Finalmente fuera de Kansas City y de regreso a casa

Chicago.- Gracias a Dios y ya salimos de Kansas City. ¡Qué difícil ha sido ganar ahí! Cada vez que hemos ido para esa ciudad en los últimos años hemos salido con las tablas en la cabeza. Esa vez no fue la excepción.

Los Medias Blancas solo habían sido barridos en una oportunidad esta temporada, pero cuando llegaron este fin de semana a jugar en el Kauffman Stadium no pensábamos que al equipo le esperaba su segunda barrida de la campaña.

La verdad es que los tres juegos fueron una tortura, especialmente los dos últimos, porque en el primero se tuvieron oportunidades ciertas y claras para ganar, pero un movimiento tarde, errado, costó el triunfo del equipo.

En el segundo nada funcionó para el equipo, la defensa estuvo terrible, cometiendo cuatro errores –uno de ellos cuestionado-, y el relevo, con Brett Myers, se vino abajo, aunque claro ya con el encuentro perdiendo.

El tercero la ofensiva fue completamente dominada por Jeremy Guthrie, quien lanzó cuatro innings y dos tercios de forma perfecta, seis y dos tercios sin permitir hits y siete y dos tercios sin aceptar carreras.

Lo de Guthrie fue sencillamente sensacional y casi una tragedia para los Medias Blancas, que estuvieron cerca de recibir un no hitter. Sin embargo, un par de hits en el octavo inning y un error del primera base de los Reales, Eric Hosmer, ayudaron a por lo menos hacer dos carreras.

Es cierto que al final la remontado de los Sox no sirvió para nada, porque el relevo del equipo, especialmente Jesse Crain y Donnie Veal no pudieron contener a los Reales, permitiéndole tres carreras, en parte por tres bases por bolas.

Ahora el equipo tiene nueve derrotas en los últimos 12 juegos que han disputado en el Kauffman Stadium, ante Kansas City.

La barrida en Kansas City, sin embargo, no le quitó a los Medias Blancas el primer lugar de la División Central de la Liga Americana, posición en la que aún conservan un juego y medio de ventaja sobre los Tigres de Detroit.

Pero sí hace que el equipo llegue regrese a Chicago en no su mejor momento de la campaña para enfrentar a los siempre temibles Yanquis de Nueva York, que vienen de ganarle dos de los tres juegos de la serie del fin de semana a sus archirrivales, Medias Rojas de Boston.

El enfrentar a los Yanquis, sin embargo, pudiera ser bueno para prender la chispa de los Sox, que este año le han jugado bien a todos los equipos grandes, pudiera ser esta serie para los Medias Blancas la que haga despegar nuevamente al equipo. ¿Por qué? Porque siempre que se enfrenta a un rival difícil, el nivel y la motivación son mayores, algo que se debe mantener durante lo que resta de campaña.

Lo bueno es que ahora estamos en casa para comenzar una buena racha, comenzando con Nueva York y siguiendo con los Marineros de Seattle.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: