Será una dura estadía en el U.S. Cellular Field

Chicago.- La estadía que comienzan hoy los Medias Blancas de Chicago en su casa, el U.S. Cellular Field, será una de las más difíciles de la temporada.

El equipo que dirige Ozzie Guillén tendrá que medirse desde hoy y hasta el jueves de la próxima semana a tres de los equipos que mejor están jugando en estos momentos, en la Liga Americana.

Hoy inician una serie de tres juegos ante los líderes de su división, la Central del joven circuito, los Tigres de Detroit. El viernes harán lo propio frente a los Medias Rojas de Boston, el mejor conjunto de la campaña en la Liga Americana, con récord de 62-37; y el próximo lunes arrancarán una tanda de cuatro enfrentamientos contra los poderosos Yanquis de Nueva York.

Serán diez partidos de forma consecutiva que representarán un alto nivel de dificultad para los ChiSox, que están en busca de esa consistencia que los ubique en el sitial de fuertes contendores de su llave.

Lo bueno o positivo para los Medias Blancas en medio de esta cadena de diez encuentros, en el U.S. Cellular Field, es que en la temporada tienen récord positivo jugando contra equipos con foja superior a .500. Es decir, con novenas ganadoras, como lo son Detroit, Boston y Nueva York.

La explicación de esa situación pudiera ser esta que Ozzie Guillén dio hace algunas semanas atrás y que se ha presentado en el pasado, tanto en el beisbol como en otras disciplinas deportivas: “A veces pasa que cuando te enfrentas a un rival grande, te exiges el máximo y sacas tu mejor juego. Pero cuando juegas con un equipo en teoría inferior pierdes intensidad y eso te hace perder esos juegos que se suponían debías ganar”.

Quizás sea por eso que ante los conjuntos con récord por encima de .500 los ChiSox tienen marca de 28 triunfos y 21 derrotas, mientras que la marca con los que están por debajo de .500 es de 21-30.

En estos momentos los Medias Blancas no están en posición de discriminar entre unos y otros, ellos deben salir a jugar todos los encuentros con la misma intensidad como si estuvieran enfrentando a equipo grandes, como si se estuviera en una postemporada, porque su situación no es fácil y no pueden seguir desaprovechando oportunidades.

En la temporada el récord combinado de los ChiSox frente a Tigres, Medias Rojas y Yanquis es de 8-8, producto de tres victorias en nueve juegos frente a Detroit, tres en tres encuentros ante Boston y dos en cuatro contra Nueva York.

Datos en cápsulas:

  • Los Medias Blancas de Chicago tuvieron hoy una práctica de infield. El hecho nos pareció un poco extraño, porque no es común este tipo de entrenamiento durante temporada. Por lo general, diariamente los infielders toman rollings durante la práctica de bateo, pero de forma individual. Esta tarde se ensayaron y repasaron jugadas.
  • El manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, dijo en la rueda de prensa pre juego que cada encuentro de aquí en adelante tiene una importancia grande para el equipo, sin medir al rival. Esto debido a la posición en la que se encuentra su novena.

Post-game

  • Los Medias Blancas vencieron 6-3 a los Tigres de Detroit en el primer encuentro de la serie a tres, que comenzó hoy en el U.S. Cellular Field de Chicago.
  • Los ChiSox se colocaron a tres juegos y medio de los líderes de la División Central de la Liga Americana. Esa es la diferencia más cercana al primer lugar que ha tenido el equipo que dirige Ozzie Guillén, desde el cinco julio, cuando tuvieron el mismo margen.
  • “En los dos primeros innings no se hicieron las jugadas correctas, pero el equipo siguió batallando y mantuvo la buena actitud para regresar en el encuentro y ganarlo”, dijo Guillén, al culminar el desafío.
  • “El hit de Alexei Ramírez en el quinto inning fue una de las claves para ganar, porque eso mantuvo vivo nuestro ataque. Para nosotros ha sido difícil dar los batazos oportunos, con dos outs y hombres en posición anotadora, por eso lo de Alexei fue tan importante”, explicó Guillén, quien en la tercera entrada ordenó una jugada de sacrificio con Ramírez bateando, la razón fue la propensión del cubano a batear para dobleplay en los últimos encuentros.
  • El estratega de los Medias Blancas elogió el trabajo de su abridor, Mark Buehrle, quien pese a las fallas defensivas del equipo en los dos primeros innings se mantuvo en el juego, compitiendo y luchando para tener a raya a la ofensiva de Detroit.
  • Buehrle se acreditó su octava victoria de la temporada, en labor de seis innings, en los que aceptó diez hits y dos carreras; ponchó a cuatro y dio una base por bolas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: