Author Archive

Dayán Viciedo por cuatro

Dayán Viciedo registró este martes una de sus mejores actuaciones ofensivas en su carrera en Grandes Ligas.

El jardinero de los Medias Blancas de Chicago estuvo perfecto con el madero, al ligar cuatro hits en cuatro turnos al bate y, además, recibió una base por bolas.

Esta fue la primera vez en la carrera de Viciedo en la que logra un partido de cuatro incogibles. En esta ocasión fueron tres sencillos y un doble.

El cubano se mantiene viviendo un espléndido momento ofensivo, al registrar diez incogibles en sus últimos 16 turnos al bate, en los que acumula tres dobles y un cuadrangular, además de cinco carreras remolcadas y cuatro anotadas.

Este tórrido momento ofensivo del jardinero derecho de los Medias Blancas le ha permitido desplazar a su compatriota y compañero de equipo, Alexei Ramírez, en el tope de los bateadores de la Liga Americana. Sí, ahora es Viciedo el líder bate del joven circuito, con un promedio de .361. Es la primera vez en la carrera del guardabosque que se encuentra en esa posición.

Sin embargo, el esfuerzo de Viciedo hoy, cuando tres de sus cuatro hits fueron ante Justin Verlander, se perdió en la derrota 8-6 de los Medias Blancas ante los Tigres, en el segundo encuentro de la serie de cuatro.

Pero Viciedo no fue el único cubano en lucir en la ofensiva de los Medias Blancas, ya que José Abreu también continuó mostrando su buen momento, al conectar su sexto cuadrangular de la campaña -una conexión por todo el jardín central frente a Verlander- y remolcar su carrera 19 de la campaña.

Seis lesiones en menos de un mes

Para las lesiones nunca hay buenos momento, pero el que en el primer mes de la temporada los Medias Blancas registren seis peloteros en la lista de lesionados y dos estén actuando con molestias físicas, hace que este momento sea el peor.

La última novedad es la lesión sufrida por Chris Sale, en su músculo flexor de su antebrazo izquierdo.

Las molestias del Sale se originaron luego de su última presentación, cuando enfrentó a los Medias Rojas de Boston e hizo 127 pitcheos -la mayor cantidad en un juego durante su carrera en Grandes Ligas.

Quizás con Sale se abusó un poco en esa última presentación, especialmente conociendo los riesgos que con él se tienen y de los que el equipo se ha estado cuidando casi desde el momento en el que lo firmaron, en el 2010. Esto porque en los movimientos de su mecánica genera mucha presión en su codo izquierdo.

Recordemos incluso que en las dos últimas campañas el equipo le ha dado al zurdo descanso de una o dos semanas durante la campaña, descanso que surgieron siempre alrededor de la mitad de la campaña.

Con esos antecedentes parece extraño que en apenas en su cuarta presentación de la temporada lo hayan dejado lanzar tanto, dejando de lado esos cuidados y consideraciones que siempre se han tenido con él.

Sin embargo, cuando las lesiones llegan, llegan. Bien pudo haber sido en una actuación de 20 envíos o en esa de 127 ante los Medias Rojas.

Lo cierto es que ahora los Medias Blancas se quedan sin su mejor lanzador por al menos dos semanas, tomando como alivio el que en las resonancias magnéticas no salió ningún daño estructural en el codo izquierdo.

Sale se une a la lista de incapacitados que tiene ya Chicago y en la que están Gordon Beckahm (oblicuo izquierdo), Jeff Keppinger (hombro derecho), Nate Jones (cadera izquierda), Avisail García (hombro izquierdo) y Felipe Paulino (manguito rotador del hombro derecho).

Sin contar que Adam Eaton está lidiando con un pequeño tirón en el tendón de la corva izquierda y Conor Gillaspie tiene ciertas molestias en la mano derecha.

La salida de Sale deja otro hueco en la rotación de los Medias Blancas, donde ya el fin de semana se había perdido a Paulino, quien era el número dos.

Ahora el equipo no tiene ni al número uno ni al número dos de la rotación. Eso hace que la situación no se vea bien, pero viendo el vaso medio lleno, esto genera una oportunidad para que Charlie Leesman y Andre Rienzo den un paso adelante y ganen más confianza dentro del equipo. Ojalá y así sea.

