Marcar diferencia

Seattle.- Siete juegos de distancia con respecto a los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit, a falta de 34 encuentros para el final de la temporada es una diferencia que coloca el futuro y las aspiraciones de los Medias Blancas de Chicago cuesta arriba en este punto de la campaña.

Sin embargo, el equipo se encuentra aquí en Seattle aún con la confianza de poder descontar esa distancia y hacer interesante su lucha por avanzar a la postemporada.

Entre los argumentos que sustentan el buen ánimo de los ChiSox está el que aún le restan dos series de tres encuentros ante los propios Tigres y que de esos 34 juegos que les faltan para acabar la campaña son con conjuntos a los que le han estado jugando bien, luego de la mitad de la temporada.

Es cierto que todo ese optimismo que se tiene en este momento debe ser respaldada con hechos, con triunfos en el terreno de juego, porque ya cada vez que se deje de ganar es un adiós a los play offs.

Aquí en Seattle, donde no se tendrá que enfrentar al líder de la rotación de los Marineros, Félix Hernández, lo que representa en cierto modo una ventaja, es el lugar en el que debe comenzar la reacción del equipo, esa última entrega de todo el esfuerzo para cambiar el rumbo que hasta el momento ha tenido esta campaña.

Una vez más los Medias Blancas necesitan de su ofensiva, de esa batería de ataque que ha estado silenciada durante la mayor parte de la temporada y que en estos momentos es la tercera que menos carreras ha fabricado en el año, con 511.

No será fácil activar esa producción sin contar en la alineación con Carlos Quentin, ni A.J. Pierzynski, pero no sé puedo hacer nada al respecto, hay que contar y confiar en los hombres que se tienen y que están defendiendo la camiseta de los ChiSox en estos momentos.

Aquí en Seattle, de la mano de Jake Peavy, John Danks y Gavin Floyd es el momento perfecto para comenzar y marcar diferencia.

3 comentarios

No hay de otra,hay que ser optimista,aunque ahora dependemos también de como jueguen Detroit y Cleveland,no es el momento de análisis sino de apoyar,.Guillen y el equipo se crecen cuando así se necesita…

todavía se puede, solo deben jugar por encima de 600 y olvidarse de los Indios o Detroit ellos tratarán de hacer lo suyo individualmente.

Y como dijo Billy Russo,ya se marcó la primera diferencia,con el pase de escoba en Seattle,,,A seguir barriendo y limpiando el camino de la clasificación…Los novatos sacando la cara por el equipo…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: