agosto 2011

El renovado Dayán Viciedo

Chicago.- Finalmente el fin de semana la gerencia de los Medias Blancas de Chicago decidió ascender de la sucursal triple A de la organización al cubano, Dayán Viciedo, quien desde su llegada al equipo grande ha dejado ver su desarrollo como pelotero, con respecto a hace un año cuando debutó en Grandes Ligas.

La verdad es que ha sido sorprendente la forma en la que Viciedo se ha desempeñado en estos cuatro juegos en los que ha visto acción. No lo decimos específicamente por lo hecho en el terreno o por los resultados que en él ha logrado, sino que por lo que se proyecta a través del desempeño de su desempeño.

Este Dayán Viciedo es mucho más atlético, más maduro respecto al juego, a sus condiciones, a sus habilidades, todo esto producto del trabajo que ha realizado, en gran medida, en el último año y por sus ganas de crecer como pelotero y llegar a consolidarse en Grandes Ligas.

En ese sentido los pasos o las impresiones causadas en sus primeros encuentros de la campaña han sido positivos. Viciedo ha estado con una buena selección de pitcheos, a diferencia de su pasantía en las mayores en el 2010, ha estado consumiendo turnos de calidad, dándole sólido y con contundencia a la bola; sus desplazamientos ahora son más fluidos y naturales, a tal punto que ya hasta se robó una base y ha sido capaz de atrapar conexiones por encima de su cabeza, corriendo hacia atrás en los jardines.

Obviamente ha habido un cambio importante, un avance significativo en el desarrollo de Viciedo que lo ha hecho lucir, ahora sí, listo para este nivel.

“Nosotros siempre hemos estado conscientes del potencial y el talento que tiene este muchacho, pero nos ha sorprendido con el nivel de desarrollo que ha tenido de un año a otro. Eso me llena de satisfacción, porque es una muestra de lo que tenemos, con lo que podemos contar para un futuro”, dijo el manager de los ChiSox, Ozzie Guillén.

Para el jugador cubano, de 22 años de edad, el progreso que ha línea de crecimiento se ha debido a su esfuerzo por mejorar y aprendizaje que ha tenido del juego.

“Todos los días desde que llegué aquí (al beisbol organizado de Estados Unidos) he aprendido cosas nuevas. Creo que lo más importante de todo ha sido la concentración en el juego, meterse eso en la cabeza, estar enfocado en todo momento, porque así uno sabe qué hacer y está preparado para cualquier cosa que pueda pasar”, expresó Viciedo, quien considera que el momento en el que la gerencia de los Medias Blancas decidió su ascenso a las mayores fue el mejor, porque tuvo chance de trabajar en triple A en algunos aspectos de su juego que necesitaba mejorar.

Durante esta última serie de los ChiSox, en el U.S. Cellular Field, ante los Mellizos de Minnesota, la afición del equipo deliró con la presencia de Viciedo y su desempeño, por ello cada vez que mencionaban su nombre en el cajón de bateo lo aplaudían.

“Ha sido algo muy bonito la forma en la que la gente de aquí de Chicago me ha recibido. Ellos están al tanto de mí y eso me hace sentir bien, con eso una sale al terreno con más ganas de hacer las cosas de uno y de darlo todo”, expresó el bateador derecho.

Viciedo reconoce lo importante del momento en el que los Medias Blancas lo subieron y las grandes expectativas que se tienen en torno a su producción ofensiva, pero tal situación no lo aleja de su enfoque.

“Sé que hay mucha gente pendiente de lo que yo hago, pero estoy tranquilo, voy al home plate tranquilo de lo que tengo que hacer, porque estoy concentrado en mi juego de pelota y sacar resultados, si eso se da podré ayudar. Espero que me salga todo bien”, dijo el hoy defensor de la camiseta número 24 dentro de los ChiSox, quien agregó: “Espero aprovechar esta oportunidad que me han dado y dejar una buena imagen, para ver si puedo integrar el equipo desde el principio del próximo año”.

Para esa meta primero debe finalizar esta campaña, en la que aún los Medias Blancas tienen opciones de avanzar a la postemporada, un objetivo para el que el desempeño del cubano puedo ser decisivo.

“Nosotros no lo trajimos a él aquí para que fuera nuestro salvador, lo hicimos para que aportara su granito de arena al equipo, con eso es suficiente. No quiero que la gente lo esté poniendo en una posición difícil, como ya han puesto a otros jugadores antes. Él todavía es un muchacho”, dijo Guillén.

Información en cápsula:

-       Los Medias Blancas de Chicago vieron detenida su cadena de victorias en cinco, al perder, 7-6, esta tarde ante los Mellizos de Minnesota.

-       El abridor de los Chisox, Jake Peavy, fue castigado por la ofensiva de los Mellizos, que en el primer inning le fabricó seis carreras, producto de tres dobles y dos jonrones. “Fue un mal día para Jake, no tuvo mucho en la bola. El primer inning fue un verdadero desastre”, dijo Ozzie Guillén, en la rueda de prensa post-juego.

-       Acerca de la posibilidad de sacar a Peavy de la rotación el manager de los Medias Blancas dijo: “Nosotros lo necesitamos a él en todas las aperturas que le quedan. Aún confiamos en él”.

-       Ante la decisión de colocar como emergente a Adam Dunn por Brent lillibridge en el noveno inning, con dos hombres en las bases y el juego 7-4, el estratega explicó: “Prefería ese matchup de Joe Nathan con Adam Dunn, que el de Joe Nathan con Lillibridge”. Dunn se ponchó y luego de eso lanzó y golpeó algunas cosas en el dugout a lo que Ozzie dijo: “Hizo mejor swing y encontró algunas cosas que golpear en el dugout que frente a Nathan”.

-       Los ChiSox cayeron a seis juegos de diferencia de los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detrot.

La inyección de Alejandro De Aza

Chicago.- Parece mentira y muchos quizás lo tomen como una exageración, pero Alejandro De Aza, por mucho, es en estos momentos el pelotero más electrizante de los Medias Blancas de Chicago.

Desde su llegada al equipo, el 27 de julio, el jardinero dominicano le ha inyectado esa dosis de energía y alegría en el juego que hacía falta, elementos estos que estaban supuestos a ser suplidos en su totalidad por Juan Pierre, pero que por una u otra razón no ha sido así, por lo menos en la proporción en la que se esperaba. Esa falta la ha completado y hasta superado De Aza.

El jugador, de 27 años de edad, ha causado tal impacto dentro de los ChiSox producto de su habilidad para poner la bola en juego, de batear hacia los callejones, de correr bien las bases, con velocidad y buena lectura para estafarlas también; de igual forma ha destacado con su defensa, con su seguro guante y su rapidez en las piernas que le permite cubrir bastante terreno. Todo esto aderezado con esa chispa, viveza y alegría de jugar al beisbol que tienen los peloteros que quieren demostrar sus cualidades para ganar tiempo de acción y ser considerado para un puesto en el line up regular, así sea a futuro.

“Simplemente he tratado de hacer mi juego, de ayudar al equipo y de aprovechar la oportunidad que me están dando. Sé que esto es muy importante para mí”, dijo De Aza, quien batea para .319, con cuatro dobles, dos triples –ambos el 16 de agosto ante los Indios de Cleveland- dos jonrones –el primero en su primer encuentro de la temporada, que sirvió para que el equipo obtuviera el triunfo 2-1 contra los Tigres de Detroit, el 27 de julio-, 11 carreras anotadas y diez carreras remolcadas; además de cinco bases robadas en siete intentos. También tiene un encuentro de cuatro hits, tope en su carrera para un desafío.

En los encuentros en los que De Aza ha participado, que son 26, sin incluir el de esta noche frente a los Mellizos de Minnesota, los ChiSox han ganado 15 y han perdido 11. Obviamente, no todas las victorias han sido producto de sus actuaciones, pero algo ha tenido que ver él en la mayoría de ellas.

“Ha ayudado mucho. Es el tipo de pelotero que a mí me gusta, porque con sus habilidades hace que muchas cosas funcionen dentro del equipo y así nosotros podamos ganar juegos. Estoy bastante agradecido y complacido por la forma en la que él nos ha ayudado en este momento, porque nos ha hecho mejores”, dijo Ozzie Guillén, el manager de los Medias Blancas.

De Aza ha trato de aprender y desarrollar un poco más su juego al lado de Pierre, con quien le ha brindado algunos consejos y con quien además tiene similitudes en su estilo de actuar y desempeñarse en el terreno de juego.

“He tratado de sacarle ventaja a todas las recomendaciones que él (Pierre) me ha dado, porque él tiene mucho más tiempo que yo aquí y ha sido un buen jugador”, expresó el jugador dominicano, quien tras la lesión de Carlos Quentin ha ganado tiempo de acción.

Las cualidades que tiene y ha exhibido De Aza en esta pasantía con los Medias Blancas se combinando con una sonrisa que nunca desaparece de su rostro, quizás sea este el gesto o la señal del ascenso de los ChiSox, de los triunfos por venir y de los buenos momentos en este 2011. 

Información en cápsula:

-       Tras el encuentro de ayer, en el que jugó primera base por primera vez desde el 31 de julio, Paul Konerko se sintió bien de las molestias en su pierna izquierda y hoy estará nuevamente defendiendo la inicial.

-       El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, no hizo cambios en su alineación de hoy, respecto a la presentada ayer, la razón fue: “Estamos jugando bien. En los últimos días hemos tenido mucha energía. No quiero cambiar el line up sin razón, además hemos estado teniendo buenos resultados así”, dijo. La alineación de los ChiSox para esta noche es la siguiente: Juan Pierre LF, Alexei Ramírez SS, Paul Konerko 1B, Alex Ríos CF, Dayán Viciedo DH, Alejandro De Aza RF, Tyler Flowers C, Brent Morel 3B, Gordon Beckham 2B.

-       Guillén reconoció el trabajo realizado por el cuerpo técnico de la sucursal triple A de los Medias Blancas, tras el desempeño que han tenido esta temporada, en Grandes Ligas, Alejandro De Aza, Tyler Flowers y Dayán Viciedo. “Prepararon muy bien a estos jugadores, que desde que llegaron a este nivel nos han ayudado”, expresó el estratega.

-       En cuanto a la confección de su alineación, que ahora cuenta con más velocidad y menos poder, con respecto al de inicio de campaña, Ozzie dijo: “En la Liga Americana uno necesita poder, pero si tiene un poco de velocidad es una yuda importante, porque la velocidad puede crear algunos problemas y con ellos algunas carreras”.

-       El manager justificó su decisión de alinear como cuarto bate a Alex Ríos. “Él ha estado haciendo buen swing en los últimos días. Además el tiene el potencial y el conocimiento para batear en esa posición, detrás de Paul Konerko, lo que no es fácil para cualquiera”, dijo.

-       Acerca de las especulaciones de su permanencia en el equipo, Guillén comentó: “La única cosa de la que yo estoy seguro es que tengo paga hasta el 2012. Quiero quedarme aquí, pero como lo he dicho antes, este es un negocio y Jerry (Reinsdorf) y Kenny (Williams) harán lo que tengan que hacer. Nunca he tomado ventaja, en cuanto a mi contrato, de las situaciones que se me han presentado. En estos momentos es difícil explicar mi trabajo”.

Post-game:

-       Alejandro De Aza impuso un tope personal de carreras remolcadas en un juego, con cuatro esta noche. Tres de esa impulsadas fueron con su tercer jonrón de la temporada.

-       “El jonrón de De Aza le inyectó energía a nuestro dugout, que cayó un poquito cuando ellos se fueron arriba”, dijo el manager de los ChiSox, Ozzie Guillén, en la rueda de prensa post-juego.

-       Phil Humber realizó su primera apertura de rehabilitación en la sucursal triple A de los Medias Blancas, en cinco entradas de labor permitió siete hits y cuatro carreras, dio una base por bolas y ponchó a cinco bateadores; realizó 88 pitcheos, 58 en strike. El derecho está supuesto a salir de la lista de lesionados la próxima semana.

-       A.J. Pierzynski vio acción en el juego que lanzó Humber. El receptor titular de los ChiSox, quien se está recuperando de una fractura en su muñeca derecha, tomó tres turnos y actuó en la receptoría. Se fue de 3-0.

-       Los ChiSox llegaron a cinco triunfos de forma consecutiva, con lo que igualaron su cadena más larga de la temporada.

-       “Tomamos ventaja de sus errores, hicimos buenos swings y dimos los batos oportunos”, explicó Guillén.

-       El conjunto ha vencido a los Mellizos de Minnesota en los últimos cinco encuentros que han disputado.

-       Los Medias Blancas aseguraron finalizar con récord positivo el mes de agosto, en el que en estos momentos tienen registro de 16-11. El equipo no tiene un mes con marca negativa desde abril, el primero de la temporada.

-       Por primera vez desde el 12 de abril, los ChiSox tienen tres juegos por encima de .500. Su récord en estos momentos es de 68-65, con el que se mantienen a cinco juegos de distancia de los líderes en la División Central de la Liga Americana, Tigres de Detroit.

-       El bullpen de los Medias Blancas trabajó cuatro innings y un tercio en blanco, en los que solamente permitió que un hombre se le embasara, éste por boleto; ponchó a siete hombres, cuatro fueron a la cuenta de Chris Sale, quien continúa intraficable.

-       La victoria fue para el relevista de los ChiSox, Will Ohman, quien entró en el quinto inning en rescate del abridor, Zack Stewart. El zurdo solamente sacó un out.

-       “Nuestro bullpen se ha mantenido toda la temporada como una de nuestras partes más sólidas. Así se ha visto y hoy se demostró una vez más, eso es muy importante para ganar en esta liga”, dijo Ozzie Guillén.

Como si fuera el último juego

Chicago.- El fin de semana se hizo el trabajo, se cumplió con la misión de ganarle los tres juegos a los Marineros de Seattle, en su casa, el Safeco Field. Ahora el objetivo es mantener ese ritmo y encarar la cadena de 26 encuentros, que comienza hoy, ante los equipos de la División Central de la Liga Americana como si cada uno de ellos representará el último de la temporada. Y es que en cierta medida es así, porque con cada uno de esos encuentros las posibilidades de ir a la postemporada o no está en juego.

Los Medias Blancas de Chicago están en estos momentos a seis juegos de diferencia de los líderes de su llave, los Tigres de Detroit, con quienes están pendientes seis encuentros.

La distancia entre ambos equipos hace que los ChiSox ahora no solo deben salir a comerse a cada rival, sino que también tienen que ir chequeando y mirando lo que hagan los Tigres, a quienes le restan dos juegos (29) menos en la ronda regular que a los Medias Blancas (31).

Sin embargo, hay que estar claros en algo, aún el conjunto que dirige Ozzie Guillén tiene el futuro en sus manos y éste de alguna forma pareciera verse mejor que hace una semana, en primer lugar por la consistencia que se ha mostrado y en segundo término, por la adición del cubano, Dayán Viciedo, quien finalmente fue ascendido al equipo grande el fin de semana y, el domingo, en su primer turno de la campaña conectó un cuadrangular.

Viciedo no será el salvador de los Medias Blancas, pero sí les puede dar esa producción ofensiva que ha hecho falta desde la lesión de Carlos Quentin –de quien no se sabe si podrá regresar o no una vez sea elegible para salir de la lista de lesionados de 15 días- y A.J.Pierzynski, y hasta mayor que la que ha tenido durante toda la campaña, Adam Dunn, a quien y según declaraciones del propio Ozzie Guillén se le verá reducido su tiempo de juego.

Los ChiSox tienen que ganar, están obligados a hacerlo si de verdad quieren hacer interesante este final de temporada y luchar con opción real –más allá de la que se ve en la tabla de posiciones- por avanzar a los play off. Por es posible que veamos a un equipo mucho más agresivo en su accionar, a un Ozzie Guillén moviendo aún más sus piezas y sacándole el mayor provecho posible.

Para hoy, cuando comienza una serie de tres encuentros ante los Mellizos de Minnesota, en el U.S. Cellular Field, donde el equipo tiene el segundo peor récord de la Liga Americana (29-36), los Medias Blancas tendrán de vuelta en la inicial a Paul Konerko, lo que hace mejor la defensa del conjunto.

Konerko se perdió los últimos 22 juegos a la defensa, debido a los dolores entre su rodilla y la pantorrilla izquierda, producto de un pelotazo de Andrew Miller.

La vuelta de Konerko en la inicial le permite a Ozzie Guillén jugar un poco más con la posición de bateador designado, en la que ahora puede poner a Viciedo y dejar la defensa de los jardines a Juan Pierre en el left, a Alex Ríos en el center y a Alejandro De Aza –cuando el pitcher sea derecho- o a Brent Lillibridge –cuando el lanzador sea zurdo-. Eso hace mejor a la defensiva del equipo y le da mayor profundidad a la banca.

Es importante contar con toda esta gama de opciones y conocer cuáles son los enfrentamientos que más favorecen a uno u otro jugador en provecho del equipo, que desde hoy y hasta el final de la campaña tiene un calendario complicado, en el que solo contarán con dos días libres en medio de los 31 juegos que le restan, además de una fecha de dos encuentros.

Ahorita, sin embargo, el equipo debe estar enfocado, como lo ha dicho Ozzie Guillén, en mantener la intensidad y el buen ritmo, al final se verán los resultados. Esperemos que sean los deseas dos por todos.

Información en cápsula:

-       El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, informó, durante su habitual rueda de prensa antes del juego, que Paul Konerko será evaluado luego del encuentro de hoy para ver en qué condición se siente para mañana y así saber si puede actuar nuevamente en la inicial. Recuerden que Konerko estuvo 22 encuentros fuera de actuar a la defensa por problemas entre su rodilla y pantorrilla izquierda.

-       Guillén insistió en que si hay alguien a quién culpar por el desempeño del equipo es a él, porque es él quien hace el line up. “Hablo mal de mí mismo por lo que ha sido el equipo esta temporada, porque soy el manager. Nunca he hablado mal de otra persona aquí por la forma en la que hemos jugado”, dijo.

-       El estratega también indicó que muchas veces los managers y los coaches cargan con la culpa, sin tenerla, del rendimiento de sus jugadores, mientras que a éstos se le libra de responsabilidades.

-       Tres (Dayán Viciedo, Alejandro De Aza y Tyler Flowers) de los nueve jugadores alineados hoy por los Medias Blancas no comenzaron la temporada en el roster de 25. “Este es un equipo que invirtió millones en jugadores para tener una buena temporada, no para que muchachos de triple A vinieran a hacer el trabajo de ellos”, dijo Guillén.

-       Acerca de lo mostrado hasta el momento por Viciedo, De Aza y Flowers el estratega comentó: “Se han desarrollado un poco más y eso lo han hecho porque se han mantenido jugando, especialmente en triple A, a diferencia de si los hubiéramos tenido aquí sin hacer nada. Siempre he dicho que me gusta dirigir a jugadores jóvenes, que han crecido con el equipo, porque ellos han aprendido la filosofía del equipo y cuando llegan a Grandes Ligas saben la forma en la que nosotros jugamos. Muchas veces eso no sucede cuando tu traes a peloteros de otras organizaciones”.

-       El abridor de los Medias Blancas esta noche, ante los Mellizos, Mark Buehrle, es el lanzador activo que más triunfos ha tenido contra el conjunto de Minnesota, al registrar 26. Esa también es la mayor cantidad de ganados para un pitcher activo ante un solo equipo.

Post-game:

-       Los Medias Blancas de Chicago vencieron 3-0 a los Mellizos de Minnesota y se colocaron a cinco juegos de los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit.

-       Este triunfo de los ChiSox sobre los Mellizos fue el cuarto de forma corrida ante la novena de Minnesota.

-       Los Medias Blancas se colocaron dos juegos por arriba de .500 (67-65), por primera vez des el 13 de abril.

-       El conjunto de Chicago tiene en estos momentos una cadena de cuatro victorias.

-       El abridor de los Medias Blancas, Mark Buehrle, logró su undécimo triunfo de la campaña, en labor de siete innings y dos tercios, en los que aceptó cuatro hits, ponchó a cuatro hombres y dio dos bases por bolas.

-       “Fue una buena labor de Buehrle, trabajó muy bien, con buena combinación de sus pitcheos y de su velocidad, siempre estuvo arriba en la cuenta y eso fue clave”, dijo Ozzie Guillén.

-       Entre Dayán Viciedo, Alejandro De Aza y Tyler Flowers, quienes ocuparon el quinto, sexto y séptimo puesto en la alineación, respectivamente, se combinaron para batear cuatro de los ocho hits de los ChiSox y remolcar las tres carreras del equipo –dos fueron de Flowers y una de Viciedo-.

-       “Los chicos grandes no han estado bateando, pero estos chicos sí lo han estado haciendo, han estado jugando con hambre, con ganas de ganar, de demostrar lo que pueden hacer y eso se ha visto”, expresó Guillén.

-       El manager de los Medias Blancas dio crédito del triunfo del equipo a la velocidad y chispa de sus jugadores, en especial de De Aza, Viciedo y Alexei Ramírez. “Las tres carreras fueron producto de la velocidad, si no hubiéramos contado con esa velocidad en esas situaciones no las hubiéramos podido hacer”, explicó el estratega.

-       Dayán Viciedo fue recibido como un héroe por la afición de los Medias Blancas, en su primer encuentro en el U.S. Cellular Field esta temporada. En su debut en casa el jugador cubano bateó de 3-2, con una carrera anotada y una remolcada, además se robó una base y recibió un boleto.

Marcar diferencia

Seattle.- Siete juegos de distancia con respecto a los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit, a falta de 34 encuentros para el final de la temporada es una diferencia que coloca el futuro y las aspiraciones de los Medias Blancas de Chicago cuesta arriba en este punto de la campaña.

Sin embargo, el equipo se encuentra aquí en Seattle aún con la confianza de poder descontar esa distancia y hacer interesante su lucha por avanzar a la postemporada.

Entre los argumentos que sustentan el buen ánimo de los ChiSox está el que aún le restan dos series de tres encuentros ante los propios Tigres y que de esos 34 juegos que les faltan para acabar la campaña son con conjuntos a los que le han estado jugando bien, luego de la mitad de la temporada.

Es cierto que todo ese optimismo que se tiene en este momento debe ser respaldada con hechos, con triunfos en el terreno de juego, porque ya cada vez que se deje de ganar es un adiós a los play offs.

Aquí en Seattle, donde no se tendrá que enfrentar al líder de la rotación de los Marineros, Félix Hernández, lo que representa en cierto modo una ventaja, es el lugar en el que debe comenzar la reacción del equipo, esa última entrega de todo el esfuerzo para cambiar el rumbo que hasta el momento ha tenido esta campaña.

Una vez más los Medias Blancas necesitan de su ofensiva, de esa batería de ataque que ha estado silenciada durante la mayor parte de la temporada y que en estos momentos es la tercera que menos carreras ha fabricado en el año, con 511.

No será fácil activar esa producción sin contar en la alineación con Carlos Quentin, ni A.J. Pierzynski, pero no sé puedo hacer nada al respecto, hay que contar y confiar en los hombres que se tienen y que están defendiendo la camiseta de los ChiSox en estos momentos.

Aquí en Seattle, de la mano de Jake Peavy, John Danks y Gavin Floyd es el momento perfecto para comenzar y marcar diferencia.

Paul Konerko es un adicto al bateo

Chicago.- El ocho de septiembre de 1997, con el uniforme de los Dodgers de Los Ángeles, en su debut en Grandes Ligas, Paul Konerko consiguió el primer hit de su carrera. Fue una conexión en línea corta hacia el jardín derecho, ante un envío de Dennis Cook, lanzador de los Marlins de Florida.

Ayer, 23 de agosto de 2011, casi 14 años después de ese primer incogible en las mayores y con el uniforme de los Medias Blancas de Chicago, el capitán del equipo consiguió su incogible 2.000. Fue un batazo de bounce altos que pasó hacia el jardín derecho y que sirvió para que los ChiSox empataran a cuatro carreras el encuentro en ese momento.

Así Paulie se convirtió en el decimotercer jugador en la historia de la franquicia en alcanzar su hit 2.000 con ella. Los otros jugadores que lo hicieron antes que él fueron: George Davis (1902), Eddie Collins (1920), Harry Hooper (1922), Al Simmons (1934), Jimmy Dikes (1935), Luke Appling (1943), Nellie Fox (1960), Luis Aparicio (1969), Carlton Fisk (1989), Tim Raines (1993), Frank Thomas (2003) y Jim Thome (2008). De ellos los únicos en conectar los dos millares de incogibles con el equipo fueron Appling, Fox, Collins y Thomas.

Del total de hits que tiene en su carrera Konerko solo 48 han sido sin el uniforme de los Medias Blancas, recuerden que antes de que él llegara a la novena había jugado con los Dodgers (1997-1998) y con los Rojos de Cincinnati (1998). Eso, sin embargo, no lo aleja de celebrar este significativo logro como un ChiSox más, como el mejor bateador del equipo en los últimos años.

“Él es uno de los bateadores más puros que he visto en el beisbol. Es asombro lo que él puede hacer y ha hecho”, dijo el manager del equipo, Ozzie Guillén, anoche luego del registro de Paulie.

De Konerko muchos solo pueden ver lo que hace en el terreno de juego y el éxito que ha tenido con su ofensiva, pero se desconoce que es uno de los jugadores que más trabaja en su ofensiva, que más tiempo pasa en el clubhouse, desde que llega al estadio, con su bate en la mano, mirándolo, evaluando que no tenga nada mal y hasta consintiendo. Esto sin contar que en su Ipad la mayor parte del tiempo previo a los encuentros ve los turnos de sus juegos anteriores.

“Es un adicto al bateo. A veces lo ves tomando prácticas extra antes de la práctica diaria del equipo y después de eso pide que le lancen media hora más en el cage”, contó Omer Múñoz, coach de práctica y asistente de infield de los Medias Blancas.

Esa es y ha sido la dedicación de Konerko ha tenido durante su carrera y por la que ha alcanzado los registros que hasta el momento lleva, además de convertirlo en el ejemplo a seguir dentro de los ChiSox y de elevarlo al rango de capitán.

La mayor cantidad de hits que Paulie le ha conectado a un pitcher en sus 15 temporada en Grandes Ligas es de 21, a Jake Westbrook.

El estadio en donde más incogibles ha disparado, obviamente, es el U.S. Cellular Field, la casa de los Medias Blancas, con 996. Fuera de él es el Comerica Park de Detroit, en el que ha dado 109.

De sus dos mil hits, 816 han sido de línea, 710 de flies y 474 de rolling.

Ha sido en el segundo inning en el que Konerko ha conectado más hits en su carrera, con 285.

Agosto ha sido el mes más productivo en cuando a los incogibles que ha dado, al acumular 363.

En cuanto a la clasificación de sus 2000 hits debemos decir que 1.240 han sido sencillos, 393 jonrones, 359 dobles y ocho triples.

Varia el estilo de juego

Chicago.- El estilo de juego de un equipo y la forma de dirigir de un manager dependen de la calidad y las características de los peloteros que se tengan.

Debido a las bajas, que por lesiones han tenido los Medias Blancas, hemos visto a la novena de Chicago desempeñar y actuar de una forma distinta en los últimos días, con respecto a lo que ha sido su funcionamiento o su estilo durante casi toda la campaña.

Al perder a A.J. Pierzynski –fractura en la muñeca- y a Carlos Quentin –esguince en el hombro izquierdo-, la alineación de los ChiSox quedó con menos poder, pero ganó velocidad y habilidad ofensiva al incorporar a Alejandro De Aza y a Brent Lillibridge en la alineación. Esto no quiere decir que ahora el equipo será mejor o peor que antes, simplemente será y jugará de una forma diferente, quizás más al estilo que le gusta al manager, Ozzie Guillén.

Mientras se mantengan fuera de acción Pierzynski, a quien todavía le falta una semana para regresar de la lista de lesionados, y Quentin, quien está siendo evaluado diariamente, los Medias Blancas serán más agresivos en el corrido de las bases, saldrán más al robo y ejecutarán, o por lo menos intentarán, más jugadas de bateo y corrido. La razón es que ahora cuentan con más herramientas para hacerlo, que la alineación ahora tiene más velocidad.

En el último juego del equipo, el domingo ante los Rangers de Texas, vimos un poco de eso, cuando el Ozzie Guillén puso el siguiente line up: Juan Pierre, Brent Lillibridge, Paul Konerko, Alex Ríos, Alexei Ramírez, Tyler Flowers, Alejandro De Aza, Brent Morel y Gordon Beckham.

De esos nueve nombres cuatro (Pierre, Lillibridge, Ríos y De Aza) tienen como parte de su juego el correr, porque cuentan con la velocidad y saben cómo hacerlo, más allá de que esta campaña ha sido una pesadilla para Pierre. Esa habilidad, ese potencial que tienen los ChiSox con estos jugadores en su line up será para explotar en los próximos días, ya que hay que buscar la forma de crear carreras a falta de poder. Recuerden que no solamente se está padeciendo de la ausencia de Quentin y de Pierzynski, sino también de improductividad y escases jonronera de Adam Dunn, quien solo lleva 11 vuelacercas en el año, la misma cantidad que Lillibridge en casi 200 turnos más.

Al hablar con el manager, Ozzie Guillén, y preguntarle acerca de la forma en la que su equipo pudiera estar jugando en estos días, nos dijo: “Uno dirige al equipo según los peloteros que se tengan y de ellos se trata sacar el máximo provecho, según las habilidades con las que cuenten”.

Veremos cuál es el funcionamiento del equipo y su estilo a partir de hoy, cuando inician una gira de cinco juegos por Anaheim, donde disputarán dos encuentros, y Seattle, donde realizarán los otros tres partidos.

Post-game:

-       Paul Konerko llegó a dos mil hits en su carrera en Grandes Ligas. Se convirtió en el jugador número 13 en la historia del equipo en conectar su incogible dos mil con la organización. De esos inatrapables de Konerko 1.952 han sido con la camiseta de los Medias Blancas.

-       Los ChiSox cayeron a seis juegos de diferencia con respecto a los punteros de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit, tras perder 5-4 ante los Angelinos de Los Ángeles.

-       Esta fue la decimoquinta ocasión en la temporada en la que los Medias Blancas pierden un encuentro en el último turno al bate del equipo rival.

-       El equipo se puso un juego por debajo de .500, al quedar con récord de 63-64.

-       La derrota correspondió para el relevista, Jason Frasor, quien aceptó una carrera en un inning un tercio de labor.

-       El abridor del equipo, Mark Buehrle, se fue sin decisión pese a dejar el encuentro con una carrera de desventaja. Su labor fue de seis innings, en los que aceptó siete hits y cuatro carreras, una de ellas sucias, ponchó a dos hombres y dio una base por bolas.

Ozzie Guillén le responde a los fanáticos

Chicago.- El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, dedicó parte de su tiempo el fin de semana a contestar las preguntas de que los fanáticos le hicieron llegar a través de la cuenta de twitter: @russobilly.

Entre las interrogantes que respondió Guillén estuvo la situación de Adam Dunn, por qué lo ha tenido que mantener en acción; el rol de Omar Vizquel y lo que podría ser el futuro de éste en Grandes Ligas, su relación con Carlos Zambrano, el posible interés en Francisco Rodríguez, su relación con los Tiburones de La Guaira y su religión.

El momento de las lesiones

Chicago.- No hay un buen momento para las lesiones, porque todos son inoportunos, pero hay momentos de momentos, como el que están atravesando los Medias Blancas de Chicago.

En medio de su dura lucha por alcanzar al líder de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit, los ChiSox han registrado en el último mes y medio una serie de acontecimientos que han dejado fuera de acción o han limitado en su desempeño a jugadores importantes en el funcionamiento del equipo.

La novedad en este instante es Carlos Quentin, con la molestia en su hombro izquierdo, que lo sacó del encuentro de ayer y lo mantendrá alejado de la acción en los próximos días, dependiendo de su recuperación la gerencia del equipo tomará la decisión de colocarlo en la lista de lesionados o de llevarlo bajo evaluación diaria.

“Ahorita le vamos a dar estos días de descanso, esperando a ver cómo se siente el martes, cuando estemos en Anaheim”, dijo Ozzie Guillén, manager de los Medias Blancas, quien agregó: “Vamos a esperar con él, porque no queremos enviarlo a la lista de lesionados si es algo de solo unos días, no queremos que perderlo por tanto tiempo, porque es una pieza importante de nuestra ofensiva, pero todo dependerá de cómo él se vaya sintiendo”.

La lesión de Quentin se produjo en el primer inning del juego de ayer, ante los Rangers, cuando en una acción defensiva se lanzó de cabeza para capturar un batazo de Josh Hamilton. Tras arrojarse y capturar la bola, el jardinero derecho de los ChiSox se golpeó el hombro con la grama y tuvo que ser sacado del partido. Los exámenes preliminares que se le hicieron no arrojaron gravedad.

“Hay que ver cómo puede afectar esta lesión de su hombro cuando pueda jugar, porque él tiende a utilizar mucho la parte superior de su cuerpo cuando está bateando, en su swing, por eso lo queremos llevar con cuidado, porque de nada vale apresurarnos con él si no nos va poder ayudar”, dijo Guillén.

La baja de Quentin, por lo menos para el encuentro de hoy, es sensible para los ChiSox, que está semana también perdieron a su receptor titular, A.J. Pierzynski, por una fractura en la muñeca derecha.

Esas dos pérdidas, dentro de una ofensiva que ha tenido problemas para producir carreras de forma consistente durante toda la temporada, no son para nada buenas, menos siendo ellos dos de los bateadores que mejores rendimiento con el madero han registrado.

Este, sin duda, es un duro golpe para los Medias Blancas, que desde hace tres semanas han estado jugando con su mejor pelotero de la campaña, Paul Konerko, limitado solamente a labores ofensiva, por una molestia entre la pantorrilla y la rodilla izquierda, producto de un pelotazo.

Aunque Konerko se ha mantenido en acción y ha producido a la ofensiva, en la defensa, su ausencia en la ha creado una debilidad dentro del equipo, que de una u otra forma el manager, Ozzie Guillén, la ha tratado de llevar con Adam Dunn y Brent Lillibridge.

