Robos por jonrones

Chicago.- La ofensiva de los Medias Blancas de Chicago se ha visto nuevamente en problemas durante esta semana, en la que solamente han podido realizar ocho carreras en cuatro encuentros, a razón de dos por juego.

Uno de las causas de esa situación es la extrema dependencia del equipo a los batazos grandes, a las largas conexiones, a los jonrones, a los extrabases.

Un ejemplo de ello son las cinco anotaciones producto de tres cuadrangulares, en los últimos cuatro partidos.

Es decir, que más del 50 por ciento de las carreras que se han hecho esta semana son gracias a los vuelacercas, obviamente, un arma con la que siempre han contado los Medias Blancas en la Era de Ozzie Guillén, como manager.

Sin embargo, esa extrema dependencia a los cuadrangulares ha hecho que la ofensiva de los Medias Blancas sea mucho más vulnerable de normal y mucho menos peligrosa.

Esta debería ser una novena sin mayores inconvenientes para fabricar anotaciones, porque su alineación cuenta con un poco de todos los elementos necesarios para hacerlo.

Los Medias Blancas tienen velocidad para robar almohadillas y crear más jugadas, tienen a hombres que saben batear detrás de los corredores, que saben poner la bola en juego y que tienen la habilidad para lograr conexiones hacia la banda contraria; también hay quienes tienen el toque de bola como una de sus acciones y armas más efectivas.

Todo eso se tiene en el line up de los ChiSox, pero de esas herramientas pocas se han usado y pocas se han ejecutado exitosamente. Ante esa inefectividad de llevar acabo su juego, el manager, Ozzie Guillén, se ha visto limitado de sacarle provecho a las condiciones de sus peloteros y ha tenido que restringir algunas de sus acciones.

Ozzie nos explicó la razón de esta situación:

“Yo mandé a parar a Juan Pierre y a Alex Ríos, que son los jugadores que saben y tienen como robas bases, porque estábamos regalando outs sin necesidad.

“Necesitábamos y todavía lo necesitamos lograr un balance en nuestra ofensiva, así que regalando out y bateando de la forma en la que lo estábamos haciendo no íbamos a llegar a ningún lado.

“En la alineación hay mucha velocidad, pero ni el segunda (Gordon Beckham) ni el tercera base (Brent Morel) ni el shortstop (Alexei Ramírez) saben robar bases.

“Ese es el problema que hemos tenido, por eso ahora estamos dependiendo más de los jonrones o no de los jonrones, sino de los batazos oportunos, de que salgan las conexiones en los momentos importantes. Eso no es algo fácil, pero ahí vamos”, detalló el estratega.

En lo que va de temporada, los Medias Blancas tienen apenas 30 estafas, la cantidad más baja en la Liga Americana; han fallado en 29 intentos de robos –la mayor cifra en el circuito- y su porcentaje de éxito es de 51 por ciento, el peor entre los 14 conjuntos de la liga.

Pierre es el que más robos tiene, con diez, pero también al que más han puesto out en intentos, con nueve.

Ahí una de las principales fallas en la producción de los Medias Blancas. El propio Pierre lo reconoció esta semana, cuando dijo: “Yo sé que tengo que ser la bujía de este equipo, el hombre que prenda la chispa en la ofensiva. Eso no lo he podido hacer de forma consistente este año, mejor dicho, no lo he podido hacer este año y eso es frustrante”.

Hace un año, Pierre lideró al equipo y a la Liga Americana en bases robadas con 68, también fue a quien más sacaron out en intentos de estafas, con 18. Pero su porcentaje fue de 79 por ciento, el tercer más alto de su carrera.

En el 2010, los Medias Blancas lograron 160 robos de almohadillas, la segunda mayor cantidad en el joven circuito, solo superados por las 156 de los Rays de Tampa Bay. Pero es cierto, también les sacaron muchos out (75), lo que les dejó el segundo peor porcentaje de éxito (68%).

Pero aún así el equipo no dependió de los jonrones, incluso la diferencia entre las bases robadas y los jonrones fue de 17, a favor de las conexiones de cuatro bases. Esta campaña esa diferencia es de 44.

Obviamente, no es lo mismo una estafada que un cuadrangular. Recordemos que el vuelacercas representa de por sí una carrera de forma directa, pero los robos pueden significar el intento o la intención de fabricar anotaciones, de crear rallies.

Ese aspecto ha hecho falta para darle mayor fuerza y consistencia a la ofensiva de los Medias Blancas, sin embargo, y entre lo positivo es que se ha podido sobrevivir sin esa la velocidad y el robo de base, que se suponía fuera una de sus armas principales.

Otras informaciones:

- El manager de los Medias Blancas de Chicago, Ozzie Guillén, fue llevado en la mañana de hoy a una clínica de Phoenix debido a un cálculo renal. El venezolano ya se encuentra bien y estará en el juego de esta tarde.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: