julio 2012

Bienvenido Francisco Liriano

Chicago.- Luego de ganar su quinto encuentro consecutivo, el sábado, frente a los Rangers de Texas, los Medias Blancas anunciaron el cambio que los hizo del servicio de Francisco Liriano.

Los Sox, que están atravesando por un buen momento, luego de ser barridos el pasado fin de semana en una serie de tres encuentros ante los Tigres de Detroit, estaban buscando la forma de fortalecer su pitcheo abridor, ya cuando prácticamente es un hecho que John Danks no regresará en lo que resta de temporada.

El conjunto consiguió lo que buscaba con Liriano, con quien tuvimos oportunidad de hablar esta semana cuando se enfrentó a los Medias Blancas (en este link http://es.pn/MICkea lo que nos dijo).

El zurdo dominicano, quien había pasado toda su carrera con los Mellizos , esa buena adición para los Medias Blancas, que con él obtienen a un pitcher con experiencia y que les puede ayudar a mantener fresca la rotación en esta recta final de la campaña y a la vez correr los cuidados y las limitaciones con Chris Sale y José Quintana.

Lamentablemente al obtener a Liriano, quien en el 2012 tiene registros de 3-10, con 5.31 de efectividad- los Sox tuvieron que entregar a los venezolano, Eduardo Escobar y Pedro Hernández.

Escobar -quien bateaba este año para .207, con cuatro dobles y tres impulsadas, en 36 juegos- era la bujía interna del equipo, ese pelotero que siempre estaba bromeando, alegre, optimista y que hacía todo lo que le mandasen sin quejas, siempre con una sonrisa. Además era él un suplente de lujo, que podía jugar todas las posiciones del infield y del outfield, por eso el manager, Robin Ventura, lo tenía como su tercer receptor –aunque nunca lo necesitó- y su quinto jardinero.

La salida de Escobar, quien colaboró hoy con el triunfo de la novena, entristeció el clubhouse.

Hernández, por su parte, había debutado este año con los Medias Blancas e hizo una sola presentación que fue ante los Medias Rojas de Boston, en el Fenway Park. Fue él una de las piezas claves en el cambio que el equipo realizó en el invierno y que llevó a Carlos Quentin a San Diego.

El zurdo tuvo marca de 0-1 en Grandes Ligas, con 18.00 en una presentación. Mientras que en ligas menores registraba marca de 8-2, con 2.94 de efectividad.

Ahora es tiempo de mirar hacia adelante para todos y en el horizontes de los Sox lo que se ve es un lucha por avanzar a la postemporada, para la cual se reforzaron con todos los elementos necesarios, solo basta emplearlos y sacarles el mejor provecho.

Hasta el momento van haciendo camino al andar, liderando la División Central de la Liga Americana, con dos juegos y medio sobre los Tigres de Detroit.

Hueso duro de roer

Chicago.- En cuatro días los Tigres de Detroit despojaron a los Medias Blancas del primer lugar de la División Central de la Liga Americana y se fortalecieron para reforzar su opción de llevarse el banderín, lo que le ha dejado a la novena de Chicago un margen de error escaso para disputarle ese cetro cuando faltan poco más de dos meses de temporada.

Sin embargo, los Sox aún tienen cómo batallar y cómo aspirar a vencer a los Tigres, contra los que se medirán en siete ocasiones más en la campaña.

La clave de los Medias Blancas es seguir jugando la pelota de la misma forma en la que lo han venido haciendo desde que comenzó el año, pero con mayor regularidad y consistencia, especialmente en su staff de relevo y en su ofensiva. Eso es lo que exige ahora el momento, luego de que Detroit los barriera el fin de semana y consiguieran ayer los servicios de Omar Infante , segunda base, y de Aníbal Sánchez, lanzador.

Lo que mostraron anoche los muchachos de Robin Ventura frente a los Mellizos de Minnesota es un buen paso y una mejor señal para remontar la cuesta y no dejar escapar a sus rivales. Fue, sutilmente, un mensaje para la afición nerviosa, luego de ver el cambio de los Tigres, y para toda la división de que todavía el equipo tiene la garra y la calidad para competir en su llave.

La reacción ofensiva de Paul Konerko, el líder des este conjunto, es fundamental, porque es él el eje sobre el cual gira la producción de la novena, que sin él pudo mantenerse –tambaleando- el últimos mes y medio.

También necesitan los Medias Blancas para mantener esa vital opción que presentan en estos momentos que Jesse Crain, Matt Thorton, Brett Myers y Addison Reed lideren al cuerpo de relevista y sean quienes verdaderamente pongan el candado cuando les toque entrar en los juegos.

En estas cinco figuras reposa buena parte de la opción de los Sox para batallar hasta el final con unos Tigres, que sin duda ahora lucen más temibles, ya estando el primer lugar y fortalecidos, pero que igual son derrotables, aunque serán un duro hueso de roer.

Duro golpe

Chicago.- El peor escenario, el inimaginable ocurrió en Detroit. Los Medias Blancas fueron barridos por los Tigres en a serie de tres juegos y perdieron el primer lugar de la División Central de la Liga Americana, del que se encuentran ahora a un juego y medio.

Sabíamos que esos tres encuentros contra los Tigres iban a ser la gran prueba de fuego de los Sox en el inicio de esta segunda mitad de la temporada, pero también aspirábamos a ganar al menos uno de esos tres partidos, principalmente cuando en dos de ellos se tuvieron a los dos mejores lanzadores del equipo en la campaña, Jake Peavy y Chris Sale. Sin embargo, nada de eso se dio.

Los Medias Blancas no funcionaron como equipo y se encontraron al frente a un Detroit, que como su nombre, fue un verdadero tigre, que devoró a su presa.

El pitcheo de los Sox falló en proteger las ventajas que su ofensiva, pese a los problemas que también atraviesa, les dio en los tres encuentros.

Fue el conjunto de Chicago el que siempre anotó primero en los juegos, pero de la misma forma en la que se adelantaron perdieron el control de los encuentros, productos de respuestas inmediatas de sus bateadores a los que los pitchers del equipo fueron incapaces de contener.

Los lanzadores de los Medias Blancas permitieron 17 carreras en esa seria ante Detroit, además aceptaron 25 hits en 24 innings, en los dieron 11 bases por bolas y golpearon a un hombre.

Ese bajo rendimiento del pitcheo fue en gran medida el responsable de la barrida del equipo, que también hay que decir no tuvo una ofensiva productiva ni consistente –dieron 17 hits en toda la serie y fabricaron siete carreras-, aunque hicieron lo mínimo para siempre darle ventaja a sus abridores.

Sin duda se falló, se falló en un momento importante y ahora hay que pasar la página y comenzar a jugar buena pelota rápido, porque no hay tiempo para ponerse a pensar en lo que pasó ni para lamentarse. Hay que ganar ya y no dejar que los Tigres se escapen en la cima de la división. Es en esta situación en la que los Medias Blancas deben mostrar de qué están hecho y qué mejor que arrancar haciéndolo hoy frente a los Mellizos de Minnesota.

*Los Sox han perdido cinco juegos en fila y siete de los primeros diez que han disputado en la segunda mitad de la temporada, en la que tienen 16 de 19 juegos fuera de casa. De esos encuentros ya se han disputado una decena.

*Kevin Youkilis (12-1, con un jonrón, una carrera anotada y otra remolcada, además de seis ponches) y Adam Dunn (11-1, con un boleto y tres ponches) están fríos a la ofensiva.

A ganar uno

Chicago.- Si había un juego en esta serie contra los Tigres de Detroit en el que los Medias Blancas tenían oportunidades reducidas de ganar, era en el de ayer, por enfrentarse a uno de los mejores lanzadores de las Grandes Ligas, como lo es Justin Verlander.

Sin embargo, tuvieron la oportunidad de triunfar y de un momento a otro, en un abrir de ojos se desvaneció casi de la misma forma en la que llegó. Pero ya de nada sirve en pensar en eso ni en lamentarse.

A los Sox le quedan dos juegos de esta serie frente los Tigres, que con su victorias de ayer se colocaron a medio juego detrás del equipo en la División Central de la Liga Americana.

Los Medias Blancas están en la obligación de ganar por lo menos uno de esos dos encuentros que restan para salir de Detroit todavía en el primer lugar de la división. Hoy se les presenta una buena oportunidad, al contar con quien ha sido su mejor iniciar de la campaña, Chris Sale.

Esta será la segunda actuación de Sale ante los Tigres en el 2012, en la primera no le fue del todo bien, en buena parte porque no pudo controlar la adrenalina y el deseo de dominar y lucir ante un conjunto que antes del inicio de la temporada estaba llamado a liderar la división de principio a fin. En esa oportunidad trabajó cinco entradas, en las que aceptó cinco hits y tres carreras, ponchó a cinco y dio dos boletos; cargó con la derrota, la primera de la campaña y una de las dos que tiene.

El zurdo está en una cadena de diez juegos sin ser derrotado, de esos encuentros ha ganado ocho y su efectividad en ese lapso es de 1.61. Actualmente es el líder en promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve entradas de labor en la Liga Americana, con 2.11.

Más allá de una buena labor de Sale, los Medias Blancas necesitan que su ofensiva sea capaz de producir ante Rick Porcello, un lanzador que le ha tenido el número tomado al equipo, al ganarle las últimas cuatro veces que los ha enfrentado, dejando efectividad de 2.55, producto de ocho carreras producidas en 28 entradas y dos tercios, en las que apenas le han ligado 19 hits.

Sin duda será un duelo complicado para los Sox, que no pueden permitir que los Tigres le arrebaten el primer lugar de la división, ya que si lo hacen luego será difícil arrebatárselos. Es como una carrera de caballos, en el que mientras tu te mantengas liderando llevaras el control y el pulso de la misma, controlando quizás a quien lleva el mejor caballo, sabiendo que no puedes dejar que te empareje o te pase, porque después se hará mejor y a ti te costará regresar.

Los Sox han demostrado durante toda la temporada tener con qué competir y con qué hacerle frente a los Tigres, solo tienen que ser más consistentes y afinar los detalles que no están bien, como su staff de relevo.

Pedro Hernández es el undécimo novato de los Sox

Chicago.- Esta tarde, en el tercer encuentro de la serie contra los Medias Rojas de Boston, los Medias Blancas emplearán al lanzador venezolano, Pedro Hernández, quien se convertirá en el undécimo novato que jugará en la campaña con el equipo.

Hernández, de 23 años de edad, fue adquirido por los Sox en el receso de la temporada en el cambio que hicieron con los Padres de San Diego, organización a la que enviaron a Carlos Quentin para adquirir al venezolano y al cubano, Simón Castro, quien también es pitcher.

El zurdo que enviará hoy a la lomita el manager, Robin Ventura, estará ocupando el puesto en la rotación del lesionado Davin Floyd, quien presenta tendinitis en su codo derecho.

A inicios de esta semana había mencionado en un post la posibilidad de que Hernández fuese el elegido para hacer esta presentación, pero no fue si no hasta ayer en la tarde que los Medias Blancas se decidieron por él.

“Me siento muy orgullo por la oportunidad que me están brindando los White Sox. De verdad no esperaba que me llegara tan rápido, pero son oportunidades que Dios nos tiene en el camino y hay que aprovecharlas al máximo”, dijo Hernández, a quien ayer al mediodía el estratega de la sucursal triple A de la organización, Joel Skinner, le dio la noticia de su ascenso.

El lanzador comenzó esta campaña en doble A y sus últimas cuatro presentaciones las hizo en triple A. Su registro combinado este año es de siete victorias y dos derrotas, con 2.90 de efectividad; ponchó a 48 hombres y dio 19 bases por bolas en 80 entradas y dos tercios de labor.

El coach de pitcheo de los Medias Blancas, Don Cooper, ha seguido de cerca el desarrollo de Hernández, quien ha sido uno de los favoritos de la organización, por el trabajo que ha realizado.

Cooper, incluso, le recomendó agregar tres nuevos pitcheos (cutter, curva y sinker) a su repertorio para que fuese más efectivo y al dominarlos el zurdo logró su objetivo.

“Me he sentido demasiado bien, he estado practicando en ellos y me siento mucho mejor con esos pitcheos. Ya tengo más confianza en ellos y que se que me van a ayudar mucho en mi carrera, especialmente el cutter. Le doy las gracias a Cooper, por poner empeño en mí y darme esos consejos”, dijo el venezolano.

Hernández no oculta su emoción y asegura que el momento de subirse a la lomita del Fenway Park para enfrentar a los Medias Rojas será muy excitante.

“Va a ser un momento de mucha tensión, porque va a ser mi primera salida en Grandes Ligas, con 30 mil o 40 mil personas. Va a ser un orgullo para mí estar en esa gran lomita ayudando a mi equipo a alcanzar la victoria y cumpliendo mi sueño de llegar a Grandes Ligas, pero no cambiaré nada, seguiré lanzando mi pelota como lo he venido haciendo para hacer un gran trabajo y demostrarle a ellos que yo si puedo estar ahí arriba”, aseguró .

Hernández tuvo oportunidad de ver anoche el juego en el que los Medias Blancas se llevaron su victorias 50 de la temporada, ésta frente a Boston, de la mano del cuarto cuadrangular con el equipo de Kevin Youkilis.

El observar el encuentro le permitió al venezolano tener una idea de cómo lanzarle hoy a los Medias Rojas para ser efectivo ante ellos.

“Creo que en muchas ocasiones, con los bateadores zurdos, el cutter puede ser un pitcheo que me va ayudar a tener una buena salida”, dijo el venezolano, quien hoy hará su debut en Grandes Ligas.

Hernández se unirá a José Quintana, Héctor Santiago, Addison Reed, Nate Jones, Leyson Séptimo, Dylan Axelrod, Jahn Maríñez, Brian Omogrosso, Eduardo Escobar y Jordan Danks entre los novatos que han jugado esta campaña con los Medias Blancas.

Youkilis y Axelrod no pudieron solo, ahora es una serie de tres juegos

Chicago.- El regreso de Kevin Youkilis al Fenway Park de Boston, donde se desarrolló como un exitoso pelotero de Grandes Ligas, casi fue perfecto, de no haber sido por la derrota de los Medias Blancas ante su ex equipo.

El tercera base hizo de todo para ayudar a ganar a los Sox y dejarle saber a los Medias Rojas que se equivocaron al cambiarlo y dejarlo ir por la puerta de atrás.

Youkilis fue todo ofensivamente para los Medias Blancas en el primer encuentro de la serie de cuatro, que se disputa en Boston. Bateó de 4-3, con tres hits –dos de ellos dobles, en sus primeros tres turnos, y forzó la única carrera que fabricó el equipo en el encuentro, con un corrido de bases inteligente y agresivo, en el primer inning, que generó un error del primera base de los Medias Rojas, lo que le permitió anotar.

Los fanáticos que asistieron al Fenway le dieron una gran ovación a Youkilis, como era de esperarse, luego de los logros que este consiguió con su ex equipo, al cual representó en tres Juegos de Estrellas y con el cual ganó dos Series Mundiales, pese a que solo jugó en una.

Ese gran trabajo del tercera base de los Medias Blancas se perdió, al no encontrar más apoyo ofensiva por parte de sus compañeros de equipo, que solo pudieron conectar dos hits más, ambos del receptor, A.J. Pierzynski.

Los Sox están teniendo problemas para fabricar carreras desde que se reanudó la acción luego del All-Star Game, especialmente por su poca oportunidad ofensiva, especialmente con hombres en posición anotadora, situación en la que batean para .150 (40-6).

Esa improductividad del equipo también hizo que ayer se desperdiciara una estupenda labor del derecho, Dylan Axelrod, quien inició el encuentro de emergencia, debido a la lesión de Gavin Floyd, y en su labor de seis entradas y dos tercios, solo permitió una carrera, pese a que le dieron siete hits, además ponchó a ocho hombres y no dio bases por bolas.

Tras esa derrota la serie ahora se convierte de tres juegos para los Medias Blancas que tienen que buscar ganar al menos dos, para así salir nivelados y mantener el primer lugar de la División Central de la Liga Americana, ante el acoso de los Tigres de Detroit.

Para ello es necesario que la ofensiva comience a producir de forma oportuna y que el bullpen comienza a mostrar la consistencia que de él se espera, de no ser así se van a complicar las cosas.

Emociones a flor de piel en Boston

Chicago.- Esta noche los Sox iniciarán una interesante serie ante los Medias Rojas de Boston y desde hace día el ambiente se ha estado cargando de emoción y rivalidad, por lo que significa el regreso de Kevin Youkilis a su anterior equipo, con el cual se formó y se hizo figura de Grandes Ligas, pero también del que salió no de muy buena forma.

Sin duda que para Youkilis será una serie muy emotiva y no tenemos duda de que los aficionados que asistan al Fenway Park lo recibirán con una ovación, pero también sabemos que el ahora tercera base de los Medias Blancas querrá hacerle el mayor daño posible a su ex equipo y lucirse especialmente ante su ex manager, Bobby Valentine, quien lo ofendió cuando era parte de la plantilla de Boston.

Youkilis ha dicho que todo ha quedado en el pasado, pero sabemos que no es así, que su deseo, como el de cualquier pelotero que enfrenta a su anterior equipo, es demostrarle que se equivocaron al dejarlo ir, cuando aún podía rendir, y vaya que todavía lo puede hacer, solo basta con detenerse a mirar los números que ha colocado desde que forma parte de la novena de Chicago: .295 de promedio al bate, con dos dobles, tres jonrones y 15 carreras remolcadas en 16 juegos.

Por ahí se pudiera tener una chispa motivacional importante para los Medias Blancas en esta serie de cuatro encuentros y en la que se tendrá que improvisar un poco con el pitcheo abridor, debido a la tendinitis que sufre en su codo derecho, Gavin Floyd, quien estaba pautado para iniciar el encuentro de hoy.

Debido a ese problema de salud de Floyd, el manager Robin Ventura tuvo que hacer modificaciones en su rotación y adelantar un día a Dyland Axelrod, a quien le había asignado el juego de mañana, y a Philip Humber, a quien le tocaba la pitchear el miércoles y ahora lo hará mañana.

Todavía no se sabe quién será el iniciador del tercer juegos de la serie, que se disputará el miércoles, pero el equipo confía en que Floyd se puede recuperar. Sin embargo no vemos muy viable que aún recuperándose el derecho puede lanzar ese día, debido a la inactividad que ha tenido. Es por ello que los Medias Blancas también están manejando otras alternativas como el subir de ligas menores al cubano Simón Castro o al venezolano Pedro Hernández, quienes llegaron a la organización en el cambio que realizaron en el receso de campaña con los Padres de San Diego, a donde enviaron a Carlos Quentin.

Tanto Castro –derecho- como Hernández –zurdo- están registrando una buena temporada en las filiales del equipo, solo bastará saber si están listo para subir e iniciar en caso de emergencia.

Castro tiene registro de seis victorias y cuatro derrotas, con 3.60 de efectividad entre doble y triple A, donde se encuentra actualmente. Mientras que Hernández, uno de los favoritos del cuerpo técnico del equipo, tiene marca de 7-2, con 2.90 de efectividad también entre doble y triple A.

Los Sox han demostrado esta temporada no tener miedo ni temblarle el pulso cada vez que tienen que echar mano de sus novatos y todos ellos han respondido al compromiso que se les ha dado, estamos seguro de que lo mismo sucederá en el caso de Castro o de Hernández, porque ambos tienen talento y lo han estado puliendo y desarrollando bajo la observación casi directa de Don Cooper, el coach de pitcheo.

Se dio el primer paso en Kansas City

Chicago.- Desde el 2009 los Medias Blancas no lograban ganar una serie en el Kauffman Stadium de Kansas City, pero antes no habían tenido una mejor oportunidad de hacerlo que la de este fin semana.

Los Sox se enfrentaron a los Reales con sus tres mejores lanzadores del momento: José Quintana, Jake Peavy y Chris Sale. Al contar con esa tripleta la opción de quebrar esa cadena de series perdidas ante Kansas City era mucho mayor que todas las pasadas, y así fue.

Los líderes de la División Central de la Liga Americana ganaron dos de los tres encuentros ante los Reales para mantener firmemente con tres juegos y medio de ventaja sobre los Tigres de Detroit y a cuatro sobre los Indios de Cleveland.

Los Medias Blancas mostraron de todo un poco durante esta serie, en la que contaron con buen pitcheo –sin ser sólido o excelente- hoy, de la mano de Sale, quien llegó a 11 triunfos de la temporada al tiempo que retomó el liderato de efectividad de la liga (2.11), una eficiente y oportuna producción ofensiva, aunque también pudo haber sido mejor, y como ya ha sido costumbre esta temporada una impecable defensa.

Esa era la forma en la que se debía comenzar la segunda mitad de la temporada que de entrada le presenta un camino escabroso a los Sox, que tienen que disputar 16 de sus primeros 19 encuentros fuera de casa. Ahora, luego de superada la serie ante los Reales, quedan 13 de 16.

En Kansas City hubo dos peloteros del equipo que se lucieron, o mejor dicho brillaron de la misma forma en la que lo hicieron durante la primera parte de la campaña, ellos fueron Adam Dunn y Alex Ríos.

Dunn conectó jonrón en los tres encuentros, algo que hace por segunda vez en la temporada. Además impulsó cuatro carreras.

Ríos, por su parte, ligó cinco hits en 13 turnos al bate, de esos incogibles tres fueron extrabases –un jonrón y dos dobles-, para continuar en el liderato de ese departamento dentro del equipo, con 39, al igual que Dunn.

Listos para la segunda mitad

Chicago.- A partir de hoy comienza la segunda mitad de la temporada y para sorpresa de muchos ahora los Medias Blancas son los que tienen cartel de sólidos aspirante a ganar la División Central de la Liga Americana, la cual lideran en estos momentos.

Los Sox han sido el conjunto más consistente de su llave esta campaña y han demostrado ser un equipo, no una novena de individualidades. Eso ha permitido que no se dependa de nadie y que en la primera mitad se registraran cuatro distinciones a miembros del conjunto: Philip Humber, Paul Konerko (dos veces) y Kevin Youkilis.

Los cuatro premios son la mayor cantidad para un equipo de la Liga Americana en lo que va temporada.

Los Medias Blancas han contado con buen pitcheo, liderado por Chris Sale y Jake Peavy -quien despejó las dudas acerca de sus condiciones físicas y su talento-, por eso ambos lanzadores representaron a la novena en el Juego de Estrellas.

Sale tomó el testigo de Peavy, luego de que éste fuera el mejor abridor del equipo durante el primer mes de la campaña, en el que ganó el premio al Lanzador de Abril del joven circuito, con registro de tres victorias y una derrota y efectividad de 1.67. Desde mayo y hasta la pausa del Juego de Estrellas el zurdo ganó ocho de juegos en los que trabajó, además tuvo efectividad de 1.89 en 76.2 entradas.

Chris Sale fue el mejor lanzador de los Medias Blancas durante la primera parte de la temporada, al registrar marca de 10-2 y 2.19 de efectividad.

En buena medida ellos hicieron que el staff de iniciadores de los Sox fuera el cuarto mejor de la Liga Americana, en cuando a efectividad se refiere (3.96). Eso sin contar que los abridores de los Medias Blancas fueron los que le permitieron a los bateadores el promedio más bajo (.240).

Pero también hay que darle crédito a Gavin Floyd, quien como de costumbre fue intraficable en sus buenos momentos y maltratado en sus malo. No hay que olvidar al colombiano José Quintana, la sorpresa más agradable de los Sox, ya que no se contaba con él al inicio de la temporada, pero las inconsistencias de John Danks y de Philip Humber, aunado a sus lesiones le abrieron las puertas a Grandes Ligas donde se ha mostrado como un pitcher efectivo, que cada vez que está sobre la lomita compite y le da la oportunidad de ganar al equipo.

En ocho encuentros como iniciador, Quintana tiene récord de cuatro victorias y una derrota, con un registro de 2.29 carreras limpias permitidas por cada nueve innings de labor. Ese es el segundo mejor dentro del equipo, detrás del que posee Sale.

El buen trabajo global de los abridores le ha facilitado el trabajo al bullpen de los Sox, que desde que inicio la temporada se señaló como la parte más sólida de la novena, pero que sin embargo ha tenido algunos inconvenientes, por lo que en estos momentos con miras a la parte final de la campaña es uno de los aspectos en los que se debe tener más consistencia y efectividad.
Brazos y talento hay de sobra en el bullpen de los Medias Blancas, con Addison Reed, Nate Jones, Jesse Crain –lesionado-, Matt Thornton, Brian Bruney –lesionado-, Héctor Santiago, Leyson Séptimo, Brian Omogrosso y Dylan Axelrod.

Ofensiva
Quizás sea esta el área que mayor sorpresa haya generado dentro de los Sox durante la primera parte de la campaña, pero que para la segunda se mantendrá como uno de los puntos fuertes del equipo, especialmente con el aporte que le brinda Youkilis.

Antes de iniciar la temporada las mayores dudas del equipo estaban cernidas en el bate, por el nefasto rendimiento que se tuvo en el 2011, especialmente con la improductividad de Adam Dunn, Alex Ríos y Gordon Beckham.

Alex Ríos ha sido una de las claves de los Medias Blancas esta temporada, en la que ha retomado su ritmo y nivel ofensivo, con promedio de .318, 36 extrañases y 13 bases robadas, además de 49 carreras remolcadas.

Sin embargo, siempre se dijo que si ellos tres respondían y tenía una buena campaña este año las opciones de la novena iban a incrementar, y así ha sido. Por eso, en buena medida, los Medias Blancas terminaron en el primer lugar la primera mitad y parten la segunda con una etiqueta mayor para ganar la división.

Dunn ha estado haciendo lo que de él se esperaba cuando se le firmó antes del 2011. En 84 juegos ya tiene 25 jonrones 61 carreras impulsadas, ambas cifras topes para los Medias Blancas.

Ríos ha vuelto a su nivel, al registrar promedio la bate de .318, con 49 carreras impulsadas, 36 extrabases y 101 hits conectados. Tanto en extrabases como en hits es el líder de la novena. Además tiene 13 bases robadas.

Beckham, pese a un discreto average ofensivo (.243), ha producido con nueve jonrones y 37 remolcadas.

No hay razón para pensar que ellos se caerán en la segunda mitad de la temporada, así como tampoco hay motivos para creer que Alexei Ramírez vaya a estar por debajo de los números que cosechó en el primer lapso, sino todo lo contrario, en esta parte final están todas las condiciones dadas para que el campocorto cubano arrase con su bate.

No hay que olvidar que Paul Konerko continúa en una sólida campaña ofensiva, demostrando por qué es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas. En estos momentos tiene .329 de promedio, con 14 jonrones y 42 impulsadas.

Tampoco podemos obviar el aporte que le han dado a los Sox tanto Alejandro De Aza, como primer bate, siendo la bujía que enciendo la ofensiva, y Dayán Viciedo, en la parte media baja del line up.

De Aza tiene un promedio de embasado de .351 y 15 bases robadas. Mientras que Viciedo tiene 14 cuadrangulares y 39 carreras impulsadas.

Fuero ellos lo que impulsaron al equipo en la primera mitad, en la que la novena fue la quinta que más carreras anotó (409) y la cuarta con más cuadrangulares (103). Para la fase que se inicia hoy contarán desde el arranque con Youkilis, quien viene de ser el jugador de la última semana y quien como dijimos cuando lo Medias Blancas lo consiguieron en el cambio con los Medias Rojas, será una pieza clave, por su experiencia, calidad, su energía y ese conocimiento que tiene para triunfar y ganar.

Así se presentan los Sox para la segunda parte de la temporada, en la que salir bien de lo que resta de julio será un gran paso, ya que 15 de los 18 juegos serán fuera de casa y contra los Reales de Kansas City (3), los Medias Rojas de Boston (4), los Tigres de Detroit (3), los Rangers de Texas (3) y los Mellizos de Minnesota (2).

Se cumplió en Nueva York

Chicago.- Antes de iniciar la serie contra los Yanquis de Nueva York escribimos un post acerca de lo bueno que serie dividir en el Yankee Stadium, que siendo así sería positivo para los Sox y así fue.

Los Medias Blancas ganaron dos de cuatro encuentros y con eso bastó para dividir honores frente a los Yanquis y dar otro aviso de que este equipo esta para batallar esta campaña.

Es cierto que no quizás se pudo hasta haber ganado la serie, especialmente cuando se salió airoso de los dos primeros encuentros, pero recordemos que al frente estaba uno de loa mejores equipos de Grandes Ligas.

Los Sox, que durante esos cuatro encuentros fueron el centro de atención, abrieron muchos ojos y nuevamente causaron buena impresión.

Este equipo ha estado haciendo las cosas que se suponía debía hacer, principalmente cuando hombre como Adam Dunn, Alex Ríos y Jake Peavy han respondido al compromiso con la vuelta a su mejor forma de juego.

Sin embargo, hay un detalle significativo que a veces pasa desapercibido y es el soporte que los novatos le han brindado a la novena en puestos claves, en los que no se contaban con ellos.

Entre ese grupo están José Quintana, Dylan Axelrod, Addison Reed, Nate Jones, Eduardo Escobar, Hector Santiago y Leyson Séptimo, quien fue el último en debutar -lo hizo el fin de semana en Nueva York, luciendo en gran forma dominando a todos los bateadores a los que se enfrentó en dos juegos-.

Entre ellos no contamos a Chris Sale, ni a Dayán Viciedo porque ya tienen un poco más de experiencia, pero, sin duda, ambos han sido ejes importantes dentro de la actuación de los Sox en este 2012.

Esa comunión entre experiencia y juventud le ha rendido frutos al equipo y ha demostrado -hasta el momento- que se puede llevar adelante un proceso de reconstrucción siendo competitivo y luchando por la división.

Estamos claro de que aún no se ha ganado nada y de que falta mucho camino, pero a medida que avanza la campaña, con sus altibajos, el equipo ha demostrado que tiene con qué competir y ser tomado en cuenta. Lo que se hizo el fin de semana en Nueva York fue otra prueba de eso.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.