Se trabajó en equipo y se ganó

Chicago.- Los Medias Blancas de Chicago se recuperaron ante los Reales de Kansas City, luego de perder el primer juegos de la serie de a tres encuentros, y terminaron ganando los últimos dos para registrar su primera serie victoriosa en el U.S. Cellular Field desde la que disputaron frente a los Tigres de Detroit, entre el 25 y el 27 de julio.

Los ChiSox se apoyaron en buenas labores monticulares de Jake Peavy y John Danks para obtener los triunfos en los dos últimos juegos de esta contienda frente a los Reales y así igualar su récord en .500 por cuarta vez en la temporada, además lograron descontar un juego de diferencia con respecto al líder de la División Central de la Liga Americana, los Tigres.

Ahora los Medias Blancas están cuatro partidos de distancia de la novena de Detroit, con la que aún quedan están pendientes seis encuentros, tres de ellos en casa, en donde el equipo ha ganado 26 veces y ha perdido 33. Esto incluyendo el resultado del encuentro de hoy ante los Reales.

Lo visto por la novena que dirige Ozzie Guillén este fin de semana vuelve a aumentar el optimismo en relación a su nivel de juego y al mantenimiento de la pelea por avanzar a la postemporada, o por lo menos de luchar por ella hasta el final.

Primero que nada hubo buen pitcheo, encabezado, como ya lo dijimos por Peavy y Danks; segundo, la ofensiva dio los batazos oportunos en los momentos importantes, y tercero, la defensa se volvió a mostrar como uno de los puntos fuertes del equipo esta temporada.

Entre Peavy y Danks, quien hoy llegó al sexto inning lanzando juegos hits ni carreras, se combinaron para permitir seis carreras limpias en 12 entradas y dos tercios de labor, en las que también poncharon a 12 hombres. Sus labores fueron completadas por el staff de relevo del equipo, que en cinco innings y un tercio no aceptó anotaciones, solo toleró cuatro hits y ponchó a cinco bateadores.

En las dos victorias de los ChiSox la ofensiva ligó de forma combinada 22 hits, que sirvieron para fabricar 11 carreras, aunque de ellas, la que le dio el triunfo el sábado fue producto de una base por bola.

Los cuatro hits –dos en cada juego- que se dieron con hombres en posición sirvieron para aprovechar los momentos y las ventajas del pitcheo de Kansas City.

En la defensa se realizaron tres doble plays que le cortaron las alas a los Reales en los intentos de ataque que tuvieron, sin contar las destacadas jugadas individuales de Juan Pierre, en el jardín izquierdo; de Brent Morel, en la tercera base; y de Brent Lillibridge, en el primer cojín.

Lo de Lillibridge no sabemos cómo describirlo, porque de verdad su aporte defensivo y ofensivo ha sido de las cosas más valiosas que hemos visto en el equipo durante toda esta temporada.

El manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, así lo definió: “Lillibridge se ha convertido en el mejor jugador all around de la liga”.

Y es que Lillibridge ha lucido desempeñándose en los jardines, con jugadas de alta calidad, y también lo está haciendo ahora en la primera base, una posición en la que está actuando por primera vez, debido a la emergencia de la novena, tras la lesión de Paul Konerko. Sin contar lo que ha hecho a la ofensiva, en la que ya acumula diez jonrones y 21 carreras remolcadas.

También hay que reconocer lo hecho este fin de semana por Tyler Flowers, el backup de la receptoría del equipo, quien a raíz de la molestia en el muñeca derecha de A.J. Pierzynski inició el encuentro del sábado y del domingo. Entre ambos juegos bateó de 7-4, con jonrón, carrera anotada y remolcada; además de un buen trabajo detrás del home.

Así, funcionando bien en todos los aspectos del juego y con el aporte de todas las piezas, los Medias Blancas lograron ganarle la serie a los Reales de Kansas City y finalizar con récord de positivo (9-8) la cadena de 17 juegos sin descanso.

Ahora una pausa enfrentar a los Indios de Cleveland en una serie de tres juegos aquí, en el U.S. Cellular Field.

1 Comentario

Si Los Medias Blancas,ganan la división,a Ozzie Guillen deberían hacerle una estatua,y es que con el solo hecho,de que dos figuras con las que se contaba para cuadrar la ofensiva y que se mantienen bateando en casi toda la campaña menos de 200 como son Ríos y Dunn ,ya eso es un milagro…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: