Primera estadía positiva en casa

Chicago.- Termina una semana productiva y exitosa para los Medias Blancas de Chicago, que sin duda ya están en ritmo.

El equipo de Ozzie Guillén logró hoy, ante los Dodgers de Los Ángeles, su undécimo triunfo en los último 15 encuentros, ratificando el buen momento por el cual se está atravesando desde hace un par de semanas, cuando se fue de gira por el Oeste del país para enfrentar a los Marineros de Seattle, a los Angelinos de Los Ángeles y a los Atléticos de Oakland.

Desde el seis de mayo, cuando comenzó la reacción de los Medias Blancas, el conjunto ha ganado cinco de seis series y en la que no salió triunfador dividió, eso fue ante los Rangers de Texas, esta semana en el U.S. Cellular Field.

Obviamente una cosa lleva a la otra, ganar juegos conlleva a ganar las series, por eso lo importante del mensaje que cada día envía el manager, Ozzie Guillén, a sus peloteros: “preocupémosno por el día a día, vamos un juego a la vez”.

El buen momento de los Medias Blancas, que tocaron fondo durante el primer mes de la temporada en el que solo obtuvieron diez triunfos en 28 juegos, los ha llevado a colocarse a apenas cuatro triunfos de igualar su marca y colocarse en .500.

Durante la estancia en Chicago, los South Siders se reivindicaron con la afición, al ganar cinco de los siete juegos que disputaron, registraron su primera estadía positiva de la temporada en casa, luego de haber dejado marca negativa en sus dos anteriores.

Esta es la forma en la que uno esperaba que los Medias Blancas jugaran desde el principio de la campaña, por eso no nos extraña, así como tampoco le extraña a Ozzie, el repunte del equipo.

“Lo que nos sorprende es que hayamos comenzado jugando tan mala pelota. Pero lo de ahorita no, porque esto es lo que yo sé que este equipo puede hacer y todavía creo que puede dar más”, dijo Guillén.

Y es verdad, el equipo aún puede dar más, porque el buen momento por el que atraviesa en estos instantes se debe a un pequeño encendido en la ofensiva, que ha servido para darle el respaldo necesario al pitcheo abridor, que durante todo el año ha sido consistente y efectivo, y al de relevo también.

Durante los últimos 15 encuentros el equipo ha bateado de forma colectiva para .283, con 15 jonrones, 39 dobles y 68 carreras remolcadas.

Al desglosar esos números en las situaciones de juego tenemos que los Medias Blancas con hombres en las bases ligan para .286, con nueve cuadrangulares, 16 dobles y 63 carreras impulsadas.

Con hombres en posición anotadora esas estadísticas son de .251, con cinco vuelacercas, nueve dobles y 50 carreras fletadas.

Obviamente ahí se ve una mejoría, una evolución productiva del equipo. Sin embargo, para que tenga una idea del pasado y el presente, les presentamos una tabla comparativa para que aprecien la mejoría ofensiva de los Medias Blancas.

Del 13/04 al 30/04, periodo que dejó marca de 3-14 Del 06/05 al 22/05 periodo que dejó marca de 11-4

Bateo coletivo total

Ave.

.204 (558-114)

.283 (536-152)

HR

11

15

2B

15

39

CI

38

68

Bateo colectivo con hombres en bases

Ave.

.225 (213-48)

.286 (223-64)

HR

3

9

2B

5

16

CI

30

63

Bateo colectivo con hombres en posición anotadora

Ave.

.184 (114-21)

.251 (135-34)

HR

0

5

2B

2

9

CI

23

50

Con esos números uno puede entender y encontrar la razón del despertar del equipo y el por qué de sus triunfos recientes, así como el por qué del nefasto primer mes de temporada.

Lo importante es que se despertó, que los Medias Blancas comenzaron a jugar como se pensaba podían hacerlo y que aún pueden dar más, como lo dijimos anteriormente.

Que por qué decimos que aún pueden dar más, porque esos registros del equipo en los últimos 15 días han sido con un Carlos Quentin apagado con su ofensiva y con un Adam Dunn que aún no termina de calentarse y mucho menos de ponerse tibio.

Cuando estos dos bateadores liguen otra vez y se enciendan esa producción de los Ozzie Boys será mucho mayor.

Por ahora lo importante es mantener el ritmo en la gira que comienza mañana y que llevará al equipo a Texas para enfrentar a los Rangers, a Toronto para jugar ante los Azulejos y a Boston para medirse contra los Medias Rojas.

Serán diez días intensos, porque además son los finales de la seguidilla de 20 sin descanso.

Así que amigos cerramos este post con el mensaje que dejó Guillén, tras el juego de hoy:

“Esperamos regresar de esta gira con récord positivo, por encima de .500”. Ese es el objetivo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: