julio 2011

Lucen por la ejecución de sus fundamentos

Chicago.- Van cuatro juegos de la segunda mitad, pero la forma en la que los Medias Blancas de Chicago se han desempeñado en esos encuentros ha sido suficiente para elevar y reforzar las expectativas en relación al equipo.

Por primera vez en la temporada, los ChiSox han logrado mantener un juego consistente y producto por más de tres encuentros, por eso han obtenido tres triunfos en los primeros cuatro partidos de esta fase.

Lo que ha hecho lucir a los Medias Blancas como el equipo que todos pensábamos que podía ser desde el inicio de la temporada, y que confiamos lo sea en esta segunda mitad, es la ejecución de los fundamentos, el oportunismo ofensivo, la sólida defensa y el buen pitcheo.

La ofensiva de los ChiSox ha ligado más con hombres en posición anotadora, ha movido a los corredores cuando lo ha tenido que hacer y ha respaldado, temprano en los juegos, el trabajo de sus lanzadores.

Eso ha sido una ventaja para todos, especialmente para los pitchers, quienes pueden seguir y ejecutar su plan de juego con mayor comodidad, a diferencia de lo que ocurrió durante la primera parte de la campaña, en la que el margen de error que tenían, producto al bajo desempeño ofensivo de la novena, les exigía ser casi perfectos.

Los Medias Blancas han anotado 21 carreras en estos cuatro juegos, en los que han recibido solo ocho en contra. Ahí se aprecia el respaldo hacia los lanzadores del equipo y las efectivas labores que estos han tenido.

El beisbol es un deporte de fundamentos, en el que si cada quien ejecuta su función de forma correcta y con consistencia la posibilidad de obtener resultados positivos se incrementa, de la misma forma como la opción de éxito. Eso es lo que está pasando con los ChiSox en estos momentos, en los que no ha hecho falta el batazo grande, el cuadrangular –solo se ha conectado uno en estos cuatro juegos- para fabricar carreras, sino que éstas se han estado haciendo por habilidad, sacrificio y oportunismo.

Si el equipo logra ser consistente en el estilo de juego que está mostrando ahora, se incrementarán las opciones de alcanzar a los Indios de Cleveland -primeros en la División Central de la Liga Americana, con cuatro partidos y medio de ventaja sobre los Medias Blancas que ocupan el tercer lugar- y de luchar fuerte por pasar a la postemporada.

Antes de lograr esos objetivos los ChiSox pueden cerrar la cadena de 19 juegos contra los equipos de su división de forma exitosa y colocar su récord en la temporada por encima de .500. En estos momentos el equipo tiene cinco triunfos y seis derrotas en esa seguidilla ante sus rivales de la centro, mientras que la marca en la campaña es de 47-49.

Se arranca con fuerza la segunda mitad

Chicago.- Un buen inicio para la segunda mitad de la temporada de los Medias Blancas de Chicago, éste de arrancar ganándole la serie a los Tigres de Detroit y de hacerlo casi por barrida, aunque al final no se pudo.

Salir de Detroit con dos victorias por solo una derrota debe reforzar la confianza y el ánimo de todos para lograr una segunda parte de campaña exitosa. Primero, por el nivel de juego que se mostró, que fue consistente, con buen pitcheo, buena defensa y una oportuna ofensiva. Segundo, porque a los Tigres apenas y se les había podido ganar uno de los últimos 12 encuentros.

Como lo dijo hoy el manager de los ChiSox, Ozzie Guillén, luego del partido que se perdió 4-3: “Si jugamos en esta parte de la temporada como lo hicimos en estos tres juegos muchas cosas buenas van a pasar, porque el equipo jugó una buena pelota”.

Y créannos, de verdad el desempeño de los Medias Blancas fue bueno, en especial a la ofensiva, en donde Adam Dunn, sí Adam Dunn, con solo dos hits en 12 turnos fue importante.

El primero de esos incogibles de Dunn -quien aunque no lo crean no es el bateador con más ponches en las Grandes Ligas en estos momentos, pese a sus 122; Drew Stubbs, de los Rojos de Cincinnati, lo supera con 125-, fue en el juego del viernes y sirvió para que los Ozzie Boys se fueran arriba por tres carreras.

En el encuentro de hoy también conectó un doble, que prendió la chispa ofensiva de la novena en el segundo inning, en el que se fabricaron las tres carreras que se tuvieron en el juego.

En los tres partidos, la ofensiva de los Medias Blancas anotó 13 carreras, de ellas cinco fueron contra Justin Verlander, el lanzador más dominante de la Liga Americana en la primera mitad y quien ya los había vencido en dos oportunidades esta temporada.

Ese también es un buen inicio de segunda mitad para Dunn, de quien se espera que en esta parte de la temporada pueda ser un factor, positivo, determinante en la ofensiva de los Medias Blancas, luego de la decepcionante primera mitad.

También hay que reconocer el trabajo que realizaron los abridores de los ChiSox en esta serie, en especial Gavin Floyd y Edwin Jackson, quienes lideraron las dos victorias del equipo.

Entre ambos lanzadores completaron 16 innings y dos tercios, en los que aceptaron dos carreras, solo una limpia.

La mejor actuación, sin duda, fue la de Jackson, al pitchear juego completo el sábado. En esa presentación aceptó nueve hits, ponchó a dos y dio dos bases por bolas.

Esta es la primera vez en la últimas seis series contra los Tigres, que los Medias Blancas salen vencedores.

Ahora los ChiSox, que lograron recortar un juego con respecto a los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres y los Indios de Cleveland, van camino a Kansas City para enfrentarse desde mañana y hasta el miércoles con los Reales. Ante este conjunto el récord en la campaña es de 3-2.

Los ChiSox continuarán en su cadena de 19 encuentros ante sus rivales de división. Hasta el momento han disputado diez y su marca en esa seguidilla es de 4-6.

Para mantener el buen momento, los Medias Blancas contarán en la lomita para detener a los Reales con Mark Buehrle, Jake Peavy y John Danks, quien regresará el miércoles de la lista de lesionados. 

Ahora algunos registros:

-       Los Medias Blancas tienen récord de 46-49 en la temporada.

-       El equipo está a cuatro juegos de los líderes de la División Central de la Liga Americana, que son los Indios de Cleveland y los Tigres de Detroit.

Arrancamos la segunda mitad

Chicago.- Oficialmente, hoy comienza la segunda mitad de la temporada, una segunda parte simbólica, ya que la división exacta de la campaña, en especial para los Medias Blancas de Chicago, fue hace dos semanas.

Los ChiSox inician esta fase en la tercera posición de la División Central de la Liga Americana a cinco juegos de diferencia de los líderes, los Tigres de Detroit y los Indios de Cleveland. Su récord es de 44-48 y todavía le faltan 70 juegos.

Arrancar de buena forma esta etapa es vital para el equipo que dirige el manager venezolano, Ozzie Guillén, ya que lo harán frente al conjunto de Detroit, el gran contendor de la división y a los que solo se les ha podido ganar uno de los seis juegos que se han disputado en la campaña.

“Es bien importante esa serie contra los Tigres, porque es una serie en la que nos pueden espichar el caucho y quitar el ánimo y las ansias. Eso no hace que sea una serie crucial, pero sí es muy importante, porque si la perdemos se pueden poner algunas dudas sobre nosotros”, dijo Guillén.

Las palabras del dirigente de los ChiSox muestran la relevancia de lo que es la serie y lo que representa para el equipo comenzar ganándole a los Tigres.

Vencer a Detroit significa que la ventaja entre ambos conjuntos se recortaría y que la novena de Chicago saldría con mayor impulso para completar la cadena de 19 juegos –a la que le restan 12, incluyendo los tres frente a los Tigres- contra los equipos de su división. Hasta el momento los Ozzie Boys tienen marca de 2-5 en esa seguidilla.

Desde hoy y hasta el domingo los Medias Blancas estarán en esa serie de tres juegos contra los Tigres, a los que intentarán detener con Gavin Floyd, Edwin Jackson y Phil Humber.

Es importante para el equipo que estos tres lanzadores puedan ser consistentes y detengan a la poderosa ofensiva de Detroit. A la vez, se necesita que los bateadores de los ChiSox dejen en el pasado el pobre desempeño colectivo de la primera mitad y comiencen a rendir según sus credenciales.

Los Medias Blancas necesitan de la contribución de todos los hombres que componen su ofensiva, iniciando con Juan Pierre, pasando por Adam Dunn y Alex Ríos, y terminando con Gordon Beckham. El resto ha realizado su trabajo y en parte por eso el equipo no comienza la segunda mitad de la temporada en una posición más comprometida.

“De la manera en la que nosotros nos hemos desempeñado este año no merecemos estar en la posición en la que estamos. Creo que la posición en la que estamos ahorita en la clasificación ha sido suerte, además de que los equipo a los que nosotros hemos estado siguiendo y con los que estamos compitiendo tampoco han jugado de la manera que ellos debieran jugar”, dijo Guillén, quien confía en que los ChiSox tendrán una mejor segunda mitad.

En esta fase de la campaña el conjunto de Chicago tendrá 44 encuentros contra los equipos de su división. Esa cantidad de juegos representan más del 50 por ciento del total que disputaran desde hoy y hasta el 28 de septiembre, cuando la ronda regular llega a su fin. Esto significa que aún todo está en las manos de los Medias Blancas y que teniendo un buen rendimiento, con resultados positivos, ante sus rivales, las opciones de alcanzar los play off se incrementarían.

Históricamente, desde que Ozzie Guillén está al frente de los ChiSox, el equipo registra marca negativa en las segundas mitades de la temporada. En los últimos siete años han ganado 253 partidos y han perdido 257, luego del Juego de Estrellas.

Eso no quiere decir absolutamente nada, solo es una referencia para conocer como ha sido el rendimiento de los Medias Blancas tras pasar el meridiano de la campaña. Tres (2005, 2008, 2010) han sido las ocasiones en las que ese registro ha sido favorable para los ChiSox y cuatro (2004, 2006, 2007, 2009) en las que ha sido en contra.

“Las esperanzas siempre están ahí y con el equipo que nosotros tenemos son más grandes, porque este es un equipo bastante bueno, que no ha jugado de la manera que esperamos”, dijo Guillén, quien agregó: “Nosotros vamos a tener bastante oportunidad, porque vamos a estar jugando contra los equipos de nuestra división por el próximo mes y medio. Ahí se va a decir qué tan buenos o qué tan malo es el equipo, si vamos a estar afuera o adentro de los play offs”.

Confiamos en que al final del camino el equipo estará en la postemporada, gracias a revertir el rumbo que tuvo durante la primera parte de la temporada y que lo hizo el sexto peor en promedio ofensivo de la Liga Americana (.252), además de uno de los más improductivos.

Intercambio con nuestros seguidores

Chicago.- Durante los últimos dos días hemos recibido algunas preguntas a través de las cuentas de twitter: @mediasblancas y @russobilly. La mayor cantidad de interrogantes de ustedes fueron en relación a Adam Dunn.

Agradecemos su disposición y tiempo para hacer sus planteamientos, a continuación vamos a contestarlos uno a uno:

-       ¿Qué tanto van a esperar los Medias Blancas por Adam Dunn? Rafael Barrios (@r9barrios)

-       Rafael, los ChiSox deberán esperar por Adam Dunn hasta que este reaccione con su ofensiva. Recuerda que le están pagando 56 millones de dólares por los próximos cuatro años. A nadie se le da esa cantidad de dinero para tenerlo en el banco. El manager, Ozzie Guillén, ha tratado de moverlo en la alineación y lo ha alejado el juego diario algunos días.

Confío en que en la segunda mitad de la temporada, la actuación de Dunn debe mejorará. Es poco posible que pueda tener una un registro peor que el de la primera. Al final de esa mitad mostró algunas mejorías ofensivas.

-       ¿No te parece que el gran paquetazo de los últimos años ha sido Adam Dunn? PDV$$$A (@redlittlered)

-       Sin duda que los primeros resultados de la contratación de Adam Dunn no han sido favorables ni satisfactorios para los Medias Blancas de Chicago. Pero considerarlo un paquetazo, con tan solo media temporada es prematuro y arriesgado. Además, recuerda que cuando el equipo lo firmó lo hizo basado en la producción de éste durante su carrera en Grandes Ligas.

Adam Dunn venía siendo el jugador más consistente en cuanto a la cantidad de jonrones conectados y carreras remolcadas en las últimas siete temporadas, en las que acumuló 282 jonrones (nunca menos de 38 por campaña) y 709 impulsadas (nunca menos de 92 por año).

Eso es lo que se sigue esperando de Dunn, así como que su ritmo de ponches y de boletos, porque eso ha sido parte de su juego durante toda su carrera. Su producción tiene que mejorar y cuando así sea, esperemos que pronto, será una de las piezas más valiosas del equipo. Mientras no, seguirán los cuestionamientos.

-       ¿Por qué Alex Ríos no es el mismo de la temporada pasada? Emilio Greco (@ejgd)

-       Emilio, la verdad es que no hay una explicación exacta para explicar la decepcionante temporada que hasta el momento está teniendo Alex Ríos. Sin embargo, hay algunas señas para hacerlo.

Ríos le ha estado haciendo más swings a los pitcheos fuera de la zona de strike, tratando de ser más agresivo y eso le ha sido contraproducente. Cuando comenzó la temporada sus conexiones no estaban cayendo de hit, pero eran con fuerza. En su momento dijimos que eso podría crear una mala situación para él, llegando a sentirse frustrado, otra condición que afectaría su rendimiento. Eso obviamente sucedió. Recuerda también que durante los primeros días de la campaña los problemas físicos en su pie derecho se incrementaron.

Luego de todo eso han venido una serie de eventos de causa y efecto que no le han permitido desplegar todo su juego, como bien lo hizo en el 2010. Poco a poco, él ha venido saliendo de su mala situación. Todos esperamos que lo pueda terminar de hacer en la segunda mitad.

-       ¿Cómo está la situación de Omar Vizquel, por qué no juega tan pocos? José Mejías @joseaguilarmej)

-       José, Omar Vizquel fue contratado por los Medias Blancas para ser un jugador de reemplazo, de esa forma el equipo es mejor.

Es cierto, que el venezolano ha rendido cada vez que lo han puesto a jugar y esa es la importancia de su función y lo alto de su valor para el equipo.

No te imaginas el valor que tiene Vizquel viniendo desde la banca, porque así el puede jugar en diferentes posiciones, bien sea en segunda o tercera base o en el campocorto. Hubo un momento en la temporada en la que él estuvo alineado casi a diario y su rendimiento ofensivo cayó un poco, esto con respecto a lo que venía haciendo viniendo de la banca o jugando como titular ocasionalmente. Por eso es que lo tienen como jugador sustituto.

ChiSox en la historia de los Juegos de Estrellas

Chicago.- Aprovechando que hoy es el Juego de Estrellas, voy a dedicar este post a lo que ha sido la historia de los Medias Blancas de Chicago y sus representantes en los clásicos de mitad de temporada.

No podemos comenzar de otra forma que señalando que el primer Juego de Estrellas de Grandes Ligas se realizó en la antigua casa de los ChiSox, el viejo Comiskey Park. Eso fue en 1933, cuando MLB decidió crear el evento para medir fuerzas entre la Liga Nacional y la Liga Americana y brindarle un espectáculo llamativo a la afición, más allá de los encuentros de la ronda regular.

Los Medias Blancas volverían a ser sedes del evento en tres oportunidades más, que fueron: 1950 y 1983, igualmente en el Comiskey Park y en el 2003, ya en el nuevo estadio, el U.S. Cellular Field.

El primer pelotero de la organización que actuó en un clásico de mitad de temporada fue el jardinero y hoy miembro del Salón de la Fama, Al Simmons, en 1933, en la primera edición del certamen.

Hasta 1936 todos los representantes de los ChiSox que habían asistido al Juego de Estrellas habían sido bateadores. Ese año, sin embargo, Vorn Kennedy estuvo presente  como lanzador, aunque no vio acción.

La primera vez que un pitcher realizó un envío en este tipo de eventos fue Eddie Smith, en 1941. Fue él, por cierto, quien logró la primera victoria en representación de la organización en un Juego de Estrellas. El hecho se produjo, igualmente, en ese año, en el que tuvo una labor de dos innings, en los que aceptó dos hits y dos carreras; ponchó a dos hombres.

En la historia de los Medias Blancas, además de Smith, los únicos que han logrado obtener victorias en un clásico de mitad de temporada son: Early Wynn (1958), Ray Herbert (1962), Jack McDowell (1993), James Baldwin (2000) y Mark Buehrle (2005).

Las mejores presentaciones para un lanzador del equipo en Juegos de Estrellas han sido la de Billy Pierce, quien es el que ha pitcheado en más clásicos, al hacerlo en cinco, en 1955 y la de Gary Peters, en 1967.

En 1955, Pierce trabajó por espacio de tres innings, en los que permitió un hit y ponchó a tres bateadores. Mientras que Peters, en 1967, pitcheó tres entradas perfectas, en las que ponchó a cuatro hombres.

Virgil Trucks, en 1954, logró el único juego salvado para un lanzador de los ChiSox en la historia de los Juegos de Estrellas. En esa oportunidad tuvo una labor de un inning, en el que dio un boleto.

De los 117 peloteros que los Medias Blancas han tenido como representantes en los clásicos de mitad de temporada, 42 han sido pitchers.

Entre los 75 bateadores está el primer latino en actuar en un Juego de Estrellas, se trata del venezolano, Alfonso “Chico” Carrasquel, quien lo hizo en 1951 (Aquí el link del post que hace un par de días escribimos acerca de su participación: http://wp.me/p1yZa7-9e35).

Las actuaciones más sobresalientes entre los bateadores de los Medias Blancas en el clásico de mitad de temporada han sido las de Simmons, en 1934, y la de Paul Konerko, en el 2002.

En 1934, Simmons conectó tres hits en cinco turnos, con dos dobles, tres carreras remolcadas y una anotada. Mientras que en el 2002, Konerko ligó dos hits, ambos dobles, en dos turnos al bate; además remolcó dos carreras.

En la historia de este evento los representantes ofensivos de los Medias Blancas solo han conectado dos jonrones. Frank Thomas fue el primero, en 1995, y Magglio Ordóñez el segundo, en el 2001.

El jugador de los ChiSox que más veces ha asistido al Juego de Estrellas con la camiseta de la organización es Nellie Fox, quien lo hizo en 12 oportunidades.

Nunca ha habido un Jugador Más Valioso del clásico de mitad de temporada en representación de los Medias Blancas, que además no tienen a un abridor en el line up, votado por los fanáticos, desde 1997, cuando Thomas fue electo como titular en la inicial. Ese año, sin embargo, una lesión le impidió actuar en el certamen de estrellas.

Los únicos que desde esa temporada han estado con el uniforme de los Medias Blancas cuando se da la voz de play ball son Esteban Loaiza, en el 2003, y Buehrle, en el 2005, ambos como pitchers abridores del equipo de la Liga Americana.

Este año los ChiSox estarán representados por Paul Konerko y Carlos Quentin, esperando poner en alto, con sus actuaciones, el nombre y orgullo de la organización.

Planes para el receso del Juego de Estrellas

Chicago.- Luego del encuentro de hoy ante los Mellizos de Minnesota se vienen cuatro días libres para los Medias Blancas de Chicago, ya muchos de los jugadores del equipo tienen comprados sus boletos para viajar a sus hogares en estas mini vacaciones durante la temporada.

En este post vamos a revelar el itinerario de los peloteros latinos de los ChiSox durante la pausa del Juego de Estrellas, que para muchos sirve como un descanso para tomar un segundo aire y encarar con mayor fuerza la última parte de la campaña.

Alexei Ramírez partirá esta tarde, luego del juego, para Miami a pasar un tiempo con su familia y amigos.

“Me voy para la playa a despejar un poquito la mente de todo esto”, dijo el campocorto de los Medias Blancas.

Sergio Santos viajará a California, junto a su esposa e hijos, para reencontrarse con sus padres.

“Tenemos planeado ir a la playa, hacer unas parrillas en la casa, disfrutar de la piscinas y tomar Coronas”, detalló el cerrador de los ChiSox.

Alex Ríos no piensa moverse de Chicago, pero si tiene planeadas algunas actividades para realizar en la ciudad junto a sus familiares.

“Vamos a tratar de conocer un poco más la ciudad, de ir a los museos, a los lugares turísticos de aquí, porque en el tiempo que tengo en el equipo no los he podido conocer”, comentó el jardinero central.

Omar Vizquel se trasladará a un destino más frío, ya que irá a su casa en Seattle para compartir con sus hijos y su esposa.

“Me voy apenas termine el juego. Tengo mucho tiempo que no veo a mis chamos y ya me hacen un poquito de falta, aunque siempre hablamos. Estos días se los dedicaré a ellos. El mayor está en un plan vacacional de fútbol americano aprendido, quiero ver cómo le va”, dijo el utility de la novena.

Ramón Castro tenía planeado trasladarse a Miami, pero sus planes quedaron en el aire, tras la lesión que sufrió en el encuentro de ayer, en el que se fracturó la mano derecha, tras recibir el impacto de un pitcheo de Mark Buehrle que no pudo atrapar con la mascota.

El manager, Ozzie Guillén, se quedará en la ciudad ya que tiene unas actividades con el plan vacacional de los Medias Blancas y los Chicago Bulls.

“Dos de los cuatro días estaré compartiendo con los niños del plan vacacional y los otros dos los pasaré en mi casa, con mi familia”, expresó el estratega.

La mano derecha de Guillén, el coach de banca del equipo, Joey Cora, viajará a su residencia en Miami para estar con su familia.

“Me están esperando allá desde el viernes”, dijo Cora.

Es bueno ver que todos tienes sus planes para recargar sus fuerzas y regresar listo para competir en la segunda mitad de la temporada, en donde se terminará de decidir el futuro del equipo. 

A 60 años de Alfonso “Chico” Carrasquel

El 10 de julio de 1951, un venezolano, Alfonso “Chico” Carrasquel, se convirtió en el primer latino que actuar en un Juego de Estrellas y lo hizo representando el uniforme de los Medias Blancas de Chicago.

“El Chico” fue el campocorto titular del conjunto de la Liga Americana, en el que también estaban Dom DiMaggio, hermano de Joe; Nellie Fox, George Kell, Ted Williams, Yogi Berra, Vic Wertz, Ferris Fain y Ned Garver, entre los abridores.

También estaban en la reserva Phill Rizzuto, shortstop de los Yanquis de Nueva York y a a quien Carrasquel superó; Eddie Robinson, Bobby Doerr, Vern Stephens, Jim Hegan, Joe DiMaggio, Larry Doby y Minnie Miñoso, compañero de equipo el venezolano en los Medias Blancas y quien lo reemplazó en el Clásico de Estrellas.

De todos ellos hoy se encuentran en el Salón de la Fama de Cooperstown: Berra, Joe DiMaggio, Doby, Doerr, Rizzuto, Williams, Fox y Kell.

En esa actuación en el Juego de Estrellas, “el Chico” dio un incogible en dos turnos al bate.

Carrasquel, quien debutó en Grandes Ligas el 18 de abril de 1950, fue además el primer venezolano en jugar con los Medias Blancas y en iniciar esa rica tradición de campocortos que ha sido seguida por Luis Aparicio, Ozzie Guillén y Omar Vizquel.

Con los ChiSox “el Chico” estuvo por seis temporadas como jugador, luego de su retiro, en 1959, se unió al equipo como comentaristas de las transmisiones radiales.

Ahora algunos datos

  • Los Medias Blancas de Chicago tienen récord de 1-6 ante los Mellizos de Minnesota. Hoy están buscando su segundo triunfo ante ellos.
  • Los ChiSox slo han ganado dos de los primeros seis juegos de la cadena de 19 que tienen en estos momentos ante los equipos de su división, la Central de la Liga Americana.
  • No se descarta que debió a la fractura en su mano derecha, Ramón Castro tenga que ser sometido a una intervención quirúrgica.
  • Tras la lesión de Castro, los Medias Blancas subieron de su sucursal triple A a Tyler Flowers.
  • Luego del receso del Juego de Estrellas la rotación de los ChiSox será la siguiente: Gavin Floyd, Edwin Jackson, Jake Peavy, Mark Buehrle, Phil Humber y John Danks.

Jim Thome le dio consejos a Adam Dunn

Chicago.- ¡Qué interesante! Hoy, durante la práctica de bateo de los Medias Blancas de Chicago hubo un hecho que nos llamó mucho la atención y estoy seguro que a ustedes también les sucederá lo mismo.

En medio del entrenamiento de los ChiSox, Jim Thome, quien está jugando para los Mellizos de Minnesota desde la temporada pasada, luego de pasar las cuatro campañas previas con los South Siders, se acercó a Adam Dunn y habló con él por unos minutos.

Durante la conversación Thome le dio algunos consejos a Dunn respecto a su producción ofensiva, al indicarle, con gestos, algunos de detalles de su mecánica de bateo.

El bateador designado de los Medias Blancas en más de una oportunidad asintió con su cabeza las indicaciones y observaciones que Thome le estaba diciendo.

No sé decirles qué fue lo que exactamente le dijo el experimentado jugador de los Mellizos a Dunn, porque no tuvimos oportunidad de conversar con él previo al encuentro y Dunn no habla con la prensa luego del entrenamiento.

Sin embargo, por las indicaciones que Thome le estaba haciendo con respecto a su mecánica creemos que se trataba de la sincronización de sus piernas con sus brazos a la hora de hacer el swing, así como del balance de su cuerpo.

También observamos que durante la conversación entre los dos bateadores zurdos, Dunn le realizó algunas señalizaciones a Thome hacia las tribunas, quizás explicando cómo ha sido el trato que los fanáticos le han dado y buscando algún consejo calificado de alguien con mayor experiencia en Grandes Ligas y que también pasó por la ciudad de Chicago.

En sus cuatro temporadas con los Medias Blancas, Thome experimento lo exigente de la afición de los ChiSox, que como a Dunn lo aplaudía y alababa cuando conectaba cuadrangulares y de vez en vez lo abucheaba cuando fallaba –obviamente no con la misma intensidad con la que lo hacen con el hoy bateador designado del equipo-.

Pero de seguro esa experiencia junto a la que ha recogido a lo largo de su carrera sirvieron para darle un buen consejo a Dunn, respecto a cómo seguir llevando su relación con la afición de Chicago, que espera ver pronto en él a ese pelotero que fue contratado por cuatro años y 56 millones de dólares.

Hace unos días describimos la relación de Dunn con los fanáticos de los Medias Blancas, aquí les dejamos el link y los invitó a que lo revisen si no lo han hecho: http://wp.me/p1yZa7-9e2L

Ahora algunos datos:

  • Los Medias Blancas han perdido los últimos cuatro juegos. El equipo no tenía una cadena así desde los últimos cuatro días de abril.
  • En lo que va de temporada los ChiSox no han podido vencer a los Mellizos de Minnesota. Su récord es de 0-6.
  • El equipo ha ganado solo un juego de los cinco que lleva de la cadena de 19 contra los conjuntos de su división, la Central de la Liga Americana.

 

 

 

Ozzie Guillén y sus 65 alineaciones

Chicago.- En lo que va de temporada los Medias Blancas de Chicago han presentado 65 alineaciones diferentes, eso producto del esfuerzo del manager del equipo, Ozzie Guillén, por buscar el balance ideal de su ofensiva, así como la consistente producción de ésta.

Conseguir ese objetivo no ha sido fácil, a tal punto que aún se siguen haciendo experimentos para ver de qué forma se le puede sacar mejor provecho a los jugadores, cómo combinarlos para que los que están en buen momentos ayuden y respalden a los que no, en beneficio colectivo de la novena. Tampoco se ha podido encontrar una posición para que los hombres que están apagados con el bate prendan su producción.

Antes de comenzar la temporada se suponía que nada de eso debía ser muy complicado. Se daba por descontado que hacer un line up diario contando con jugadores como Juan Pierre, Gordon Beckham, Adam Dunn, Paulo Konerko, Alex Ríos, Carlos Quentin, A.J. Pierzynski, Alexei Ramírez y Brent Morel sería una de las cosas más fácil que tendría que hacer Ozzie Guillén en este 2011.

Sin embargo, no ha sido así y el propio estratega lo expresó hoy durante la rueda de prensa antes del segundo encuentro de la serie que sostienen contra los Mellizos de Minnesota, equipo al que no le han podido ganar esta campaña en cinco encuentros.

“Mucha gente critica al manager por el line up que hace, pero nosotros siempre tratamos de hacer el mejor line up que podemos. Este año no ha sido fácil para mí, porque he tenido que hacer muchos movimientos tratando de que nuestra ofensiva sea productiva”, comentó Guillén.

El estratega del equipo también expresó cómo y cuándo hace la alineación.

“Eso es algo que no lleva más de dos minutos hacerlo, pero cada noche, cuando lo estoy haciendo, antes de salir al estadio o de llegar a mi casa, pienso que son los dos minutos más difíciles que tengo”, dijo Guillén.

El manager de los ChiSox ha sido enfático en señalar que dentro de su equipo está la calidad necesaria para que su ofensiva se convierta y sea esa máquina de hacer carreras que se suponía sería antes de comenzar la campaña.

“Hay gente que me dice loco, porque digo que nosotros tenemos buen producto aquí. Pero yo les digo que si nosotros botamos a los jugadores que están fallando ahorita, en dos días los tomará otro equipo, porque tienen calidad. Por eso yo sigo confiando en ellos”, declaró Guillén.

Nosotros estamos de acuerdo con el estratega, porque cada uno de los nueve titulares de los Medias Blancas ha demostrado durante su carrera en Grandes Ligas -a excepción de Gordon Beckham y Brent Morel, quienes aún se están iniciando en este mundo- ha demostrado tener las herramientas para ser exitosos en este nivel.

Pierre ha sido uno de los mejores primeros bate en los últimos días años, producto de su velocidad y buen contacto con la bola. Dunn ha sido el único jugador en Grandes Ligas, que ha conectado al menos 38 jonrones de forma consecutiva en las últimas siete campañas. Ríos siempre ha sido conceptuado como un jugador con todo el material para convertirse en un 30-30. Pierzynski estado sobre el nivel ofensivo de los receptores desde que llegó a los Medias Blancas, en el 2005. Ramírez se ha erigido como uno de los mejores campocortos ofensivos del momento.

Sin embargo, más allá de Paul Konerko y Carlos Quentin, ninguno de los otros ha podido encontrar la forma de producir y ayudar a la causa de los ChiSox, que pese a ello están en el tercer lugar de la División Central de la Liga Americana a cinco juegos y medio de los Indios de Cleveland, los líderes.

El equipo que dirige Ozzie Guillén es noveno, entre los 14 conjuntos que componen el joven circuito, en carreras anotadas (354); octavos en hits (764); duodécimo en dobles (133), decimotercero en triple (7); séptimo en jonrones (88); noveno en carreras remolcadas (338); noveno en promedio al bate (.251) y noveno en porcentaje de embasado (.318). Además es duodécimo en bases robadas (37).

Todas esas estadísticas reflejan solo una cosa, que la ofensiva de los Medias Blancas está por debajo del promedio, o lo estuvo durante la primera parte de la temporada. Si se logran engranar las piezas y ser más productivos la segunda mitad podría prometer muchas cosas buenas. Mientras tanto se seguirá experimentando con la alineación, buscando su balance y completo despertar.

Héctor Santiago, el primer debut del año

Chicago.- Ocho días pasó Héctor Santiago dentro de los Medias Blancas de Chicago esperando el momento de su debut en Grandes Ligas, que finalmente llegó ayer, en el tercero juego de la serie contra los Reales de Kansas City.

El lanzador puertorriqueño, de 23 años de edad, cumplió su sueño de actuar en las mayores, cuando el manager, Ozzie Guillén, lo puso en acción en el inicio del noveno inning para enfrentar a Eric Hosmer, Jeff Francouer y Mike Moustakas.

Santiago los retiró en fila y sin complicaciones, para pasar con nota sobresaliente su estreno en Grandes Ligas, luego de más de una semana esperando que le dieran la oportunidad de hacerlo.

“Fue una gran experiencia, estaba emocionado y nervioso. El sentimiento fue asombroso. Definitivamente era lo que había pensado, un gran escenario, con muchos fanáticos y mucha emoción detrás de mí”, expresó el zurdo, después de su labor.

Antes de entrar en el juego Santiago recibió unas palabras de aliento de Brent Morel, con quien jugó en ligas menores.

“Solo me dijo que estuviera tranquilo, que confiara en mí, que hiciera mis pitcheos y dejara que ellos hicieran su trabajo”, comentó, tras seguir la recomendación del tercera base del equipo.

Santiago, quien se convirtió en el primer jugador de la organización en debutar este año en las mayores, se estrenó ponchando al primer bateador que enfrentó, Hosmer.

“Eso me dio mucha emoción. Creo que es lo que uno siempre sueña. Me siento orgulloso y satisfecho por haberlo hecho”, dijo Santiago, a quien le entregaron la pelota con la que logró abanicar al bateador de los Reales para conseguir el primer out de su carrera en Grandes Ligas.

El zurdo ya sabe qué hará con ese trofeo. “Se la voy a regalar a mi papá, quien me llamó apenas terminó el juego y me dijo que se la diera a él. Eso es lo que voy a hacer”, reveló mientras sonreía.

Cuando terminó su trabajo, que tras ponchar a Hosmer continuó con elevados consecutivos al jardín izquierdo por parte de Francoeur y Moustakas, Santiago fue recibido en el dugout con una felicitación colectiva.

“Todos mis compañeros me felicitaron y me dijeron que había hecho un buen trabajo, eso me hizo sentir muy bien”, dijo el número 60 de los Medias Blancas.

Su actuación llamó la atención del manager de la novena, quien durante la rueda de prensa post juego dedicó algunas palabras para el joven puertorriqueño.

“Creo que fue lo mejor del juego para nosotros. Se vio muy bien, sin miedo para lanzar y con mucho dominio de todo. Fue bueno ver lo que hizo”, dijo Guillén.

Tras experimentar lo que se siente lanzar en Grandes Ligas, Santiago comentó que ahora ya está mejor preparado para seguir su carrera y aprovechando las próximas oportunidades que se le presenten.

“Ya estoy más tranquilo, porque sé lo que se siente trabajar en este nivel. Ahora voy con más confianza para las próximas veces”, dijo el zurdo, quien fue ascendido a Grandes Ligas el 26 de junio, cuando los Medias Blancas colocaron en la lista de lesionados a John Danks.

“Esos ocho días de espera fueron locos, porque siempre me ponía a calentar y luego me decían que parara. Así fueron todos los juegos, hasta que finalmente me pusieron en éste”, comentó Santiago, la primera opción del equipo para regresar a las menores una vez que Danks se recupere de su lesión en la músculo oblicuo derecho. Esa situación, sin embargo, no le importa al relevista, pues ya se siente grandeliga. 

Paulie ganó en el voto final

El primera base de los Medias Blancas de Chicago, Paul Konerko, será el segundo representante del equipo en el Juego de Estrellas del próximo 12 de julio, que se disputará en el Chase Field de Phoenix, casa de los Cascabeles de Arizona.

Konerko fue el ganador del “Voto Final”, al contar con el respaldo de más de 8.4 millones de sufragios. Venció a Víctor Martínez, de los Tigres de Detroit; a Alex Gordon, de los Reales de Kansas City; a Adam Jones, de los Orioles de Baltimore; y a Ben Zobrist, de los Rays de Tampa Bay.

“De verdad estoy sorprendido por los ocho millones de votos a mi favor. Le doy las gracias a todos los fanáticos que me apoyaron. Siempre es bueno ir a un Juego de Estrellas”, dijo Paulie, quien junto a Carlos Quentin serán los dos representantes de los ChiSox en el clásico de mitad de temporada.

Esta es la tercera vez en la historia que un jugador de los Medias Blancas ese electo al Juego de Estrellas por la vía del Voto Final, Scott Podsednik, en el 2005, y A.J. Pierzynski, en el 2006, fueron los primeros.

Konerko, quien irá a su quinto All-Star Game, registra una de las mejores actuaciones ofensivas de la temporada en Grandes Ligas, al tener promedio al bate de .319, con 13 dobles, 22 jonrones, 64 carreras remolcadas y 40 anotadas. Además tienen un porcentaje de embasado de .389, con un slugging de .572 y un OPS de .961.

Ahora algunos datos:

-       Los Medias Blancas inician hoy una serie de cuatro encuentros ante los Mellizos de Minnesota, contra los que han perdido los cuatro encuentros que han sostenido frente a ellos esta temporada. Esta serie se jugará en el U.S. Cellular Field.

-       Desde que Ozzie Guillén tomó el mando de los ChiSox, en el 2004, los Mellizos han ganado 75 de 133 juegos frente a ellos.

-       Los Medias Blancas solamente están ganando una serie particular esta temporada frente a los conjuntos de su división, la Central de la Liga Americana.  Esa serie que dominan es contra los Indios de Cleveland.

-       “Nosotros no le hemos jugado bien a los equipos de nuestra división este año, por eso se nos ha hecho estar en una mejor posición. En los años en los que nosotros les hemos ganado a ellos hemos estado en los play offs”, dijo Ozzie Guillén.

-       La ofensiva de los ChiSox ya tiene diez juegos en lo que va de campaña en la que no conecta extrabases. Esa es la misma cantidad que registraron en las temporadas completas de 2009 y 2010.

-       “No hemos estado bateando con hombres en posición anotadora y eso le ha puesto presión a todos, porque no se han estado haciendo carreras”, dijo el estratega, durante la rueda de prensa de hoy previa al juego.

-       El manager, Ozzie Guillén, está buscando alternativas para su ofensiva, hoy hizo algunos cambios en su line up que es el siguiente: Juan Pierre-LF, Omar Vizquel-3B, Paul Konerko-1B, Adam Dunn-DH, Alex Ríos-CF, A.J. Pierzynski-C, Alexei Ramírez-SS, Mark Teahen-RF, Gordon Beckham-2B.

-       Los Medias Blancas han utilizado esta temporada 64 diferentes alineaciones.

-       Ozzie Guillén colocó hoy de tercer bate a Paul Konerko porque en los últimos juegos le ha tocado batear como abridor de innings en muchas oportunidades. “Estoy cansado de eso. Estoy cansado de que le toque batear sin gente en base, eso no es bueno ni para él ni para nosotros”, dijo.

-       Ozzie le pidió al departamento de relaciones públicas de los Medias Blancas de Chicago que organizará un pequeño acto previo al juego de esta noche frente a los Mellizos, para que él se tomará fotos junto al umpire de home, el venezolano Manuel González. El estratega será quien entregue la alineación del equipo hoy en lugar de Jeff Cox, quien normalmente lo hace.

Resultados cerrados por causa ofensiva

Chicago.- Durante la rueda de prensa, previa al encuentro de hoy, el manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, hizo referencia a los difíciles y batallados que han sido los últimos encuentros del equipo.

Y es que 13 de los recientes 14 juegos y 19 de los últimos 22 se han decidido por tres o menos carreras, incluyendo la cadena de diez que tienen actualmente.

Esa situación llevó a que Guillén expresara su asombró. “No sé cuándo fue la últimas vez que ganamos un juego por más de tres carreras. Todos nuestros juegos han estado cerrados”, dijo.

Fue el 18 de junio frente a los Cascabeles de Arizona la última ocasión en la que los Medias Blancas lograron un triunfo por más de tres carreras. En esa oportunidad hicieron ocho por solo dos de sus rivales.

El que esos encuentros hayan estado tan disputados, o el que los Medias Blancas tengan marca de 8-5 –en los últimos 13 juegos decididos por menos de tres carreras– y 10-9 –en los últimos 19 encuentros bajo la misma situación–, tiene mucho que ver con la baja producción ofensiva del equipo, que se mantienen intermitente, dejando a muchos hombres en las bases.

Desde el diez de junio los ChiSox tienen promedio colectivo de .242; con hombres en base su average es de .226 y con corredores en posición anotadora es de .183. Su promedio de carreras por encuentro ha sido de 3.40.

Sin duda, muy bajos todos esos promedios ofensivos de un equipo que está supuesto a fabricar carreras sin problemas y de forma consistente. Pero eso solo ha sido la excepción en lo que va de la campaña.

El manager de la novena, Ozzie Guillén, lanzó un exhorto a sus jugadores para que terminaran de prender sus bates y comenzaran a producir con oportunismo de forma consistente.

“Si no bateamos vamos a tener problemas para competir en esta división, que en la segunda mitad se va a poner muy interesante y eso hará mucho más dura la competencia, porque todos los equipos subirán su nivel”, dijo Guillén.

En estos momentos los Medias Blancas están en la tercera posición de la División Central de la Liga Americana, con récord de 43-44, a tres juegos y medio de diferencia con respecto a los Indios de Cleveland, que ocupan la primera posición.

Los Medias Blancas terminan hoy su serie de tres encuentros ante los Reales de Kansas City, otro de los rivales de su división.

Recordemos que los ChiSox están en medio de una cadena de 19 encuentros ante los equipos de su llave. Hasta el momento ya han jugado dos y están en acción en el tercero.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.