julio 2011

El día de Frank Thomas, “el Gran Dolor”

Chicago.- Hoy es el día de Frank Thomas, para muchos el mejor bateador en la historia de los Medias Blancas de Chicago y, sin duda, uno de los mejores en los últimos 20 años en Grandes Ligas.

Desde las diez de la mañana, cuando se encendió la pantalla gigante, en el center field del U.S. Cellular Field, las imágenes de “el Gran Dolor” -como fue bautizado Thomas durante su tiempo como jugador, por la contundencia de sus batazos-, fueron pasando y mostrando la gran carrera del 35 de los ChiSox.

Thomas es el líder en la historia del equipo en los departamentos ofensivos de carreras anotadas (1.327), dobles (447), jonrones (448), bases alcanzadas (3.949), bases por bolas (1.466) y carreras remolcadas (1.465). Esto en 16 temporadas con la organización.

Poco a poco fue impregnándose de Frank Thomas, de sus recuerdos y sus logros, la atmósfera en el estadio, antes del inicio del tercer encuentro de la serie entre los Medias Blancas y los Medias Rojas de Boston.

Incluso la primera pregunta en la rueda de prensa, previa al juego, del manager del equipo, Ozzie Guillén, fue acerca de su ex compañero y la mayor parte del tiempo de conversación se la llevó hablando de él.

“Él ha sido uno de los mejores bateadores que he visto en el beisbol. Un profesional en el bateo, que era capaz de darle duro a la bola hacia todos los lados del terreno”, dijo Guillén, quien jugó junto a Thomas durante ocho temporadas.

Al arribar al estadio Thomas compartió con los miembros del equipo, en el clubhouse, y hasta le dio algunos consejos Adam Dunn y a Alex Ríos, dos de los peloteros que han tenido más problemas ofensivos en la campaña.

“Les dije que tratarán de disfrutar más el juego, que tuvieron confianza en ellos, que es lo que quizás les está faltando ahorita. Los malos momentos siempre son difíciles, lo sé porque viví muchos en mi carrera, pero uno tiene que seguir jugando con confianza y siendo optimista”, dijo Thomas.

Una hora antes del partido, ya con los aficionados en las tribunas, aunque gran parte de ellos se aglomeraron en la terraza del jardín izquierdo donde una manta negra cubría y mantenía en secreto la figura del máximo honor que los Medias Blancas le rendirían este día.

Ya en compañía de su familia, de Ozzie Guillén, de Harold Baines y de Jerry Reinsdorf, dueño del equipo, Thomas develó su estatua, una escultura a tamaño real, en la que aparece él terminando su swing, con una sola mano.

“Esto es un gran honor. Es increíble, no sé cómo expresarlo”, dijo Thomas, quien le dio gracias a Reinsdorf por haberlo apoyado y darle la oportunidad de jugar en una organización como la de los Medias Blancas.

Thomas fue firmado por los ChiSox en 1989, en la primera ronda del draft universitario, y debutó en Grandes Ligas en 1990.

Tras la ceremonia efectuada en las gradas del jardín izquierdo, en donde permanecieron los aficionados tomándose fotos con la nueva atracción del estadio, “el Gran Dolor” entró con su familia al terreno de juego, pero esta vez con un convertible antiguo, desde el que saludó a los fanáticos en su recorrido por la zona de seguridad del jardín central y hasta el home plate.

Al llegar al dugout de los Medias Blancas, Thomas recibió la bola para realizar el primer pitcheo del encuentro, que fue recibido por Harold Baines, con quien el homenajeado posó junto a su familia para la foto final del día en el terreno de juego.

En su encuentro con la prensa, tras todos los actos ceremoniales, Thomas dio sus impresiones acerca de ellos.

“Este es el final de todo. Es todo, ya no hay más nada que pueda pedir”, dijo el ex 35, a quien aún le corría el sudor por su rostro, tras pasar más de una hora bajo el sol y los 33 grados centígrados que calentaron al U.S. Cellular Field.

Thomas se refirió también a la escultura.

“Es muy, muy realista. Grandiosa. Es una pieza para mi legado aquí”, dijo el nativo de Columbus, Georgia, y quien tiene 43 años de edad. “Quizás la nariz sea un poco más grande de lo normal”, bromeó.

Su carrera en Grandes Ligas:

-       Actuó durante 19 campañas.

-       Vistió los uniformes de los Medias Blancas de Chicago, los Atléticos de Oakland y los Azulejos de Toronto.

-       Fue elegido Jugador Más Valioso de la Liga Americana en dos oportunidades (1993-1994).

-       Asistió a cinco Juegos de Estrellas.

-       Ganó cuatro Bates de Plata, dos como bateador designado y dos como primera base.

-       Fue campeón de bateo en 1997, con un promedio ofensivo de .347.

-       Sus registros totales de por vida fueron: .301 de promedio al bate, 2.468 hits, de los que fueron 495 dobles, 12 dobles y 521 jonrones; anotó 1.494 carreras y remolcó 1.704. Tuvo un porcentaje de embasado de .419, con un slugging de .555 y un OPS de .974.

Post-game:

-       Los Medias Blancas perdieron 5-3 el tercer encuentro de la serie contra los Medias Rojas de Boston. Con la derrota también perdieron la serie 2-1.

-       Tras el revés los Medias Blancas cayeron a cuatro juegos de diferencia con respecto a los líderes de la División Central de la Liga Americana, los Tigres de Detroit. El récord del equipo quedó en 52 victorias y 54 derrotas.

-       La ofensiva de los ChiSox conectó 11 hits, pero dejó a 12 hombres en las bases. El equipo bateó de 9-2 con corredores en posición anotadora.

-       “Si tú no puedes hacer carreras en la Liga Americana es bien difícil ganar. Espero que la ofensiva de nosotros pueda despertar en los dos meses que faltan de temporada, para poder competir”, dijo Ozzie Guillén, el manager de los Medias Blancas.

-       El primera base de la novena, Paul Konerko, salió del juego por un pelotazo en la pantorrilla izquierda, en el quinto inning. “No sé si él pueda jugar mañana, yo haré dos line up, porque no espero que juegue. No es nada grave ni de qué preocuparse lo que tiene”, dijo Guillén al respecto.

-       Brent Lillibridge tuvo la primera aparición de su carrera en Grandes Ligas como primera base, al reemplazar a Konerko.

-       Jesse Crain fue el pitcher derrotado en el encuentro, al permitir dos carreras en el séptimo inning y desperdiciar la ventaja de una que tenía el equipo.

Una cadena con incógnitas por responder

Chicago.- Los Medias Blancas de Chicago comienzan hoy, frente a los Medias Rojas de Boston, una cadena de 17 juegos seguidos, sin descanso.

Esta será la seguidilla segunda seguidilla más larga que afrontarán los ChiSox en lo que resta de temporada, la más extensa será de 23 juegos y comenzará a finales de agosto.

El inicio de la cadena que arranca esta noche no será de retos fáciles, pues luego de los tres encuentros contra los Medias Rojas vendrán cuatro contra los Yanquis de Nueva York, los dos equipos más fuertes de la Liga Americana. Todos estos juegos serán en el U.S. Cellular Field, en donde los ChiSox tienen marca de 23 triunfos y 26.

Luego de estos siete partidos en la casa de los Medias Blancas, el equipo saldrá de gira por Minnesota y Baltimore, para disputar tres y cuatro desafíos, respectivamente. Después de regresarán al U.S. Cellular Field para darle fin a la seguidilla, con tres encuentros ante los Reales de Kansas City.

Salir bien parados, airosos de esta cadena de encuentros representaría un paso grande para los ChiSox en sus aspiraciones de seguir en batalla y con opciones de reales de alcanzar el banderín de su la División Central de la Liga Americana, hoy encabezada por los Tigres de Detroit, de quienes el conjunto que dirige Ozzie Guillén está a tres juegos de diferencia, con récord de 51 ganados y 52 perdidos.

Durante seguidilla de encuentros los Medias Blancas tienen varias incógnitas por despejar, las más notables van referidas al staff de pitcheo, que ahora pasó a ser de cinco, tras el cambio que envió a Edwin Jackson a los Azulejos de Toronto, quienes a su vez lo mandaron a los Cardenales de San Luis.

Volver a la rotación de cinco abridores significa que Jake Peavy, por primera vez desde que comenzó a la lanzar en la temporada, estará sobre la lomita cada cinco días en vez de cada seis como venía siendo.

Todos sabemos que Peavy es un batallador, un guerrero cada vez que sale a lanzar, pero en las últimas semanas ha tenido algunos inconvenientes que han limitado su durabilidad y efectividad en la lomita. Aún así el derecho sabe cómo mantener las opciones de triunfo del equipo en sus aperturas.

Con eso es con lo que está contando el manager, Ozzie Guillén.

“Sí el nos puede dar por lo menos cinco buenos innings en cada salida nosotros vamos a competir. Con eso yo estaría conforme, porque en el bullpen tenemos bastante profundidad”, dijo Guillén.

La pregunta respecto a él está referida a que si podrá mantener un buen nivel con menos descanso.

Creemos que sí, porque lo hemos visto día a día y hemos visto su trabajo entre aperturas y lo que ha hecho en ellas. Sin embargo, y esto no es un secreto, su cuerpo se ha vuelto más débil, producto por las lesiones, y eso siempre genera un riesgo, pone bajo especial atención cada lanzamiento que hace.

Los Medias Blancas necesitan de Peavy, de su consistencia para optar a cosas grandes en lo que resta de la temporada. Sin él, lograr los objetivos trazados por el equipo serán aún más cuesta arribas.

Pero Peavy no es el único lanzador en torno al que hay dudas, también existen en Phil Humber, quien en sus últimas tres presentaciones no ha sido el mismo pitcher efectivo que fue durante la primera parte de la campaña.

Humber ha tenido un mayor descanso en los días pasadas, esto con el fin de darle un respiro y de que su brazo tome un segundo aire. Recuerden que esta es la primera temporada, en la carrera del derecho en Grandes Ligas, en la que él pasa la barrera de los cien innings lanzados. Eso factor, el del cansancio, pudiera estar haciendo efecto en Phil.

Hay que esperar y seguir su evolución y desempeño durante esta cadena de juegos.

El otro aspecto a considerar en la seguidilla que comienza hoy el equipo es el de su productividad ofensiva. En los últimos juegos el conjunto ha podido bateador oportunamente, en especial luego de dos outs. Lograr consistencia en ese aspecto es clave para que los Medias Blancas alcancen el éxito durante los 17 juegos en fila que les espera. Eso es lo que quiere el manager, Ozzie Guillén, y por lo que tanto han estado esperando los aficionados.

El primer paso hay que darlo hoy, venciendo a los Medias Rojas, recuerden que del encuentro de esta noche y del que se disputará mañana depende el futuro del equipo, en cuanto a mantener el núcleo unido y seguir compitiendo o el salir a vender jugadores para bajar el peso de la nómina y pensar en el futuro.

Información en cápsula:

  • Omar Vizquel está alineado hoy como segunda bate y tercera base. El venezolano quien batea a las dos manos lo hará hoy a la derecha, pese a que se enfrentará a un lanzador derecho como lo es Tim Wakefield. “Creo es al único pitchear al que me le paró a batear a la misma mano. Eso es porque una vez le di dos hits así, porque a la zurda no veía luz con esa mariposa que él lanza”, dijo. Durante su carrera Vizquel le batea
  • El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, habló con Alex Ríos acerca de su situación en el equipo. “Tuvimos una muy buena conversación, hablamos claro. Todos esperamos que mejore. Él va a jugar en los próximos dos días, porque el pitcher es zurdo”.
  • Guillén dijo que él le pide a sus jugadores la oportunidad de ganar, que “no les pido que sean MVP o Cy Young, solo que salgan todos los días a dar lo mejor de ellos”, expresó.
  • El manager de los Medias Blancas se refirió al nivel de la División Central de la Liga Americana. “Estoy sorprendido por la forma en la que nosotros hemos jugado y de la forma en la que han jugado los equipos de nuestra división”, comentó el estratega.
  • Acerca de Vizquel, Guillén dijo: “Él ha ayudado a mucha gente aquí, por la forma en la que ha jugado, porque es un profesional, porque está disfrutando lo que hace y porque juega el juego correctamente”.

Post-game:

  • Con la victoria 3-1 de los Medias Blancas sobre los Medias Rojas, el conjunto de Chicago igualó su récord (52-52) en la temporada. Además, el equipo se colocó a medio juego del segundo lugar de la División Central de la Liga Americana y se mantuvo a tres del primero.
  • Esta temporada los ChiSox le han ganado los cuatro juegos que han disputado frente a Boston.
  • El manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, dio sus impresiones acerca del triunfo: “Cuando tu tienes un buen pitcheo tienes la oportunidad de ganar y eso fue lo que pasó hoy. Nosotros trajimos lo mejor ante los Medias Rojas y por eso les pudimos ganar”, dijo.
  • Gavin Floyd se acreditó la victoria, fue su número nueve, con lo que iguala su récord en la campaña. El derecho trabajó por espacio de siete entradas, en las que permitió solo tres hits, ponchó a seis hombres y dio una base por bolas. “Fue una gran salida. Él ha estado lanzando muy bien, así como lo hizo en el 2008 cuando llegamos a los play offs. Eso es lo que necesitamos”, dijo Guillén.

El movimiento de Alex Ríos y Alejandro De Aza

Chicago.- Nos han escrito mucho, desde ayer, para ver qué es lo que sucederá con Alex Ríos, tras las declaraciones del gerente general de los Medias Blancas de Chicago, Kenny Williams, y el ascenso de Alejandro De Aza.

El jardinero puertorriqueño, quien está en su segunda temporada completa con la organización, no ha sido el bateador consistente que los ChiSox y él mismo espera ser esta campaña. Su promedio ofensivo es de .208, el segundo más bajo del equipo; su porcentaje de embasado es de .255, su cantidad de jonrones es seis; también tiene seis jonrones, 23 carreras remolcadas, 43 anotadas y ocho bases robadas.

La unión de todas esas estadísticas muestra que Ríos no ha podido ayudar con su ofensiva al equipo, que para esta temporada contaba con él como una de las piezas más importantes, por lo que podía aportar con su bate y su velocidad en las bases. Sin embargo, de eso se ha visto poco en el juego y los resultados están ahí.

Lamentablemente la comprometida situación de los Medias Blancas, que se encuentran en el tercer lugar de la División Central de la Liga Americana, con récord de 51 victorias y 52 derrotas, a tres juegos de los Tigres de Detroit, exige movimientos para ver si el equipo puede aumentar su nivel y ver si le pueden dar caza a los bengalíes y meterse seriamente en la lucha por el banderín.

Lo anterior no quiere decir que Ríos ahora va a ser un jugador de reemplazo, no lo creemos y el manager de los ChiSox, Ozzie Guillén, así lo dijo: “Él no es un jugador para estar en la banca. Yo seguiré buscando la forma de colocarlo en acción en los enfrentamientos que le sean favorables y en los que él nos pueda ayudar, hasta que vuelva a ser el jugador que todos pensamos puede ser”.

Quizás por estos días veamos disminuir un poco el tiempo de acción del puertorriqueño, quien junto a Juan Pierre es uno de los jugadores que más temprano llega el estadio y trabaja para mejorar su desempeño y ayudar al equipo a ganar, pero eso no quiere decir que sea un jugador de reemplazo o que De Aza ahora es el nuevo jardinero central de la novena. Para nada, simplemente se están moviendo las piezas en busca de la mejor respuesta a favor el club.

Ríos seguirá en acción, pero más importante que eso es que él así lo siente, que no pierda su confianza ni su alegría dentro del clubhouse, en donde junto a Omar Vizquel es uno de los peloteros latinos más alegres, aunque quizás en el campo no lo refleje, por la seriedad con la que afronta sus compromisos.

De Aza será una ayuda para los outfielders de los Medias Blancas así como para el manager, Ozzie Guillén, quien con él tendrá más velocidad y profundidad defensiva. También será una pieza importante mientras esté en la alineación, porque puede estar la parte alta del line up o en la baja y hacer de esta una ofensiva más dinámica, con más opciones para fabricar carreras.

