograron su tercer blanqueo de la temporada y segundo en los últimos
    tres días.
  • Carlos
    Quentin tiene 36 hits en la temporada y 23 son extrabases. Es el líder de ese
    departamento en Grandes Ligas.
  • Los Medias
    Blancas abandonaron el último lugar de la División Central de la Liga
    Americana, con el triunfo 8-0 sobre los Angelinos de Los Ángeles.
  • En los tres triunfos en fila del conjunto la ofensiva ha conectado más de diez hits, la cadena más larga de la temporada.

Regalo del día de las madres

Chicago.- En este día de las madres, en el que
todos los peloteros de los Medias Blancas de Chicago, así como todos en Grandes
Ligas, vistieron prendas y utilizaron artículos rosados para honrar a las mamás
en su fecha, el equipo consiguió un importante triunfo ante los Marineros de
Seattle, que le da su primera serie ganada desde la que tuvieron ante los Rays
de Tampa Bay, entre el siete y el diez de abril.

Como lo hemos
venido diciendo en la última semana la novena que dirige Ozzie Guillén ha
mejorado, ha estado jugando una mejor pelota y finalmente en los dos últimos
días se han obtenidos resultados positivos.

¿Es este el
definitivo arranque de esa maquinaria que tienen los Medias Blancas para este
año?

Con apenas
dos victorias seguidas, por primera vez desde el 25 y 26 de abril, cuando se
hizo en el Yankee Stadium ante los Yanquis de Nueva York, pareciera aún muy
temprano sentenciarlo. Pero si no es éste, tengan por seguro que está muy
cerca, porque el progreso ofensivo que se ha apreciado en las últimas jornadas,
más allá de la de ayer y la hoy, en las que se ganó, es significativo y augura
que vendrán buenos y mejores tiempos.

En estos dos
triunfos que obtuvo el equipo en Seattle, donde no pudieron ganar los tres juegos
que disputaron porque el viernes se enfrentaron al ganador del Cy Young en el
2010, Félix Hernández, los Medias Blancas conectaron 17 y 12 incogibles,
respectivamente. Desde hace exactamente un mes la ofensiva no conseguía
partidos consecutivos de diez o más hits.

Pero más
importante que ese hecho global es saber que hombres como Alex Ríos, Gordon
Beckham y Brent Morel han comenzado a conectar mejor la bola, a tener más
turnos de calidad y, especialmente en el caso del puertorriqueño, los batazos
han comenzado a caer.

Desde el 30
de abril hasta hoy, incluyendo esta jornada, Ríos batea para .375 (32-12), con
siete carreras anotadas, cinco remolcadas y tres jonrones. Eso en ocho juegos.

Esa reacción
de su ofensiva es una de las claves que ha estado esperando el equipo y con la
cual se está contando para impulsar y elevar el nivel de la novena en este
2011.

Lo más
importante en cuanto al puertorriqueño es lo amplio que sus habilidades hacen
su juego, ya que no solo es un hombre que puede dar jonrones, sino que puede
batear hacia los callejones y sabe cómo correr y robar bases. Tener todas esas
cualidades en un pelotero que está en medio de la alineación hace que esta sea más
dinámica.

Junto a Ríos,
como lo dijimos, también está Beckham, quien desde el primero de mayo tiene
promedio de .368, con cinco carreras anotadas, una remolcada y dos dobles.

Morel es otro
de los jugadores que ha dado señales de un despertar con el madero.

El tercera
base tiene registro ofensivo de .333 desde el 28 de abril.

¿Por qué es
tan importante esa reacción de Beckham y Morel?

Pues, porque
siendo los hombres pequeños del equipo, en los que no está la responsabilidad
de fabricar carreras, su aporte contribuye a que el conjunto pueda tener más
hombres en las bases, en que el manager, Ozzie Guillén, pueda mandar a ejecutar
múltiples jugadas y no esté atado al batazo grande. Además mientras mejor
conecten la bola y les salgan los hits, los pitchers contrarios estarán más
comprometidos a lanzarle mejor a sus compañeros, porque ya ellos no son outs
fáciles.

Es como un
ciclo, una espiral, en el que el bien de la menor pieza hace andar, con mejor
rendimiento y provecho, a toda la maquinaria.

Así, hoy, los
Medias Blancas de Chicago le dieron el mejor regalo a las madres en su día: una
victoria que aviva la confianza y el optimismo.

Post juego:

  • Paul Konerko
    logró su primer juego de cinco hits en la temporada y el tercero en su carrera.
    El primera base ligó de 5-5, con un doble y una carrera anotada.
  • Sergio Santos
    consiguió su primera victoria de la campaña, en una labor de dos entradas, en
    la que dio una base por bolas y ponchó a tres. Llegó a 15 innings sin aceptar
    carreras. Su efectividad en la temporada está inmaculada (0.00).
  • Los Medias
    Blancas han triunfado en juegos seguidos este año solo en cuatro ocasiones.

  • Antes de
    ganar esta seria frente a los Marineros de Seattle, Chicago había perdido seis
    de sus últimas siete y en una quedó igualado.

¿Rotación de seis?

Chicago.- En el beisbol actual aún no se ha visto a un equipo de Grandes Ligas con una rotación de seis pitchers abridores.

¿Se decantarán los Medias Blancas de Chicago por esa estrategia? Ya veremos.

La interrogante surge ante el inminente regreso de Jake Peavy, luego de casi un año de rehabilitación, tras la operación a la que fue sometido debido al desprendimiento de un músculo dorsal.

Él podría iniciar el encuentro del próximo miércoles, ante los Angelinos de Los Ángeles.

Los Medias Blancas cuentan en estos momentos con una rotación de cinco hombres, compuesta por Mark Buehrle, Edwin Jackson, John Danks, Gavin Floyd y Phil Humber, quien ocupa el lugar que en teoría sería el de Peavy y quien además ha sido el más efectivo y dominante abridor del equipo en las primeras seis semanas de la campaña.

La posibilidad de ver a ese staff de seis iniciadores la ha puesto sobre la mesa el mismo coach de pitcheo de la novena, Don Cooper, ante el trabajo que ha realizado Humber, así como por la jerarquía y desempeño de Buehrle, Jackson, Danks y Floyd, quienes no serán cambiados de sus roles.

El agregarle a Peavy a la rotación de los Medias Blancas, tal cual está, más allá de lo llamativo de la situación, genera una serie de consideraciones que, desde luego, el cuerpo técnico del equipo está evaluando antes de tomar una decisión final.
Aquí mencionaremos algunas de ellas.

1.- Con un lanzador más el tiempo de descanso para cada uno de los otros abridores será mayor, ya que en vez de cuatro días serán cinco los que tendrán entre cada una de sus salidas. Esto podría ser favorable, ya que por sí solo representa una mayor oxigenación y tiempo de recuperación para todos los brazos. Sin embargo, habría que ver cómo reaccionan y se ajustan a este nuevo esquema y plan de trabajo.

2.- En vez de restarle profundidad a una de las partes más sólidas que ha mostrado el equipo esta campaña, como lo es el pitcheo abridor, agregas. Ojo, hay que ver cómo regresa Peavy.

3.- Mantener a Humber en la rotación es un seguro ante cualquier eventualidad con algunos de los otros iniciadores. Recuerden que en este deporte las lesiones están en cualquier parte, más si eres lanzador. Es más fácil, si en algún momento llegase a haber un inconveniente, reajustar tu rotación de seis a cinco, que sacar del bullpen a un hombre que antes había sido abridor y que luego lo empleaste como relevista para volver a convertirlo en iniciador.

Como el manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, bien lo ha dicho, el equipo tomará la decisión que más le convenga y favorezca. 

Para nosotros luce atractiva la rotación de seis lanzadores, pero es una prueba a la que hay que ir sabiendo los diferentes resultados que de ella se pueden desprender.

Obviamente, lo más seguro, la decisión menos arriesgada es la de mantener a un staff de cinco iniciadores. Pero ¿se sacrificará a quien ha sido el mejor?

A continuación las estadísticas de los abridores de los Medias Blancas en el 2011, tomadas del portal de Espn:

NAME

GP

GS

W

L

IP

H

ER

BB

SO

WHIP

ERA

Philip Humber

6

6

2

3

37.1

23

11

10

25

0.88

2.65

John Danks

7

7

0

5

47.0

49

20

14

36

1.34

3.83

Mark Buehrle

7

7

2

3

45.1

50

22

14

22

1.41

4.37

Gavin Floyd

6

6

3

2

41.0

37

20

10

38

1.15

4.39

Edwin Jackson

7

7

2

4

43.1

49

24

18

34

1.55

4.98

Totals

33

33

9

17

214.0

208

97

66

155

1.28

4.08

Momento difícil

Chicago.- El golpe de ayer, con ese no hit no
run de Francisco Liriano, fue noble y, sin duda, movió algunos cimientos dentro
de los Medias Blancas, en especial dentro de los peloteros.

Hoy, aunque
batallaron, no pudieron quitarse de encima ese balde de agua fría que les cayó
hace menos de 24 horas y que mostró la cara más fea de la ofensiva del equipo,
más allá, obviamente, del buen trabajo del dominicano y de la defensa de los
Mellizos de Minnesota.

Los maderos
de los Medias Blancas no encuentra la fórmula para despertar de una vez por
todas y ser consistentes, ajustados a las expectativas, que se basan en los
antecedentes de hombres como Adam Dunn, Paul Konerko, Carlos Quentin, Alexei
Ramírez, Alex Ríos y Juan Pierre, quienes son los encargados de llevar la
batuta en ese aspecto del juego, tanto por su experiencia como por sus
condiciones.

Hasta ahora
solo hemos vistos focos intermitentes y aislados de esa esperada reacción, que
ya tiene 21 juegos sin llegar y que comienza a desesperar.

Sí, ya los
cuestionamientos individuales acerca del talento de cada uno de los hombres de
la ofensiva comienza a borrar de algunos rostros y cuerpos la confianza. Y
quizás ahí esté el riesgo más grande de toda esta situación, porque claro que
los Medias Blancas tienen el talento para revertir este inacabable momento y de
darle vuelta a ese récord de 11-21, que poseen en este instante. Pero si dejan de
confiar en ellos mismo la situación será mucho más complicada.

El manager,
Ozzie Guillén, lo sabe y por eso en ningún momento, pese a su impotencia y
frustración, ha dejado de respaldar a sus peloteros, de darle oportunidades y
alentarlos. Él mejor que nadie sabe que no puede dejar el ambiente en el equipo
se le venga abajo.

En cuanto a
lo deportivo, los Medias Blancas han hecho de todo, han tomado prácticas extras
de bateo, de toques de bolas, de corrido de bases, de robos de bases y de
fildeo; solo les falta invocar a los santos a ver si les terminan de dar el empujón
que les hace falta, porque es eso, solo les está faltando el último paso.

En los
últimos juegos, incluyendo el no hitter de ayer, el equipo ha estado a ley de
un batazo, una sola conexión para ganar, pero nada que sale.

Los muchachos
se han estaba embasando más, han estado teniendo una mejor selección de pitcheos
y eso les ha permitido a tomar más bases por bolas y conectar mejor la bola. El
problema, sin embargo, viene luego, cuando hay que mover a los corredores o hay
que remolcar las carreras.

Desde el 13
de abril, cuando comenzó el bajón ofensivo de los Medias Blancas y por
consiguiente su momento adverso, los bates de la novena apenas promedian para
.207 con hombres en bases y .164 con corredores en posición anotadora.

Ya ven el
problema y la falla del equipo, ¿no?

Así
obviamente es muy difícil ganar. Como dice el manager, Ozzie Guillén: “Mientras
no estemos dando los batazos importantes no vamos salir de este mal momento”.

Es justamente
ese paso el que falta, el del batazo oportuno, porque como lo dijimos hace un
par de días (“lenguaje ofensivo”, aquí el link: http://bit.ly/mIZvhT)
y lo escribimos líneas arribas, los bateadores se han visto mejor en las
últimas jornadas, le han hecho mejor swing a la bola y han tenido más contacto
con ella, pero nada que salen ni caen los batazos en los momentos claves.

Esto no tiene
por qué ser así durante toda la temporada. Aquí hay hombres con registros de
más de 80, 90, cien carreras remolcadas en más de una temporada. Para hacer eso
hay que ser oportunos y, obviamente, ya ellos lo han sido. Por eso, a pesar de
la situación, de la frustración, de la rabia o cualquiera que sea el
sentimiento que nos embarga por la actuación del equipo, no hay que perder la
confianza ni abandonarlo.

Eso lo sabe
Guillén, lo sabe Kenny Williams -gerente general-, lo sabe Jerry Reindorf -dueño-,
lo saben los peloteros y especialmente John Danks, el hombre que lanzó hoy y
perdió pese a una labor de ocho entradas, en las que aceptó ocho hits y tres
carreras y  otorgó tres boletos.

Por eso
Danks, quien de los lanzadores ha sido el más perjudicado por la falta de
respaldo ofensivo, apoyó a sus compañeros tras la derrota, en vez de tirarlos
bajo el autobús.

“Este es un
gran grupo de peloteros. Todos estamos tratando de hacer lo mejor y de
ayudarnos, pero por alguna razón no nos están saliendo las cosas. Pero aquí
todos estamos unidos. Quizás este sea el grupo más unido en el que he estado.
No hay que bajar la cabeza, simplemente hay que seguir trabajando hasta que las
cosas salgan”, dijo Danks, quien bien pudiera tener récord de 5-0 en vez del
0-5 que presenta en estos momentos.

Por ahora
solo resta esperar y confiar en que la gira por el Oeste, donde se jugará
contra Seattle, Anaheim y Oakland sea exitosa y marque el arranque de todo lo
bueno y positivo que puede dar este equipo.

Post juego:

  • Los Medias
    Blancas de Chicago perdieron hoy su séptimo juego de los últimos ocho y el número
    17 de los últimos 21.
  • Luego de su
    fallo mental en el sexto inning, al no entrar a cubrir la primera almohadilla
    ante un toque de bola, Omar Vizquel dijo: “Fue mi error, ya me ha pasado antes.
    Estaba pensando como shortstop y no entré a tiempo a la base”.
  • Después del
    encuentro el manager, Ozzie Guillén, expresó: “Continuamos con problemas para
    batear con hombres en las bases. No estamos dando el batazo grande. Creo que
    ahorita no se puede hacer nada, solo venir cada día y hacer lo mejor que todos
    podamos. He hablado con todos los muchachos”.
  • Previo al
    juego Guillén comentó: “Para estos momentos hay que tener memoria corta, tener
    la mente fuerte y venir todos los días pensando en ganar. En este momento hay
    que ir un día a la vez. La única satisfacción que uno puede tener como manager
    o coach es ganar juegos. Yo tengo la misma confianza en mi equipo y sé que la
    intensidad está ahí”.
  • Alex Ríos conectó hoy su tercer jonrón de la temporada y por primera vez en ella logró un partido de tres hits. El puertorriqueño ha sido uno de los hombres que ha dado reales evidencias de progreso ofensivo en los últimos días. Desde el 30 de abril tiene tres cuadrangulares y cuatro carreras remolcadas.

Omar Vizquel hasta de mariachi

Chicago.-
Uno pudiera pensar
que para Omar Vizquel ser suplente en estos momentos de su carrera resulta
difícil, y seguramente lo es.

Sin embargo,
el ahora utility venezolano de los Medias Blancas de Chicago hace de todo para
que cuando uno lo vea piense y casi tenga la certeza de lo contrario.

Vizquel es
uno de los peloteros que constantemente está en el clubhouse y en el dugout de
los Medias Blancas sonriendo, compartiendo con sus compañeros, echando chiste y
bromeando.

Su actitud
hace que el ambiente dentro del equipo, al margen de la situación por la que
esté atravesando, sea más cálido y agradable.

Además,
siempre se le puede ver aprovechando cada chance para disfrutar al máximo de
los detalles que envuelven al pre-juego, al juego y al post-juego.

Hoy en medio
de la celebración adelantada que los Medias Blancas le ofrecieron a la afición
mexicana por el Cinco de Mayo -día de la batalla de Puebla-, Vizquel salió del
dugout y fue el único pelotero del equipo en estar detrás del home plate
observando a los Mariachis Zapopán, mientras tocaban sus rancheras.

Vizquel hasta
llegó a intervenir en unas de las canciones para tomarse fotos con los mariachis.

Esta no es la
primera vez que el venezolano realiza algo similar esta temporada.

Durante la
segunda semana de la campaña, en un partido en el que estaba defendiendo el shortstop,
Vizquel recogió un sombrero, que el viento le arrebató a un aficionado de las
tribunas y lo llevó a su posición, y se lo puso sobre la gorra, en plena acción
de juego, antes de devolvérselo al fanático.

Su acción
genero risas, aplausos y bromas entre los asistentes al U.S. Cellular Field y
sus compañeros, que no paran de sorprenderse de sus irreverencias.

Esos son los
momentos y las acciones que Vizquel realiza para pasar mejor estos días en los
que su tiempo de juego está limitado a uno o dos encuentros por semana.

 “Ahorita hay que disfrutar de todo esto. Esta es otra etapa y hay que disfrutarla, yo no me doy mala vida”, dijo Vizquel hace algunos días acerca de su situación.

Hoy de seguro
estará cantando rancheras hasta después del juego, quizás esa se convierta en su nueva afición para luego que finalice su carrera, así como el lanzarse en paracaídas y torear.

Post juego:

  • Los Medias Blancas de Chicago recibieron el no hit no run número 13 de su carrera. Este de la mano del lanzador zurdo dominicano de los Mellizos de Minnesota, Francisco Liriano.
  • La últimas vez que a los Medias Blancas le propinaron un no hitter fue el 26 de agosto de 1991. Lo lanzó Bret Saberhagen, con el uniforme de los Reales de Kansas City.
  • Tras la derrota el manager, Ozzie Guillén, dijo: “Primera vez que me pasa esto en mi carrera como manager. Lo había vivido dos veces antes, pero por parte de nosotros. Sin duda es otra experiencia”.
  • Desde que está como manager de los Medias Blancas, Guillén ha visto como Mark Buehrle ha lanzado para el equipo un no hitter y un juego perfecto. Fueron en el 2007y en el 2009, respectivamente.
  • “Edwin Jackson lanzó un gran juego pero, obviamente, Liriano estuvo mucho mejor. Cuando lanzas un no hitter todo funciona perfecto para ti”, agregó Ozzie.
  • Jackson trabajó por espacio de ocho innings en los que aceptó seis hits y una carrera, producto de jonrón de Jason Kubel, en el cuarto inning. Además ponchó a dos y dio un boleto.
  • “Hoy para los Medias Blancas este juego significa otra derrota, para la historia es un no hitter. Para nosotros ya pasó, ahora hay que pensar en mañana”, completó el estratega.
  • Juan Pierre fue el bateador que le generó más problemas a Francisco Liriano, al punto que le sacó tres de los seis boletos que otorgó el lanzador. “Estaba tratando de hacer de más, porque quería ponerle la bola bien adentro, ya que sé que es un bateador que le da muy bien a los pitcheos afuera”, dijo Liriano.
  • El lanzador de los Mellizos de Minnesota tuvo una actuación de nueve innings, en los que dio seis bases por bolas y ponchó a dos hombres. Realizó 123 pitcheos de los cuales 66 fueron en strike.

Lenguaje ofensivo

Chicago.- Terminó el primer mes de temporada y
en la primera jornada del segundo, aunque se continuó perdiendo, los Medias
Blancas mostraron argumentos para pensar que, “ahora sí”, el fin de su
irregular y negativo desempeño está por llegar.

En los últimos
días la ofensiva del equipo se ha visto un poco mejor, hombres como Juan
Pierre, Adam Dunn, Alex Ríos, A.J. Pierzynski, Alexei Ramírez y Gordon Beckham han
estado tomando turnos de calidad, mientras que Paul Konerko y Carlos Quentin
siguen con su mismo ritmo, siendo los hombres más constantes.

Es verdad, lo
sé. Esa mejoría que se ha visto no ha significado una mayor producción y mucho
menos victorias. Pero esto es por pasos, como cuando se es niño: primero
gateamos, luego nos paramos, después caminamos y al final corremos.

Entiendo que
haya frustración y hasta preocupación por la actuación del equipo, que está
construido para ganar juegos y ser un sólido contendiente para avanzar a la
postemporada. Esos sentimientos son normales, los sentimos todos ante los malos
momentos, los propios peloteros se sienten igual o peor, porque ellos saben que
son ellos los que no están haciendo el trabajo, a los que no les están saliendo
bien las cosas.

Pero ahora,
realmente hay indicios de una pronta reacción ofensiva. Lo decimos basado en lo
que hemos vistos y en lo que han dicho los jugadores y el propio manager Ozzie
Guillén.

“Estamos
teniendo buenos turnos, pero no estamos dando los batazos importantes, no
estamos siendo oportunos. Eso no será por mucho más tiempo, ya pronto a los
muchachos le comenzarán a salir los hits con hombres en las bases”, dijo
Guillén.

Entre las
mejoras que se han notado, para que tengan una mejor idea de qué es a lo que
nos referimos con buenos turnos, están las actuaciones como las de Juan Pierre
el domingo, quien recibió tres bases por bolas, cuando apenas tenía seis en la
temporada antes de ese día. Además esa fue la primera vez desde 18 de mayo de
2009 que logró tres boletos en un encuentro.

También están
los casos de Dunn, Ríos y Ramírez, quienes le están dando con mayor solidez a
la bola, están teniendo más contacto con ella y la están poniendo más en juego.
No en vano Dunn logró su tercer jonrón ayer, aunque hubiera podido ser el
cuarto si la brisa el viernes no le hubiese detenido una profunda conexión por
el jardín derecho.

Ríos también ha
vuelto a dar fuertes conexiones, pero como al inicio de la campaña han sido de
frente a los fildeadores. Ramírez también le está dando a la bola con
reciedumbre y ésta está cayendo en territorio bueno, tanto así que hace un paso
de días tuvo su primer partido de la campaña con tres hits y hubieran sido
cuatro, incluyendo un jonrón, si la brisa no le hubiera jugado en contra.

Para
Pierzynski y Beckham los batazos también han comenzado a salir, ojalá si
mantengan así.

Más allá de
todo eso, los BP (Batting Practice) que han estado registrando en estos días no
se parecen en nada a los de hace una semana. Créanme que verdaderamente ahorita
verlos en las prácticas en un show. Hace unos días era poco más que un
entrenamiento rutinario en el que se veían pocos batazos largos y buenos
rounds.

El manager,
Ozzie Guillén, sintetiza todo eso en esta declaración: “El lenguaje de nuestros
bateadores, los dos últimos días, dicen muchas cosas positivas”.

Ante esta
situación, en la que vemos a seis de los regulares del equipo, sí seis, con
mejoría y reacción en su ofensiva imposible pensar otra cosa distinta a que
pronto, ya de una vez por todas, los Medias Blancas van a aumentar su
fabricación de carreras y van a comenzar a ganar de forma consistente.

Recuerden que
talento y calidad hay para revertir esta situación y hacer que el equipo se
impulse y despegue.

Como dijo el
manager, Ozzie Guillén: “No es contra quién hemos perdido, sino como hemos
jugado nosotros”.

Post juego:

  • Los Medias Blancas de Chicago vencieron 6-2 a los Orioles de Baltimore y evitaron la barrida en la serie de cuatro encuentros.
  • Con el triunfo detuvieron la cadena de cinco derrotas.
  • Mark Buehrle logró su victoria 150 en Grandes Ligas, tras lanzar seis entradas y dos tercios, en las que aceptó ocho hits, ponchó a cuatro y dio cuatro boletos. “Se siente bien haber llegado a esa cantidad de ganados. Debo agradecerle al equipo, a la defensiva y a la ofensiva que me ayudaron mucho hoy”, dijo.
  • El manager, Ozzie Guillén, comentó: “Esto (el triunfo) es lo que pasa cuando juegas buenadefensa, haces todas las jugadas y, además, bateas. Espero que ahora comencemos a jugar así”.
  • “Buehrle ha estado muy bien en las últimas salidas”, dijo.
  • Sergio Santos logró su tercer salvado de la temporada en tres oportunidades. Los Medias Blancas tienen cuatro rescates en diez chances en lo que va de campaña.
  • Santos llegó a 11 apariciones sin permitir carreras, en ese lapso acumula 13 entradas en blanco.
  • Paul Konerko conectó dos cuadrangulares por segunda vez en la temporada y por ocasión 29 en su carrera.
  • Alex Ríos dio su segundo jonrón en los últimos tres días.

A 60 años de la hazaña de Minnie Miñoso

Chicago.- Hace 60 años un hombre llegó a
Chicago, proveniente de Cuba, para romper barreras y paradigmas.

Sí, hace 60
años Saturnino Orestes Armas Arrieta Miñoso se convirtió en el primer jugador
negro en actuar en la ciudad de Chicago para un equipo de beisbol profesional,
luego de que los Medias Blancas lo obtuvieran en un cambio con los Indios de
Cleveland.

Su arribo no
fue fácil, incluso muchos no lo conocen por su verdadero nombre, ese que
pusimos anteriormente, si no por el Minnie. ¿Ahora sí saben de quién hablamos?

Sí, es de
Minnie Miñoso, el cometa cubano, de quien nos estamos refiriendo.

Nacido el 29
de noviembre de 1925, en La Habana, Cuba, Miñoso se convirtió en el hombre que
quebró la barrera racial en Chicago. Pero así como le sucedió a Jackie
Robinson, el primer afroamericano en jugar en Grandes Ligas, con los Dodgers de
Brooklin, en 1947, su aceptación dentro de la ciudad, más allá del beisbol, no
fue fácil.

Entre los
detalles del arribo de Miñoso podemos decir que su nombre tuvo que ser cambiado
por Minnie, que pertenece al género femenino, para que fuera visto como una
persona no peligrosa, agradable.

Poco
recuerdan también que pese a vivir en el lado Sur de Chicago, donde estaba y
aún está la gran parte de la comunidad negra, no era visto como uno de sus
iguales. Esto por ser latino.

Sin embargo,
Minnie poco a poco fue entrando y ganando respeto en la ciudad por su actuación
dentro del campo con los Medias Blancas, con los que participó durante 12
temporadas.

En el equipo
también compartió con el venezolano, Alfonso “Chico” Carrasquel, quien al igual
que él se convirtió en una de las figuras más emblemáticas de la organización.
Ambos crearon una sólida amistad que duró hasta el día de la muerte del “Chico”,
el 26 de mayo de 2005.

Hoy el cometa
cubano, quien aún se mantiene firme, regalándonos parte de esa chispa que aún
posee, fue reconocido por los Medias Blancas de Chicago por el aniversario de
esa hazaña y por ser uno de sus embajadores.

Aquí los
números de por vida de Minnie, quien también jugó con Cleveland, San Luis y
Washington:

 

Juegos

1.835

Promedio al bate

.298

Hits

1963

2B

336

3B

83

HR

186

CA

1136

CI

1023

BR

205

Juegos de Estrellas

9

Guantes de Oro

3

Posición

LF

 

Ahora algunos
datos del equipo:

  • Alexei
    Ramírez conversó hoy con la joven que fue golpeada en el juego de ayer por un
    foul conectado por él. El campocorto está atento a la situación en la que se
    encuentra la lesionada, a quien le tomaron 12 puntos de sutura en el rostro,
    donde fue impactada por el batazo de Ramírez. El jugador prometió visitarla
    luego de que sea operada en los próximos días. 
  • Antes del encuentro de hoy el manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, realizó un meeting con sus peloteros para hablar acerca de la situación del equipo.
  • Los Medias Blancas perdieron hoy por vez 15 en los últimos 18 juegos.
  • Tras la derrota 6-4 ante los Orioles de Baltimore, Guillén comentó: “No dimos el hit grande hoy, pero la buena señal que tuvimos fue que regresamos al juego, que batallamos, que estamos tomando mejores turnos. Lo único malo es que no estamos siendo oportunos”.

Acerca de Gordon Beckham

Chicago.- En los últimos días hemos recibido a
través de nuestras cuentas en twitter (@RussoBilly y @MediasBlancas) preguntas
acerca de cuánto tiempo permanecerá el equipo intacto.

Muchas de
esas interrogantes van dirigidas al segunda base de la novena, Gordon Beckham,
quien tras un buen inicio ofensivo de campaña -durante los primeros 11 juegos tuvo promedio de .302, con dos jonrones, tres dobles, seis carreras remolcadas y diez anotadas-
ha caído en un profundo slump con el bate, al punto de ser el tercer promedio
más bajo de los titulares del equipo.

Todas estas
preguntas acerca de Beckham son válidas. En primer lugar porque ya el año
pasado se vivió una situación similar con él. En segundo término porque el
equipo está perdiendo, y como tercer punto porque hay jugadores de reemplazo que
han venido registrando un mejor desempeño, recuerden que por ahí están Brent Lillibridge y Omar Vizquel.

Ahora bien, el
segunda base, de 24 años de edad, no fuera visto como uno de los blancos de la
afición si los Medias Blancas estuvieran ganando y en el primer lugar. Pero
como no es así la situación es otra.

Obviamente,
mientras el equipo mantenga ese irregular ritmo y su ofensiva en general no se
prenda y sea consistente las posibilidades de que haya movimiento entre los
titulares de los Medias Blancas son mayores.

Y es que si
el conjunto no tiene una reacción en cadena el manager, Ozzie Guillén, seguirá
ajustando sus piezas y le irá dando más acción de juego a esos peloteros que
mejores resultados le estén dando. Ahí obviamente es donde está corriendo
riesgo Beckham, quien es uno de los peloteros más jóvenes y con menor jerarquía
dentro la novena. Esto aunado a su pobre desempeño ofensivo no le hace las cosas muy favorables.

Pero Beckham ha
demostrado que puede batear en Grandes Ligas, su problema ha sido que no lo ha
hecho con consistencia.

Sin embargo,
y pese al momento que está atravesando el joven se mantiene optimista,
trabajando y haciendo ajustes en su ofensiva.

Algo
importante, además, es que no ha dejado que sus problemas con el madero se
trasladen a su guante. De hecho es el único jugador del cuadro, sin contar al
receptor A. J. Pierzynski, que no tiene errores.

Aquí amigos
la solución y el control de la situación la tiene el propio Beckham, con quien
hablamos y nos comentó algunas de las cosas que está haciendo para salir de
este momento.

A
continuación la entrevista que le hicimos:

  • ¿Cuál es la diferencia de este momento
    con el que atravesaste la temporada pasada?

La diferencia
es que aquel fue mucho más largo, quizás hasta agosto fue eso. En estos momentos
todavía es temprano en la temporada y queda mucho tiempo para el final, las
cosas buenas están por venir.

  • ¿Aprendiste algo de esa experiencia
    para aplicarla ahora y manejar la situación?

Aprendí a
mantener positivo y trabajando, que las cosas buenas siempre están por llegar.
También que uno no puede parar, ni detenerse a pensar en todo lo malo que ha
estado pasando. Uno tiene que dejar las cosas atrás y venir con la mente limpia
cada día para buscar los buenos resultados. Eso es lo que yo hago.

  • ¿En estos momentos en qué piensas
    cuando vas a batear?

Cada vez que
voy a batear lo hago pensando en tomar muchos pitcheos, en hacer buenos swings
y conectar la bola, en competir y en hacer las cosas correctas para que todo
salga bien.

  • ¿A qué crees que se deba esta
    situación por la que está pasando tu ofensiva?

Realmente no
estoy muy seguro de qué es lo que está pasando. Es temprano para todo el mundo
y aquí en el equipo muchos de los muchachos están igual. Pienso que más
temprano que tarde todos vamos a mejorar con nuestra ofensiva, porque no vamos
a estar así toda la temporada.

 

Ahora los números de Beckham en lo que
va de temporada:

Promedio:
.202

Porcentaje de
embasado: .248

Hits: 19

Carreras
anotadas: 11

Carreras
remolcadas: 9

Jonrones: 2

Dobles: 4

Bases
robadas: 1

Boletos: 4

Ponches: 19

Juegos: 25

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.