 

Un buen inicio

Comenzar con una victoria siempre es bueno, pero lo es aún más cuando se enfrentan a un conjunto favorito con una escuadra dismimuida, y los Medias Blancas lo hicieron.

Chicago venció 3-1, este lunes, a los Tigres, en Detroit, en el inicio de una serie de cuatro encuentros.

Los Medias Blancas lograron darle el primer golpe a los Tigres con otra buena labor monticular de John Danks, quien ya lleva cuatro aperturas de calidad en este arranque de campaña.

Danks se llevó la victoria (2-1) en labor de seis entradas y un tercio, en las que aceptó solo una carrera.

El equipo también contó con una oportuna ofensiva, que se reveló en el séptimo inning, con tres carreras y cuatro hits -entre ellos tres dobles-, luego de haber sido maniatada por el abridor de los Tigres, Aníbal Sánchez, quien en los primeros dos tercios solo le había permitido un incogible.

Conor Gillaspie, José Abreu y Dayán Viciedo se lucieron con el madera al sonar cada uno un doble en el séptimo inning de la remontada del equipo.

Gillaspie llegó a cuatro juegos en fila conectando al menos un hit. Abreu llegó a tres y además subió a 18 su producción de carreras en la campaña. Mientras que Viciedo arribó a seis dobles y nueve impulsadas.

Los 18 remolques de Abreu son la segunda mayor cantidad en la historia del equipo para un jugador en los primeros 20 juegos de una temporada.

El trabajo del bullpen también estuvo a la altura. Ronald Belisario trabajó un inning y dos tercios sin problemas. Esta es la tercera vez en las últimas cuatro presentaciones en las que el venezolano no acepta carreras, demostrando que le está tomando al paso y el ritmo a la liga y a la temporada.

Por otra parte, Matt Lindstrom logró su segundo rescate del año, no sin antes pasar un susto.

El trabajo combinado de todos hizo posible este triunfo para los Medias Blancas, en un día en el que no se contó con Adam Eaton y en el que se dio a conocer que Chris Sale irá a la lista de lesionados por 15 días.

Una semana dura

Los Medias Blancas de Chicago dejaron atrás lo que hasta el momento ha sido su peor semana de la temporada, al registrar solo dos victorias en seis encuentros.

Lo positivo es que al final hubo varias cosas para destacar en una semana en la que por primera vez en la campaña el bateo pudo ser contenido por los rivales.

El domingo y luego de perder cuatro encuentros en fila, de los que bien se pudieron haber ganado al menos dos, el bateo del equipo hizo explosión con 16 carreras, luego de solo haber anotado ocho en los previos cuatro encuentros.

Los Medias Blancas necesitaban un encuentro como ese para reafirmar su confianza ofensiva y dejar atrás esa pequeña sequía que se tuvo.

En ese reaccionar ofensivos hay que destacar a José Abreu, quien había tenido dificultad para registrar buenos turnos, pero en los dos últimos juegos los ajustes que hizo le dieron resultados y bateó de 9-5, con dos dobles y jonrón -su quinto de la temporada-, además impulsó tres carreras.

Dayán Viciedo se ha mantenido dándole bien a la bola y también se vieron buenos resultados en la serie ante los Rangers. De hecho ayer ligó su primer jonrón de la temporada.

Esa mejoría ofensiva es importante para los Medias Blancas especialmente cuando hoy comienzan una serie de cuatro encuentros ante los Tigres de Detroit, sus acérrimos rivales en la División Central de la Liga Americana y de los que están en estos momentos a dos juegos en la clasificación.

En la última semana también falló el pitcheo, especialmente en la serie ante los Rangers de Texas. Fallaron tanto los abridores como los relevistas, quienes han sido el área de mayor inconsistencia y preocupación en el equipo en este primer mes de temporada.

Los abridores fueron castigados con 17 carreras en 13 entradas y dos tercios, por la ofensiva de Texas. El mejor librado fue Erik Johnson, quien continúa con problemas para ser consistente, sin embargo, contó con suerte y pudo llevarse la victoria pese a otorgar cinco bases por bolas.

En el relevo en los últimos juegos se ha visto mejoría especialmente por parte de Ronald Belisario que es una pieza de suma importancia en el futuro del equipo. Ya el derecho venezolano tiene dos de sus últimas tres presentaciones sin aceptar carreras ni hits.

Ahora falta que hombres como Scott Downs llegue al nivel por el cual los Medias Blancas le dieron cuatro millones de dólares para esta temporada. Si principal problema ha sido el control ante los zurdos, los hombres a los que se supone debe retirar. A ellos les ha dado cuatro de las seis bases por bolas que ha otorgado en la temporada.

Hacer los ajustes necesarios para ser constantes y efectivos en el pitcheo, tanto en el abridor como en el relevo -que es el peor de la liga, con efectividad de 5.72 y 45 bases por bolas- es necesario para que los Medias Blancas pueden ser regulares en su juego y enfrentar exitosa y satisfactoriamente esta nueva semana, en la que además de enfrentar en cuatro encuentro a los Tigres se medirán en tres, pero en casa, a los Rays de Tampa Bay.

Será una semana de mucha intensidad y lucha, pero en la cual se podrá medir el pulso ante los equipos favoritos.

 

La redención de Alexei Ramírez

En las primeras dos semanas de la temporada no ha habido un bateador más caliente en Grandes Ligas que el campocorto de los Medias Blancas de Chicago, Alexei Ramírez.

El cubano ha tenido el mejor inicio de campaña en su carrera en las mayores y eso desde luego ha sido un motivo de satisfacción para él, quien es uno de los peloteros que más siente y padece las victorias y derrotas del conjunto, sin mencionar que es uno de esos hombres que día a día se exige perfección.

Para Alexei no ha habido una fórmula secreta para el desempeño que lo tiene en este momento en el mejor bateador de la Liga Americana, con promedio de .420 -líder-, porcentaje de embasado de .463 -el segundo más elevado del circuito- slugging de .680 -líder- y OPS de 1.143 -líder.

“Creo que simplemente las cosas me han salido bien desde el primer día y antes no era así”, dijo Ramírez, quien agregó: “Esto ha sido algo muy bueno, porque le da a uno más confianza. Lo mejor es que todo eso ha servido para ayudar al equipo a ganar”.

Y vaya que esa actuación del campocorto cubano ha servido para que los Medias Blancas tengan récord positivo (7-6) tras las dos primeras semanas de la campaña.

Ramírez decidió el triunfo (4-3) del pasado domingo, ante los Indios de Cleveland, con un cuadrangular productor de dos carreras en el noveno inning.

Ese fue el tercer jonrón que conectó en la campaña. Esta es apenas la segunda vez en su carrera que dispara tres cuadrangulares en los primeros 11 juegos del equipo, la primera había sido en el 2011. Los tres vuelacercas que tiene el cubano ahorita representan la mitad del total que dio en el 2013.

Ramírez además tiene viva una cadena de 13 juegos con hits, al conectar al menos un indiscutible en cada uno de los encuentros del equipo en el arranque de la campaña. En estos momentos se encuentra a dos del récord del equipo, que lo tiene Frank Thomas, al disparar incomibles en los primeros 15 partidos del equipo en la temporada.

Entre las estadísticas que ha acumulado el campocorto de los Medias Blancas en este 2014 están 21 hits -tope en la Liga Americana- 12 carreras remolcadas y 11 anotadas -ambas cifras lo colocan tercero en esos departamentos en el joven circuito-, cuatro dobles -séptimo en la liga-.

Este arranque de Ramírez es una gran noticia y una gran ayuda para los Medias Blancas, por eso hay que disfrutar del momento y alegrarse y celebrar por el cubano, quien hace un año tuvo una difícil campaña en medio de la debacle del equipo.

 

 

Felipe Paulino: “Soy venezolano”

Con Felipe Paulino el debate ha estado encendido, respecto a la nacionalidad del lanzador de los Medias Blancas de Chicago.

El lanzador, Felipe Paulino, se identifica completamente con su nacionalidad venezolana, pese a nacer en República Dominicana.

El lanzador, Felipe Paulino, se identifica completamente con su nacionalidad venezolana, pese a nacer en República Dominicana.

El derecho nació en Santo Domingo, República Dominicana, pero ahí solo hizo eso nacer, porque a los pocos meses de vida sus padres viajaron a Venezuela y se radicaron ahí para hacer vida.

De República Dominicana es poco lo que conoce Paulino, quien toda su vida, antes de radicarse hace unos años en Houston, la pasó en Los Teques, la capital de estado Miranda, en Venezuela. Esa es la misma región en la que Oswaldo Guillén pasó su adolescencia.

El lanzador quiere dejar clara su historia y la nacionalidad que siente en su corazón y corre por sus venas, por ello sentencia de forma firme para acabar con las dudas lo siguiente: “Yo soy venezolano. Respeto mucho a República Dominicana y no tengo nada en contra de ella, pero yo soy venezolano, toda mi vida la hice en Venezuela ante de venirme para acá”.

- ¿Qué es lo que te identifica como venezolano?

- “Mis gustos son de Venezuela. Me gustan las arepas, todas las cosas de allá. Soy de Los Teques. Mi primer equipo profesional fue de allá, fueron los Leones del Caracas”.

- ¿Tus papás qué dicen?

- “Mi mamá es venezolana y mi papá es dominicano. Los dos me respetan y entienden mi posición”.

- ¿Entonces venezolano cien por ciento?

- Venezolano cien por ciento, de los que dice chamo y quiere la bandera tricolor.

Explosión perfecta

Los Medias Blancas de Chicago vivieron este martes uno de esos juegos soñados, uno de esos juegos que uno siempre quiere ver y que quiere que el equipo consiga todos los días.

Todo funcionó a la perfección para el conjunto de Robin Ventura. Ofensivamente se tuvo el mejor encuentro en desde el primero de abril de 2011, cuando ante los Indios de Cleveland se fabricaron 15 carreras.

En esta oportunidad el ChiSox acabaron con los Rockies de Colorado, con su pitcheo, al que le hicieron 15 anotaciones y se le dieron seis cuadrangulares.

El venezolano, Avisail García, fue quien abrió la cuenta para los Medias Blancas, al conectar su primer jonrón de la campaña en el segundo inning. Luego le siguió Tyler Flowers, en el mismo episodio. Después vinieron José Abreu, en el séptimo; García repitió en el octavo, seguido por Alexei Ramírez y finalmente Abreu de nuevo, en el mismo episodio.

Todos ellos se estrenaron como jonrones en la temporada.

Esta fue la primera vez desde que los Medias Blancas conectaron seis vuelacercas en un encuentro desde el 24 de junio del 2009, cuando lo hicieron ante los Dodgers de Los Ángeles. En esa oportunidad el equipo estaba comandado por Oswaldo Guillén.

La actuación de García y Abreu son fantásticas señales para la novena de South Side, ya que ambos estaban atravesando por momentos difíciles al no estarle saliendo los batazos. García tenía un solo hit en los últimos 19 turnos al bate, mientras que Abreu estaba de 17-1.

Tener una noche ofensiva como esta ayuda a recobrar la confianza y a tener mayor seguridad en lo que se está haciendo y en lo que se está trabajando. Bien por ellos, de quienes esperamos muchas cosas buenas, muchos batazos de largometraje y muchísima producción ofensiva. Recuerden que ellos son la cara joven del equipo y en quienes se reposan las expectativas de esta campaña y de las próximas.

La dupla García-Abreu se convirtió en la primera entre los peloteros con menos de 162 juegos actuados en Grandes Ligas en conectar dos jonrones en el mismo juego.

No nos podemos olvidar de los hecho por Adam Eaton, quien encendió también la chispa de esta ofensiva, al embasarse en cinco veces de las seis veces que se paró en el home plate.

Tampoco se puede dejar pasar por debajo de la mesa la sólida presentación que tuvo el colombiano, José Quintana, quien dominó a la ofensiva de los Rockies en siete entradas, en las que aceptó dos carreras y cinco hits, ponchó a cuatro y dio dos bases por bolas.

Con esa actuación y con el respaldo ofensivo de su equipo, Quintana logró su primera victoria de la campaña.

Todo esto hizo que los Medias Blancas tuvieran su mejor juego en muchos tiempo, especialmente en el aspecto ofensivo. No nos sorprendamos de que veamos más de esto en lo mucho que resta de la campaña. Recuerden, dijimos que iba a haber muchas emociones en esta temporada.

¡GO SOX!

Conexión cubana

Los Medias Blancas de Chicago se convirtieron el sábado en el primer equipo de Grandes Ligas en presentar una alineación con cuatro jugadores cubanos.

Los Sox presentaron en su line up al receptor, Adrián Nieto, al primera base, José Abreu, al campocorto, Alexei Ramírez, y el jardinero derecho, Dayán Viciedo.

El último conjunto en hacer eso fue el de los Indios de Cleveland, en 1969. En esa oportunidad estuvieron involucrados José Cardenal, Joe Azcué, Zoilo Versalles y Luis Tiant.

Adrián Nieto, Alexei Ramírez, José Abreu y Dayán Viciedo se convirtieron en la primera cuarteta de cubanos en alinear en un encuentro de Grandes Ligas desde 1969

Adrián Nieto, Alexei Ramírez, José Abreu y Dayán Viciedo se convirtieron en la primera cuarteta de cubanos en alinear en un encuentro de Grandes Ligas desde 1969

La primera impresión siempre cuenta

El primer día de la temporada siempre genera emociones, por ser el día en el que se inicia el béisbol y el día en el que todos los equipos están igualados y todos aspiran a tener un gran año. Precisamente por esto último es que para muchos es importante aprovechar el ambiente de ese día inaugural para mostrar parte de lo que se verá en el camino de los 162 juegos que cubren la ronda regular.

En el caso de los Medias Blancas esa primera impresión fue buena y mostró lo que esperábamos y esperamos se mantenga durante esta temporada, un equipo dinámico, con Adam Eaton imprimiéndole energía al juego, con su velocidad, su capacidad para embasarse y para poner la bola en juego.

También estuvo presente el sello que José Abreu, quien también exhibió lo que se puede esperar de él y más. El cubano bateó de 4-2 en su estreno. En su primer turno al bate conectó un doble al jardín derecho. Luego, con corredor en posición de anotar, ligó un sencillo al bosque izquierdo con el que consiguió su primera remolcada en las mayores.

El trabajo que hacen y el cuidado que infunden los hombres que estarán en la parte media de la alineación (Abreu, Adam Dunn/Paul Konerko y Avisail García) fue aprovechado por Alejandro De Aza, quien por primera vez en su carrera conectó dos jonrones en un encuentro y en el de ayer esos dos cuadrangulares marcaron la diferencia.

Esto último, el provecho que saquen los bateadores que estén alrededor del núcleo ofensivo en la parte media será importante en la producción de los Medias Blancas, porque mientras mayor ventaja tomen ellos (Conor Gillaspie, De Aza/Dayán Viciedo y Alexei Ramírez) mayor será la productividad del equipo. Ayer se dio una muestra.

El pitcheo, con Chris Sale al mando, estuvo a la altura, incluyendo el trabajo del bullpen, que no permitió libertades.

Los Medias Blancas dieron una muestra fiel de lo que podemos ver de ellos en los próximo 161 juegos que restan en la campaña.

Será emocionante.

Preparados para una temporada de emociones

Tras el largo y frío invierno nos reactivamos para continuar informando de los Medias Blancas de Chicago, por una temporada más, una temporada en la que el equipo promete emocionarnos y aspirar a un buen porvenir.

Luego de un mes y medio de preparación, los Medias Blancas dejaron esta tarde el cálido y confortable clima de Arizona, ya listos para comenzar su andar en la campaña del 2014, que levantará su telón el próximo lunes, 31 de marzo, en el U.S. Cellular Field.

Pero antes de llegar a Chicago harán una pausa en Birmingham, para enfrentarse a la filial doble de la organización, en un juego de exhibición, el último previo al inicio de la temporada.

Durante este spring training vimos a un equipo distinto al de los años anteriores, no solo por las obvias razones del personal nuevo con el que cuentan, sino por el ambiente y la estructura que tiene.

Recordemos que para esta campaña los Medias Blancas adquirieron a Adam Eaton, un jugador realmente emocionante, uno de esos peloteros por los cuales uno se va de un juego satisfecho solo por ver su entrega en el terreno de juego. Él será una de las claves más importantes en el conjunto de Robin Ventura este año, ya que con su cualidades puede cambiar el destino de un encuentro, en cualquier momento, ya que se embasa bastante y tiene buena velocidad, muy por encima del promedio.

Junto a Eaton, Chicago registró la llegada del cubano, José Abreu, un hombre que hará diferencia en el medio de la alineación, con su visión y entendimiento de la ofensiva, de los turnos que consume y de las situaciones que se le presentan.

Para él, sin duda, habrán ciertos obstáculos propios del proceso de adaptación que está haciendo, tras haber jugado toda su vida en Cuba. Sin embargo, en el spring training ya mostró su capacidad de ajuste y su gran ética de trabajo, cualidad que lo ha colocado en una posición ideal para sortear satisfactoriamente todos los obstáculos que se le atraviesen en su primer año.

Entre ellos, Eaton y Abreu, en cuanto a importancia y valía para el equipo en lo que será la temporada del 2014 está el venezolano, Avisail García, un pelotero que tuvimos oportunidad de ver en la parte final del 2013, luego de que el equipo lo adquiriera en el cambio que realzaron con los Medias Rojas de Boston, a los que enviaron a Jake Peavy, y los Tigres de Detroit, de donde recibieron al jardinero.

García combina un poco de todo, velocidad y poder, por eso decimos que está en el medio entre Eaton y Abreu. Los tres se vieron a gusto en el spring training, etapa en la que, sin embargo, no pudieron combinar su explosión ofensiva en un mismo juego, pero eso mejor lo esperamos para la temporada, donde de verdad cuenta y para la cual se pusieron a tono.

Este tridente ofensivo es el que nos da la confianza para pensar en una temporada llena de emoción para el equipo, que para corresponder con esa atención pues también necesita de la ayuda de todos sus peloteros, especialmente de los que ya tienen más tiempo en el equipo, como es el caso de Dayán Viciedo -trabajó en su ofensiva, en recortar su swing y en tener más responsabilidad en sus turnos-, Adam Dunn -quien está en su último año de contrato-, Gordon Beckham -quien lamentablemente comenzará la temporada en la lista de lesionados, por molestias en un músculo oblicuo-, Alexei Ramírez -quien aspira volver a su alto nivel defensivo, tras cometer 22 errores en el 2013-, Alejandro De Aza -quien ya sin la responsabilidad de ser primer bate pude aportar mucho más y se le pueda sacar mayor provecho a su juego-, Conor Gillaspie -quien debe mantener la producción del año pasado, viendo cualquier incremento como un plus-  y Tyler Flowers, de quien se necesita consistencia detrás del home y una producción ajustada a las expectativas, sin que sean nada sensacionales.

A Paul Konerko, el capitán, lo dedicamos un párrafo aparte porque este será su último año y lo aceptó para ayudar y orientar a la nueva ola de jóvenes peloteros que ha llegada al equipo. Su presencia va a ser importante en ese rol orientador. él recibirá oportunidades para colaborar también en el terreno y ese aporte pudiera servir vital para que el equipo rompa con los pronósticos. Veremos.

En ellos, principalmente, estarán compartidas las responsabilidades ofensivas y defensivas de los Medias Blancas, que el año pasado fueron el hazme reír de Grandes Ligas en ambos aspectos. Eso, confiamos, no pasará este año.

El pitcheo, nuevamente comandado por Chris Sale, y José Quintana, quien esta semana firmó una extensión de contrato, por 26.5 millones de dólares, será la punta de lanza del equipo.

A ellos se les unió para esta temporada el venezolano, Felipe Paulino, y Erik Johnson, quien si bien es cierto debutó el año pasado en este 2014 tendrá la gran oportunidad de estar desde el arranque en la rotación del equipo.

La experiencia la pondrá nuevamente John Danks, quien ahora podrá marcar el ritmo de su campaña estando saludable desde el inicio. Su trabajo, de ser regular a exitoso, incrementará la fuerza del equipo.

El bullpen tiene caras nuevas, con Ronald Belisario y Scotts Down, y hombres con nuevas responsabilidades, como Nate Jone, quien puede ser el cerrador tras la salida de Addison Reed, quien fue cambiado a los Cascabeles de Arizona, por el prospecto de la tercera base, Matt Davidson. Matt Lindstrom también estará a la orden para cerrar juegos.

Entre esos cinco apagafuegos reposa la mayor responsabilidad en el staff de revelo del equipo, que nuevamente luce blindado.

Si todo marcha bien en la temporada y las lesiones se mantienen alejadas, los Medias Blancas nos llenarán de emociones y hasta pudieran hacernos soñar con una postemporada, que es el objetivo grande, desde luego.

Solo falta escuchar la voz de play ball y ver a los ChiSox correr con la rápidez de Eaton, batear con la inteligencia de Abreu y la potencia de Avisail García, ponchar con la saña de Sale, se consistente como el metódico y perseverante esfuerzo de Quintana. Todo eso con la orientación de Konerko y la guía del Robin Ventura.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.