“Paulie está más lejos de regresar a jugar la primera base que A.J. de volver a la acción”, dijo Guillén, esta mañana en la rueda de prensa previa al tercer y último encuentro de la serie con los Rangers de Texas.

Esta situación ha hecho que el hacer el line de los ChiSox, por parte de su manager, sea un trabajo aún más difícil de lo normal.

“No ha sido fácil, porque, obviamente, estamos muy limitados, pero eso es lo que tenemos. Le he dicho a los muchachos que hay que tomar buenos turnos y sacar ventaja de ellos para producir carreras”, expresó Guillén.

Ante esta situación la lucha del equipo por avanzar a la postemporada se hace aún más dura, porque recuerden que en el pitcheo también hay una ausencia, la de Phil Humber, quien fue colocado esta semana en la lista de lesionados de 15 días, tras recibir un pelotazo en el rostro.

Repetimos que nunca es un buen momento para las lesiones, pero que estás lleguen ahora para los Medias Blancas de Chicago pareciera ser el peor de todos. Ahora el equipo debe mostrar su profundidad y los hombres que salgan el terreno rendir y mantener viva la batalla por el banderín de la División Central de la Liga Americana.

Post-game:

-       Brent Lillibridge conectó su undécimo jonrón de la temporada ampliando su mayor cantidad en una campaña. “Él ha tenido una gran campaña, me ha impresionado por la forma en la que nos ha ayudado jugando en los jardines y en el infield”, dijo el manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, en la rueda de prensa.

-       Paul Konerko conectó dos hits y se quedó a uno de llegar a los 2.000 en su carrera.

-       Alex Ríos conectó su primer jonrón en el U.S. Cellular Field, desde el 21 de mayo, ante los Dodgers de Los Ángeles. En la campaña ya suma ocho. “Él ha estado haciendo buenos contactos desde el último road trip que tuvimos y eso poco a poco lo ha ayudado a ayudarnos”, dijo Guillén.

-       El abridor de los Medias Blancas, Gavin Floyd, registró una de sus mejores presentaciones de la temporada, al trabajar siete entradas, en las que aceptó tres hits, ponchó a seis y dio una base por bolas. Logró su undécimo triunfo del año. “Realizó un gran trabajo, porque no es fácil frenar a la ofensiva de los Rangers de Texas como él lo hizo. Lanzó muchos strike, fue agresivo con los bateadores y ahí tuvo éxito”, expresó el manager.

-       Los ChiSox colocaron su récord en .500 (63-63) por quinta vez en la temporada, se mantienen a cinco juegos de distancia de los líderes de su división, los Tigres de Detroit.

-       “Los coaches necesitábamos un juego así. Fue divertido ver a los muchachos bateando como lo hicieron y jugando de esa forma”, dijo Guillén. 

Ambiente de verano

Chicago.- Día de verano hoy en el U.S. Cellular Field y para los Medias Blancas de Chicago, luego de haber perdido el encuentro de ayer ante los Indios de Cleveland y con él la serie al mejor de tres.

Sin embargo, esta tarde como pocas en la temporada, aquí en la casa de los ChiSox, se sintió un buen ambiente dentro y fuera del terreno de juego, donde hubo sonrisas, chistes, música y juegos de video. Todo esto mostró una atmósfera ligera, distendida y optimista para los muchachos que dirige Ozzie Guillén.

Pudiera ser este ambiente una buena señal para el equipo en su lucha por el banderín de la División Central de la Liga Americana, junto a los Tigres de Detroit y los Indios de Cleveland.

Lo importante es que esa actitud se mantenga y se refleje hoy y durante la serie de tres encuentros que arranca esta noche ante los Rangers de Texas. Es de un gran valor para los ChiSox triunfar frente a los campeones de la Liga Americana, en el 2010, ya que sus rivales en la división se están enfrentando entre sí.

Ante los Rangers esta temporada los Medias Blancas tienen récord de dos triunfos y tres derrotas, en cinco juegos.

Tratando de hacer más ofensivo a su equipo y sacar provecho de los enfrentamientos, el manager, Ozzie Guillén, sustituyó a Adam Dunn con Brent Lillibridge, quien estará cubriendo la primera base y bateando de segundo; también incluyó en el line up a Alex Ríos en lugar de Alejandro De Aza. Parte de las razones de estos cambios se deben a la presencia del abridor zurdo de los Rangers, Matt Harrison.

Este es el line up diferente número 88 que elabora Guillén en lo que va de campaña. 

Información en cápsula:

-       El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, volvió vestir hoy la franela diseñada por Omar Vizquel.

Ozzie Guillén, manager de los Medias Blancas de Chicago, viste una franela diseñada por Omar Vizquel

-       Los ChiSox colocaron hoy en la lista de lesionados al lanzador derecho, Phil Humber, quien recibió un pelotazo en el rostro en el encuentro de ayer. “La decisión fue hecha para proteger al chico. Él está bien, pero este tipo de casos hay que llevarlos con cuidado”, dijo Guillén.

-       Zack Stewart tomará el puesto en la rotación de Humber, mientras esté regresa de la lista de lesionados.

-       Durante la rueda de prensa previa al encuentro de hoy Guillén dijo en relación a Paul Konerko: “No lo forzaremos para que regrese a jugar la primera base, aunque lo necesitamos, pero primero es su salud”.

-       Hoy es el día de Elvis Presley en el U.S. Cellular Field.

-       Previo al juego hubo un acto de paracaidista que aterrizaron en el jardín central del estadio.

Post-game:

-       Los Medias Blancas perdieron su tercer partido seguido, lo que los aleja a cinco juegos de diferencia de los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit.

-       “Si uno comete errores ante una ofensiva como esa los va a pagar en un alto precio, y fue lo que pasó hoy”, dijo Ozzie Guillén, en relación a la producción e Texas, que fue de siete carreras, siete hits y tres jonrones.

-       El abridor de los ChiSox, Jake Peavy, lanzó seis innings, en los que aceptó seis hits y siete carreras; cargó con la derrota, que fue su número seis de la campaña.

-       “Él lanzó muy bien, cometió unos errores y ellos lo aprovecharon, pero hizo un buen trabajo”, dijo Guillén, acerca de la actuación de su iniciador.

-       Alexei Ramírez fue expulsado del encuentro en el octavo inning, al reclamarle al umpire de home, Jeff Nelson, sus sentencias de bolas y strike. Esta fue la primera vez en la carrera del campocorto de los Medias Blancas que lo botan de un juego de Grandes Ligas.

-       “Lo único que le dije al umpire cuando salí es que ese pitcheo debió haber sido bola, porque Alexei nunca protesta. Me pareció que lo botaron muy rápido, pero quizás el umpire no entendió nada de lo que Alexei le dijo”, comentó el estratega.

Sergio Santos busca respuestas

Chicago.- En lo que va de temporada los Medias Blancas de Chicago acumulan 15 blown saves, 15 oportunidades de salvar desperdiciadas. Muchas de esas ocasiones fueron durante el primer mes de la temporada y responsabilidad de Matt Thornton, quien recuerden comenzó como cerrador del equipo.

De ese total de chances fallados a la hora de acabar los encuentros Thornton y Jesse Crain acumulan cinco cada uno, después les siguen Sergio Santos -el cerrador del equipo desde el segundo mes de la temporada-, con cuatro; y Chris Sale y Tony Peña, con uno cada uno.

La mayoría de los fracasos de estos relevistas a la hora de sellar los triunfos de los Medias Blancas han sido en el U.S. Cellular Field, frente a sus aficionados, que una y otra vez han salido frustrados por estos descalabros.

Quien se ha visto con mayor inconsistencia al respecto ha sido el propio Santos, el relevista más efectivo de Grandes Ligas actuando como visitante, condición en la que no ha permitido carreras limpias esta campaña, en 26 entradas y dos tercios de labor; además ha salvado los 15 encuentros que ha tenido para salvador y solamente ha aceptado seis hits. Eso mientras que lanzando en la casa del equipo su efectividad es de 6.00 en 24 innings, en los que ha permitido 23 incogibles y 16 carreras limpias; solo ha rescatado diez de los 14 juegos que ha tenido y su récord contario al de visitante (2-0) es de 1-3.

“La verdad no sé qué es lo que me pasa aquí. Yo también me he hecho esa pregunta de por qué no puedo ser efectivo aquí como lo soy jugando de visitante si hago todo el igual”, dijo Santos, cuando esta tarde le preguntamos por la situación.

El manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, se refirió hace un par de noches a la inconsistencia registrada por Santos en casa.

“Quizás es porque quiere hacer mucho, pero lo cierto es que ese querer hacer mucho lo ha llevado a meterse en problemas. Cuando un cerrador, cualquiera que sea, da una base por bola, todo se le complica y eso es lo que le ha pasado a él”, dijo el estratega.

Sin embargo, la relación de boletos otorgados por Santos lanzando en el U.S. Cellular Field y fuera de él no es significativa. En casa solo tiene una base por bolas más (12) que fuera de ella (11), además de esos boletos que ha otorgado en Chicago, tres han sido intencionales.

“No puedo decir que por una u otra razón, simplemente las cosas están pasando así. Uno siempre quiere dar más aquí en casa porque están los fanáticos de uno apoyándolo, uno se siente como más inspirado, mientras que afuera hay fanáticos que le están diciendo cosas malas a uno”, reveló Santos, quien en la temporada tiene registro de tres victorias y tres derrotas, con efectividad de 2.84 en 50 entradas y dos tercios, en los que ha ponchado a 69 bateadores y ha otorgado 23 bases por bolas.

El cerrador de los Medias Blancas no se deja afectar por la situación, por el mal momento que ha tenido actuando en el U.S. Cellular Field, por el contrario bromea acerca de ella.

“Le he dicho a mi esposa que quizás todo eso es porque aquí me tengo que levantar temprano por los niños, mientras que cuando estoy afuera puedo dormir más”, dijo Santos, al tiempo que sonreía. 

Información en cápsula:

-       El receptor de los Medias Blancas de Chicago, A.J. Pierzynski, se ha sentido mejor de la lesión (fractura) en su muñeca derecha y mañana comenzará a realizar actividades de beisbol.

-       Adam Dunn estuvo tomando prácticas extra de bateo hoy, bajo la supervisión del coach de bateo, Greg Walker.

Post-game:

-       Los Medias Blancas se alejaron a cuatro juegos de diferencia de los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit, al perder 4-2 ante los Indios de Cleveland.

-       El abridor de los ChiSox, Phil Humber, salió del juego en el segundo inning al ser golpeado en la cara por una conexión de Kosuke Fukudome. La bola impactó en la ceja derecha del lanzador, quien pudo salir por sus propios medios del terreno de juego.

-       “Fuimos afortunados hoy, porque solamente perdimos un juego y no ocurrió una desgracia con el pelotazo a Humber”, dijo el manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén. “Él respondió bien a los evaluaciones que le hicieron y gracias a Dios no hay nada grave que lamentar. Mañana veremos cómo amanece para ver si es posible que haga su próxima apertura”, agregó.

-       Pese a la temprana salida del juego de Humber y al uso del bullpen, Guillén expresó que su staff de relevista está listo para mañana ya que nadie se cargó de trabajo.

-       Los ChiSox dejaron a diez hombres en las bases y con corredores en posición anotadora solo conectaron un hit.

-       “Hoy no pudimos dar el hit grande, la conexión oportuna y por eso perdimos. Hay que darle crédito al pitcher de los Indios, quien hizo un gran trabajo”, dijo Guillén.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.