Cuestión de producción ofensiva

Chicago.- Amigos, sé que están preocupados por
el momento que están atravesando los Medias Blancas de Chicago, y los entiendo,
porque cuando se comienza a perder de forma seguida quiere decir que algo está
fallando, que las cosas no están bien.

Ahora, pensar
que si la campaña prometida por el equipo o que si el “todos estamos adentro” es
una ilusión que comienza a desvanecerse, es un absurdo. Recuerden que solo van
17 juegos en la temporada, que todavía quedan 145, y que el récord de siete
triunfos y diez derrotas es todavía mejor que el registrado el año pasado a
esta altura de la campaña, cuando se tenía marca de 6-11.

Puede que
para muchos esos datos sean consuelo de tontos, pero hay dos hechos irrebatibles
en ellos: que la temporada es larga y aún nadie está eliminado, y que este es
un mejor equipo que el del 2010, y aquel estuvo en el primer lugar por más de
un mes a mitad de campaña.

Imagino que
se estarán preguntando que si estos de verdad es así, ¿por qué el récord de los
Medias Blancas no es mejor en estos momentos? ¿por qué no están en el primer
lugar?  

Pues bien,
aquí vamos a tratar de explicar con estadísticas por qué el equipo de Ozzie
Guillén ha tenido problemas para ganar en los últimos juegos.

Desde mucho
antes que comenzara la temporada la ofensiva de los Medias Blancas fue señalada
como el aspecto más sólido del equipo, especialmente por la presencia de Adam
Dunn; y  durante los 11 primeros
encuentros produjo carreras y respondió según lo esperado: .289 de promedio
colectivo, .364 de average con hombres en posición anotadora, 69 carreras
anotadas y 11 bases robadas. Todo un ideal esa producción de los maderos de la
novena.

carlitosq.jpg

Sin embargo,
era imposible pensar que iban a mantener ese arrollador ritmo, y así lo
expresamos en uno de nuestros post (“Buen inicio”, aquí el link: http://bit.ly/gD6ZLp).

Las
ofensivas, no solo la de los Medias Blancas sino la de todos los equipos en el
beisbol, dependen de las rachas o son de rachas. De ahí que la que pueda
conservar y prolongar sus mejores momentos siempre será la mejor y la más
productiva, incidiendo esto directamente en el conjunto, de forma positiva.

Conociendo
esa situación, y aún más al equipo, apuntamos al pitcheo como la mayor
fortaleza de los South Siders (¡…Y
arrancamos!, aquí el link: http://bit.ly/gyC0vS),
porque difícilmente con los abridores que se tienen (Mark Buehrle, Edwin
Jackson, John Danks y Gavin Floyd) y la calidad de los relevistas, quienes
ciertamente estuvieron inconsistentes hace unos días, rara vez se caiga en una
racha negativa.

 

danks.jpg

Ahora bien,
¿qué tiene que ver todo esto con lo que está pasando con los Medias Blancas en
los últimos juegos? Ya lo verán.

En la cadena
de seis encuentros perdidos, que comenzó el 13 de abril ante los Atléticos de
Oakland, la ofensiva que venía bateando para .289 de promedio colectivo, con .364
de average con hombres en posición anotadora, 69 carreras anotadas y 11 bases
robadas, ha caído estrepitosamente.

En esta
seguidilla de derrotas los bateadores de los Medias Blancas ligan de forma
colectiva para .190 (de 194-37), solo han fabricado 12 carreras (a razón de dos
por juego), han dejado a 36 hombres en las bases y con corredores en posición
anotadora apenas conectan para .184 (de 38-7). Así, obviamente, es muy difícil
ganar.

¿Qué hasta
cuándo será esa sequía de la ofensiva? No lo sabemos, pero de lo que sí tenemos
certeza es que el coach de bateo, Greg Walker, al igual que todos los
bateadores, quienes tienen la suficiente calidad y experiencia, están
trabajando para revertir la situación actual y encender nuevamente la
producción del equipo.

El propio
manager, Ozzie Guillén, ha estado moviendo su alineación buscando que se
encienda la chispa y se concrete la reacción de su ofensiva.

De seguro no
habrá de haber alguien que piense que el pitcheo también tenga algo de
responsabilidad en el mal rato por el que atraviesa el conjunto. Y sí, claro
que los lanzadores han tenido que ver en esto, porque fueron ellos -específicamente
los relevistas, quienes tampoco contaron con el total respaldo de la defensa-, los
que comenzaron o estreñir el buen inicio de los Medias Blancas, al desperdiciar
cuatro ventajas en el noveno inning.

Pero
curiosamente, en estas seis derrotas al hilo el pitcheo ha estado efectivo,
salvo Gavin Floyd en su última presentación y la combinación de Chris Sale,
Jesse Crain y Matt Thornton en esa salida del 13 de abril, ante Oakland.

Desde ese
día, en el que se inicio la cadena adversa de los Medias Blancas, el pitcheo
registra de forma colectiva efectividad 4.92, con 46 ponches y 14 bases por
bolas.

Si sacamos de
esos registros las actuaciones de Floyd -a quien los Angelinos de Los Ángeles le
hicieron seis carreras en seis inning, el pasado sábado-, y las de Sale, Crain
y Thornton -a quienes los Atléticos le fabricaron seis anotaciones en dos
entradas-, la efectividad colectiva de la novena queda en 3.00. Nada mal, no?

Ahora
desglosando aún más esos números y poniendo por separado a abridores y
relevistas tenemos lo siguiente:

  • -      
    Los
    iniciadores de los Medias Blancas en las seis derrotas consecutivas tienen 4.28
    de efectividad, con 27 ponches y nueve bases por bolas. (Si excluimos lo hecho
    por Floyd, esas estadísticas quedan en 3.44, con 24 y siete).
  • -      
    Los
    apagafuegos en ese mismo lapso presentan un promedio de 5.54 carreras limpias
    por cada nueve innings, con 19 ponches y cinco boletos. (Si sacamos lo
    realizado por Sale, Crain y Thornton esos registros quedan en 1.63, 16 y dos).

Así las cosas
amigos pareciera no haber dudas acerca de por qué los Medias Blancas atraviesan
por su peor momento de la temporada, que apenas tiene tres semanas y media.

La pretensión
con esta exposición no es solo explicarles las razones de origen de la
actuación del equipo, sino también mostrarles que no va a pasar mucho tiempo
para que se vuelva a ganar de forma consistente, o ¿es que creen que esa
ofensiva que acabó con todos los pitchers que trataron de detenerla en las dos
primeras semanas no va a volver a reaccionar?

¿Están todos
adentro? Esperamos que sí.

adentro.jpg

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: