El disfrute de una barrida

Ganarle a los Yanquis de Nueva York siempre tiene un significado especial, barrerlos pues es mucho mejor. Por eso hay que disfrutar de este momento, uno de los pocos felices que han tenido los Medias Blancas en esta campaña, en la que ya no hay opción a nada.

El equipo jugó su mejor beisbol en mucho tiempo, cuidado y si no en la temporada completa, durante estos tres juegos en los que les ganaron a los Yanquis.

El pitcheo, especialmente el abridor, como ha sido costumbre en todo este año estuvo sólido. La defensa no falló y la ofensiva respondió castigando al pitcheo de los Bronx y dando los batazos claves.

De haber sido consistente con esa forma de jugar los Medias Blancas estarían ahorita en una mejor posición, peleando incluso con los poderosos Tigres de Detroit la punta de la División Central de la Liga Americana. Pero no se ha podido.

Para muchos es un misterio por qué hay equipos que cuando juegan ante los grandes se crecen y frente a los pequeños se encogen. A veces es simplemente el deseo, la intensidad que envuelve los juegos lo que hace que en ocasiones el esfuerzo y la concentración sea mayor, como sucedió con los Yanquis en esta serie de tres.

El manager de los Medias Blancas, Robin Ventura, incluso lo señaló de esta forma: “Siempre es especial jugar ante los Yanquis, porque el nivel aumenta y todo lo que está alrededor es mejor”.

Para los Sox esta fue una serie soñada, venciendo a los del Bronx en los tres juegos, incluyendo el último, cuando en dos oportunidades se estuvo a un out de perder. La primera frente a Mariano Rivera, el mejor cerrador en la historia de las Grandes Ligas, y la segunda ante Adam Warren, a quien se le volteó el juego en el duodécimo innings para dejarlos en el terreno.

Ese esfuerzo y esa entrega de los Medias Blancas en estos tres juegos nos hicieron olvidar por un momento lo decepcionante que ha sido esta campaña y nos recordaron que pese a ya no tener opción de avanzar a los playoff, todavía se puede hacer daño y se puede jugar buena pelota, obteniendo triunfos y metiéndole zancadillas a los rivales.

Hoy hay que celebrar y saborear ese buen sabor de boca que nos dejó el haber barrido por segunda vez consecutiva en una serie de tres juegos -ya lo habían hecho el año pasado en la última que disputaron en el U.S. Cellular Field- a los Yanquis. Hecho que ocurrió por primera vez desde las temporadas de 1912 y 1913.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: