Arrancamos la segunda mitad

Chicago.- Oficialmente, hoy comienza la segunda mitad de la temporada, una segunda parte simbólica, ya que la división exacta de la campaña, en especial para los Medias Blancas de Chicago, fue hace dos semanas.

Los ChiSox inician esta fase en la tercera posición de la División Central de la Liga Americana a cinco juegos de diferencia de los líderes, los Tigres de Detroit y los Indios de Cleveland. Su récord es de 44-48 y todavía le faltan 70 juegos.

Arrancar de buena forma esta etapa es vital para el equipo que dirige el manager venezolano, Ozzie Guillén, ya que lo harán frente al conjunto de Detroit, el gran contendor de la división y a los que solo se les ha podido ganar uno de los seis juegos que se han disputado en la campaña.

“Es bien importante esa serie contra los Tigres, porque es una serie en la que nos pueden espichar el caucho y quitar el ánimo y las ansias. Eso no hace que sea una serie crucial, pero sí es muy importante, porque si la perdemos se pueden poner algunas dudas sobre nosotros”, dijo Guillén.

Las palabras del dirigente de los ChiSox muestran la relevancia de lo que es la serie y lo que representa para el equipo comenzar ganándole a los Tigres.

Vencer a Detroit significa que la ventaja entre ambos conjuntos se recortaría y que la novena de Chicago saldría con mayor impulso para completar la cadena de 19 juegos –a la que le restan 12, incluyendo los tres frente a los Tigres- contra los equipos de su división. Hasta el momento los Ozzie Boys tienen marca de 2-5 en esa seguidilla.

Desde hoy y hasta el domingo los Medias Blancas estarán en esa serie de tres juegos contra los Tigres, a los que intentarán detener con Gavin Floyd, Edwin Jackson y Phil Humber.

Es importante para el equipo que estos tres lanzadores puedan ser consistentes y detengan a la poderosa ofensiva de Detroit. A la vez, se necesita que los bateadores de los ChiSox dejen en el pasado el pobre desempeño colectivo de la primera mitad y comiencen a rendir según sus credenciales.

Los Medias Blancas necesitan de la contribución de todos los hombres que componen su ofensiva, iniciando con Juan Pierre, pasando por Adam Dunn y Alex Ríos, y terminando con Gordon Beckham. El resto ha realizado su trabajo y en parte por eso el equipo no comienza la segunda mitad de la temporada en una posición más comprometida.

“De la manera en la que nosotros nos hemos desempeñado este año no merecemos estar en la posición en la que estamos. Creo que la posición en la que estamos ahorita en la clasificación ha sido suerte, además de que los equipo a los que nosotros hemos estado siguiendo y con los que estamos compitiendo tampoco han jugado de la manera que ellos debieran jugar”, dijo Guillén, quien confía en que los ChiSox tendrán una mejor segunda mitad.

En esta fase de la campaña el conjunto de Chicago tendrá 44 encuentros contra los equipos de su división. Esa cantidad de juegos representan más del 50 por ciento del total que disputaran desde hoy y hasta el 28 de septiembre, cuando la ronda regular llega a su fin. Esto significa que aún todo está en las manos de los Medias Blancas y que teniendo un buen rendimiento, con resultados positivos, ante sus rivales, las opciones de alcanzar los play off se incrementarían.

Históricamente, desde que Ozzie Guillén está al frente de los ChiSox, el equipo registra marca negativa en las segundas mitades de la temporada. En los últimos siete años han ganado 253 partidos y han perdido 257, luego del Juego de Estrellas.

Eso no quiere decir absolutamente nada, solo es una referencia para conocer como ha sido el rendimiento de los Medias Blancas tras pasar el meridiano de la campaña. Tres (2005, 2008, 2010) han sido las ocasiones en las que ese registro ha sido favorable para los ChiSox y cuatro (2004, 2006, 2007, 2009) en las que ha sido en contra.

“Las esperanzas siempre están ahí y con el equipo que nosotros tenemos son más grandes, porque este es un equipo bastante bueno, que no ha jugado de la manera que esperamos”, dijo Guillén, quien agregó: “Nosotros vamos a tener bastante oportunidad, porque vamos a estar jugando contra los equipos de nuestra división por el próximo mes y medio. Ahí se va a decir qué tan buenos o qué tan malo es el equipo, si vamos a estar afuera o adentro de los play offs”.

Confiamos en que al final del camino el equipo estará en la postemporada, gracias a revertir el rumbo que tuvo durante la primera parte de la temporada y que lo hizo el sexto peor en promedio ofensivo de la Liga Americana (.252), además de uno de los más improductivos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: