A pasar la página

Chicago.- Bueno amigos, sin duda, está no fue
la mejor de las estadías en casa para los Medias Blancas de Chicago.

 Terminar con récord de cuatro victorias y seis
derrotas en los primeros diez juegos de la temporada en el U.S. Celluar Field
no estaba en los planes, menos después de ese arranque positivo en la
carretera. Pero así es esto.

 Ahora el equipo sale a su gira más larga de la
campaña, en la que se enfrentará cuatro veces -desde hoy- a las Rayas de Tampa
Bay, tres más a los Tigres de Detroit y al final en cuatro ocasiones a los
Yanquis de Nueva York. Nada fácil.

 Quizás salir de Chicago y estar en otro
ambiente le venga bien a los Medias Blancas, que durante su primera estancia en
la ciudad, como era de esperarse, fue el centro de atención de todos los medios,
en especial luego de cada una de las seis derrotas que registraron.

 Es verdad, los muchachos de Ozzie Guillén no
jugaron bien ante los Atléticos de Oakland, en especial en el aspecto
defensivo, en el que cometieron cuatro errores, todos en los innings finales y
que generaron carreras en contra. El pitcheo de relevo tampoco funcionó, lo que
produjo una combinación perfecta para que el conjunto Blancas perdiera su
primera serie de la temporada 2-1.

Hay que
recordar que esos tres partidos contra la novena de Oakland se fueron a extra
innings.

 Ante los Angelinos de Los Ángeles realmente
hubo poco que hacer, ya que se enfrentaron a los tres mejores lanzadores de
ellos (Jered Weaver, Tyler Chatwood y Dan Haren), quienes silenciaron a la que
venía siendo la ofensiva más caliente de la Liga Americana.

 Aún así el equipo batalló y tuvo oportunidades
de darle vuelta al primero y al último juego de la serie. Sin embargo, no se
puedo, en parte porque en esos dos encuentros de forma combina se dejaron 13
hombres en las bases, ocho de ellos en el juego de ayer, que finalizó con tres
corredores en las almohadillas, que de anotar le hubieran dado el triunfo al
equipo.

 Pero ya eso es pasado, al igual que los 15
errores que ha cometido la defensa y el 5.12 de efectividad del pitcheo de
relevo en los 15 juegos de la temporada. Es verdad, todo eso es pasado, pero
cuentan y quedan en los registros del equipo, por eso ahora hay que verlos para
recordar qué es lo que no se puede hacer más durante la temporada.

 Esa es la visión y el objetivo, ya de nada
sirve seguir pensando en que si se hubiera jugado bien ahorita el récord de los
Medias Blancas sería 12-3.

 Ahora hay que pensar en lo que viene y en
detener esa cadena de cuatro derrotas que tiene el equipo. Hay que apresurar el
proceso de engranaje total de la novena, porque mientras más rápido se haga y
más consistente sea más victorias veremos al final de la temporada en la
casilla de triunfos.

  Hoy hay
una buena oportunidad de comenzar eso, al contar Edwin Jackson, el mejor
abridor del equipo en este arranque, desde la lomita.

 Hay que pasar la página y pensar en lo que
viene.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: