Momento difícil

Chicago.- El golpe de ayer, con ese no hit no
run de Francisco Liriano, fue noble y, sin duda, movió algunos cimientos dentro
de los Medias Blancas, en especial dentro de los peloteros.

Hoy, aunque
batallaron, no pudieron quitarse de encima ese balde de agua fría que les cayó
hace menos de 24 horas y que mostró la cara más fea de la ofensiva del equipo,
más allá, obviamente, del buen trabajo del dominicano y de la defensa de los
Mellizos de Minnesota.

Los maderos
de los Medias Blancas no encuentra la fórmula para despertar de una vez por
todas y ser consistentes, ajustados a las expectativas, que se basan en los
antecedentes de hombres como Adam Dunn, Paul Konerko, Carlos Quentin, Alexei
Ramírez, Alex Ríos y Juan Pierre, quienes son los encargados de llevar la
batuta en ese aspecto del juego, tanto por su experiencia como por sus
condiciones.

Hasta ahora
solo hemos vistos focos intermitentes y aislados de esa esperada reacción, que
ya tiene 21 juegos sin llegar y que comienza a desesperar.

Sí, ya los
cuestionamientos individuales acerca del talento de cada uno de los hombres de
la ofensiva comienza a borrar de algunos rostros y cuerpos la confianza. Y
quizás ahí esté el riesgo más grande de toda esta situación, porque claro que
los Medias Blancas tienen el talento para revertir este inacabable momento y de
darle vuelta a ese récord de 11-21, que poseen en este instante. Pero si dejan de
confiar en ellos mismo la situación será mucho más complicada.

El manager,
Ozzie Guillén, lo sabe y por eso en ningún momento, pese a su impotencia y
frustración, ha dejado de respaldar a sus peloteros, de darle oportunidades y
alentarlos. Él mejor que nadie sabe que no puede dejar el ambiente en el equipo
se le venga abajo.

En cuanto a
lo deportivo, los Medias Blancas han hecho de todo, han tomado prácticas extras
de bateo, de toques de bolas, de corrido de bases, de robos de bases y de
fildeo; solo les falta invocar a los santos a ver si les terminan de dar el empujón
que les hace falta, porque es eso, solo les está faltando el último paso.

En los
últimos juegos, incluyendo el no hitter de ayer, el equipo ha estado a ley de
un batazo, una sola conexión para ganar, pero nada que sale.

Los muchachos
se han estaba embasando más, han estado teniendo una mejor selección de pitcheos
y eso les ha permitido a tomar más bases por bolas y conectar mejor la bola. El
problema, sin embargo, viene luego, cuando hay que mover a los corredores o hay
que remolcar las carreras.

Desde el 13
de abril, cuando comenzó el bajón ofensivo de los Medias Blancas y por
consiguiente su momento adverso, los bates de la novena apenas promedian para
.207 con hombres en bases y .164 con corredores en posición anotadora.

Ya ven el
problema y la falla del equipo, ¿no?

Así
obviamente es muy difícil ganar. Como dice el manager, Ozzie Guillén: “Mientras
no estemos dando los batazos importantes no vamos salir de este mal momento”.

Es justamente
ese paso el que falta, el del batazo oportuno, porque como lo dijimos hace un
par de días (“lenguaje ofensivo”, aquí el link: http://bit.ly/mIZvhT)
y lo escribimos líneas arribas, los bateadores se han visto mejor en las
últimas jornadas, le han hecho mejor swing a la bola y han tenido más contacto
con ella, pero nada que salen ni caen los batazos en los momentos claves.

Esto no tiene
por qué ser así durante toda la temporada. Aquí hay hombres con registros de
más de 80, 90, cien carreras remolcadas en más de una temporada. Para hacer eso
hay que ser oportunos y, obviamente, ya ellos lo han sido. Por eso, a pesar de
la situación, de la frustración, de la rabia o cualquiera que sea el
sentimiento que nos embarga por la actuación del equipo, no hay que perder la
confianza ni abandonarlo.

Eso lo sabe
Guillén, lo sabe Kenny Williams -gerente general-, lo sabe Jerry Reindorf -dueño-,
lo saben los peloteros y especialmente John Danks, el hombre que lanzó hoy y
perdió pese a una labor de ocho entradas, en las que aceptó ocho hits y tres
carreras y  otorgó tres boletos.

Por eso
Danks, quien de los lanzadores ha sido el más perjudicado por la falta de
respaldo ofensivo, apoyó a sus compañeros tras la derrota, en vez de tirarlos
bajo el autobús.

“Este es un
gran grupo de peloteros. Todos estamos tratando de hacer lo mejor y de
ayudarnos, pero por alguna razón no nos están saliendo las cosas. Pero aquí
todos estamos unidos. Quizás este sea el grupo más unido en el que he estado.
No hay que bajar la cabeza, simplemente hay que seguir trabajando hasta que las
cosas salgan”, dijo Danks, quien bien pudiera tener récord de 5-0 en vez del
0-5 que presenta en estos momentos.

Por ahora
solo resta esperar y confiar en que la gira por el Oeste, donde se jugará
contra Seattle, Anaheim y Oakland sea exitosa y marque el arranque de todo lo
bueno y positivo que puede dar este equipo.

Post juego:

  • Los Medias
    Blancas de Chicago perdieron hoy su séptimo juego de los últimos ocho y el número
    17 de los últimos 21.
  • Luego de su
    fallo mental en el sexto inning, al no entrar a cubrir la primera almohadilla
    ante un toque de bola, Omar Vizquel dijo: “Fue mi error, ya me ha pasado antes.
    Estaba pensando como shortstop y no entré a tiempo a la base”.
  • Después del
    encuentro el manager, Ozzie Guillén, expresó: “Continuamos con problemas para
    batear con hombres en las bases. No estamos dando el batazo grande. Creo que
    ahorita no se puede hacer nada, solo venir cada día y hacer lo mejor que todos
    podamos. He hablado con todos los muchachos”.
  • Previo al
    juego Guillén comentó: “Para estos momentos hay que tener memoria corta, tener
    la mente fuerte y venir todos los días pensando en ganar. En este momento hay
    que ir un día a la vez. La única satisfacción que uno puede tener como manager
    o coach es ganar juegos. Yo tengo la misma confianza en mi equipo y sé que la
    intensidad está ahí”.
  • Alex Ríos conectó hoy su tercer jonrón de la temporada y por primera vez en ella logró un partido de tres hits. El puertorriqueño ha sido uno de los hombres que ha dado reales evidencias de progreso ofensivo en los últimos días. Desde el 30 de abril tiene tres cuadrangulares y cuatro carreras remolcadas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: