Un gran gesto de Jake Peavy

Chicago.- Ya en ocasiones anteriores hemos escrito del carácter y de la personalidad de Jake Peavy, un competidor a tiempo completo.

El lanzador de los Medias Blancas de Chicago, quien se encuentra en la lista de lesionados donde desafortunadamente ha pasado la mayor parte del tiempo que ha estado con el equipo, expresó ayer, luego de realizar una sesión de bullpen como parte de su proceso de rehabilitación, que está dispuesto a dar un paso adelante y de reforzar al staff de relevo de los ChiSox cuando esté recuperado.

La noticia cayó como una bomba, por la magnitud de la misma. Y es que, no es normal que un pitcher de la jerarquía de Jake Peavy, quien ganó el premio Cy Young en la Liga Nacional en el 2007 y que tiene un salario anual de 16 millones de dólares, el más alto entre los integrantes de la novena, proponga esas opciones.

El derecho, obviamente, está buscando la forma de ayudar al equipo, de fortalecer una de las áreas en las que ha estado teniendo algunos fallos.

Ese gesto, sin duda, se agradece y se valora mucho, porque como dijimos anteriormente, viene de un competidor, de un ganador probado, que lamentablemente en los últimos años ha pasado más tiempo en la lista de lesionados que en el roster activo.

Sin embargo, esa propuesta hay que tomarla con pinzas, como bien lo hicieron Ozzie Guillén –el manager-, Don Cooper –el coach de pitcheo- y Kenny Williams –el gerente general-.

Hay que hacerlo así, en primer lugar, porque esa era una opción por la que nadie se había paseado; en segundo lugar, porque hay que evaluar qué es lo mejor para el equipo y en qué rol se le puede sacar mayor provecho a Peavy, ¿como abridor o como relevista?. En tercer y último lugar, hay que considerar qué es lo mejor para preservar la salud y durabilidad del derecho en acción.

Sinceramente no creemos que la propuesta de Peavy vaya a concretarse, especialmente por el tercer punto que acabamos de mencionar.

Él ha tenido problemas físicos lanzando cada cinco o seis días, como fue el caso de la rotación de seis, que se implementó para incorporarlo a él y no tener que pasar a ninguno de los abridores al bullpen. Si se le incrementa el ritmo de acción, como lo hacen los relevistas, quienes tienen que estar listos para lanzar dos o tres días seguidos, o una vez cada dos días, los riesgos de lesión podrían ser mayores.

Recuerden que durante toda su carrera, en Grandes Ligas, Peavy ha trabajado como abridor, eso implica una rutina muy distinta a la de los relevistas, quienes tienen una muy corta preparación para entrar en el juego. Estamos hablando que los apagafuegos normalmente realizan, en promedio, 13 ó 15 pitcheos de calentamiento en el bullpen, en un período de tiempo no mayor a tres minutos. Esto antes de entrar en acción.

Otra cosa, si por mala suerte con Peavy en el bullpen se lesiona un abridor y él tiene que pasar a la rotación ¿estaría listo y condiciones para que esa nueva transición no lo afecte?. Estamos hablando de su brazo, no de si puede o no ser efectivo, porque creemos que independientemente del rol que ocupe, él puede ser efectivo.

Eso quizás sea algo con lo que pueda lidiar Peavy y los Medias Blancas. Pero pensemos en otro aspecto, ¿saben qué difícil es conseguir en Grandes Ligas un pitcher abridor ganador y dominante como lo ha sido Peavy la mayor parte del tiempo, cuando ha estado sano?

Esa interrogante podría ser otra razón de peso para mantenerlo dentro de la rotación una vez se recupere de su problema en la ingle derecha.

Amigos es mucho más fácil conseguir un relevista que haga el trabajo eficientemente a un abridor que sea efectivo.

Todas esas preguntas están siendo y estarán siendo analizadas por los Medias Blancas, quienes todavía tienen tiempo para pensar qué decisión tomar, ya que mañana Peavy realizará una apertura en ligas menores antes de reincorporarse al equipo la próxima semana.

Nosotros somos de la idea de mantener la rotación de seis y de no experimentar con Peavy.

Habrá que esperar. Sin embargo, e independientemente del movimiento que se haga, hay que reconocer el gesto de Peavy y sus ganas por querer ayudar al equipo a ganar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: