Recibiendo a Seattle

Luego de perder la serie ante los Medias Rojas de Boston, al caer en dos de los tres juegos, los Medias Blancas iniciarán esta tarde una serie de cuatro encuentros ante los Marineros de Seattle, a los que vencieron el fin de semana pasado en dos de los juegos duelos que disputaron, en el Safeco Field.

Ya conseguir seis victorias en esta semana es imposible para los Medias Blancas porque solo sacaron un triunfo ante los Medias Rojas. Eso quiere decir, que el equipo pasará una semana más con récord por debajo de .500. Sin embargo, el conjunto va a tener la oportunidad de acortar la brecha entra las derrotas 66 y las victorias 59.

Los dirigidos por Robin Ventura siguen teniendo dificultades para jugar de forma consistente en todas sus líneas. En el último encuentro de la serie ante los Medias Rojas la ofensiva no pudo producir carreras frente a Rick Porcello, un lanzador al que en el mes de julio lo bombardearon con diez hits y seis carreras en solo dos inning.

El blanqueo sufrido por los Medias Blancas es el segundo que reciben en dos semanas y el séptimo de la temporada.

Durante este fin de semana, sin embargo, pudiéramos ver otro resurgir de la ofensiva del equipo, ya que hace una semana le conectaron de buena forma al pitcheo de los Marineros, al que le fabricaron 23 carreras en tres juegos, en el Safeco Field, un parque históricamente difícil para los bateadores.

Es probable que en el primer encuentro de esta serie, que comenzará hoy, los Medias Blancas le den otra oportunidad de actuar como titular al jardinero, Trayce Thompson, que ha tenido un desempeño llamativo en sus primeros pasos en Grandes Ligas, al registrar 12 hits en 23 turnos al bate, con dos dobles, un triple y dos jonrones -uno de ellos ante Seattle- y cinco carreras remolcadas.

Pero los Medias Blancas, con la historia que han tenido en esta campaña, no solo necesitan de su ofensiva para ganarle a los Marineros, van a requerir también de la consistencia y solidez de su staff de pitcheo, que especialmente ha sido inconsistente en las asignaciones de Jeff Samardzija y John Danks.

El zurdo, Carlos Rodón, será el encargado de iniciar la serie esta noche. El novato viene de tres salidas de calidad, en las que ha mostrado lo que es capaz de hacer cuando tiene el control de su recta y puede atacar la zona de strike de forma consistente.

En esas tres presentaciones previas, una de ellas contra los propios Marineros, Rodón acumula 22 entradas, en las que solo ha permitido 14 hits y tres carreras limpias, ha ponchado a 24 y ha otorgado ocho bases por bolas.

A Rodón le seguirán en la rotación frente a los Marineros, John Danks, Jeff Samardzija y José Quintana.

Decepción

Cuando los Medias Blancas adquirieron en diciembre pasado a Jeff Samardzija, en un cambio con los Atléticos de Oakland, el pensamiento era que el derecho iba a ser parte de un tridente excepcional en la rotación de iniciadores del equipo, junto a Chris Sale y José Quintana.

Sin embargo, a poco más de cuatro meses y medio de temporada, Samardzija no ha cumplido con las expectativas con las que fue adquirido y eso en buena medida a sido un factor en la inconsistente campaña que los Medias Blancas registran.

El lunes en la noche, el derecho tuvo otra mediocre salida. Esta vez fue ante los Medias Rojas de Boston, equipo al que en esta oportunidad le permitió ocho hits y cinco carreras; además dio dos bases por bolas y golpeó a dos bateadores, ponchó a siete.

En 26 salidas en la temporada, el derecho tiene récord de 8-10, con una efectividad de 4.75 -la segunda peor dentro de la rotación del equipo, solo superada por la de John Danks (4.90)-; además ha permitido 22 cuadrangulares -cifra tope entre los iniciadores del conjunto-. Pero lo que más pudiera sorprender y a su vez causar frustración en lo que ha sido el desempeño del hombre que los Medias Blancas trajeron para fortalecer y liderar su rotación este año es que en 13 de sus 26 salidas, Samardzija ha permitido cuatro o más carreras. Es decir, que ha sido un pitcher con un rendimiento mediocre.

Por su puesto, que también ha tenido momentos buenos, especialmente cuando entre el 7 de junio y el 28 de julio registró una cadena de diez salidas con al menos siete innings lanzados. Sin embargo, en cuatro de esas diez salidas permitió cuatro o más carreras, lo que más allá de su durabilidad en los encuentros, lo que ayuda a mantener al bullpen fresco, siguió permitiendo más carreras que las necesarias para que que sus aperturas fueran calificadas de calidad.

Hoy, a falta de seis semanas para el fin de la temporada el sentimiento que se puede tener por la actuación de Samardzija con los Medias Blancas es de decepción.

De gira por el Oeste

Los Medias Blancas comienza hoy su gira de siete encuentros por el Oeste.

La primera parada es en Anaheim, en disputarán cuatro encuentros, comenzando esta noche y finalizando el jueves. Luego viajarán a Seattle para medirse en tres oportunidades durante el fin de semana ante los Marineros.

El equipo viene de vivir una jornada excitante, debido al trabajo que realizó el zurdo Chris Sale el domingo y que sirvió para conseguir la victoria ante los Cachorros de Chicago.

Sale ponchó a 15 bateadores por segunda ocasión en su carrera y solo toleró un hit. En ese mismo juego el zurdo alcanzó los 200 ponches en la temporada y se convirtió en el segundo lanzador en la historia del equipo en lograr la doble centena de ponches en tres campañas corridas, el primero fue Ed Walsh en la primera década de 1900.

Al trabajo de Sale ayer se le unió el poder y oportunismo de José Abreu (22), Alexei Ramírez (8) y Melky Cabrera (8), quienes conectaron los jonrones solitarios que le dieron a los Medias Blancas las tres carreras necesarias para alzarse con la victoria.

Luego de ese juego la motivación del equipo tuvo otra inyección de positivimos, por lo que los Medias Blancas iniciarán hoy esta serie de cuatro encuentros frente a los Angelinos en un buen momento.

Vamos a recordar, además, que el equipo barrió la semana pasada, en el U.S. Cellular Field, a los Angelinos en la serie de tres juegos que se disputó allá. Esa barrida la lograron los Medias Blancas con un juego superior en todas sus filas y es precisamente la intención con la que se está ahora en Anaheim.

Para los Medias Blancas es vital ganar esta serie, y ganar esta serie significa sacar al menos tres victorias en cuatro juegos, sin dejar pasar la posibilidad de otra barrida, lo que obviamente sería genial. Pero con ganar tres de cuatro el trabajo estaría hecho.

En este momento el equipo se encuentra a cinco del segundo comodín de la Liga Americana, en posición de los Angelinos, de allí la importancia de esta serie para el equipo.

El equipo contará durante esta serie con Carlos Rodón (5-4, 4.61), quien ya los dominó la semana pasada, en la que registró su mejor actuación de la campaña,; John Danks (6-9), Jeff Samardzija (8-8, 4.78) y José Quintana (6-10, 3.62).

La alineación de los Medias Blancas para el encuentro de hoy será la siguiente:

Adam Eaton – Jardinero central

José Abreu – Primera base

Melky Cabrera – Jardinero izquierdo

Avisail García – Bateador designado

Trayce Thompson – Jardinero derecho

Alexei Ramírez – Campocorto

Tyler Saladino – Tercera base

Tyler Flowers – Receptor

Gordon Beckham – Segunda base

Carlos Rodón – Lanzador

Ellos se medirán al zurdo de los Angelinos, Andrew Heaney, a quien se enfrentaron y vencieron la semana.

A terminar el trabajo contra los Cachorros

Esta tarde y durante todo este fin de semana los Medias Blancas recibirán a los Cachorros de Chicago, en lo que será la serie que concluya la rivalidad entre los dos equipos de la ciudad en esta temporada.

Los Medias Blancas le ganaron dos de tres encuentros en la primera serie de esta campaña, que se disputó en el Wrigley Field. Ahora los dirigidos por Robin Ventura tienen la misión de asegurar la serie, ganando por lo menos dos de los tres juegos que se disputarán en el U.S. Cellular Field.

El equipo tiene una buena oportunidad de lograr su cometido, al contar con sus tres mejores lanzadores, en el papel, quienes son: Jeff Samardzija (8-7, 4.62), José Quintana (6-9, 3.59) y Chris Sale (10-7, 3.47). Además los Medias Blancas están atravesando por un buen momento, pues vienen de barrer a los Angelinos de Los Ángeles en una serie de tres encuentros en el U.S. Cellular Field.

La ofensiva del equipo ha estado produciendo de buena forma, al punto tal que es una de las mejores en Grandes Ligas luego del Juego de Estrellas. En los últimos 20 juegos la alineación de los Medias Blancas tiene un promedio de .283, con 112 carreras fabricadas y 29 cuadrangulares conectados.

Los Medias Blancas contarán con la siguiente alineación para el encuentro de hoy:

Adam Eaton – Jardinero central

Tyler Saladino – Tercera base

José Abreu – Primera base

Melky Cabrera – Jardinero izquierdo

Avisail García – Jardinero derecho

Adam LaRoche – Bateador designado

Alexei Ramírez – Campocorto

Carlos Sánchez – Segunda base

Geovany Soto – Receptor

Jeff Samardzija – Lanzador

Ellos se enfrentarán al derecho de los Cachorros, Kyle Hendricks, quien ya se enfrentó en una oportunidad a ellos y en ese trabajo de siete entradas aceptó cinco hits y ponchó a cuatro, no tuvo decisión.

Los Medias Blancas necesitan que Jeff Samardzija tenga hoy una buena salida y deje atrás el registro de sus dos últimas presentaciones, en las que no pudo completar cinco entradas en ninguna de ellas. En esas dos últimas aperturas el derecho acumuló nueve innings y un tercio, en los que aceptó 14 hits y 16 carreras, dio cuatro boletos, ponchó a cuatro y golpeó a tres.

En la segunda mitad de la campaña

Caída

Tras ganar siete de ocho encuentros justo antes del 31 de julio, fecha límite para realizar cambios sin pasar por waiver, los Medias Blancas han perdido siete de nueve juegos.

Ese contraste ejemplifica lo que ha sido la temporada para el equipo que dirige Robin Ventura, ya que cada vez que el conjunto vive un buen momento le sigue uno tan malo que borra toda alegría y aspiración.

Los Medias Blancas acaban de ser barridos por segunda vez en la temporada, en el Kauffman Stadium, por los Reales de Kansas City, equipo al que tan solo se le ha podido ganar en tres de 13 juegos que se han disputado en esta campaña.

Esta última barrida de tres duelos a manos de los Reales, ha dejado a los Medias Blancas con récord de 51-58, siete juegos por debajo de .500 y a siete juegos y medio del segundo comodín de la Liga Americana, con seis equipo adelante de ellos en esa carrera. Todo eso luego de haber estado a solo un juego de .500 y a estar a tres juegos y medio de ese segundo comodín del circuito.

¿Qué ha sucedido luego de esa buena racha de 7-1 que se tuvo ante los Indios de Cleveland y los Medias Rojas de Boston?

Pues el pitcheo abridor, el aspecto más sólido y consistente del equipo en los últimos tres meses, ha hecho implosión.  En los últimos diez juegos, los iniciadores de los Medias Blancas registraron una efectividad de 9.06, producto de 52 carreras limpias permitidas en 51 entradas y dos tercios; su récord fue de 1-6, siendo esa victoria de John Danks , quien ese lapso fue el pitcher más consistente (11.2 innings, 8 hits, 4 carreras, siete boletos y 14 ponches) junto al siempre consistente José Quintana (12.2 innings, 15 hits, 6 carreras, tres boletos y 11 ponches).

En cuatro de esos diez juegos los abridores de los Medias Blancas no pudieron completar los cinco innings. Esas cuatro aperturas se las dividieron entre Carlos Rodón (7.2 innings, 14 hits, 12 carreras, seis boletos y 7 ponches) y Jeff Samardzija (9.1 innings, 14 hits, 16 carreras, cuatro boletos, 4 ponches y tres golpeados).

El iniciador de esta noche, en el inicio de la serie de tres encuentros ante los Angelinos de Los Ángeles, Chris Sale también estuvo en medio de ese descalabro de la rotación del equipo en los últimos diez juegos. En dos aperturas en ese lapso el zurdo, segundo con más ponches (186) en la Liga Americana, apenas y pudo completar diez entradas y un tercio, en las que aceptó 18 hits y 14 carreras limpias, dio cuatro bases por bolas y ponchó a 16.

Sale tiene la responsabilidad de levantar nuevamente al staff de abridores de los Medias Blancas y lo debe hacer esta noche, frente a un equipo al que ha dominado en su carrera y ante el que tiene marca de 3-0, con efectividad de 1.45.

La ofensiva de los Medias Blancas se ha mantenido produciendo de buena forma y muestra de ello es lo que han hecho José Abreu, Adam Eaton, Melky Cabrera, Alexei Ramírez, Avisail García y Carlos Sánchez.

En las dos últimas semanas Abreu tiene promedio de .304, con cuatro dobles, seis jonrones y 14 carreras remolcadas. Eaton batea para .372, con cuatro dobles, un cuadrangular, cuatro impulsadas, 12 anotadas y cuatro bases estafadas. Cabrera acumula average de .348, con seis tubeyes, un triple, un jonrón y nueve fletadas. Ramírez y García han impulsado seis carreras cada uno. Sánchez, por su parte, tiene la cadena de juegos con al menos un hit más larga del equipo en este momento (6) y en esa segudilla liga para .350, con un vuelacercas, tres fletadas y tres anotadas.

De visita a Kansas City

Esta noche comenzará una serie de tres juegos entre los Medias Blancas y los Reales, en el Kauffman Stadium.

Esta es la primera visita que los dirigidos por Robin Ventura realizan a Kansas City luego de la serie de tres que disputaron en este mismo escenario para comenzar la temporada. En aquella oportunidad los Reales barrieron a los Medias Blancas para marcar el destino que esta temporada podía tener para ambos equipos.

Los Reales han sido el equipo más consistente y de mejor nivel en la campaña en la Liga Americana, por eso poseen en este momento un récord de 63-44, también el mejor del circuito.

Los Medias Blancas, por su parte, se encuentran en medio de una ardua y dura carrera para avanzar a la postemporada a través del comodín. El equipo tiene en este instante marca de 51-55 y es cuarto en la División Central de la Liga Americana, que lideran los Reales. Ese mismo registro de Chicago lo tiene en el séptimo puesto por el segundo comodín del circuito a cinco juegos de los Azulejos de Toronto.

Enfrentar este fin de semana será un buen test para los dirigidos de Robin Ventura, pues para mejorar y continuar aspirando a competir se le debe ganar a los mejores, algo que este año no ha pasado mucho, pues el equipo tiene marca de 31-38 ante conjuntos con récord superior a los .500 y frente a los Reales no han ganado ninguna de las tres series que hasta el momento han disputado. De nueve encuentros entre ambos clubes los Medias Blancas solo han ganado dos.

El equipo contará esta noche con John Danks como su abridor, quien ha sido el lanzador que mejor ha trabajado este año ante los Reales.

Danks, quien tiene marca de 6-8, con 4.80 de efectividad, se medirá por cuarta a vez a Kansas City este año. Su récord ante ellos es de 2-1, con 3.57 de efectividad. Su rival, desde la lomita, será el derecho Edinson Vólzquez (10-6, 3.20).

Los Medias Blancas necesitan que el zurdo les señale el camino al triunfo en este inicio de la serie y que reivindique al pitcheo abridor, que ha sido maltratado en la última semana 9.96, al aceptar 38 carreras limpias en 34.1 entradas.

Los Medias Blancas presentarán esta noche la siguiente alineación:

Adam Eaton – Jardinero central

Tyler Saladino – Tercera base

José Abreu – Primera base

Melky Cabrera – Jardinero izquierdo

Avisail García – Jardinero derecho

Adam LaRoche – Bateador designado

Alexei Ramírez – Campocorto

Carlos Sánchez – Segunda base

Tyler Flowers – Receptor

John Danks – Lanzador

Avisail García, Carlos Sánchez y Tyler Saladino están enrachados.

García tiene una cadena de cinco encuentros con al menos un hit. En esa cadena tiene dos cuadrangulares.

Sánchez y Saladino tiene una seguidilla de tres encuentros ligando al menos un indiscutible.

Ganar en casa es una obligación

A los Medias Blancas le restan 59 encuentros en esta temporada y de esos juegos 32 serán en el U.S. Cellular Field, en donde hasta el momento presentan un récord positivo de 25-24.

Sin embargo, en lo que va de la segunda mitad de la campaña el equipo solo ha obtenido dos victorias en siete juegos.

Los Medias Blancas, que se encuentran metidos en la pelea por alcanzar un cupo a la postemporada a través del comodín, necesitan aprovechar y sacar ventaja de esa situación de jugar en casa más de la mitad de los encuentros que le quedan en el calendario, ya que eso les podría terminar de dar el empujón necesario para tomar uno de los dos comodines de la liga y meterse en los play off.

Hoy, en el inicio de la serie de tres juegos ante los Rays de Tampa Bay -otro de los conjuntos que está luchando con ellos para adquirir uno de los dos comodines del circuito-, se le presenta una buena oportunidad para comenzar a cambiar los resultados que han venido registrando en lo que va de la segunda mitad de temporada en la campaña en el U.S. Cellular Field.

Ganar al menos dos de esos tres duelos ante los Rays debe ser la misión de los Medias Blancas, sin perder de vista la posibilidad de vencerlos en todos los juegos, así como ellos lo hicieron cuando Chicago los visitó en el Tropicana Field a principios de junio.

En lo que resta de campaña, los Medias Blancas recibirán, además de los Rays, a los Angelinos de Los Ángeles (3), a los Cachorros de Chicago (3), a los Medias Rojas de Boston (3), a los Marineros de Seattle (4), a los Indios de Cleveland (3), a los Mellizos de Minnesota (3), a los Atléticos de Oakland (4), a los Reales de Kansas City (3) y a los Tigres de Detroit (3).

Los Medias Blancas contarán para esta serie ante los Rays con José Quintana (6-9, 3.52), Chris Sale (9-6, 3.20) y Carlos Rodón (4-4, 4.84), quienes iniciarán cada uno de los tres juegos en el mismo orden.

El prospecto, Trayce Thompson, fue ascendido a Grandes Ligas esta mañana y ocupará el puesto que tenía en el roster de 25 el lanzador, Scott Carroll, quien fue enviado a ligas menores luego del encuentro de ayer ante los Yanquis de Nueva York.

Thompson, quien fue calificado por MLB.com como el decimoquinto mejor prospecto de la organización de Chicago, tiene 24 años de edad y en esta temporada jugando en la sucursal triple A de los Medias Blancas dejó promedio de .260, con 23 dobles, cuatro triples, 13 jonrones, 39 carreras remolcadas y 59 anotadas. Se desempeña principalmente en el jardín central, pero también juega con eficiencia y solidez en las esquinas.

Sin movimiento en la fecha límite para cambios

El pasado viernes expiró el tiempo en el cual los equipos de Grandes Ligas puede hacer cambios directos, sin tener que pasar por la vía de waivers, y los Medias Blancas no hicieron ningún movimiento.

La inacción de la novena para adquirir peloteros que pudieron reforzar su nómina y su opción en la carrera por avanzar a la postemporada tomó por sorpresa algunas personas y generó malestar en otras.

Sin embargo, el no haber realizado ningún cambio bien pudo haber sido la mejor decisión de la gerencia del equipo y la mejor muestra de que se está ajustado a un plan, a una visión de hacer a los Medias Blancas un equipo contendor y competitivo más allá de esta campaña.

La gerencia pudo haber sumado una pieza que le inyectara a los muchachos de Robin Ventura más fuerza en su carrera para alcanzar los playoff este año, pero el costo de esa transacción muy posiblemente iba a significar la sustracción de algunos de los prospectos con los que el equipo está contando a futuro, y eso sin tener la certeza de que al final de esta campaña el equipo va a tener un puesto en la postemporada.

Gracias a la sobresaliente gira que se tuvo por Cleveland y Boston, en la que los Medias Blancas ganaron siete de ocho juegos, el equipo se metió de lleno en la pelea por el comodín de la Liga Americana, al punto que se acercaron a tres juegos y medio del segundo de los Mellizos de Minnesota, que ocupan el segundo comodín del circuito.

Los Medias Blancas exhibieron durante esa gira el mejor nivel de juego de toda la temporada. Era eso lo que se esperaba que este conjunto hiciera desde el inicio, porque recordemos que este fue uno de los equipos que mejor se reforzó durante el invierno para registrar una temporada sólida y ser un serio contendor para ir a la postemporada. Lamentablemente las cosas al inicio de la campaña y durante los dos primeros meses fueron más difíciles de lo esperado para el conjunto. Pero el resurgir que se ha tenido desde el 30 de junio, fecha desde la cual la novena posee el segundo mejor récord de Grandes Ligas (17-10), ha bastado para entender que este equipo con la nómina que tiene, sin necesidad de sumar a nadie, puede competir y aspirar a un puesto en la postemporada contra cualquier otro equipo que se haya reforzado antes del 31 de julio, porque lo que los otros conjuntos hicieron en julio, los Medias Blancas lo hicieron en el invierno.

Claro, lo anterior no quiere decir que la gerencia no hizo nada para buscar reforzarse para los dos últimos meses de la temporada o que un cambio que blindara al equipo no iba a ser bienvenido. La idea es simplemente entender que en el plan del equipo, en el manifiesto que se tiene para hacer de los Medias Blancas un equipo contendor más allá de este año no es una opción embargar el futuro por jugadores que solo permanecerían con la organización por lo que resta de esta temporada.

Si se hubiera presentado la oportunidad de sumar una pieza que fuera capaz de ayudar a los Medias Blancas no solamente por esta campaña, sino por los menos dos o tres más y el costo fuera acorde con su valor, pues claro que la gerencia hubiera concretado el cambio, pero no fue así, no se dio.

Ahora, hay que recordar que el que no se haya hecho ninguna transacción antes del 31 de julio no quiere decir que los Medias Blancas o cualquier otro equipo no pueda hacer cambios. Todavía se pueden hacer transacciones entre novenas, solo que la situación cambia ahora, porque que ahora los cambios se tienen que hacer a través de la vía de waivers, lo que hace más complicado el proceso, ya que si un equipo pone al pelotero X en waivers y ese pelotero X es reclamado por el conjunto Y, pero el conjunto Y tiene a otras novenas por delante de él (las organizaciones con peor récord tiene prioridad) que también reclaman al jugador X pues el equipo del pelotero X tiene que negociar con algunas de esas novenas antes de llegar al conjunto Y. Otra caso puede ser que simplemente el equipo del pelotero X quite de waivers a su pelotero, lo que indica que ya no está en el mercado.

Sin embargo, si el equipo de ese pelotero X lo vuelve a colocar en waiver, es decir, si lo coloca en esta lista por segunda vez, ese equipo perderá al pelotero X ante el primer conjunto que lo reclame.

Así que todavía quedan oportunidades de fortalecer a los Medias Blancas, en caso de que -como todos esperamos- mantengan el buen momento y la lucha por avanzar a la postemporada.

En Boston a seguir el buen momento

Los Medias Blancas llegaron anoche a Boston, en donde comenzarán hoy una serie de cuatro encuentros ante los Medias Rojas.

El equipo arribó esta tarde al Fenway Park con cuatro victorias consecutivas, al barrer a los Indios de Cleveland, en el Progressive Field. Esa fue la primera vez que los Medias Blancas logra una barrida de cuatro encuentros jugando como visitante desde 2007.

Lo mostrado por los dirigidos de Robin Ventura en Cleveland era lo que se esperaba que este equipo hiciera desde el inicio de la campaña, porque en esos cuatro encuentros el equipo bateó -produjeron 26 carreras-, pitcheó solo aceptó cinco carreras -tres de ellas por parte de los abridores- y la defensa estuvo perfecta. Esa fue una rara trifecta para los Medias Blancas, ya que en lo que va de campaña ha sido difícil lograr esa consistencia por más de un juego.

En la ofensiva los bates de Alexei Ramírez, Melky Cabrera, Adam Eaton, Carlos Sánchez y José Abreu han comenzado a responder de forma más consistente, de la forma que realmente se esperaba lo hicieran desde hace tiempo.

Ramírez tiene promedio ofensivo de .265, con cinco dobles, dos jonrones, ocho carreras remolcadas y cinco bases robadas desde el 25 de junio. Cabrera registra un average de .357, con diez dobles, un triple, cinco cuadrangulares y 22 carreras impulsadas desde el 21 de junio, fecha desde la cual solo ha tenido cuatro juegos sin hits. Eaton ha mantenido un promedio de .270, con dos dobles, cuatro triples, seis vuelacercas, con 15 fletadas, seis bases estafadas y un porcentaje de embasado de .360 desde el 31 de mayo. Sanchez, por su parte, tiene un average de .368, con tres dobles, dos jonrones -sus dos primeros en Grandes Ligas- y cuatro carreras impulsadas desde el 7 de julio. Abreu, mientras tanto, tiene un porcentaje de bateo de .299, con seis dobles, un triple, tres cuadrangulares y 12 fletadas desde el 16 de junio, fecha desde la cual solo se ha ido en blanco en cuatro encuentros.

La producción ofensiva de estos hombres han ayudado a que poco a poco la ofensiva del equipo haya comenzado a mejorar y a que los resultados estén siendo positivos para el conjunto, que ha ganado nueve de los últimos 15 juegos y 18 de los últimos 30.

Esa reacción de la ofensiva ha sido importante para acompañar el buen pitcheo que se ha estado exhibiendo, con uno que otra altibajo por supuesto. Los abridores de los Medias Blancas registran una efectividad de 0.72 en los últimos cinco juegos, en los que ninguno de ellos (John Danks, Jeff Samardzija, José Quintana, Chris Sale y Carlos Rodón) han otorgado bases por bolas, siendo esta la primera vez desde 1972 que esos sucede en la franquicia.

El pitcheo en general del equipo tiene una efectividad de 2.37 en los últimos 22 juegos.

Los Medias Blancas necesitan continuar con ese buen ritmo y esa consistencia ofensiva para mantener vivas las esperando de luchar por un puesto en la postemporada. En este momento el equipo se encuentra a 12.5 juegos de diferencia de los líderes de la división, los Reales de Kansas City, pero solo a cinco encuentros del segundo comodín de la Liga Americana, que en este momento lo ocupa el conjunto de Minnesota.

El equipo tiene marca de 46-50 y para llegar a .500 antes de llegar el viernes a casa, en donde tendrán una serie de tres encuentros ante los Yanquis de Nueva York, deben barrer a los Medias Rojas de Boston, un equipo que atraviesa por un pobre momento y que tiene el segundo peor récord de la liga.

Para esta serie de cuatro encuentros ante los Medias Rojas los Medias Blancas contarán con John Danks, Jeff Samardzija, José Quintana y Chris Sale.

La alineación que presentará el manager, Robin Ventura, para el encuentro de hoy será la siguiente:

Adam Eaton – Bateador designado

Tyler Saladino – Tercera base

Melky Cabrera – Jardinero izquierdo

José Abreu – Primera base

Avisail García – Jardinero derecho

J.B. Shuck – Jardinero central

Alexei Ramírez – Campocorto

Tyler Flowers – Receptor

Carlos Sánchez – Segunda base

John Danks – Lanzador

Ellos se medirán al derecho de los Medias Rojas, Joe Kelly, quien en la temporada tiene marca de 2-6, con 5.74 de efectividad.

Danks, por su parte, llega a este encuentro con un récord de 5-8 y efectividad de 4.66. En su carrera tiene marca de 4-6, con efectividad de 4.95 ante Boston.

Eaton será designado hoy por las molestias que desde el sábado tiene en su hombro izquierdo.

Segunda mitad arranca sin cambios en la producción ofensiva

La segunda mitad de la temporada comenzó prácticamente de la misma forma en la que se arrancó la primera para los Medias Blancas.

El primer equipo al que la novena dirigida por Robin Ventura se enfrentó en el inicio de esta segunda parte de la campaña fue el de los Reales de Kansas City, el mismo conjunto frente al que se abrió fuego en la primera. El resultado fue similar al de esa oportunidad, ya que los Medias Blancas perdieron tres encuentros ante ellos. La única diferencia fue que en esta ocasión la serie era de cuatro juegos y Chicago pudo ganar uno.

Obviamente, no era esa la forma en la que se quería comenzar esta segunda mitad de la temporada, especialmente tras la manera en la que se cerró la primera, en la que se ganaron nueve de los últimos 12 juegos.

En la última serie ante los Reales, los Medias Blancas expusieron nuevamente la incapacidad ofensiva con la que han estado lidiando durante la mayor parte de la campaña. En esos cuatro juegos el equipo fabricó 11 carreras, a razón de menos de tres por juego lo que le exige a los lanzadores ser prácticamente perfectos, y obviamente no lo son aún cuando hacen lo mejor que pueden y todo lo que está en su manos.

La ofensiva, además, registró un promedio ofensivo de .200 con corredores en posición de anotar en esos cuatro juegos, en los que, de forma combinada, dejaron a 31 corredores en las bases.

Ante ese desempeño ofensivo es difícil aspirar a un resultado mejor del que se tuvo frente a los Reales y al que se ha tenido en lo que va de campaña, en la que el equipo tiene récord de 42-48, el cuarto peor de la Liga Americana.

Para aspirar a algo mejor y para abrazar la idea de que los comodines de la liga son alcanzables, a final de cuenta el equipo solo está a siete juegos de diferencia del segundo comodín del circuito, aunque tiene a siete equipo por delante, los Medias Blancas deben prender su ofensiva y hacerla consistente. Eso lo tienen que hacer de inmediato, pues ya no hay tiempo para esperar, solo restan 72 juegos y el camino no se va a hacer más fácil.

Los Medias Blancas comienzan hoy una serie de dos juegos ante los Cardenales de San Luis, en el U.S. Cellular Field.

Chicago barrió a San Luis, el equipo con el mejor récord en Grandes Ligas, en una serie de dos juegos que se disputó en el Busch Stadium, entre el 30 de junio y el primero de julio. Repetir ese resultado sería un buen aliciente para el equipo y los aficionados.

Hoy los Medias Blancas contarán en la lomita con el zurdo, Carlos Rodón, mientras que los Cardenales tendrán a Michael Wacha. Ambos lanzadores se medirán por primera vez en sus carreras a rivales.

Mañana saltarán al ruedo John Danks, por Chicago, y Lance Lynn, por San Luis.

El manager de los Medias Blancas, Robin Ventura, presentará hoy la siguiente alineación:

Adam Eaton – Jardinero central

Tyler Saladino – Tercera base

José Abreu – Primera base

Melky Cabrera – Jardinero izquierdo

Avisail García – Jardinero derecho

Adam LaRoche – Bateador designado

Alexei Ramírez – Campocorto

Geovany Soto – Receptor

Carlos Sánchez – Segunda base

Carlos Rodón – Lanzador

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.