Información en cápsula:

  • Sin jugar hoy, los Medias Blancas recortar la ventaja con respecto a los Tigres de Detroit, líderes de la División Central de la Liga Americana, a tres juegos. Esa es la diferencia más cerca que ha tenido la novena de Chicago con respecto al primer lugar, desde el 16 de abril.

Comienzan los cambios, pero no se saca la bandera blanca

Chicago.- Esta mañana los rumores de cambio alrededor de los Medias Blancas de Chicago se concretaron y el primer reflejo de ello se percibió en la atmósfera dentro del clubhouses, incluso antes de que anunciaran los movimientos y de que llegaran los involucrados.

Al llegar al estadio y entrar al clubhouse el lenguaje físico de todos era de expectativas, esperando a ver qué sucedería en los próximos minutos, cuando el gerente general del equipo, Kenny Williams, saliera de la oficina del manager, Ozzie Guillén; cuando llegarán Edwin Jackson y Mark Teahen para despedirse y recoger sus pertenencias.

Sí, los Medias Blancas, en la madrugada de hoy, concretaron una transacción con los Azulejos de Toronto, organización a la que enviaron a Jackson y a Teahen obteniendo a los lanzadores, Jason Frasor y Zack Stewart, además de dinero.

Obviamente fue dura la despedida para Jackson y Teahen, más allá de que ambos estuvieron sonriendo, bromeando en cada momento y tratando de bajar la tensión.

“Al final del día esto es beisbol y es un negocio. Mi foco es seguir lanzando y haciendo mi trabajo, porque no tengo control sobre las otras cosas”, dijo Jackson quien aseguró haber disfrutado su tiempo en Chicago.

El lanzador derecho, quien dejó marca de 11 triunfos y nueve derrotas en 30 aperturas con los Medias Blancas, en las que además registró efectividad de 3.66.

Jackson sintió un poco de tristeza por su cambio, ya que sentía que el equipo había comenzado a mejorar en su rendimiento. “La ofensiva había estado mejor y el equipo estaba luciendo mejor”, dijo.

Teahen, quien estaba con el equipo desde la temporada pasada, tuvo la misma percepción que Jackson.

Este cambio en sí no representa una rendición de los Medias Blancas a la competencia por el banderín de la División Central de la Liga Americana, tampoco que el equipo se ha convertido en un vendedor de peloteros.

Con la transacción es cierto que los ChiSox pierden profundidad en su pitcheo abridor, pero recuerden que aún la rotación se mantiene con cinco hombres que durante la campaña han sido consistentes, a excepción de Jake Peavy y sus lesiones.

Además, con Frasor el bullpen se refuerza, al incorporar a un brazo derecho de experiencia y que ha tenido una buena temporada con los Azulejos, su marca es de dos victorias y una derrota, con efectividad de 2.98 y 37 ponches en 42 innings y un tercio.

La adición de Frasor servirá para proteger un poco más a Sergio Santos y a Jesse Crain, los dos únicos relevistas derechos junto a Brian Bruney, quien es empleado como apagafuegos largo, de más de una entrada.

Al entregar a Teahen en la transacción los Medias Blancas le darán más tiempo de juego al utility venezolano, Omar Vizquel, quien se estará alternando en la tercera base con Brent Morel y será la primera opción de reemplazo del manager, Ozzie Guillén.

Con Zack Steward, quien debutó esta temporada en Grandes Ligas, con la organización de los Azulejos de Toronto, se está contando a futuro. Él es un prospecto de 24 años de edad, que se ha desempeñado como abridor.

Dependiendo de los resultados que se vayan obteniendo antes del domingo, las posibilidades de realizar más cambios por los Medias Blancas de Chicago se mantendrán latentes. Hoy el gerente general dijo que parte de lo generó la transacción con los Azulejos fue la necesidad de reducir el costo de la nómina. 

Ahora informaciones en cápsulas:

-       Los Medias Blancas de Chicago subieron hoy de triple A al jardinero, Alejandro De Aza.

-       El gerente general de los ChiSox, Kenny Williams, aseguró que el equipo puede mantener la intensidad en su juego para competir optar con pasar a la postemporada.

-       Williams declaró que le dijo al manager, Ozzie Guillén, que no se preocupara por el peso de los contratos de los jugadores y pusiera en acción a los peloteros que estuvieran dando resultados y que ayudaran al equipo a ganar.

-       Tras la salida de Edwin Jackson, la rotación de los Medias Blancas estará compuesta de la siguiente manera: Mark Buehrle, Jake Peavy, John Danks, Gavin Floyd y Phil Humber.

-       “Los cambios vienen porque los jugadores no producen lo que ellos pueden producir. Ellos lo saban”, dijo Guillén, tras el inicio de las transacciones de los ChiSox.

-       El manager aún no sabe como estructurará ni cuál será el plan para emplear a su bullpen con la llegada de Frasor. “Eso lo tendré listo para el viernes”, expresó.

-       “Lo más difícil de mi trabajo es cuando cambian a un pelotero o lo despiden, porque yo quiero a mis peloteros”, dijo Guillén.

-       El estratega venezolano aseguró que está listo para dirigir al equipo que le den.

-       Guillén también comentó durante la rueda de prensa previa al juego de hoy que: “se mantendrá haciendo el mejor line up posible y colocando a los jugadores que crea que lo pueden ayudar a ganar”.

-       Los Medias Blancas terminan hoy su cadena de 19 juegos enfrentando a equipos de la División Central de la Liga Americana.

Post-game:

  • Los Medias Blancas vencieron 2-1 a los Tigres de Detroit y se llevaron la serie 2-1. Ahora el equipo de Chicago está a tres juegos y medio del primer lugar de la División Central de la Liga Americana. Su récord es de 51 triunfos y 52 derrotas.
  • “Continuamos luchando y compitiendo. Ahora hay que pensar en el juego que viene”, dijo el manager, Ozzie Guillén, tras vencer a los Tigres.
  • John Danks igualó su tope de ponches para un juego, con diez. El zurdo trabajó por espacio de seis entradas, en las que aceptó seis hits y una carrera, dio tres boletos. Fue su cuarto triunfo de la campaña.
  • “Pitcheó con el corazón y cuando haces eso es muy difícil que pierdas”, dijo Ozzie Guillén, acerca de la apertura de Danks.
  • Alejandro De Aza, quien se estrenó en la temporada, conectó el primer jonrón de su carrera en Grandes Ligas. El batazo del jardinero produjo las dos carreras que fabricaron los Medias Blancas en el encuentro.
  • “Vino al lugar perfecto en el momento indicado. Hizo un buen swing y nos ayudó a ganar, eso es lo que esperamos de él”, dijo Guillén respecto a De Aza. “Nos gustó lo que vimos de él en el spring training, pero solo teníamos espacio para 25 peloteros”, agregó.
  • El manager también tuvo se refirió al trabajo realizado por el relevista zurdo, Chris Sale, quien lanzó dos entradas y dos tercios, en los que no permitió hits y ponchó a tres bateadores. “Él ha estado pitcheando muy bien desde hace tiempo”, dijo.

En control de los jugadores

Chicago.- Esta tarde durante su usual rueda de prensa, previa al juego, el manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, reiteró su confianza en el grupo de peloteros que están en el equipo en estos momentos y explicó que el beisbol es un negocio en el que si los resultados no se dan satisfactoriamente los movimientos se hacen inevitables.

“La calidad de estos jugadores está ahí, pero ellos no han podido jugar de la forma que lo saben hacer”, dijo Guillén.

Durante las últimas semanas se han escuchados muchos rumores de posibles cambios en los que estarían involucrados peloteros de los Medias Blancas. Sin embargo, la gerencia del equipo se ha mantenido firme, esperando el desenvolvimiento de la novena en estos días, antes del 31 de julio, fecha tope para realizar cambios libres y directos, sin tener que pasar por la figura del waivers.

“Este es un negocio y hay cosas que no están en mis manos. Quiero a este club y a estos muchachos”, expresó Guillén.

Alrededor de los ChiSox, que para esta temporada aumentaron su nómina a 127 millones de dólares, cifra récord en su historia, se piensa que el equipo puede ser más vendedor de peloteros que comprador, por su alto budget.

Sin embargo, todo eso estará condicionado al rendimiento del equipo en estos días, como lo hemos escritos en post anteriores. Si el equipo mantiene el nivel mostrado en los últimos días y logra resultados exitosos que lo colocan con récord por encima de .500 y en el primer lugar de la División Central de la Liga Americana o cerca de ella, la etiqueta de vendedores no le será asignada. Pero si sucede lo contrario hay una gran posibilidad de que sí comiencen a desprenderse de algunos jugadores, para añadir prospectos.

“No creo que nosotros tengamos que salir a comprar piezas, con las que tenemos aquí estamos bien. Durante toda la temporada he dicho que en este equipo contamos con el talento para competir, pero no lo hemos podido mostrar de forma consistente”, explicó el manager de los ChiSox.

Guillén como el gerente general de la novena, Ken Williams, en este momento no saben exactamente en qué posición está el equipo, en cuanto a si de verdad será competidores y contendientes hasta el final o si se desinflarán en algún momento.

“En este tipo de situaciones hay que ser realista, porque oportunidades siempre vamos a tener, lo que hay que ver es si de verdad las aprovecharemos o las dejaremos pasar. Todavía no lo sé”, dijo Guillén.

El estratega de los ChiSox le habló a sus jugadores acerca de la situación y les dijo que son solo ellos lo que pueden hacer que este equipo sea ganador o perdedor.

“Si aquí comienzan a haber movimientos cúlpense ustedes mismos, porque no están jugando como lo pueden hacer. Son ustedes los que tienen control de la situación y de lo bien o lo mal que pueden jugar”, expresó Guillén.

Los Medias Blancas tienen en estos momentos récord de 50 victorias y 51 derrotas, con lo que se encuentran a tres juegos y medio de los líderes de su división, los Tigres de Detroit. 

Información en cápsula

-       Los Medias Blancas de Chicago aún no han fijado su rotación para enfrentar a los Medias Rojas de Boston el próximo fin de semana.

-       Esta es la primera vez desde el cinco de julio que los ChiSox están un juego por debajo de .500.

El manager, Ozzie Guillén, informó que todo su bullpen estará disponible hoy, en el segundo juego de la serie contra los Tigres de Detroit. “Para esta serie todos mis jugadores tienen y están disponible. Hay que utilizar todas nuestras balas para tratar de ganarle a los Tigres”, dijo.

Post-juego

  • Tras la derrota, 5-4, ante los Tigres de Detroit, los Medias Blancas cayeron a cuatro juegos y medio del primer lugar de la División Central de la Liga Americana.
  • Los ChiSox ahora se alejaron a dos juegos de igualar su récord en .500. En estos momentos su marca es de 50-52.
  • Luego del encuentro el manager, Ozzie Guillén, dijo: “Hubo un gran esfuerzo por parte de los muchachos, se luchó hasta el final y eso hizo de este un gran juego. Lamentablemente no pudimos ganar, porque nos enfrentamos al mejor pitcher de la Liga Americana (Justin Verlander), pero el equipo mostró actitud”.
  • Acerca de la labor de Jake Peavy, quien trabajó seis entradas, en las que aceptó diez hits y cuatro carreras; además de ponchar a seis bateadores y de dar un boleto, Guillén comentó: “Lanzó bien, solo tuvo inning malo (el cuarto en el que le hicieron tres carreras). Su trabajo nos dio la oportunidad de ganar, pero al final no se pudo”.

Será una dura estadía en el U.S. Cellular Field

Chicago.- La estadía que comienzan hoy los Medias Blancas de Chicago en su casa, el U.S. Cellular Field, será una de las más difíciles de la temporada.

El equipo que dirige Ozzie Guillén tendrá que medirse desde hoy y hasta el jueves de la próxima semana a tres de los equipos que mejor están jugando en estos momentos, en la Liga Americana.

Hoy inician una serie de tres juegos ante los líderes de su división, la Central del joven circuito, los Tigres de Detroit. El viernes harán lo propio frente a los Medias Rojas de Boston, el mejor conjunto de la campaña en la Liga Americana, con récord de 62-37; y el próximo lunes arrancarán una tanda de cuatro enfrentamientos contra los poderosos Yanquis de Nueva York.

Serán diez partidos de forma consecutiva que representarán un alto nivel de dificultad para los ChiSox, que están en busca de esa consistencia que los ubique en el sitial de fuertes contendores de su llave.

Lo bueno o positivo para los Medias Blancas en medio de esta cadena de diez encuentros, en el U.S. Cellular Field, es que en la temporada tienen récord positivo jugando contra equipos con foja superior a .500. Es decir, con novenas ganadoras, como lo son Detroit, Boston y Nueva York.

La explicación de esa situación pudiera ser esta que Ozzie Guillén dio hace algunas semanas atrás y que se ha presentado en el pasado, tanto en el beisbol como en otras disciplinas deportivas: “A veces pasa que cuando te enfrentas a un rival grande, te exiges el máximo y sacas tu mejor juego. Pero cuando juegas con un equipo en teoría inferior pierdes intensidad y eso te hace perder esos juegos que se suponían debías ganar”.

Quizás sea por eso que ante los conjuntos con récord por encima de .500 los ChiSox tienen marca de 28 triunfos y 21 derrotas, mientras que la marca con los que están por debajo de .500 es de 21-30.

En estos momentos los Medias Blancas no están en posición de discriminar entre unos y otros, ellos deben salir a jugar todos los encuentros con la misma intensidad como si estuvieran enfrentando a equipo grandes, como si se estuviera en una postemporada, porque su situación no es fácil y no pueden seguir desaprovechando oportunidades.

En la temporada el récord combinado de los ChiSox frente a Tigres, Medias Rojas y Yanquis es de 8-8, producto de tres victorias en nueve juegos frente a Detroit, tres en tres encuentros ante Boston y dos en cuatro contra Nueva York.

Datos en cápsulas:

  • Los Medias Blancas de Chicago tuvieron hoy una práctica de infield. El hecho nos pareció un poco extraño, porque no es común este tipo de entrenamiento durante temporada. Por lo general, diariamente los infielders toman rollings durante la práctica de bateo, pero de forma individual. Esta tarde se ensayaron y repasaron jugadas.
  • El manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, dijo en la rueda de prensa pre juego que cada encuentro de aquí en adelante tiene una importancia grande para el equipo, sin medir al rival. Esto debido a la posición en la que se encuentra su novena.

Post-game

  • Los Medias Blancas vencieron 6-3 a los Tigres de Detroit en el primer encuentro de la serie a tres, que comenzó hoy en el U.S. Cellular Field de Chicago.
  • Los ChiSox se colocaron a tres juegos y medio de los líderes de la División Central de la Liga Americana. Esa es la diferencia más cercana al primer lugar que ha tenido el equipo que dirige Ozzie Guillén, desde el cinco julio, cuando tuvieron el mismo margen.
  • “En los dos primeros innings no se hicieron las jugadas correctas, pero el equipo siguió batallando y mantuvo la buena actitud para regresar en el encuentro y ganarlo”, dijo Guillén, al culminar el desafío.
  • “El hit de Alexei Ramírez en el quinto inning fue una de las claves para ganar, porque eso mantuvo vivo nuestro ataque. Para nosotros ha sido difícil dar los batazos oportunos, con dos outs y hombres en posición anotadora, por eso lo de Alexei fue tan importante”, explicó Guillén, quien en la tercera entrada ordenó una jugada de sacrificio con Ramírez bateando, la razón fue la propensión del cubano a batear para dobleplay en los últimos encuentros.
  • El estratega de los Medias Blancas elogió el trabajo de su abridor, Mark Buehrle, quien pese a las fallas defensivas del equipo en los dos primeros innings se mantuvo en el juego, compitiendo y luchando para tener a raya a la ofensiva de Detroit.
  • Buehrle se acreditó su octava victoria de la temporada, en labor de seis innings, en los que aceptó diez hits y dos carreras; ponchó a cuatro y dio una base por bolas.

Un pequeño pero importante paso

Chicago.- Por tercera vez en la temporada los Medias Blancas le ganaron una serie a los Indios de Cleveland, a los que bajaron del primer lugar de su división, la Central de la Liga Americana. En esta oportunidad, al igual que en la última, lo hicieron por barrida de 2-0.

Este resultado es un pequeño y significativo paso en la aspiración del equipo para mantenerse junto, luego de la próxima semana, cuando acaba el plazo para realizar cambios libres, sin tener que pasar por la figura del waivers. En el post anterior explicamos la situación, aquí les dejo el link para que lo chequeen una vez más: http://wp.me/p1yZa7-9e3C

Las dos victorias de los Medias Blancas ante los Indios, en el Progressive Field, mucho tuvieron que ver con las dos sólidas aperturas de Gavin Floyd y Edwin Jackson, quienes fueron consistentes y pudieron dominar a la ofensiva de Cleveland.

Entre Floyd y Jackson lanzaron 13 innings y dos tercios de forma combinada, en las que solo aceptaron dos carreras –ambas a la cuenta de Jackson- y nueve hits; poncharon a ocho y dieron tres bases por bolas –todas de Jackson-.

Ese trabajo de los abridores encabezó los triunfos de los ChiSox, que a la ofensiva no hizo mucho (dejaron a 15 hombres en las bases y conectaron solo dos hits en 16 turnos, con hombres en posición anotadora), pero contó con buena ejecución de sus bateadores y aprovechó las brechas que dieron los Indios con su defensiva.

Así los Medias Blancas hoy salen airosos, con parte de la tare cumplida, de Cleveland. Ahora tienen que ratificar y mantener ese momento cuando mañana regresen a casa, al U.S. Cellular Field para enfrentarse a los Tigres de Detroit, en una serie de tres encuentros, que tiene el mismo nivel de importancia, y hasta un poco más, de los que acaban de disputar frente a los Indios, ya que ahora son los bengalíes los que ocupan el primer lugar de la División Central de la Liga Americana.

Los ChiSox enfrentarán esos tres encuentros ante los Tigres con Mark Buehrle, Jake Peavy y John Danks, esperando obtener de ellos la misma consistencia y solidez que registraron Floyd y Jackson.

El equipo que dirige Ozzie Guillén le ha ganado tres de los últimos seis juegos a la novena de Detroit, que pare esta serie colocará en la lomita a Duane Below, Justin Verlander y a Max Scherzer. A los dos últimos se les ganó en la pasada serie entre ambos conjuntos, que se disputó en el Comerica Park de Detroit.

Para la ofensiva de los Medias Blancas, una vez, más será un reto medirse a Below, a quien se enfrentarán por primera vez; a Verlander, el mejor lanzador de la Liga Americana en la primera mitad de la temporada; y a Scherzer.

Los ChiSox deben mantener la misma intensidad mostrada ante los Indios, y que les ayudó a vencerlo, frente a los Tigres, porque esta serie no se puede perder, no se está en posición de ceder nada frente al líder de la división, hacerlo podría abrir la puerta realizar cambios, ya pensando en un futuro más allá de esta campaña.

Hoy el equipo está tercero, con récord de 49 victorias y 51 derrotas, a cuatro juegos de Detroit, cuando todavía restan 62 encuentros para terminar la campaña. 

Información en cápsula:

-       El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, y el coach de pitcheo, Don Cooper, decidieron saltar el turno en la rotación de abridores de Phil Humber. La medida se tomó para darle mayor descanso al derecho que ha sido inconsistente en sus últimas dos presentaciones, en las que ha recibido 10 carreras limpias en nueve entradas y un tercio.

En Cleveland se marcará el rumbo futuro

Chicago.- Otra importante serie, como todas de aquí en adelante, comenzarán los Medias Blancas de Chicago esta noche ante los Indios de Cleveland, los líderes de la División Central de la Liga Americana.

La importancia de esta serie, sin embargo, es particularmente mayor a las demás, porque de perderla, independientemente de cómo sea, puede marcar el destino del equipo en lo que resta de temporada.

Lo decimos porque saliendo derrotados de Cleveland y alejados aún más del primer lugar de la llave central, la próxima semana se pudieran estar tomando decisiones y haciendo movimientos, pensando no precisamente en esta campaña sino en el futuro.

Recuerden que es hasta el 31 de julio cuando los equipos pueden hacer cambios libres y directos sin tener que pasar por la figura del waivers.

Hay muchas organizaciones interesadas en los peloteros de los Medias Blancas, en especial en los lanzadores. Si el equipo no mejora su rendimiento, como pensábamos lo había hecho en las primeras jornadas luego del Juego de Estrellas antes de volver a ser improductivo e inconsistente, no es de extrañar que se produzcan algunos cambios.

Esa situación es evitable todavía, aún está en las manos de los ChiSox el mantener el núcleo unido. La forma de hacerlo es, en primer término, venciendo a los Indios, mostrando que de verdad pueden y tienen con qué competir contra los líderes de su división.

Si logran hacer eso, el próximo reto es lograr la consistencia que les ha sido esquiva e intermitente durante toda la temporada, específicamente a la ofensiva, una de las áreas de las cuáles más hemos hablado y analizado, porque nadie, antes del inicio de la campaña, imaginó que la alineación de los Medias Blancas fueran tan improductiva como lo ha sido. No con los nombres y las credenciales de los bateadores que ahí están.

El manager del equipo, Ozzie Guillén, se lo dijo a sus jugadores cuando comenzó la segunda mitad: “Si todos quieren mantenerse aquí y hacer olvidar los rumores de cambio, ustedes saben lo que tiene que hacer, salir a jugar su pelota, ser consistentes y ganar juegos. Eso es lo que ustedes pueden controlar”.

Los Medias Blancas se encuentran en estos momentos en el tercer lugar de la División Central de la Liga Americana, con récord de 47-51, a cinco juegos y medio de los Indios. Esa no es una gran ventaja, pero como dijimos anteriormente, si no se gana ni se es consistente, pudieran cambiar las cosas en los próximos días.

El potencial y el talento para lograr esas metas están en el equipo, han estado desde que comenzó la temporada, solo que no se han activado en un mismo momento ni a un mismo tiempo. Aún faltan 64 juegos, tiempo suficiente para alcanzar los objetivos, pero antes hay que pasar la alcabala de Cleveland, Detroit, Boston y Nueva York, los rivales del equipo desde hoy y hasta la próxima semana.

Joey Cora, el coach y soldado

Chicago.- Dentro de los Medias Blancas de Chicago hay una serie de figura anónimas, que se encargan día a día de trabajar con los peloteros del equipo, de ayudarlos a mejorar su nivel y a desarrollar su juego.

Entre esos hombres hay varios latinos que tuvieron experiencia como jugador en el beisbol de Grandes Ligas, uno de ellos es el coach de banca, Joey Cora, la mano derecha del manager, Ozzie Guillén, y uno de los hombres con mayor mando y peso dentro del equipo.

Cora nos explica cómo es el día a día de su función con los ChiSox, además de revelarnos cómo es su relación con Guillén, con los peloteros y la diferencia de ser coach a jugador.

Este es el primero de una serie de videos que estaremos subiendo en nuestro blog, con la intención de dar a conocer a todas esas figuras latinas, que están detrás de los peloteros de los Medias Blancas y que tienen importantes responsabilidades dentro del funcionamiento del equipo.

En esta oportunidad comenzamos con Cora, por ser el segundo al mando del equipo, luego de Ozzie Guillén.

Aquí un breve perfil del puertorriqueño:

Nombre: José Manuel Cora (Joey Cora)

Lugar de nacimiento: Caguas, Puerto Rico

Fecha de nacimiento: 14 de mayo de 1965

Edad: 46

Temporadas en Grandes Ligas como pelotero: 11 (1987-1998, menos 1988)

Temporadas con los ChiSox como pelotero: 4 (1991-1994)

Miscelaneas: Juego de Estrellas de 1997

Temporadas como coach de los ChiSox: 8 (tres como coach de tercera y cinco como coach de banca. Ocho completas como instructor de infielders).

Ozzie ajusta sus movimientos

Chicago.- Por segunda vez en la temporada el manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, deja dos días seguidos fuera del line up a Adam Dunn.

Desde hace semanas muchos de ustedes nos han preguntado hasta cuándo Ozzie y los Medias Blancas esperan por el despertar ofensivo de Dunn, quien batea para .158, con nueve jonrones y 36 carreras remolcadas; además se ha ponchado 124 veces y ha recibido 49 bases por bolas.

Lo de estos dos últimos días en los que ha sido alejado del line up titular se puede leer e interpretar de la siguiente manera:

-       El manager de los ChiSox ha comenzado a buscar los mejores enfrentamientos para Dunn, intentando sacarle el mejor provecho.

-       Dunn verá reducida su acción ante los lanzadores zurdos, debido al mejor pobre desempeño que ha tenido frente a estos en lo que va de temporada, en la que les batea para .031, con solo dos hits en 64 turnos al bate.

-       Ozzie simplemente le ha querido dar un descanso al zurdo, así como lo hizo en los primeros días de junio.

De estos tres planteamientos nos quedamos con los dos primeros, ya que comenzando la segunda mitad de la temporada, luego de cuatro días libres, no vemos razones aparente para que le hayan dado este “descanso”.

El movimiento de Ozzie, con respecto a Dunn y el anterior con Mark Teahen y Brent Morel, es un indicio de que para esta parte de la campaña su conducción del equipo será distinta, un poco más agresiva, sin muchas libertades ni tiempo para esperar por sus peloteros.

La verdad, es que en estos momentos no se puede dar el lujo de permitirse nada de eso, ya que en medio de la carrera por la clasificación, en la que está el equipo, cualquier demora o movimiento en falso puede significar un retroceso fatal para las aspiraciones de alcanzar la postemporada.

Los Medias Blancas están en estos momentos a cuatro juegos y medio de los líderes de la División Central de la Liga Americana, que comparten los Indios de Cleveland y los Tigres de Detroit. Su récord es de 47 victorias y 50 derrotas. Todavía le quedan 65 para hacer de esta ronda regular, una ronda exitosa. 

Jake Peavy sigue sin ganar

El lanzador derecho de los Medias Blancas, Jake Peavy, no ha podido reencontrarse con el triunfo desde el 25 de junio, cuando realizó la primera actuación de su carrera como relevista.

En sus últimas cuatro actuaciones, todas como abridor, Peavy no ha sido consistente y ha fallado en enfrentamientos, en teoría, favorables que se le han presentando, una de las razones ha estado en la ubicación de sus pitcheos y en la falta de potencias de sus envíos.

La apertura de ayer fue la mejor de las últimas cuatro, al permitir siete hits y tres carreras; además de ponchar a cinco hombres y de otorgar una base por bolas. Sin embargo, cargó con la derrota, al fallar en el momento importante y dejar escapar la ventaja inicial que le dieron sus compañeros.

Luego de su actuación como relevista, Peavy tiene récord de tres derrotas sin victorias, con 17 carreras limpias permitidas en 22 innings y un tercio, para una efectividad de 6.92.

Los Medias Blancas necesitan contar con él para darle caza a los líderes de la división y así optar por un pase a la postemporada, para eso Peavy tiene que retomar y subir su nivel, convirtiéndose en una de las piezas importantes del staff de abridores del equipo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.