Sin respuesta para la ofensiva de Alex Ríos

Chicago.- Pasan los días, la temporada transcurre y con ese avanzar los Medias Blancas comienzan a engranar sus piezas y a convertirse en un legítimo contendor por el banderín de la División Central de la Liga Americana.

Ese desarrollo y mejoría que el equipo ha ido registrando ha sido sin el despertar ofensivo de dos figuras que estaban, y aún lo están, llamadas a ser claves en el rendimiento de la novena en este 2011.

Se trata de Adam Dunn, de quien ya hemos hablado en detalle (aquí el link del post acerca de lo que sucede con el gigantón de Houston, http://wp.me/p1yZa7-9e0Q) y de Alex Ríos, de quien profundizaremos en esta ocasión.

El jardinero central de los Medias Blancas se mantiene sin poder colocar su promedio ofensivo por encima de .270, que fue su estándar durante sus previas siete temporadas en Grandes Ligas. Pero más llamativo aún es que ni siquiera ha estado cerca de esa cifra, el tope alcanzado este año es de .214 y fue luego de culminar la jornada del siete de abril.

Más alarmante aún es que en casi la mitad de la campaña su average ha estado por debajo de .200. De las 57 fechas en las que ha visto acción en 25 ha terminado con un promedio de bateo inferior a .200. Incluso, en estos momentos es de solo .199.

Tal situación, obviamente, ha comenzado a elevar el nivel de frustración y de decepción de Ríos, quien hace un par de días, luego de fallar en un momento importante del juego, golpeó uno de los termos de agua del dugout del equipo.

Sabiendo la circunstancia por la que atraviesa el puertorriqueño, el manager de los Medias Blancas, Ozzie Guillén, ha optado por darle descanso, mental, por un par de juegos, comenzando hoy en el tercero de la serie ante los Tigres de Detroit y se extenderá hasta mañana en el primero de tres encuentros ante los Marineros de Seattle. Así lo dio a conocer el estratega.

En este caso de Ríos, a diferencia que en el de Dunn, no pareciera haber una explicación real de su prolongada sequía ofensiva, o bueno sí, los batazos que conectan van directamente a los guantes de los fildeadores.

Pero más allá de eso, no hay muchos argumentos sobre los cuales sustentar un diagnóstico acerca de la situación del jardinero central, por ello Ozzie llamó descanso mental a su ida al banco por estos dos días.

“Él está muy frustrado y decepcionado. Lo mejor que puedo hacer es alejarlo un par de días del juego”, dijo el manager de los ChiSox.

Estas pausas suelen ser buenas para los peloteros que atraviesan por momentos complicados, porque logran desconectarse un poco de la presión y tensión del, lo que les permite ver con otras perspectivas el juego y despejar un poco su mente de esas interrogantes por sus fallas en el bateo.

Las estadísticas de Ríos esta campaña muestran que no ha habido cambios significativos en su ofensiva con respecto a las temporadas anteriores. Por ejemplo, su disciplina en el home no ha variado, según muestra la página especializada: fangraphs, aquí el link: http://www.fangraphs.com/statss.aspx?playerid=2090&position=OF

Tampoco ha habido alteración en su relación de batazos por la tierra o por el aire. Eso también se aprecia en el link que colocamos anteriormente.

Entonces, ¿qué pasa con la ofensiva de Ríos?

No lo sabemos a ciencia, realmente no tenemos una explicación real, así como tampoco la tienen Ozzie Guillén ni Greg Walker, el coach de bateo.

Sin embargo, sí hemos podido apreciar que Ríos ha estado haciendo una gran cantidad de swings defensivos, lo que en muchas ocasiones ha generado mansas y fáciles conexiones para los contrarios.

También, sin duda, puede haber algo de mala suerte, y decimos que puede haber algo de mala suerte porque durante los primeros días de la temporada y en algunos periodos de mayo, Ríos tuvo muy buenas conexiones, sólidas, con contundencia, pero de frente a los fildeadores. En un post de abril escribimos lo peligrosa que podría ser esa situación de mantener, preciosamente por la llegada de la frustración.

Nos consta que el puertorriqueño ha buscado formas para encender y mejorar su ofensiva. Lo hemos visto tomando prácticas extras de bateo, revisando sus videos, hablando y analizando con Walker su situación. Lamentablemente nada de eso ha funcionado hasta ahora.

Solo queda esperar a que pronto se revierta esa situación y que Ríos comience a producir y se convierta en esa pieza que, sin duda, hace falta en la alineación de los Medias Blancas.

A continuación los registros del jardinero central del equipo en la temporada:

Promedio

.199

Dobles

10

Jonrones

4

Carreras remolcadas

14

Carreras anotadas

29

Boletos

15

Ponches

23

OBP

.253

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: